friends night — youngdo.
NOTICIAS
29.12 Abrimos el foro Hemos cumplido seis meses online, ¡muchas gracias por todo y a por muchos más! 00.00. Próximamente Nuevas noticias pronto.
MISS C
MISTER L
MISS N
BABY C
BABY L
BABY N
JULIO DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
X
comeback stages julio
CANCIÓN:
SOMETHING NEW
DEBUT SOLISTA
MINI-ALBUM
ARTISTA:
HAN SU MI
KSJ
ENTERTAINMENT
240 PUNTOS CONSEGUIDOS
DORAMA:
FUGITIVE LOVERS
DEBUT:
ACTRIZ
ARTISTA:
HWAN TAE JOON
MYP ENTERTAINMENT 1445 PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS

friends night — youngdo.

Ir abajo

por Rae Sung Hyo el Dom 22 Abr 2018, 03:00

22 DE ABRIL
20:40 hrs.


Sunghyo amaba los domingos. Los domingos eran sagrados, y el sinónimo de completa libertad, porque era el día en el que no se dedicaba a hacer prácticamente nada. Como estudiante universitaria, darse un día libre era un lujo, y quizás por eso era que estaba fallando un par de materias, porque se tomaba mucho tiempo para ella. Había pensado varias veces en dejar de procastinar, pero cada vez que se decidía en hacerlo la vida le recordaba lo débil que era, como aquel domingo.

No había sido capaz de negarse cuando Hwan Young Do le pidió que tuvieran una friends night —es decir, una noche en la que veían absurdas películas de acción, hablaban de lo mucho que apestaba la vida, jugaban videojuegos y comían cerdadas—. Desde que él era una celebridad y carecía de tiempo, que pudieran haber cuadrado algo para un domingo era en sí un milagro y no se habían visto en varios meses, por lo que no pudo negarse solamente porque tenía tarea de física.

Su padre había salido y a sus hermanos no les podía interesar menos lo que hiciera. Pidió la pizza y pollo frito justo antes de que el timbre sonara y en un par de zancadas abrió la puerta. —La pizza y el pollo vienen en camino. No sé si puedes comerlos así que también pedí una ensalada—porque Sunghyo no tenía problemas en comerse toda la pizza y el pollo era sola. Se apartó para que entrara, mirando con curiosidad hacia afuera, por si había alguien ahí espiándolo. Lo que Sunghyo odiaba del trabajo de su amigo era que tenía que estarse escondiendo, de lo contrario, sus fans podían mal interpretarlo todo y le incendiarían la casa a los Rae.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rae Sung Hyo

Volver arriba Ir abajo

por Hwan Young Do el Mar 24 Abr 2018, 03:57

¿Por qué creerías que comería una ensalada? —se la quedó viendo con el ceño fruncido, sintiéndose ligeramente ofendido por el hecho de que hubiese pensado de que pasaba comiendo ensaladas. Que sí, que la dieta era importante y debía mantenerse, pero tampoco iba a someterse a punta de ensaladas, con lo absurdo que le parecía comer solo cosas verdes—. La pizza es mía —le dijo, dedicándole una mala mirada por última vez antes de entrar y fijar su atención una película que pasaba en la televisión. Si Sunghyo estaba viéndola antes de que llegara o acababa de ponerla, no tenía idea. La observó por un par de minutos, sentándose frente a la pantalla como si estuviera en casa, prestándole atención al film. Era viejo y tenía que ver con el mundo futurista, además de que tenía una asiática protagonista —y era una película americana—, por lo que ese había visto interesante—. Primera vez que veo esto, ¿cómo se llama? —agarró el control de mando y oprimió el botón de información para leer la breve reseña—. Pacific Rim —pronunció en un inglés prácticamente desgastado, completamente básico e incómodo. Pese a que ese año se había propuesto aprender el idioma, trabajaba con demasiada lentitud. La pronunciación aún seguía en un «estado bruto»—. ¿No hay un vídeo juego de esto? —el concepto en general, a parte de lo bien que se veían los gráficos, le hacía querer jugar algo basado en esto. Ya estaba harto de jugar todo el día Overwatch y League of Legends, necesitaba alguna otra cosa en la que fijar su atención, porque tenía toda la retención de un tonto, aun cuando fue considerado todo un «genio» en su escuela.

Ven acá —la llamó, haciéndole un espacio al lado del sillón. Se echó con más comodidad de la normal, levantando incluso los pies para apoyarse sobre el mesón frente a ellos y cerró los ojos. Quería recuperarse del trajín del día que, pese a ser domingo, le había tocado ir a practicar la coreografía de su nueva canción—. De casualidad, ¿no quieres ser buena y darme un masaje en los pies? —se le ocurrió preguntar, aunque no lo pedía en serio (pese a que tampoco se negaría si le dijera que sí —lo más improbable del mundo—), y se acomodó aún más, prácticamente hundiéndose entre los cojines—. Recuérdame por qué debo seguir en esto —murmuró, sintiéndose cada vez más agotado de todo el trabajo, porque tanto el comeback de Pegasus como su debut como solista habían estado a la línea y el exceso de esfuerzo comenzaba a hacer mella en él.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Hwan Young Do

Volver arriba Ir abajo

por Rae Sung Hyo el Mar 24 Abr 2018, 04:23

¿Porque estás en medio de un comeback?—le miró con clara diversión al verlo molesto que hubiera sugerido una ensalada. Aunque su expresión cambió completamente cuando dijo que se iba a quedar con la pizza. —Aigoo, hoy estás muy sensible—dijo intentando suavizarlo un poco para que después le dejara comer pizza. No era que estuviera rechazando el pollo, pero la combinación perfecta era comer de los dos. Hasta que sus paredes intestinales no pudieran con tanta grasa. A veces, Sunghyo pensaba que moriría a los treinta con su mala dieta y poca actividad física.

¿Nunca habías visto Pacific Rim? ¡Imposible! Es la mejor película de este planeta—pero ella decía lo mismo de cualquier película que le hubiera gustado. —Sí, tiene un videojuego. No es la gran cosa, pero sirve para entretenerte un rato—explicó mientras saltaba para sentarse junto a él en el sillón con las cajas de pizza, los botes de pollo, la ensalada y un poco de cervezas. —Lo tenemos en la tienda, por solamente 10 000 wons... 15 000 por ser tú y tener dinero—le hizo propaganda a la tienda de su padre que se encontraba continua a su propia casa.

Ewww, ¿por qué querría tocarte los pies? Seguro están llenos de cayos... —le dijo mirándole con curiosidad. Sunghyo notó que parecía cansado, y no se sorprendía, si había debutado como solista y justo después un comeback con su grupo. —Dale, quítate los zapatos. Las medias no, solo los zapatos—accedió por compasión. Ya luego le cobraría el favor haciendo que le masajeara él las piernas después. —Es lo que querías hacer. No lo sé, ¿por qué querías convertirte en idol al principio?—alzó las cejas, algo sorprendida por su repentina pregunta.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rae Sung Hyo

Volver arriba Ir abajo

por Hwan Young Do el Miér 02 Mayo 2018, 03:13


¿Eso significa que debo privarme de una deliciosa pizza? —contradijo, haciéndole una cara de «debes estar bromeando», que él, nunca en su jodida vida, iba a desechar la pizza solo porque estaba de comeback. Que no la tuviese permitido porque rompía su “hábito alimenticio saludable” (como solía decir su nutricionista), era una cosa totalmente diferente—. Especialmente, tras un día muy cansado, atiborrarse de pizza es la única solución —dijo, asintiendo para sí mismo como si esa fuera la respuesta a todos los males. Tenía tanto tiempo de no haber probado un bocado de ese tipo que, cuando se estiró a agarrar una rebanada y la llevó a su boca, dándole un mordisco, Youngdo se sintió momentáneamente en el cielo. Un orgasmo de papilas gustativas—. Es la mejor pizza que he probado en miles de años —le dijo a Sunghyo con la boca llena, señalando el resto de rebanadas que quedaban y se sintió tentado a agarrar la pizza y encerrarse en el baño a comérsela toda. Sin embargo, con la pereza que traía encima, moverse requería toda su fuerza de voluntad—. Dices eso de todas las películas existentes —le recordó, poniéndole cara de hastío ante sus típicas palabras. Había perdido la cuenta de cuantas veces Sunghyo decía eso.

Hizo un sonido de molestia al escuchar como le subía el precio al vídeojuego—. Eh, que no soy rico, soy otro trabajador explotado con hijos que mantener —bromeó, dándole un golpecito con la punta del zapato, echándose una vez más sobre el mueble cual vago—, ¿llenos de cayos? Puedes tomar sopa con mis pies —le dijo, indignado. En su empleo, cuidar su cuerpo era una de las cosas más esenciales. Hasta se hacía pedicure o como sea que se llamaba eso, más de lo que sabía que Sunghyo hacía. No la había visto cerca de una peluquería o una estética jamás—. Es más, entre los dos, creo que tengo mejores hábitos estéticos. Así que ve a verte bien en un espejo antes de hablar —le soltó, un comentario que era súper raro viniendo de él, porque solía ser súper positivo, soft y amigable de la vida, pero con Sunghyo, era como si todo se mezclara de pies a cabeza. Se volvía más directo, más cómodo, como si no le molestara decir sus opiniones tal cual las pensaba—. Gracias, su majestad —le dijo, quitándose los zapatos con un movimiento de sus pies, porque no iba a levantarse para sacárselos. Corrección, no podía ni si quisiera.

Aquella pregunta lo hizo detenerse en sus acciones, la pizza a medio mascar en la boca, observándola suavemente—. Taejoon —respondió como única respuesta. Se había metido en ese mundo porque no quería separarse de su hermana, teniendo la fantasiosa idea de que estarían juntos así. Salvo que las cosas terminaron, en realidad, siendo completamente opuesta. Pese a que se veían y él siempre solía visitarla, tenían agendas sumamente apretadas. Cada vez las visitas se reducían más a llamadas por teléfono y lo que antes había comenzado como algo de ensueño, ahora se volvía en su contra. Se la quedó mirando por más tiempo de lo normal, terminando de masticar antes de volver a dirigirle la palabra—. No me molesta, solo que últimamente se ha vuelto más pesado. A veces solo quisiera ser como tú —confesó, devolviendo la vista hacia la pantalla.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Hwan Young Do

Volver arriba Ir abajo

por Rae Sung Hyo el Miér 02 Mayo 2018, 05:13
No me odies por intentar cuidar de tu salud—bromeó. Porque Sunghyo era la persona menos indicada para hablar del cuidado personal. No hacía ejercicio regularmente, su dieta se basaba en comer fuera y estaba llena de aceite todo el día. Definitivamente no la mejor persona. Sin embargo, no dijo nada más del tema, porque no entendía las dificultades de su amigo al tener que abstenerse a todos esos pequeños placeres de la simple vida de un mundano. Se acomodó en el sofá, agarrando un pedazo de pizza y dándole un bocado.

Serás explotado, pero usas Gucci—entrecerró los ojos. En realidad, la muchacha era totalmente incapaz de diferenciar la ropa normal de la marca, pero suponía que representando a una empresa que estaba forrada en dinero, tenía que utilizar atuendos de aquellos. Así que se negó a bajar el precio del videojuego.

Se llevó un mechón de pelo a la nariz y lo olisqueó (a puro aceite y gasolina, un encendedor y se quema viva) levemente antes de dejarlo en su lugar. No hace mucho tiempo que se había vuelto un poco consciente de aquello, pero por más que lo hiciera, las palabras de Youngdo seguían siendo ciertas. —Detesto darte la razón—musitó entrecerrando los ojos, pues probablemente era ella la que tenía cayos en los pies y manos mientras que él tenía la piel tan suave como un bebé.  Se metió todo lo que le quedaba del pedazo de pizza en la boca, se limpió las manos en el pantalón y se acomodó los pies del chico sobre sus regazos, hasta que se dio cuenta que no tenía ni idea de cómo hacer un masaje. Para que Youngdo no se diera cuenta, comenzó a tocar sus pies al azar, apretando los dedos levemente sin saber exactamente qué estaba haciendo.

Sunghyo no supo muy bien cómo responder a sus palabras. Sabía que Hwan Tae Joon era una persona muy importante en la vida del chico, aunque consideraba tremendamente extremo que se hubiera convertido en idol por ella. Así que se dedicó a tocar sus pies en vez de contestar. —¿Cómo yo? —preguntó repleta de incredulidad. Entendía que quisiera una vida normal de vez en cuando, pero no conocía a nadie que dijera que su vida era normal. —No es cierto, no lo quieres. Creo que solo necesitas vacaciones y descansar—suspiró pensando en todos sus problemas y crisis de identidad que había tenido desde hace poco tiempo. —Las personas mortales y corrientes como yo tenemos nuestros propios problemas. Nuestra única ventaja es que no le importamos a un carajo a la sociedad —él tenía sus fans que satisfacer, y ese era su trabajo. El trabajo de Sunghyo era más saber quién era ella misma y pasar sus clases, aunque no estaba lo estaba haciendo del todo bien.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rae Sung Hyo

Volver arriba Ir abajo

por Hwan Young Do el Miér 09 Mayo 2018, 03:40


Estoy 110% seguro que no sabes la diferencia entre Gucci y Valentino —comentó, riéndose entre dientes ante el comentario de que usaba Gucci, porque, si bien no era del todo falso —tenía entre sus prendas una que otra con esa marca—, no era exactamente verdad. Además, ella estaba tan desapegada del mundo de la moda que estaba completamente seguro que ni siquiera podía señalar la diferencia entre algodón y poliéster—. Qué asco, Sunghyo —le dijo nada más verla olisquearse el pelo, a su amiga le faltaban ciertos detalles femeninos tan obvios que solía preguntarse cómo es que había nacido chica, si hasta él se podía considerar más femenino que ella—. Me sorprende que entre los dos, probablemente sea considerado la mujer en vez del chico —se echó a reír una vez más, observándola devorar la pizza y la imitó, agarrando otra rebanada para proceder a comerla con gusto. Extrañaba ese sabor. Hacía tiempo que no comía una de esas. Iba a inclinarse a coger también un poco de pollo, pero ella le subió los pies a su regazo y le dedicó una mirada ligeramente sorprendida al darse cuenta que estaba tomándose sus palabras en serio—. En realidad no tienes que… —se detuvo en seco cuando la muchacha comenzó a masajearle los pies de una manera casi torpe, haciéndole abrir los ojos un poco más, sorprendido.

Creo que has mejorado muchísimo —comentó con un tono de risa en la voz, observándola fijamente mientras presionaba con torpeza sus dedos y las plantas de los pies, en realidad, estaba haciéndole cosquillas—. Pues sí, gente como tú —respondió, echando la cabeza hacia atrás para volver a recostarse contra el sillón y disfrutar del raro y torpe masaje que le estaban dando—. Que no está obligada a vivir bajo los estándares de la sociedad, siendo presionados, que tratan de descubrirse a sí mismos, que pueden disfrutar de la libertad de ser alguien —porque de caras hacia al público, Youngdo no era una persona. Era un producto, algo que debía ser vendido. Por mucho que le gustara pensar lo contrario, ser un idol requería encajar en ciertos parámetros, ser un tipo de persona en específica. Convertirse en un personaje, quizá por eso la alta tasa de suicidios entre artistas era alarmante. Todo el mundo intentaba encajar, ser algo que no es, destacar, descuidando así la propia paz interior—. A veces solo quisiera preocuparme de tener una mala nota en la universidad, no de lo qué el mundo dirá de mí —murmuró, irguiéndose. Con suavidad, retiró las manos de Sunghyo de sus pies, mirándola directamente a los ojos—. Ser como tú, libre a tu propia manera —le dijo suavemente, sus dedos acariciando los de ella, quedándose un poco pensativo—. Quizá así podría estar haciendo otras cosas, salir más contigo, estar con quien deseo estar —finalizó, regalándole una suave sonrisa.



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Hwan Young Do

Volver arriba Ir abajo

por Rae Sung Hyo el Vie 11 Mayo 2018, 04:28


Y estás 110% en lo correcto—asintió suavemente. —Pero no importa desde que probablemente usas de las dos marcas. Para mi todo se ve igual de costoso—agitó la muñeca, parando su labor de masajear los pies ajenos para hacer el gesto que le restaba importancia al asunto. Le dedicó una mirada un tanto dura cuando le dijo que era asqueroso olisquearse el cabello y después se autodenominó cómo a quién considerarían más femenino entre los dos. No era que estuviera mal, porque así era, pero sintió una punzada de enojo porque sus palabras eran ciertas. —Tienes razón, nacimos en los cuerpos equivocados—musitó entre dientes, intentando sonar un poco más relajada de lo que en verdad estaba. No sabía cuándo se había vuelto un tema tan sensible para ella, y probablemente coincidía con la última vez que había podido ver a Youngdo.

Estarle apretando los dedos le distraía de interrumpirle y decirle lo mucho que se equivocaba. Su amistad con Youngdo era diferente a las amistades que tenía en la universidad, o en el barrio, porque no sentía que podía ser honesta con ellos, porque ellos la veían como una más de su grupo, no como un individuo. Quizás era por su profesión que pensaba que tenía una visión más amplia del mundo que confiaba tanto en él. Se sintió pesada ante sus palabras, especialmente cuando se irguió y detuvo el movimiento de sus manos y no le quedó de otra más que enfocar sus oscuras orbes en las de Youngdo. —Como quisiera que tuvieras toda la razón... —le dijo con honestidad antes de dar un leve apretón a los dedos de Youngdo que habían comenzado a jugar con los suyos después de hacerle parar de dar el masaje. Apoyó la barbilla en sus propias rodillas, haciéndose un bodoquito. —Debo admitir que es increíblemente bueno que tengamos privacidad, ustedes no pueden hacer nada sin tener cámaras en frente y todo eso pero...  yo también estoy obligada a vivir bajo los estándares de la sociedad. Aunque la sociedad que tú debes complacer es muy distinta a la mía—intentaba escoger las mejores palabras, y era difícil porque ni ella misma entendía lo que quería decir. —No creo que ninguna de las dos vidas sea realmente más fácil que la otra—terminó admitiendo. Ella tenía privacidad, pero no dinero. Él tenía dinero, pero no privacidad. —Youngdo... ¿por qué somos amigos? ¿Es porque soy muy... masculina?—preguntó mientras bajaba la mirada y se quedaba viendo las manos del muchacho. Eran suaves y largas, mientras que las suyas eran ásperas y sucias, ¿cómo es que esa amistad funcionaba?
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rae Sung Hyo

Volver arriba Ir abajo

por Hwan Young Do el Lun 14 Mayo 2018, 04:51


Las palabras de la joven lo hicieron sentir algo culpable, pues no era lo que realmente quería decir o, al menos, en el tono que había deseado hacerlo. Se quedó observando silenciosamente los dedos de ambos, sus uñas pulcramente cortadas y limpias, contrarrestando las de Sunghyo, de las cuales, algunas tenían grasa de motor bajo ellas, pegada contra las cutículas, otras recortadas en bordes imperfectos. No creía que hubiesen nacido en cuerpos diferentes, solo que la sociedad les había enseñado el cómo debían percibir a los demás. Así que, al encontrar una persona que no encajaba en el estándar, era automáticamente un ser extraño—. La privacidad es lo primordial —dijo, sonriendo un poco—, a nadie le gusta saber qué lo siguen hasta para ir al baño —intentó bromear, aligerando un poco el peso de la conversación que estaban teniendo que, claramente, iba por un camino más espeso, del que no estaba seguro de sí podría soportar. Además, su amiga tenía un punto. Él veía su vida desde sus ojos, pero no se había puesto en sus zapatos, no sabía qué clase de cosas sucedían en el diario vivir, cosas que podrían no gustarle, que también podrían atormentarla de la misma manera en que las de él lo hacían. No juzgues a un libro por su portada, solía decir su madre, y tenía razón. No todo lo que veía era la realidad.

¿Eh? —aquella pregunta lo tomó desprevenido, Youngdo alzó la mirada, enfocándola en el rostro cabizbajo de Sunghyo, intentando comprender el por qué de aquel repentino cuestionamiento. Y, aunque no fuese demasiado bueno con eso de los sentimientos de otros, una parte de él podía ver que era un tema delicado. Nunca se había cuestionado sí Sunghyo se sentía a gusto consigo misma—. No —dijo suavemente, sus dedos afianzándose a los de la muchacha, Youngdo inclinó su rostro, intentando colocarse en el radio de la visión de la joven—. Eres mi amiga porque contigo puedo ser yo, sin necesidad de ocultarme al mundo, sin pensar lo que tengo qué decir y porque me hace feliz estar contigo —le regaló una suave sonrisa, una de sus manos soltando levemente la sujeción de sus dedos para posarse sobre la mejilla femenina—, no tiene nada que ver con qué seas femenina o masculina. Me gustas así, siendo lo que quieres ser —dijo y no mentía en absoluto —tampoco es que fuese común en él hacerlo, además de que no lo hacía nada bien—, quizá… en otra vida o, mejor dicho, sí no hubiese conocido a Miyeon, Sunghyo hubiese sido la primera persona en venírsele a la mente si alguien le preguntaba con quién deseaba estar. Era su mejor amiga, lo conocía a la perfección y, aún con todos los defectos, seguía estando ahí para él.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Hwan Young Do

Volver arriba Ir abajo

por Rae Sung Hyo el Lun 14 Mayo 2018, 05:47


A pesar de que la conversación había dado un giro de lo divertido y normal entre amigos, a un camino mucho más serio y delicado, Sunghyo intentó hacerle caso al intento de broma de su amigo. —Es cierto.Creo que tus fans creen que cagas rosas o algo parecido. No quiero imaginarme su cara de decepción cuando sepan que muchos frigoles te dan diarrea... —soltó toda su honestidad de un golpe, para después soltar una suave carcajada. Ella siempre había sido medio bruta, sin importarle demasiado las palabras que usaba y decía lo que se le pasaba por la cabeza. No serviría jamás para ser una celebridad, que tenían que mantener la compostura todo el tiempo. —¿No es agotador? Fingir estar feliz y contento todo el tiempo... —se atrevió a preguntar.

Giró la cabeza hacia un lado cuando Youngdo se acercó para quedar dentro de su límite de visión. Se moriría de vergüenza si lo miraba a la cara. Youngdo era su mejor amigo, la persona que mejor le conocía en todo aquel planeta pero temía que no le viera como solía hacerlo si le decía que quería cambiar alguna de sus maneras. Se obligó a mirarlo cuando posó una de sus manos en su mejilla. Aquellos gestos solamente Youngdo podía hacerlos, no porque le disgustaran, sino porque no había nadie más dispuesto a tocarle la mejilla con tanta fragilidad, porque no la veían como una persona que mereciera esos tratos. —Dios, que tonterías estoy pensando—le dijo con una sonrisa sincera y los ojos medio vidriosos de sus palabras. —En vez de ídolo, deberías ser orador—lo molestó con una risita para después apretar su mano amistosamente. —Pero gracias... por ser honesto y el mejor amigo del mundo—dijo entonces volviendo al tonos sincero pero serio que había utilizado antes. —Creo que me hacía falta tener una conversación seria con alguien—admitió, porque no confiaba suficientemente en su padre ni hermanos, y no tenía una madre. Youngdo era la persona en la que más podía confiar, porque no se sentía juzgada.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rae Sung Hyo

Volver arriba Ir abajo

por Hwan Young Do el Dom 27 Mayo 2018, 04:52


Ante el comentario aquél, Youngdo quedó momentáneamente en silencio, sus ojos abiertos un poco más de lo normal ante la… franqueza con la que Sunghyo acababa de decir esas palabras, para después estallar en una risa incontrolable, doblándose mientras sujetaba su estómago del esfuerzo al que estaba sometiendo a sus abdominales al reírse de aquella manera descontrolada. La única persona que podía hacerlo reír de esa manera, sin duda alguna, era solo ella—. Por Dios, qué boca la tuya —le dijo sin dejar de reírse, y estuvo seguro de que pasaron varios minutos antes de que el sonido muriera, incluso podía sentir los ojos un poco húmedos de tanto reírse. Suspirando por lo bajo, negó con la cabeza—. Eres la mejor —murmuró por lo bajo, regalándole una sonrisa satisfecha. Sin embargo, aquel gesto perdió su fuerza al escuchar sus siguientes palabras. Youngdo calló por bastante tiempo, pensando cuidadosamente aquella pregunta. No es que no supiera la respuesta, es que admitirlo en voz alta era una cosa totalmente diferente que pensarlo. Era darse cuenta del problema, era permitirle al cansancio hacerse con fuerza—. A veces sí, pero… si lo haces todo el tiempo, al final terminas hasta creyéndotelo —dijo, desviando su mirada del rostro de Sunghyo, sin saber si su respuesta había sido… correcta. Estaba admitiendo más cosas de las que le habría gustado, aun cuando la persona a la que lo hacía era su mejor amiga.

Fue después que se dio cuenta que, así como él tenía sus propios problemas, Sunghyo también poseía los suyos. La observó con una mezcla de tristeza y suavidad, permitiendo a sus dedos acariciar la piel ligeramente áspera de su pómulo, recorriendo la línea suave de su mandíbula, jugando con una hebra de pelo rebelde—. Puedo ser orador por ti —susurró con suavidad, sujetando levemente su barbilla, instándola a que volviera a encontrar su mirada y, al hacerlo, en su boca se dibujó una tenue sonrisa—. No tienes que darme las gracias por algo que siempre haré sin que me lo pidas —respondió, extendiendo sus brazos hacia ella en un abrazo suave, Youngdo la abrazó con ternura, permitiéndose aquel contacto por varios minutos antes de separarse de ella—. ¿Hay algo que te molesta? —inquirió, tratando de no sonar tan invasivo, dándole la oportunidad de negarse a hablar sí a sí no lo deseaba. Notaba que algo la estaba… incomodando, no sabía el qué, pero intentaría hacer lo que fuera posible para ayudarla—. ¿Tiene que ver con… chicos? —sonó algo… extraño hacer esa pregunta, pero no podía evitar hacer la relación cuando todo había comenzado por el hecho de que Sunghyo se consideraba a sí misma masculina—. Porque eres bastante atractiva —barbulló de la nada, sintiendo la punta de sus orejas enrojecer ante aquella abrupta confesión.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Hwan Young Do

Volver arriba Ir abajo

por Rae Sung Hyo el Dom 27 Mayo 2018, 23:20


No lo había dicho específicamente para hacerlo reír, había sido más como uno de sus comentarios sarcásticos y random, pero verlo quebrarse en el sofá y agarrarse el estómago de la risa le hizo sonreír ampliamente y genuinamente. A los pocos segundos, se encontró a sí misma compartiendo las risas, quizás no tan eufóricas como las del muchacho, pero estaba riendo. —¿Qué? Solo digo verdades. Todos cagamos—se defendió cuando atacó su manera de hablar entre risas. Después de un rato, las carcajadas se fueron calmando, hasta que solamente quedó con una sonrisa estúpida en el rostro. —Eso es sumamente triste, ¿lo sabes?—le dijo, volviendo a caer en un tema serio. —No debería ser así—suspiró. Porque ella no podía cambiar la industria, ni él tampoco, simplemente podían adaptarse.

Youngdo era distinto de todos sus amigos, porque con él era capaz de ser la vulnerable y desastrosa muchacha que en verdad era, no tenía que esforzarse por parecer cool. Ni siquiera tenía que fingir disgusto por los suaves gestos; como jugar con su cabello o alzarle suavemente la barbilla para que lo mirara. Eran gestos que se sentían extraños, porque eran escasos, pero un extraño bueno. El abrazo le pareció sumamente reconfortante. Youngdo era enorme comparado con ella y se sentía relativamente segura. —En serio, ¿cómo es que nunca perteneciste al club de oratoria?—rió, dándole unas torpes palmaditas en la espalda. Aquel gesto, había sido refrescante, y le había ayudado a bajar un poco el nudo en la garganta.

La cara que compuso cuando le preguntó si se trataba de chicos fue una mezcla de horror y confusión. —No son... chicos—se sintió repentinamente extraña, y sus mejillas y nariz adquirieron el mismo tono rojo que las orejas de Youngdo. —Y no soy atractiva, pero no eso—le aseguró y soltó una risita nerviosa. —Es complicado...—jugó nerviosamente con sus dedos. —Sabes... que no tengo mamá ¿verdad? Es decir, obviamente tengo una madre, pero nunca la conocí—estaba nerviosa, estaba claro que era un tema incómodo, pero al mismo tiempo, sentía que debía decírselo a alguien.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rae Sung Hyo

Volver arriba Ir abajo

por Hwan Young Do el Vie 01 Jun 2018, 22:32


No es como si pudiésemos hacer mucho al respecto —comentó al escuchar aquellas palabras, su mirada bajando inmediatamente al suelo. No podían hacer demasiado, luchar contra el sistema no era tan fácil y por una sola persona el mundo no solía cambiar. Se necesitaba mucho más, muchísimo más y, por mucho que le gustaría poder hacerlo, sabía que no lo lograría el solo. Esa era la razón por la cual había dejado de luchar contra corriente, tratando de “amoldarse” de alguna manera a cómo se movía ese mundo mientras se aferraba a sí mismo, tratando de sobrevivir a la imagen y a la realidad—. Llegará un momento en que las cosas cambiarán, pero no será ahora —murmuró, volviendo su rostro hacia ella con una suave sonrisa en los labios que no alcanzó a iluminar su mirada. Era positivo, pero la sociedad coreana avanzaba lentamente y la gran mayoría de ellos les era extremadamente difícil cambiar.

Esperó en silencio que ella comenzara a hablar, omitiendo sus palabras sobre haber sido orador y aguardando la respuesta a su interrogante. Young Do se quedó callado, ojos fijos en el rostro femenino, observando como las mejillas de Sunghyo también adquirían un tono rojizo a su comentario—. Falso —dijo con convicción, extendiendo la mano para rozar con brevedad su pómulo—, eres muy bonita —aunque algo rara, pero no era el tipo de cosas que ella necesitaba escuchar en ese instante, así que se las reservó para otra ocasión.

Sí… eso lo sé —contestó lentamente a su anuncio, su rostro siendo abatido por una expresión confundida. No estaba hilando demasiado aquél nuevo tema —el de la madre de Sunghyo— con lo que ocurría y necesitaba un poco más de claridad en el asunto—. Y… ¿entonces? —la animó a continuar, tratando de comprender lo que ella trataba de decirle.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Hwan Young Do

Volver arriba Ir abajo

por Rae Sung Hyo el Lun 04 Jun 2018, 06:06


Lo sé—comentó con cierta tristeza. A veces, sentía que podía hacerlo todo, cambiar el mundo. Pero solo eran ilusiones creadas por la media que consumían a diario porque en realidad era incapaz de cambiarse a sí misma, ¿cómo se suponía que cambiaría el mundo de esa manera? —Me recordaste a Aragorn, pero la versión pesimista—bromeó levemente. —Pero hoy no es el día—dijo, imitando su voz y repitiendo sus palabras. Alguien tenía que aliviar la tensión de alguna manera.

Aigoo... —se esforzó por devolverle la mirada, a pesar de que estaba avergonzada por su comentario y sus acciones. Recordó la confesión de Youngdo cuando estudiaban juntos, hace tantos años atrás. Siempre había pensado en ello como una broma, como un recuerdo gracioso, porque ella jamás lo había visto de aquella manera y probablemente no podría hacerlo jamás. —Tienes gustos cuestionables, ¿alguna vez te lo han dicho?—alzó las cejas levemente.

Estaba nerviosa de tratar el tema. No era algo que surgiera en sus conversaciones diarias, ni con Youngdo ni con nadie más. —Y tengo una crisis existencial—decidió decir antes de ponerse en pie abruptamente. Incapaz de poder explicarse a sí misma, corrió hasta su habitación, en uno de los cajones más secretos, sacó la fotografía que encontró hace meses y al volver corriendo como pingüino, se la tendió. —Mi madre era hermosa—fue lo que dijo. En la fotografía se podía ver a una pequeña Sunghyo sonriente, con un vestido violeta, coletas y zapatos de muñeca, tomada de la mano de una mujer de sonrisa radiante y elegante. Quizás su vida podía haber sido tan diferente, de haberse criado distinto, y su más grande cuestionamiento, ¿podría haberle gustado aquella otra versión de su ser?
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rae Sung Hyo

Volver arriba Ir abajo

por Hwan Young Do el Dom 24 Jun 2018, 04:26


Me lo dicen todo el tiempo —dijo, sin pensárselo dos veces, echándose a reír al notar lo que había atinado a decirle—. Pero es cierto, siempre te he considerado bonita, todo el mundo sabe que lo eres, es solo que… bueno… es algo que escuché una vez, pero no hay mujer fea, solo hay unas que están mejores arregladas —no era ese precisamente el dicho, pero no iba a decirle que estaba mal arreglada. Aunque, si se iba a por lo literal, prácticamente eso era lo que le había dicho, ¿no? Se quedó momentáneamente en silencio, preguntándose si tal vez había hecho pésima elección de vocablos para confortarla, pero al final decidió que era mejor dejarlo así—. Igual eres bonita —terminó diciendo, asintiendo para sí mismo, dándose una autoaprobación de sus propias palabras.

Una vez más guardó silencio al verla levantarse con cierta brusquedad del asiento, frunciendo el ceño al escuchar sus palabras—. ¿Crisis existencial? —hizo eco de Sunghyo, inclinando ligeramente el rostro hacia el lado izquierdo mientras la observaba correr a quién sabe dónde. Contrariado por las acciones de su mejor amiga, estuvo observando por varios minutos el umbral por donde ella desapareció hasta que reapareció con algo entre sus manos y lo miró, luego a ella, cuando se lo tendió—. ¿Huh? —hizo un sonidito de confusión, agarrando el marco y bajando la mirada para contemplar la persona en la fotografía. Las siguientes palabras de la chica lo hicieron levantar la mirada, enfocar sus pupilas en el rostro femenino y luego bajar rápidamente para admirar a la foto.

Su amiga tenía razón, su mamá era increíblemente hermosa.

Es idéntica a ti, pero versión más… madura —soltó, el ceño ligeramente fruncido. No solo era más madura, sino más… femenina. La madre de su amiga tenía una suavidad innata en ella, en sus facciones, su sonrisa era del tipo que te dejaban con la respiración atascada en los pulmones y desprendía un aura etérea que era imposible de ignorar. No es que Sunghyo fuese fea, no, porque era igual a su madre. La diferencia radicaba en que la mamá de su mejor amiga era toda suavidad, dulzura, femineidad, mientras que la chica frente a él era todo lo opuesto a ella—. ¿Tu mamá… tiene algo que ver con tu crisis existencial? ¿Te… hace… falta? —terminó con suavidad, observándola como si en cualquier momento se fuese a romper en mil pedazos.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Hwan Young Do

Volver arriba Ir abajo

por Rae Sung Hyo el Jue 05 Jul 2018, 05:10


Le miró con los ojos entrecerrados y una mueca de poca credibilidad después de admitir que era una chica descuidada y por ende, no era atractiva. No le molestaba que se lo dijera indirectamente, encontraba más incómodo que insistiera en lo contrario. Sunghyo le costaba verse como una chica —al menos lo que la sociedad catalogaba como una chica—, porque se había criado entre hombres, y su padre siempre le recordaba lo ingratas, doble-cara y traicioneras que eran las chicas. Sunghyo siempre se había asegurado de no ser como esas chicas de las que hablaba su padre. —Sí, sí—dijo suspirando, rindiéndose en su intento de discutirle.

La ansiedad comenzaba a comérsela viva, desde que le mostró la foto y se comenzó a arrepentir rápidamente. Quizás no lograra entender, quizás pensara que solamente era una tontería —incluso ella pensaba que era una tontería hasta cierto punto, de no ser porque no podía dejar de pensar al respecto—, y eso le aterraba. Soltó un leve gruñido cuando dijo que se parecía a ella. No lo negaba, tenían la misma piel pálida, y el puente de la nariz era igual. Se sentó de nuevo en el sofá con cautela, abrazándose las piernas y haciéndose una bolita, lista para esconder la cara entre sus rodillas en caso de algo saliera vergonzoso.

No es eso... No puedo extrañar a alguien que no recuerdo—le dijo con un tono tranquilo, apoyando la barbilla en sus rodillas. Sunghyo tenía la opinión negativa hacia su madre gracias a su padre, además, la había abandonado después de todo. —Es solo que... Me veo feliz, usando un vestido—tenía como tres años en la foto, pero estaba sonriendo de oreja a oreja. —Y no puedo parar de pensar que quizás... —hizo una pausa, sintiendo sus mejillas ardes y desvió la mirada de Youngdo. —Quizás no sean tan malos... los vestidos y el maquillaje—y a penas las palabras salieron de su boca sintió tanta vergüenza que el rostro se le puso rojo y tuvo que esconder la cara entre las rodillas, completamente avergonzada. —Olvida lo que he dicho, por favor—balbuceó.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rae Sung Hyo

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.