RABBIT HEART ~ KwangHo ~ +18
NOTICIAS
29.12 Abrimos el foro Hemos cumplido cuatro meses online, ¡muchas gracias por todo y a por muchos más! 19.05. Nuevo Anuncio El sistema de fama del foro ha cambiado, conoce más aquí. Cualquier duda, preguntadnos.
MISS C
MISTER L
MISS N
BABY C
BABY L
BABY N
MAYO DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
X
comeback stages mayo
CANCIÓN:
BLACK ON BLACK
DEBUT ALBUM
02/05/18
GRUPO:
DÈJÁ VU
RCKSTR ENTERTAINMENT 533 PUNTOS CONSEGUIDOS
CANCIÓN:
GOODBYE BABY
CB MINI-ALBUM
08/05/18
ARTISTA:
EMI (GONG HYEMI)
SYK
ENTERTAINMENT
3042 PUNTOS CONSEGUIDOS
CANCIÓN:
WHAT YOU LIKE
DEBUT SINGLE
09/05/18
ARTISTA:
ONE (KWANGSIK)
RCKSTR ENTERTAINMENT 3074 PUNTOS CONSEGUIDOS
REPORTAJE:
H&M KOREA
DEBUT MODELO
10/05/18
ARTISTA:
BAE HYUN SOO
RCKSTR
ENTERTAINMENT
1931 PUNTOS CONSEGUIDOS
CANCIÓN:
SCENTIST
COMEBACK ALBUM
11/05/18
GRUPO:
OLYMPIANS
VYR
ENTERTAINMENT
1928 PUNTOS CONSEGUIDOS
CANCIÓN:
I NEED U
COMEBACK MINI-ALBUM
12/05/18
ARTISTA:
ROK BIN IL
RCKSTR
ENTERTAINMENT
1625 PUNTOS CONSEGUIDOS
CANCIÓN:
HEART SHAKER
DEBUT ALBUM
15/05/18
ARTISTA:
MIN SO HEE
VYR
ENTERTAINMENT
363 PUNTOS CONSEGUIDOS
REPORTAJE:
MILETT
COMEBACK MODELO
15/05/18
ARTISTA:
KANG SAE YOUNG
KSJ
ENTERTAINMENT
1728 PUNTOS CONSEGUIDOS
CANCIÓN:
EYES NOSE LIPS
COMEBACK SINGLE
18/05/18
ARTISTA:
PAN GUN HO
METEOR
ENTERTAINMENT
1101 PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE:
FIRE
DEBUT ALBUM
24/05/18
ARTISTA:
KWON HYUK
MYP
ENTERTAINMENT
2261 PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS

RABBIT HEART ~ KwangHo ~ +18

Ir abajo

por Pan Gun Ho el Sáb 14 Abr 2018, 18:06

Residencia de Gunho ~ 15:10 ~ 23 de abril

El sonido de la vieja cerradura y de la puerta chirriante de su pequeño apartamento le trajeron a Gunho los más relajantes recuerdos. Entró a su hogar casi saltando —que de poder hacerlo lo hubiera hecho— y olió la fragancia a popurrí de canela y manzana que tenía básicamente por todas partes. El correo estaba perfectamente organizado sobre el recibidor y todo parecía limpio e impecable. Pensó en que Mina se había esforzado mucho en mantener su casa ordenada.

Vamos, pasa... —le dijo a Kwang Sik, tirando de su mano para que entrara. —Este es mi pequeño hogar. —dijo con ciertos tintes de orgullo. Era pequeño, el típico apartamento de un ambiente que rentaba METEOR a los rookies: una sala y una cocina en la misma habitación, su cuarto y el baño aparte, y un recibidor donde podían dejar sus zapatos. A pesar de lo pequeño, Gunho se las había ingeniado para convertirlo en un lugar tan hogareño como fuese posible, con luces por las paredes y el techo, pequeñas flores en la ventana de la sala y cortinas tan lindas como sacadas de las revistas.

Extrañaba esto... —se quitó los zapatos cuidadosamente, sin agacharse. Tenía aún los tobillos dañados. Sin soltarle la mano a Kwang Sik, con sus dedos entrelazados a los de él —obviamente aprovechándose de su condición— lo hizo entrar. Gunho puso la bolsa del McDonalds al que habían pasado anteriormente sobre la mesa del recibidor, y se miró al espejo redondo que tenía colgado en la pared. Su cara estaba llena de magulladuras amarillentas que habían curado durante la semana, y manchas rojas de los golpes más fuertes. Los cortos en las cejas y frente tapados con gasas y tiritas se veían más deshinchados.

Tsk... —Gunho chasqueó la lengua. —Kwangie-oppa... —dijo infantil, suspirando frustrado. —¿Crees que me veo muy feo? —lo miró hacia atrás, señalándose los cardenales del rostro. Sonrió intentando parecer más encantador, pero no se arriesgaría a escuchar una respuesta afirmativa o se hundiría en la miseria. Tomó la bolsa de McDonalds y se acercó a Kwang Sik, esperando que lo abrazara o algo.

Quería darte las gracias... —susurró, sin mirarle a los ojos, más bien pegando la mirada en su barbilla. —Sé que eres alguien muy ocupado y tu grupo debe estar trabajando mucho. No es que haya querido, ya sabes... alejarte. Pero te he necesitado mucho, muchísimo, oppa. —se acercó más a él, abrazándolo con suavidad y apoyando el rostro en su hombro. Como acostumbraba a hacer, restregó su rostro, impregnándose de la fragancia de Kwang Sik.

Si necesitas irte, creo que ya puedo estar mejor. —susurró, mordiéndole suavemente el hombro. —Has hecho demasiado por mi. Me sentiría mal si sigues posponiendo tus cosas por cuidar a un magulladito. —suspiró. De todas maneras, ansiaba quedarse con él tanto tiempo como fuera posible.

No habían concretado nada, ni siquiera se habían besado aún, pero existía esta tensión de la que no se hablaba. Se abrazaban, dormían juntos, se mordían, se tomaban de la mano. Gunho se aceleraba cada vez que Kwang Sik parecía acercársele a besarlo y se hacía el dormido cuando lo miraba demasiado. Había aceptado sus sentimientos, pero aún así no se atrevía a ser más que su muy íntimo amigo. Era un cobarde, pero por lo menos agradecía que Kwang Sik se quedara ahí. La prueba de su lealtad estaba más que comprobada por Gunho.

¿Comida? —sonrió feliz, alzando la bolsa del McDonalds.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Pan Gun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Won Kwang Sik el Sáb 14 Abr 2018, 20:03

Se había negado en rotundo a sacar el single antes de que Gunho abandonase el hospital, esperaba que sus compañeros lo entendiesen - y por suerte así había sido -. Había estado durmiendo todas las noches junto a él, o más bien, con él, en aquella camilla tan incómoda, pero a decir verdad, dormía a pierna suelta, era como si Gunho le relajase por completo. Por eso mismo, nada más enterarse por el manager del chico que aquel día le iban a dar el alta, pidió el día libre y no tardó en presentarse en el hospital, más alegre al saber que por fin saldría de allí, aunque aún magullado. Pasaron por un Mcdonalds, tal y como le había prometido por Kakao, y pusieron rumbo a la casa del menor.

Pasó detrás de él, agarrando su mano, observando todo a su alrededor y quitándose las zapatillas. El sitio estaba condenadamente limpio, algo que le hizo sonreír ampliamente, pero dicha sonrisa casi se perdió cuando Gunho habló, haciendo que se girase hacia él -sin soltar sus manos entrelazadas- y girando levemente la cabeza. Suspiró y puso los ojos en blanco. Dio un paso hasta quedar en frente de él, y le miró, alzando su mano libre para acariciarle la mejilla con cuidado. — Me pareces la persona más adorable de este planeta. — dijo dejando un beso en su frente, con cuidado.

Al ver que se acercaba, tras dedicarle aquellas palabras que hicieron que su corazón diese un salto en el sitio, le abrazó con cuidado; sabía que aún sentía dolores, y por muchas ganas que tuviese de estrujarle, se contuvo. — Mis compañeros están de acuerdo con esto, ¿sabes? — sonrió y le acarició el pelo, tratando de tranquilizarle. — Te dije que te iba a cuidar, ¿no lo recuerdas? Eso hago. Tenemos tiempo de sobra para hacer comebacks. — y aunque lo harían pronto, podía estar tranquilo.

Se separó cuando alzó la bolsa del McDonals, riéndose algo más animado. Kwangsik había mejorado en cuanto a su humor en esos días que había pasado al lado de Gunho, y aunque la culpabilidad seguía latente, había conseguido apaciguarla cuidando del menor. — Vamos, huele demasiado bien y mi estómago empieza a quejarse. — dijo aún sin soltar la mano unida. Entró dentro y le tomó la bolsa con cuidado, dejándola en una mesa que había.

Vamos, a comer, que tienes que coger fuerzas. — y si bien dudaba que no fuese a cogerlas con toda la comida que se había pedido, temía que no pudiese terminárselo. — Es increíble que comas tanto, ¿dónde lo metes? ¿Cómo lo bajas? — preguntó dejando las dos hamburguesas, una cheesebacon, una grand extreme, una caja de seis chicken nuggets, patatas con queso, aros de cebolla y un helado de kitkat en frente de Gunho, tomando aire al ver la cantidad de comida. — Ni que te hubiesen tenido sin comer en el hospital... — murmuró riéndose y sentándose a comer su menú de wrap con patatas.

Se sentó a su lado y sacó también las bebidas, colocando la pajita en el vaso de Gunho y luego en el suyo la otra. — Que aproveche, cachorro. — dijo sin darse cuenta del apodo, así le tenía puesto en el móvil desde que había descubierto que le gustaba, y se le había escapado, delante suya.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Won Kwang Sik

Volver arriba Ir abajo

por Pan Gun Ho el Sáb 14 Abr 2018, 21:08
Gunho dio un respingo feliz cuando Kwang Sik accedió a la comilona. Tenía demasiada hambre. La comida del hospital no tenía apenas sabor y sentía que se le estaban yendo los años de vida del cuerpo con tanta comida insípida. La boca le salivó con violencia al pensar en todo lo que se iba a comer, y también un poco por la comida. Le mordió de nuevo el hombro a Kwang Sik, un poco más fuerte. Obviamente pensando en la comida.

Extrañaba demasiado mi casa, Kwangie. —dijo con felicidades, caminando hacia la sala. Aún cojeaba un poco, pero no era nada comparado con el primer día. Si lo veías caminar, a no ser que te fijaras bien, no te darías cuenta de la cojera. Abrió la ventana de la sala, haciendo que los visillos empezaran a bailar con la brisa de la tarde. El sol aun estaba tímido, pero era el suficiente como para poder estar con ropa cómoda sin morirte de frío. Sonrió sintiendo el olor de la tarde, del aire. Se había acabado su encierro.

A riesgo de parecer el mayor hipster de la historia, se acercó hasta el aparador que tenía en la sala, comenzando a registrar una enorme colección de casetes que tenía en una repisa. Buscó un par de segundos uno y lo metió en la radio, sin antes retrocederlo con el dedo un par de veces. Le dio play al cacharro, haciendo que la música, sinuosa y amigable, hiciera a Gunho suspirar.

Amo esta canción. —se giró para mirar a Kwang Sik. —Se llama "Can't Help Falling in Love", es de Elvis. Debes conocerla. —se acercó a él, sentándose donde le había servido la comida. —Es mi mezcla preferida. Todas las canciones que me gustan las grabé ahí. Elvis, Ben King, Frank Sinatra, Nina Simone, Paul Anka... —enumeró los cantantes, desenvolviendo la hamburguesa. —Son mis favoritos. Algo viejos, pero es toda la música que teníamos en Naju. La escucho para sentirme en casa. —mencionó con ciertos toques nostálgicos.

Pero para eso te tengo a ti ahora, ¿no? —fulminó a Kwang Sik con sus palabras, sonriente, queriéndole devolver lo que había sentido cuando le llamó "cachorro".

Se comió su primera hamburguesa en menos de dos minutos, para limpiarse la boca con la servilleta. Sabía que Kwang Sik lo había visto comer mucho antes, pero no de esa manera, como hiena famélica. Se rió con la boca llena, tragando el último bocado.

Tenía hambre. Y tú sabes que como mucho... —se excusó cuando le preguntó donde metía tanto, volviendo a reír. —¡Oh! —dijo abriendo los ojos, como si hubiese tenido una epifanía. Se estiró un poco, alcanzando el papel y el lápiz que tenía junto al teléfono. Se tocó las costillas al sentirlas tirantes y punzantes por estirarse. —No se me debe olvidar... —anotó algo. —Debo comprar un teléfono nuevo. —advirtió, dejando el bloc de notas donde estaba. Cualquiera que mirara a Gunho podría concluir que llevaba años viviendo solo.

¡Oh! —pegó otro grito. —¡Es Paul Anka! Esta canción se llama "Put Your Head on my Shoulder". —dijo con rastros de euforia. Se levantó de su asiento, apoyándose en la mesa. Tomó a Kwang Sik de la mano y lo arrastró hasta la mitad de la sala.

Sin decirle nada, lo miró a los ojos, sonriente. No hacía falta palabras para que entendiera qué es lo que quería hacer. Le pasó los brazos por los hombros y cerró sus manos tras la nuca de Kwang Sik. Acercó su cuerpo al de su compañero, quedando pecho con pecho. Soltó su agarre una fracción de segundo para poner las manos de Kwang Sik detrás de su espalda.

Se movió despacio, indicándole a Kwang Sik cómo debía moverse. Sonrió de nuevo.

Cerró los ojos, memorizando todo. La brisa, el sol, la música, la fragancia de Kwang Sik. Suspiró.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Pan Gun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Won Kwang Sik el Dom 15 Abr 2018, 17:35

Los músicos dichos por el contrario hicieron que su atención se centrase exclusivamente en las palabras del chico, le resultaba raro que le gustasen, sobre todo por la edad, pero le gustó, era agradable saber que tenía buen gusto. — Las canciones antiguas son las mejores… No había necesidad de hacer lo que hacemos ahora, eran todo sentimientos, era música de verdad. — dijo sonriendo. Su siguiente frase le pilló desprevenido, comiendo y casi se atragantó, tosiendo y bebiendo después, mirándole y notando como algo dentro de él gritaba al verle de aquella manera, sonriendo de ese modo. No pudo evitar sonreír de la misma manera, Gunho sacaba de él esas acciones, y no tenía por qué ocultarlas.

Comió con tranquilidad, observando como Gunho comía con ganas, haciéndole sonreír. — Al menos no has perdido el apetito… — rió, no se lo echaba en cara, sino que le resultaba gracioso. Siguió comiendo con calma, observando cómo apuntaba algo y eso le hizo recordar algo, sonriendo de lado.

Casi muere infartado por el grito, más aún cuando se levantó así y le agarró, dándole tiempo a dejar su burrito - medio destruido - encima de la mesa y levantarse a trompicones de la silla, sin entender muy bien qué pasaba, hasta que clavó su mirada sobre la ajena. Gunho era así, alguien que de un momento a otro cambiaba de pensamientos, estaba seguro que a su lado no se aburriría ni un poco.

Se sentía algo torpe, agradeciendo la ayuda de Gunho cuando notó como le colocaba las manos en su espalda, haciéndole sonreír nervioso. Siguió los pasos del contrario, temía hacerle daño o que se hiciese daño por hacer aquello, pero se sentía bien, sobre todo cuando se apoyó en su hombro haciendo que le juntase levemente su mejilla contra la del contrario.

Se sentía a gusto, no podía negarlo, le agradaba. Se permitió cerrar los ojos, acomodándose mejor al cuerpo del contrario, dejando sus manos en la cadera de él. — Gunho… — se atrevió a hablar, aún a sabiendas de que podía estropear el momento y que Gunho, como llevaba haciendo toda la semana, le rehuiría. No le separó, es más, le agarró con algo más de fuerza, impidiendo que se apartase cuando le soltase aquello, temía que fuese a hacerlo. — Me gustas… Me gustas mucho, más de lo que pensaba. — susurró, apegándole a él y girándose un poco para mirarle. — ¿Por qué me sigues rechazando? — preguntó intentando sonreír, aunque su sonrisa era una de resignación y tristeza. — Quiero besarte, quiero saber qué se siente… Yo… — suspiró, negando despacio. Le soltó, parando aquel baile y dejando que se alejase si quería, lo soportaría una vez más, ya casi se había acostumbrado a aquello.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Won Kwang Sik

Volver arriba Ir abajo

por Pan Gun Ho el Dom 15 Abr 2018, 18:39
La canción al fondo, tranquila. Los movimientos de ambos, abrazados, sin espacio entre ellos, también tranquilos. Todo era particularmente relajante. Gunho cerró sus ojos, esperando que la canción terminara. Y flashes de un montón de cosas imaginarias pasaron delante de sus ojos. Quería tanto estar con Kwang Sik que se había imaginado cosas con años por delante. Lo quería profundamente. Las cosas tan extrañas que le había tocado vivir, con tanta violencia, lo hizo pegarse a él tan fuerte y en tan poco tiempo. Lo quería toco con él. Quería Neverland, pero con Kwang Sik. ¿Cómo podías pedirle tanto a una sola persona? Alguien que estaba sacrificando tantas cosas —y cuántas más debería sacrificar— solo por estar junto a Gunho.

La canción terminó, dejando el sonido blanco de la cinta antes de la siguiente. Suspiró. El sentimiento que había comenzado como dulce, ahora se había transformado en una especie de nostalgia dura. Su piel se erizó con el pensamiento de un beso. Kwang Sik tenía todo el poder siempre.

N-No... —susurró Gunho, hablando con cuanta dulzura podía. Decidido, eso sí. —Te equivocas... —a pesar de que el baile había terminado y "My Way" había comenzado a sonar en el fondo, Gunho no retrocedió ni un paso. Entre sus brazos, Gunho sabía que podía ser honesto. —No te rechazo. No me atrevería a rechazarte. —negó con la cara. Arqueó ligeramente su espalda, sin separarse de Kwang Sik, pero lo suficiente para poder hablarle mirándole a los ojos.

No quiero que me beses ahora. No ahora. —negó de nuevo. —Mírame, Kwangsik. Estoy... —botó el aire por la nariz, en una especie de bufido de frustración. —Estoy horrible... —susurró. —Eres, por lejos, lo mejor que me ha pasado en la vida, Kwangsik. —ya no se atrevía a mirarlo a la cara. Sólo miraba su barbilla. No levantaría la mirada tampoco, no podía. —Y, mírame, yo estoy... mira mi cara. Te mereces algo que sea perfecto, oppa. No esto. —se señaló el rostro, evidentemente afectado por lo que estaba diciendo.

Y también... ¿debo arrastrarte a todo este lío? ¿No sería egoísta de mi parte? ¿No sería una contradicción que exponga a lo mejor que me ha pasado en esta vida a que lo golpeen como a mi? No quiero eso. Quiero cuidarte también. —lo apretó en un abrazo más fuerte, ignorando totalmente el dolor de sus costillas. Necesitaba eso.

¿Y qué pasa si nos besamos? ¿Qué pasa si voy y me... —se mordió el labio. —Si me enamoro... —dijo en un tono de voz más bajo.

¿Acaso quieres hacerte responsable de eso...? ¿De todo esto...? —arrugó la frente, suavizando su mirada. Sólo quería que dijese que sí.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Pan Gun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Won Kwang Sik el Dom 15 Abr 2018, 18:55

Ya no prestaba atención a la música, se movía de forma autómata, solo le importaba Gunho y su respuesta en esos momentos. Y ahí estaba, rechazándolo de nuevo, impidiéndole mostrar sus sentimientos tal como él quería hacerlo, haciendo que su corazón se hiciese más pequeño con esa sensación extraña de querer echarse a llorar y gritar de rabia. Pero se mantuvo callado, escuchándole, escuchando sus inseguridades y aquellas dos extrañas preguntas que parecían pedirle a gritos una respuesta afirmativa.

Separó sus manos de la cadera de Gunho y las subió a su rostro, tomándolo con una delicadeza extraña en él, haciéndole alzar el mismo y mirarle. En sus labios se dibujó una sonrisa triste, pero sus ojos brillaban solo con tenerle así de cerca, por poder estar con él y haber podido disfrutar de aquel corto, pero intenso, baile. — Te miro, claro que lo hago, — asintió, mirando todo su rostro. — y me da igual como estés, para mí eres hermoso. — contestó intentando no dejarse llevar y besarle en ese preciso instante. — Tú eres perfecto, estés como estés, Gunho... — añadió, por si no le quedaba claro que le daba igual su aspecto físico, que eso no le importaba. En absoluto.

Su corazón sufría a cada palabra que Gunho decía, sufría por no poder expresarse libremente, por tener que ir frenándose cuando quería lanzarse a la piscina, estuviese o no llena de agua que amortiguase el golpe. — Me expondré a ello, me podrán golpear, pero no van a cambiar lo que siento aquí — dijo tocándose el corazón — por ti, no lo conseguirán. — negó ensanchando un poco más su sonrisa. — Me haré responsable de todo, de cuidarte, de que te enamores de mí... Es... Es lo que quiero. — dijo clavando sus ojos en él, sintiendo como sus piernas temblaban por el miedo a que se negase a ello, a que se alejase, por eso mismo volvió a tomarle de la cintura, sin dejar que se separase lo más mínimo.

¿Acaso no es egoísta separarme de ti? ¿Refrenarme? — preguntó acercándose peligrosamente a él, pero no hizo nada, solo dejó que sus narices se rozasen. — ¿A qué le tienes tanto miedo? — se atrevió a preguntar, ¿acaso era miedo a que le rompiese el corazón? Ambos se exponían a eso, pero Kwangsik ya lo había aceptado, porque, aunque Gunho no lo supiese, con cada rechazo, su corazón se resquebrajaba un poquito más, una leve fisura que solo se sanaría si ambos se entregaban al completo.

Déjame, por favor, Gunho... — pidió con un tono de súplica. — Déjame demostrarte que puedo hacerte feliz, que soy capaz de hacerlo... — su cerebro había colapsado y de sus labios salían todas esas extrañas y casi absurdas peticiones. — Cachorro, por favor... — cerró los ojos con fuerza, no quería irse de allí con una nueva brecha.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Won Kwang Sik

Volver arriba Ir abajo

por Pan Gun Ho el Dom 15 Abr 2018, 19:30
Quería golpear a Kwang Sik, con fuerza que no tenía. ¿Cómo podía preguntarle a qué le tenía miedo? ¿No le estaba mirando a la cara? Tenía miedo que lo golpearan de nuevo y que no tuviera tanta suerte como esa vez. Tenía miedo que golpearan a Kwang Sik. Tenía miedo que por ser como era le quitaran más cosas. Claro que estaba aterrado, ¿qué pensaba? ¿Acaso no lo había escuchado llorar cada noche desde que pasó el accidente? ¿No fue él el que estuvo conteniendo sus lágrimas por horas en el hospital? Estaba muerto de miedo. Kwang Sik es la única razón por la que Gunho era capaz de mantenerse sano y no perder la cabeza.

Y con ese mismo pensamiento, el corazón de Gunho se encogió. ¿No era también Kwang Sik el único que lo consolaba? ¿No era Kwang Sik el que le daba la valentía que necesitaba para dejar de llorar? Su suplica terminó de hacerlo sentir como el cobarde que era. Se mordió el labio, más fuerte, clavando sus ojos en los de él. Quería golpearlo.

Idiota... —le golpeó tan fuerte como pudo el pecho, haciéndose más daño él que a Kwang Sik por todos los cardenales. Lo hizo de nuevo, no le importaba que le doliera.

Lo tomó por la camiseta con ambas manos y lo atrajo hacia sí para besarlo. Suspiró con gusto, sintiendo los labios de Kwang Sik, acariciándolos. La electricidad, los chispazos que cada beso provocaban en Gunho le hicieron hervir la sangre. La respiración se le descontroló en menos de un segundo, en medio de ese beso intenso y torpe. No le importaba morderlo entre besos, inexperto. Cerró los ojos, agarrándose a él, aprendiendo a jugar con su lengua.

Se quejó entre besos, apretando a Kwang Sik. Y se separó, intentando recuperar el aliento. Se relamió sus labios hinchados por aquel violento beso.

No te rías... —dijo casi en una amenaza, con esa ira infantil que lo caracterizaba. Pero sus ojos miraban únicamente los labios de Kwang Sik, gruesos. Lo tentaban. Lleno de resolución, lo volvió a besar. Se agarró de su cuello, entrelazando sus dedos con el pelo del contrario.

Oppa... —gimoteó entre besos, colgándose de Kwang Sik y abrazándolo por las caderas con ambas piernas como un koala. No tenía duda que lo sostendría.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Pan Gun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Won Kwang Sik el Dom 15 Abr 2018, 19:50

Esperó, paciente, a que le diese una respuesta, pero no le soltó, se negaba. Solo quería que se diese cuenta de que verdad le quería, que estaba dispuesto a aguantar lo que fuese con tal de estar con él, de que todo lo que podía llegar a pasar lo lucharía por él, por ambos. Y llegaron los golpes, se mantuvo firme, sin quitar ni un segundo la mirada de él, dejándole hacer, esperando a que fuese él mismo el que tomase las riendas, para bien o para mal.

Y lo sintió, por fin, sus labios pegados a los de Gunho. Durante la primera milésima de segundo se quedó estático, sin saber qué hacer, no se esperaba que le fuese a besar, se esperaba que le separase, que le gritase que no podía hacerle eso. Después, se dejó llevar, siguió el beso, notando como cada parte de su cuerpo se retorcía ante aquello que muchos llamaban amor. Subió sus manos al cuello del menor, impidiendo que se separase antes de tiempo. Quería sentirse más tiempo así, quería disfrutarlo más, quería poder hacerle sentir lo mismo que sentía él, pero Gunho se separó, diciéndole que no se riese a lo que él simplemente sonrió, con cariño, con una mirada brillante por lo que acababa de pasar.

No esperó lo siguiente, sonrió contra sus labios, besándole con cuidado debido a las heridas que tenía aún, y le agarró, con una mano en uno de sus muslos y la otra en su trasero, le daba igual, se sentía cómodo, sentía que algo dentro de él iba a explotar de pura felicidad. Suspiró contra sus labios, o más bien jadeó, y lo apegó a él como bien pudo, acercándose a la mesa y apoyándole en esta, subiendo un poco más la intensidad del beso.

Se separó un poco, aún rozando sus labios, para tomar aire, sonriendo y subiendo la mano que había agarrado el trasero del contrario a su mejilla, acariciándole despacio, intentando no hacerle daño. — Gracias... — susurró contra sus labios, sonriendo lleno de felicidad. Sentía que iba a explotar de alegría, no cabía en sí, quería besarle, tanto como pudiese, aprovechar todo ese tiempo que Gunho le había impedido hacerlo. Pero no quería agobiarle, así que se quedó parado, mirándole fijamente. — ¿Sabes...? — preguntó alzando las cejas, haciéndose un poco el interesante. — Acabo de descubrir una cosa. — dijo sonriendo. — ¿Sabes qué es? — preguntó acariciando su muslo, absorto en mirar los labios del contrario. — Qué me gustas más de lo que pensaba... — susurró terminando por besarle, sin dejar que el otro dijese nada.

La comida se estaba quedando fría, pero en esos momentos, solo tenía en mente besarle. Nada más que eso.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Won Kwang Sik

Volver arriba Ir abajo

por Pan Gun Ho el Dom 15 Abr 2018, 20:24
Gunho mordisqueó el labio inferior de Kwang Sik cuando lo llevó hasta la mesa. Nunca había sentido esa forma de ser manipulado. Y le gustó más de lo necesario. Nadie lo había tocado de esa manera tampoco. Las manos de Kwang Sik se tomaban demasiadas atribuciones y Gunho se las estaba regalando todas. Separó las piernas una vez sentado en la mesa, para tenerlo cerca. No se soltó de su cuello en ningún momento. Todo había cambiado en cosa de minutos. Sólo faltaba un beso para que todo se hubiera convertido en lo que Gunho siempre quiso.

No puedo creer esto... —dijo sonriente. Su felicidad trascendía cualquier moratón en su rostro. Sus dientes perlados se mostraban en la más sincera de las sonrisas. —No puedo creer que te guste tanto, Kwangie-oppa... —dijo coqueto, intentando gustarle tan sólo un poquito más. —Nunca hubiera pensado que un chico como tú terminaría besándose con alguien como yo. —se confesó. —Y yo nunca pensé que estuviera enamorándome de alguien como tú. —dijo con la misma timidez. Al darse cuenta de la palabra que usó, se sorprendió, abriendo los ojos más de lo normal. Luego se rió, apoyándose de Kwang Sik.

Y la siguiente decisión de Gunho no fue precisamente la más pensada, pero la sentía tan segura que simplemente seguiría con ella. Pensar demasiado las cosas con Kwang Sik nunca le había salido bien, y eso estaba demostrado. Sólo tuvo que besarle para darse cuenta que todo sería más que perfecto con él.

No es que esté enamorado de ti. —achicó los ojos, intentando excusarse por lo que había dicho. —Pero se siente bastante bien. —sonrió, soltándole y apoyándose hacia atrás con las manos en la mesa. Tampoco lo liberaría de la atadura que tenía con sus piernas. Se mordió el labio, en un intento de provocarlo.

¿De verdad te gustó? ¿Ahora está confirmado que puedes ser mío? —dijo a bocajarro. La confianza característica de Gunho había retornado a su piel ahora que Kwang Sik lo había aceptado y viceversa. —¿Necesitas más pruebas? Porque... —se levantó la camiseta lo suficiente para revelar algo de piel. Quería provocarlo. Luego se la levantó un poco más.

Porque yo quiero conocerte, oppa. E íbamos por muy buen camino... —esperó, entonces, que Kwang Sik explotara. Que se derritiera. Le daría guerra hasta que fuera totalmente suyo.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Pan Gun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Won Kwang Sik el Dom 15 Abr 2018, 20:49

A veces se preguntaba por qué Gunho se tenía en tan poca estima, más aún cuando sus palabras salieron de su boca, haciéndole rodar los ojos con un resoplido que dejaba claro que no estaba de acuerdo con sus palabras. A pesar de eso, cuando dijo que no se estaba enamorando de él, solo atinó a propinarle un pequeño golpe en el muslo, frunciendo el ceño, aunque sabía que bromeaba, y él lo estaba haciendo también. Tragó saliva cuando miró como se mordía el labio y frunció el ceño levemente, preguntándose a dónde quería llegar. Sus ojos fueron a parar hasta el trozo de piel que Gunho dejó visible a la par que escuchaba sus palabras, notando como su cuerpo reaccionaba ligeramente a ello, entrándole los siete males en pocos segundos.

Tragó saliva y miró hacia otro lado con sus orejas completamente rojas por las insinuaciones del contrario. Se removió un poco en su agarre, aunque sin conseguir zafarse de él y apartó sus manos del cuerpo del contrario. Notaba cierta presión en sus pantalones, y aquello comenzaba a agobiarle, sobre todo porque no le quería dar una imagen equívoca al contrario, quizás por eso había tratado de zafarse del agarre. En esos momentos no sabía si reír o llorar, solo podía imaginarse la cara de Dongsuk al contarle todo lo que había pasado y a ambos confirmando qué, realmente, era bisexual... Porque sí, temía que todo se redujese a que le gustaba la personalidad alocada y explosiva de Gunho, que no sintiese nada físico, pero había descubierto segundos atrás que no era así, que también le gustaba como besaba y en esos instantes, también su cuerpo.

Gu-Gunho... — fue capaz de decir, carraspeando y separándole las piernas, dejando ver que le acababa de poner nervioso. Se separó un poco, moviendo un poco la camisa tratando de que la brisa entrase por la misma y se llevase el calor que de pronto le había entrado. Estaba seguro de que si le ponían en su torso la comida fría del McDonalds, la calentaría de nuevo como si estuviese recién hecha. — Va-vamos a co-comer, ¿s-si? — dijo notando como le temblaba ligeramente el cuerpo. No sabía dónde meterse, se sentía expuesto al otro y cualquier movimiento del contrario haría que perdiese la cabeza, y en esos momentos, en el estado del contrario, no quería arriesgarse a eso.

Se sentó de nuevo en la silla, esperando a que Gunho fuese a la silla también, tomó aire y bebió de la bebida, notando como su corazón golpeaba con fuerza su pecho. Notaba como si fuese a desmayarse.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Won Kwang Sik

Volver arriba Ir abajo

por Pan Gun Ho el Dom 15 Abr 2018, 21:37
Gunho llegó a gemir cuando Kwang Sik le separó las piernas de esa manera tan bruta. Se sonrojó y agradeció al universo por la cara de Kwang Sik, todo excitado. Pensó que literalmente se lo iba a comer en el sitio —a lo que tampoco pondría mucha resistencia— pero sólo se disculpó y se volvió a sentar. Fue un gusto para Gunho saber que, ahí, todo magullado y lleno de heridas, podía provocar a Kwang Sik de esa manera. Pensó en todo lo que haría cuando estuviera bien de nuevo, en su mejor forma. Deseaba volver al gimnasio cuanto antes. No se dejaría intimidar por los enormes músculos de su oppa.

Se levantó de la mesa, estirándose un poco para distender sus extremidades para no estar tan adolorido luego. Tomó la cajita de las patatas fritas y se llevó una a la boca, la cual estaban templadas aunque no frías. El helado ya estaba perdido al igual que la otra hamburguesa y los nuggets, que tenían helado embadurnado y derretido por todas partes. Miró su silla, luego miró a Kwang Sik. Una sonrisa maléfica se dibujó en la cara de Gunho.

Ahora me puedo sentar aquí, ¿no? Ahora que no somos tan amigos. —dijo con doble sentido, para luego sentarse de lado en las piernas de Kwang Sik. —Se está muy cómodo aquí. —dijo feliz, dando pequeños y suaves botecitos sobre sus muslos, como ubicándose en el mejor asiento de todos. Comió una papita y le dio otra a Kwang Sik.

No quiero que te preocupes por lo que pase puertas afuera, oppa. —le dijo con un ápice de seriedad, sin dejar de comer patatas fritas y compartirlas con Kwang Sik. —Yo entiendo que en tu compañía no les guste mucho esto que estamos haciendo, no como en METEOR. Así que no te preocupes por eso. Me conformo con que... —sonrió, dejando la caja vacía de papas en la mesa. —Con que sigamos siendo tan... cercanos. Te has ganado toda mi lealtad. —se acercó para darle otro beso, ahora en la frente.

¿Tienes que irte muy pronto...?


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Pan Gun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Won Kwang Sik el Dom 15 Abr 2018, 22:14

Claro, si esperaba que Gunho se iba a rendir, lo llevaba claro. Fueron pocos segundos los que su paz duró y en los que pudo relajar cierta parte de su cuerpo, al menos lo bastante para no sentirse tan incómodo. Hasta que sintió como Gunho se acercaba peligrosamente y se sentaba de lado sobre sus piernas, haciendo que dejase de comer y se quedase con la boca medio abierta, estupefacto.

Y se rindió, lo hizo, en el preciso momento en que notó el peso de menor sobre sus piernas. Tragó saliva en grueso y tomó la patata que le daba, masticando automáticamente, mientras que su vista estaba clavada en el rostro de Gunho, primero en sus ojos y luego en sus labios, ida y vuelta, una y otra vez, totalmente hipnotizado. Su mano derecha se colocó sobre los muslos de Gunho, agarrándole con algo de fuerza.

Cuando habló de su compañía, alzó una ceja, volviendo un poco en sí y negando despacio. — Me da igual lo que diga mi empresa. — respondió serio, sin apartar sus ojos de los del contrario, sonriendo después ante el beso. Le dejaba con todas las defensas bajas, pero él también quería jugar a ese juego, y cuando le preguntó si tenía que irse pronto, negó y le tomó la cara entre sus manos, acercándole peligrosamente a él, tirando despacio de su labio inferior, de la zona dónde no tenía heridas, soltándolo después.

Me quedaré si me lo pides. — dijo contra los labios ajenos, sonriendo pícaramente. Una de sus manos volvió a caer sobre el regazo del chico y se coló por debajo de su camiseta, acariciando su torso despacio. No dudó ni un solo segundo en besarle, con intensidad, queriendo dejarle ver que le había dejado completamente tocado tras ese acercamiento. Sus caricias siguieron, lentas, disfrutando de la suave piel del contrario y también porque temía hacerle daño. Al separarse, tomó una gran bocanada de aire y le miró sonriendo, con los labios algo ya hinchados de besarle. — ¿Vas a querer comer más? — preguntó mirando lo que estaba encima de la mesa. Menudo desperdicio, pero realmente, había merecido la pena.

Estoy algo cansado... ¿Y si vamos a dormir un poco? — preguntó ocultando su rostro en el cuello de Gunho, removiéndose allí un poco y sonriendo por el aroma del contrario. — Venga, vamos a dormir, cachorro... — susurró, casi en un tono pasteloso, queriendo que cediese ante su petición. Extrañaba sentir el cuerpo de Gunho pegado al suyo, abrazándole y notar su respiración acompasándose a la del contrario, dormir con tranquilidad. Además, en una cama que no fuese la del hospital.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Won Kwang Sik

Volver arriba Ir abajo

por Pan Gun Ho el Dom 15 Abr 2018, 22:51
Aunque las intenciones del magullado Gunho eran excitar a Kwang Sik —porque en su mente esa era una forma de premiarlo por todas las cosas que había hecho por él— terminó sintiendo que las tornas habían cambiado. Los besos de Kwang Sik le quitaban varios sentidos de una sola vez. No sabía si era porque Gunho no había probado los suficientes labios o porque apenas sabía hacerlo, pero esos labios que Kwang Sik le ofrecía se le antojaban cada vez más. Quería pedirle que lo hiciera más fuerte, pero tenía la boca demasiado ocupada como para decir nada. Apretó su abrazo, intentando corresponder su beso con la lengua torpe. De la sorpresa, Gunho puso su mano sobre la mano de Kwang Sik que se había agarrado de su muslo.

Injusto... —susurró Gunho entre sus labios, cuando él se separó y le dijo que se iba a quedar esa noche. Pero la noticia le parecía sumamente gratificante que ni siquiera comenzó a sentirse mal por privarle volver a su casa. Eso sí, sentía que le debía demasiadas cosas. ¿Cómo alguien podía dejar de lado tantas responsabilidades sólo por cuidarle? Le parecía increíble e impensable. No rechazaría sus sentimientos después de tantas cosas.

Quédate entonces. Mi cama es mucho más cómoda que la del hospital, ¿sabías? —le pidió mordiéndole el moflete con cuidado de no hacerle daño. —Además... ¿sabes que nunca ha dormido nadie que no sea yo en mi cama? —dijo con evidente emoción. La idea de tener a alguien compartiendo su cama, en especial si ese alguien era Kwang Sik, le había gustado tan solo un poco. Sonrió.

Con la misma decisión se levantó de sus piernas. Mirándolo, con su torso hacia Kwang Sik y una mirada traviesa dibujada en la cara, se quitó lentamente la camiseta, tomándola del borde inferior y sacándosela por arriba. Se la tiró sobre el regazo. No se consideraba un premio, pero lo había hecho sufrir demasiado esa semana. Al menos, debería darle cosas que no le había dado a nadie, ¿no? Su propio Neverland. Así, se bajó el pantalón del chándal, quedando nada más en ropa interior.

Le sacó la lengua y caminó hacia su habitación, yendo directo a la cama.

No te molesta que duerma sin ropa, ¿verdad? Después de todo, los dos somos hombres. —levantó la voz desde la cama, esperando que lo escuchara, mientras se quitaba la ropa interior y se ponía unos shorts holgados que usaba para dormir. No dormiría desnudo, pero la imagen de Kwang Sik explotando en la silla de la mesa alimentaba a Gunho. Amaba molestarlo.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Pan Gun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Won Kwang Sik el Lun 16 Abr 2018, 13:20

Creyó que iban a estar tranquilos, pero Gunho era de esas personas que de un momento a otro te volaban los sesos y te dejaban con la boca abierta sin saber cómo reaccionar, y eso le pasó a Kwangsik. Le observó quitarse la camiseta, después miró la camiseta en sus brazos y cambió la mirada, confusa, a Gunho. Y después, le vio en calzones, haciéndole parpadear varias veces. ¿Qué estaba pretendiendo? Giró sobre la silla siguiendo la figura del menor, sin aliento, completamente blanco en el rostro y rojo en las orejas.

Apretó la camiseta del contrario entre sus manos, contando hasta diez, pero ni llegó ni a cuatro cuando se levantó y caminó hacia la habitación, encontrándoselo con unos shorts puestos. Tomó aire y en dos zancadas, se plantó delante suyo, tomándole del cuello y besándole con ganas, casi devorándole los labios. Se separó segundos después, con la respiración agitada por lo que acababa de hacer. Y le copió, se quitó la camiseta y después los pantalones, quedándose en calzoncillos y sonriendo de lado.

No, no me importa. — respondió mientras se iba a tumbar a la cama, en el lado derecho, colocando sus manos detrás de la cabeza y sonriendo al contrario. Él también sabía jugar a eso. — Ven, vamos. — dijo soltando una mano de detrás de su nuca y golpeando la cama sonriente, con un deje de picardía.

Le repasó de arriba abajo, preguntándose cómo era posible que solo un chico despertase esos sentimientos en él. Desde que Dongsuk le aseguró que era bisexual, había estado mirando a otros chicos, pero ninguno le atraía, o al menos, no de la forma en lo que lo hacía Gunho, por eso, y bromeando con su mejor amigo, decía que era “Gunhosexual”, aunque habían llegado a la conclusión de que estaba enamorado de él, por eso no podía mirar así a otros chicos.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Won Kwang Sik

Volver arriba Ir abajo

por Pan Gun Ho el Lun 16 Abr 2018, 16:51
Gunho se sorprendió cuando Kwang Sik se quitó la ropa, igual que él. Lo había subestimado. Pero por otra parte se sentía demasiado correspondido. Gunho daba un par y Kwang Sik los daba a su lado. En retrospectiva, Gunho no se sentía disparando al aire. Sabía perfectamente que cualquier cosa que le diera Gunho, Kwang Sik la aceptaría tarde o temprano. Lo vio acostarse en su cama y su corazón le dio un vuelco violento. Kwang Sik estaba en su cama. Gritó desaforado dentro de su mente y prometió recordar todo —y contárselo a Mina después— porque no quería perder ni un solo segundo.

Casi desafiado por la actitud pícara de Kwang Sik, Gunho ladeó la cabeza, fingiendo una erótica inocencia. Se tomó el short por el elástico con ambas manos, y lo dejó caer, dejando que se deslizara por sus muslos hasta el suelo. Desnudo, sonrió a Kwang Sik. Sentía que había algo que tenía que decirle. Su aparición en su vida había sido destructiva. Entró con la fuerza de la más caliente de las llamaradas a quemar todo.

No sabía lo que era estar enamorado, pero sí sabía que necesitaba a Kwang Sik. No quería que se fuera de ese lugar, no quería que se levantara de su cama. Quería que lo tomara y lo marcara como suyo, y viceversa. Se acercó peligroso a Kwang Sik, que estaba tendido sobre su cama, sin mediar palabra.

Se sentó a horcajadas sobre la pelvis de Kwang Sik, apoyando su trasero sobre su entrepierna. Sin disimular. Se miró a sí mismo: pecho, piernas, abdomen, polla. Estaba lleno de moratones oscuros y manchas amarillentas de los golpes. No podía estar más incómodo. Sin dudarlo, en cambio, tomó las manos de Kwang Sik, una con cada una de las suyas. Las puso sobre sus rodillas, tomándoselas por el dorso para que Kwang Sik sintiera su piel con las palmas. Su tacto caliente aliviaba la tensión de sus heridas, psicológicamente. Le arrastró las manos hacia arriba por los muslos, obligándole a sentirlo; sobre las caderas, su abdomen, lentamente hasta su pecho. Se dio el tiempo de usar las manos de Kwang Sik para que lo explorara por su cuello, sus brazos, su espalda. Cerró los ojos, disfrutando del tacto de su chico.

Le bajó las manos por su espalda, hasta la espalda baja. Gunho siseó, inclinándose hacia adelante, sintiendo el ardor de sus costillas. Apoyó su cabeza contra el hombro de Kwang Sik, quedando mirándole a esa corta distancia, donde su rostro parecía borroso. Le besó el cuello, a lo largo de la quijada, terminando en una pequeña y tímida lamida. "Ahora puedes llamarme cachorro", pensó.

Nunca olvidaré este día, oppa... —susurró cerca de su oído, dejando su cuerpo descansar sobre Kwang Sik. Suspiró, evidentemente excitado. Cerró los ojos, juntando algo más de coraje. Lo apretó con sus piernas, lo suficiente para sentirlo de cierta manera más íntimo. Separó los labios y susurró de nuevo, ininteligiblemente.

Debes conocer todo de alguien antes de quererlo, ¿verdad...? —susurró, quedándose quieto. Desnudo, caliente, se quedó tranquilo, cerrando los ojos para disfrutar de Kwang Sik y "Only You", que sonaba sinuosa en el fondo. Muchas escenas perfectas en un día.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Pan Gun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Won Kwang Sik el Lun 16 Abr 2018, 18:18

No sabía qué esperar, no viniendo de aquel chico que estaba de pie al lado de la cama, pero no por mucho. Segundos después de palmear el lado vacío de la cama, le observó bajarse la única prenda que le privaba de estar desnudo ante él, haciendo que Kwangsik abriese los ojos como platos, notando como el color abandonaba su cara. Eso sí que no se lo esperaba.

Se quedó callado, observando el cuerpo de contrario, notando de nuevo aquella presión en su entrepierna, más aún cuando quedó sentado sobre él, preguntándose qué era lo que tenía en mente, y no dijo nada, solo se dejó hacer, dejándole que le guiase y tomase sus manos, notando la piel del contrario contra estas, y a pesar de tanto golpe, era suave, muy suave. Su respiración era irregular, notar al contrario sobre él, tal como estaba, no ayudaba a que sus pensamientos fuesen claros.

Cuando le sintió en su cuello cerró los ojos, notando como toda su piel se erizaba y abrió ligeramente la boca, dejando escapar un suspiro tras el escalofrío. Y con sus manos en la cadera del contrario, se dedicó, sin más, a dar allí caricias, sonriendo por los comentarios del menor. Sentía que ambos habían dado un gran paso, y que aún les quedaban por dar otros tantos, pero por aquel día, sentía que era suficiente con todo lo que habían dado y recibido.

Dejó un beso en la frente de Gun, subiendo su mano izquierda por toda su espalda, mientras que la derecha aún seguía haciendo líneas por toda su cadera, atreviéndose a bajar con las yemas de los dedos por el trasero del contrario. — Me vas a volver loco, Gunho. — susurró, cerrando los ojos y disfrutando del momento. — Corrijo... Ya me has vuelto loco. — añadió en el mismo tono de voz, dejando escapar una pequeña risotada suave. Con sumo cuidado, le abrazó contra él por la cadera, no queriendo que se separase, y la mano que viajaba por su espalda terminó afianzada en su pelo, acariciándolo.

Alcanzó como bien pudo una manta, y les tapó, cerrando los ojos y acomodándose un poco mejor, sin quitarle de encima. No se sentía incómodo, se sentía bien, tranquilo y sobre todo, sentir a Gunho de esa manera le hacía feliz.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Won Kwang Sik

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.