feelings fade —jtm.
NOTICIAS
29.12 Abrimos el foro Hemos cumplido seis meses online, ¡muchas gracias por todo y a por muchos más! 00.00. Próximamente Nuevas noticias pronto.
MISS C
MISTER L
MISS N
BABY C
BABY L
BABY N
JULIO DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
X
comeback stages julio
CANCIÓN:
SOMETHING NEW
DEBUT SOLISTA
MINI-ALBUM
ARTISTA:
HAN SU MI
KSJ
ENTERTAINMENT
240 PUNTOS CONSEGUIDOS
DORAMA:
FUGITIVE LOVERS
DEBUT:
ACTRIZ
ARTISTA:
HWAN TAE JOON
MYP ENTERTAINMENT 1445 PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
Últimos temas
» with the lights off - WX
por Jung Chang Wook Hoy a las 21:31

» i'm like TT, just like TT — KC
por Kim Cecil Hoy a las 20:38

» Registro Global.
por Kim Soo Ah Hoy a las 20:14

» if you do — JCW +16
por Jung Chang Wook Hoy a las 19:59

» summer queens | ca7
por Kim Soo Ah Hoy a las 19:11

» gravity & moon — amc
por Kim Soo Ah Hoy a las 18:35

» Un cambio en nuestras vidas - CHS
por Han Su Mi Hoy a las 16:59

» home, sweet home - CHS
por Han Su Mi Hoy a las 15:47

» the alchemyst ― yongdae
por Kim Yong Dae Hoy a las 15:25

» you need to calm down - KYD
por Kim Yong Dae Hoy a las 15:24

» Llegando a un acuerdo - LCM
por Nam Hong Woo Hoy a las 15:23

» Zombies are coming — Tenebris {BE}
por Ahn Seung Gi Hoy a las 13:27


feelings fade —jtm.

Ir abajo

por Kazegawa Rina el Jue 26 Abr 2018, 23:14



veintisiete de abril,
altas horas de la noche.

Estaba negro, el cielo encapotado, lleno de nubarrones que se besaban cada segundo mientras ella se hundía entre el olor a lluvia y las ganas de salir corriendo a embutirse un pedazo de pudín —el hambre se le enmarañó en las pestañas y los dedos, huesudos, temblaban contra la chaqueta, tratando de controlar el impulso—, de comer algo que fuera más que fruta y agua, de saborear aunque fuera el jugo de la carne (ni la tragaría, no podía, debía mantenerse perfecta), pero estaba amargadamente luchando contra el ruido incesante de su estómago, diciéndole con un golpe seco «deja de joder», estoy tratando de vivir, contrariaba. Casi al instante, en medio de la calle solitaria, la tienda de la esquina olía a pollo (sí es que en cada esquina de Seúl existía un restaurante que vendía pollo frito), y sin pensárselo dos veces, corrió con el hambre gritándole en los oídos. Con pánico en la mirada entró, hundiendo los dedos en el bolso, sacando el monedero con las manos temblorosas mientras ordenaba medio pollo. Entregó un billete —ni supo la cantidad, pero sabía que era alto—, y recibió su orden en menos de diez minutos. Con vergüenza tiñéndole las mejillas, salió del sitio de modo apresurado, transitando la calle hasta meterse en un callejón tan oscuro como el cielo.

Agarró el muslo de pollo de la bolsa y se lo llevó a la boca —el desespero marcado en sus facciones—, y masticó, una, dos, tres, perdió la cuenta después del número treinta, pero saboreaba, chupaba el jugo más no se tragaba la fina carne. Escupió lo que tenía en la boca en la mano, estaba dispuesta a devolverlo una vez más a la bolsa y continuar aquel ritual maquiavélico, cuando un sonido la hizo detenerse en seco. Era un maullido tímido, unos pasos imperceptibles que comenzaron a acercarse a sus pies y se transformaron en la visión de un escuálido felino que, probablemente, no tenía más de cinco meses de edad. Rina lo miró —hecha un manojo de nervios por la fugaz idea de haber sido pillada—, frunciéndole el ceño al sentir el picor debajo de la nariz, alrededor de las fosas nasales—. Aléjate —le dijo, echándose varios centímetros para atrás, observando como el animal la seguía, la humedad de la comida mastica escurriéndose de sus manos y cayendo al suelo. El gato se abalanzó sobre aquella gota de humedad con la misma hambre que ella entró a la tienda a comprar el pollo.

Ver el desespero en los gestos felinos, la hizo sentirse avergonzada—. Está bien —un suspiro trémulo escapó de sus labios, colocándose en cuclillas, colocó la comida masticada frente al pequeño gato y lo observó devorar los trozos masticados de pollo con el mismo ahínco suyo. Torpemente, comenzó a arrancar trozos a lo que compró, alguno llevándoselo a la boca y otros echándoselos directamente al gato (de todas formas, ambos pedazos de comida terminarían para el gato, porque ella se negaba a tragar). Pasaron varios minutos, ambos distraídos en el sonido que hacían sus respectivas bocas al masticar, cuando el sonido de pasos en aquella calle tan solitaria resonó. Rina levantó la mirada del animal —el movimiento de sus labios se detuvo inmediatamente—, y buscó al intruso.

Por un segundo, sus ojos se congelaron en el rostro del muchacho.



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kazegawa Rina

Volver arriba Ir abajo

por Jung Tae Min el Vie 27 Abr 2018, 01:07

Apeándose de la motocicleta, sacó la llave del contacto y guardó el casco al maletero, adentrándose en la tienda en lo que intentaba arreglarse —valiéndose de los dedos— el cabello; el sudor se le arremolinaba en las patillas y el inicio de la cabellera, la larga jornada nocturna finalmente conclusa. Realizó la rutina consabida de cada cierre y salió de allí poco después, despidiéndose con sequedad del jefe —único restante en el lugar—; de los dedos cansados le colgaba una bolsa de plástico, que desprendía del interior un pegajoso olor a fritura. Aquellas sobras eran para él, se las llevaba con gratitud cansada a casa y de allí comerían todos el día posterior —sin Taemin, que apenas y pasaba por la residencia—, pero antes del regreso, se acercaba a un estrecho y sucio callejón, habitado por una camada de gatitos escuálidos que solían aparecer tan pronto llegaba al lugar.

La madre era una gata primeriza que había alumbrado a siete retoños a los que no tenía forma de alimentar, una coincidencia deliciosa con las propias circunstancias del muchacho, quién se encargaba de alimentarlos por las noches, de forma momentánea, hasta que pudiera contactar con la protectora en la que realizaba voluntariado una vez por mes. Su postura, larguirucha y hastiada, siempre ligeramente corvada, descansaba la mano vacía en el bolsillo de los pantalones y llamaba a los felinos, siseando suavemente en reclamo de asistencia. Ninguno apareció. Ciertamente alertado, se apresuró en llegar y, tan pronto contempló el haz de la farola torcida, aminoró el paso —se le aceleró el corazón—, contemplando con boca apretada a la fémina que compartía alimento con los cachorros.

Dos de estos se dirigieron a sus pies, maullando suavemente y retorciendo las colas entorno a sus tobillos, una bienvenida a su morada en deshábito, hasta entonces. Se miraron, el acelerado paso de los años abofeteándole el semblante inexpresivo. Podría haber sido un fantasma, jugándole a la cruel remembranza; las suaves ojeras se hundían nerviosas en su rostro redondo —sí, podría haber sido un fantasma. Apoyó la bolsa en el suelo, acuclillado a una distancia prudencial del cuerpo ajeno, y sacó los envases de plástico, alargándoles las tiras de cerdo bañadas en salsa, dejando que la lamieran de sus yemas. No la miraba; él, el esqueleto de una casa vacía, precavido de que lo poseyera una vez más —sus ojos azabache, relumbrando en la noche fría, por siempre serían un embrujo—, mas le latía la ponzoña en los colmillos y de estos brotó:— Te rec-c-cordab-ba má-más ggguapa. —quería herirla, aún si era injusto, aún si era en vano.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jung Tae Min

Volver arriba Ir abajo

por Kazegawa Rina el Miér 02 Mayo 2018, 01:04

Debía haber previsto que esa noche no sería placentera (ninguna de sus noches lo habían sido después de la muerte de su madre y ya esa esperanza comenzaba a tener un regusto absurdo, casi irreal), pero era demasiado tarde para comenzar a rebobinar el viejo casete, agarrándose a los minutos con el desespero de quien desea evitar una muerte inminente. La de ella, frente a cuatro vocablos pronunciados con tardía entonación, repitiendo sílabas, volviéndose un mar caótico de recuerdos que golpean cual olas a su orilla. Cada una más dolorosa que la anterior y ese dolor, ese hálito desbocado en su garganta con el regusto inequívoco de todos los pesares de una vida mal vivida, también sabía a dulce y a indiferencia, marcado por todos los días de separación, por los fantasmas invisibles que tomaron rostro y se hicieron corpóreos en la noche menos indicada. Cuando Rina olía a desazón, a pesadillas, a una mezcla de abandono y nostalgia, con los huesos de los pómulos marcándosele en el rostro cual novia cadáver. Pero frente al daño (a ese, el de ellos), ella se mantuvo inerte, fría y cadavérica, alzando la mirada, dejando que sus ojos reposaran sobre la figura foránea (ajena en el mismo sentido que conocida, una forma de huellas que habían trazado un camino de bicicleta y golosinas, de anocheceres en vela tratando de apagar todas las estrellas de un soplido)—. Te recordaba menos idiota —ladró, después de todas las estocadas, un perro jamás confiaba en la mano que se acercaba temblorosa para darle comida. Se limpió los dedos llenos de grasa de pollo en el pantalón, irguiéndose en una modulación de huesos lentos, quedándose quieta al segundo de sentir la gravedad jugándole una mala pasada —el hambre aún hacía hueco en su estómago— y cuando por fin sintió el mareo apaciguarse, volvió los ojos caoba hacia él.

Lo recordaba más pequeño, más niño, más escuálido, lleno de unas cicatrices que ella misma había recorrido con las yemas de los dedos, creyéndose salvadora para curarlas (porque a las suyas no podía tocarlas sin sentirse sucia o temerosa), y arrugó la nariz ante la macilenta memoria, dejándole ver solo el perfil de su rostro—. ¿Aún con los viejos hábitos? —preguntó por mera casualidad, en su voz marcado el desinterés, la inapetencia, mientras contaba las grietas en la pared del callejón; contándolas como quien cuenta la cantidad de recuerdos que había tenido que botar a la basura esa vieja mañana, cuando se levantó triste y desdeñosa, como presintiendo que él venía, hecho huracán y viento, convertido en una figura alegórica de que todo tiempo pasado fue mejor y quiso, en beligerante impulso, aplastar aquella idea absurda con la palma de la mano, borrarla con las uñas, arrancarla del pedestal en que la habían colocado (¡al diablo el declinismo, que ella no recordaba ni una sola cosa buena!).



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kazegawa Rina

Volver arriba Ir abajo

por Jung Tae Min el Vie 11 Mayo 2018, 22:04

Al filo de su campo de visión, la vio trastabillar, pero sus manos permanecieron allí, junto a las lenguas―lija de los felinos, no dirigiéndolas al cuerpo trémulo en afanosa necesidad de salvarla, rechazando aquél sentimiento heróico que, como motor, lo impulsaba en el día a día ―pero no con ella, no con ella. Pudo serlo, una vez, pero los años pasaban y pesaban; la mano extendida con el coraje de tocarla hubiera sido una burla, una preocupación que en todo aquél tiempo había rehuido el umbral de la casa. Contemplándole el perfil filoso, se preguntó qué fue de ellos (¿se habían perdido? ¿o se habían echado a perder?), si seguirían vivos y risueños en las páginas de algún diario ―o si este ardió―, si jugarían al escondite en un cofre pirata ―o si este no sería más que un arcón envuelto en polvo. Contemplándole el perfil huesudo, se preguntó cuánto hacía que no comía, si podía dormir o los fantasmas del corazón la tenían aferrada al cruel insomnio.

En la pantalla quebrada de su móvil, carátula de un álbum, canción pausada, una voz melosa que cantó para él y que, entonces, le hablaba con el eco de un olvido. ― Ssssí. ―el tartamudeo le encendía el odio, le salpicaba en rojos el semblante, le cuadraba la mandíbula. Inferior, se sentía, idiota culpable que esgrimía un orgullo desabrido y raído, en los bordes. Contra las palmas de sus manos, el lomo de un animal enfermo que exigía cuidado, excusa para retirar de ella los ojos y acariciar los cuerpos sinuosos ―rayas, manchas, grises, naranjas, negros. Sería que aquellos prohibirían que Rina escapara de su remembranza, sería que aquellos ―por siempre― se le arrimarían a la piel tibia con la esencia única de la fémina allá que, creyéndose estoica ―luciendo tan enferma como los cachorros―, se parecía tan poco a la mejor amiga que, aún si escocía, atesoraba en lo hondo de su corazón. Tú nnno. ―echó arroz y pollo al suelo, un calambre abrazado a sus vértebras. No importaba que ella estuviera allí entonces, había exorcitado cada viejo hábito hasta convertirse en cáscara vacía ―y aquellos ojos pardos se le clavaban, tan extraños que sentía un pánico nauseabundo.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jung Tae Min

Volver arriba Ir abajo

por Kazegawa Rina el Vie 01 Jun 2018, 01:39


El silencio pesado siguió a aquél trastabille, el recuerdo fugaz iluminándole las pupilas al traer, a la memoria ingrata, el tacto frágil de unos dedos pequeños, enjutados en barro, en aspiraciones más grandes que su cuerpo menudo —de niños queriendo esconderse de los monstruos que vivían en los armarios de su habitación, hechos padres, enfermedad, tristeza, soledad. Rina lo recordó todo de golpe —la áspera ausencia, el mortuorio sonido de un cajón, el mutismo en una sala de velación; la presencia—, y se le agrietó la boca, austera expresión que rivalizaba al titubeo, mientras lo miraba con ojos encendidos en violencia—. ¿Cuándo vas a parar de parecer tonto? —escupió veneno, se le hinchó el pecho de odio y veía a los gatos con la misma cizaña que ahora la motivaba a herir —animal en piel de humano—, así que se atrevió a dar un paso hacia adelante, el estruendo haciéndole eco a la herida que aún escocía y los mininos, presintiendo el desastre que estaba a punto de iniciar, sisearon en su dirección, agarrando entre las débiles fauces un pedazo de trozo para luego huir de aquél demonio hecho mujer, que la menudencia en sus huesos era símbolo de todas las batallas que estaba luchando, de los demonios colgándosele en el pellejo y lamiéndole las cicatrices.

Qué a veces le gustaba hundirse la uña y abrir la herida para recordarse que estaba viva.

Deja de tartamudear de una vez —braveó, boca hecha un muñón a punto de señalar más defectos, los dedos temblándole como queriendo señalarlo de todos sus problemas, de todas las tristezas que se le habían albergado en el alma. Porque necesitaba un culpable y él le había fallado, cuando era la única persona a quien había esperado que estuviera siempre a su lado. Él, él, él; lo señaló culpable, lo hizo enemigo, aferrándose a la traición que, sí bien, una disculpa a media voz era susurrada en sus recuerdos, el daño aún estaba palpable, otra de las tantas heridas que supuraban a su nombre.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kazegawa Rina

Volver arriba Ir abajo

por Jung Tae Min el Mar 05 Jun 2018, 08:54

Se erizaron los lomos, huyendo lejos de las palmas ásperas que se habían refugiado en el cuidado, que se habían hecho dóciles al tacto del pelo húmedo ―sin ellos, estas torcieron al oscuro; sin ellos, se volvieron duras. El corazón se le ahogó en un vaso: pocos vocablos, mismos que había oído en otras partes, en otras bocas, sí, pero. Era ella. La fémina a la que había abrazado magia, guiándola vida con veloces pedales y risas que prometían para siempre ―siempre. Lo recordaba todo el tiempo, atorado en una fotografía colorida ―cada color, tan brillante y bello que dolía―, pero allí no quedaba nada hermoso ni vívido: eran dos bestias que se odiaban monocromáticas. Pocos vocablos, su corazón al fondo de un vaso, sí, Rina blandía voz por arma, hundiéndose en las heridas que, sabía, más le supuraban. Avanzaría un paso y se sentenciaría así, casi parecía una petición suplicante a su violencia.

En pie, la anatomía se le hizo rugido cuando la empujó brusca a la pared, espalda contra los ladrillos mohosos y su diestra a la misma superficie fría, cárcel de brazo y cuerpo, la zurda que se hundía inclemente en la carne del hombro. Si prestaban suficiente atención, podían oír el gorgoteo ―el riego de sangre de lo que fueron, lo que pendía sobre ellos, muriendo. Los ojos, no había fuego, sólo agua. Las lágrimas agolpadas en los lagrimales, exigiendo y no cayendo, todas las voces gritaban « injusta » pero los labios yacían pétreos. El macabro juego de lo no-dicho ―indiferente―, los había derrengado; el suyo era un esqueleto de hueso gastado que, bajo toda aquella carne, contemplaba lastimoso el rostro que, en cercanía, seguía antojándose distante. ― No pu-p-pue-pu-pued-ddo. ―entre los dientes; le sonaba a golpe, al nudillo huesudo que con tanto ansiaba sangrar― ¿Y t-t-tú? ¿por-po-por qu-qué no dejjjas de ment-ent-entir? ―la mano la sacudía, las frentes casi se rozaban y las respiraciones eran una mezcla angustiosa.

Ella había mentido siempre, había ocultado y manipulado y Taemin, aún así, se había arrastrado tardío, había pedido perdón y la había visto partir sin pedir disculpas. La necesitaba, la disculpa: debió decirle que no pudo contárselo, que no pudo hablarle de lo que la hería ―aún si ella se había bañado en sus heridas, pulsantes―; no dijo, marchó y lo dejó con el descaro que, rememoraba, juraba no había secretos, juraba eran sólo uno. Joder, ¿por qué no lo hizo? Necesitaba la disculpa, necesitaba aquello para aferrarse con las uñas y los dientes; la necesitaba para vestirse de su abrazo, llorarle derrota y besarle aquél amor ―con las yemas a la carne, a las hebras― que, en su día, nunca le dijo. No pudo consolarla o compadecerse, lamentar con ella la pérdida inmerecida: lo había desterrado de allá, su costado, y pretendía herirlo con aquella desazón, aún. ― ¡¿Nnno pued-pu-puede-des?! ―reclamó, la voz ronca, una sacudida que en desaforada fuerza empujó ―más― al frágil cuerpo a la pared, golpe al cráneo, que sonó.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jung Tae Min

Volver arriba Ir abajo

por Kazegawa Rina el Miér 06 Jun 2018, 04:01

Le bailó oscuridad en las pupilas, presa del resentimiento en garras que parecían dedos y se aferraban a su pálida anatomía: detállale los huesos, las cicatrices, cómele la carne pútrida que la conformaba; pétrea, injusta, malévola niña; era el grito de Taemin en la boca, golpe de cráneo y luz pérdida. En la conciencia difusa, le nació un rugido en el bajo pecho, la herida abriéndose con cada segundo que pasaba, llorándole sangre a aquél muerto que osaba hundírsele en los costados, alimentarse de su vacío, hacerle trizas el alma a punta de mentiras: le esgrimía culpa, cuando él había sido el culpable —y despertando a una bestia famélica, de corazón podrido y alma negra, los párpados revelaron la maraña desubicada, centrándose las pupilas en el rostro que gritaba —ojos, extremidad, cuerpo—; el dolor fue una bienvenida y el grito áspero tuvo forma de uñas—: aléjate —clavó las falanges en la epidermis del rostro, las zarpas hundiéndosele en la tierna carne, el sollozo fúrico bajo la lengua mientras ella dejaba de ser humana, volviéndose animal—, ¿qué te crees? ¿qué mierda te crees?para abandonarla, abusarla, romperle el corazón y hacerla victimaria, rugían las palabras entre los interrogantes, se le llenaban los puños de golpes y los aventaba —sin dirección, pero siempre al centro: del corazón—, cargándose a palos hechos de músculo lo que la desazón le había dejado:

en himno adolorido, el corazón le bramó—: tú me dejaste primero —mientras la uña se hundía y la sangre brotaba de la herida, el cansancio no más vivo, había sido opacado por la furia, el hambre y el rencor ungiéndole a la cicatriz, a los órganos inútiles, al alma quebrada que lloraba la pérdida (madre, amigo, amor) y a aquella tremebunda melancolía, Rina se negaba a ceder—. Eres una basura —la voz, un hilillo quebrado, los puños agrietándosele en el ajeno, golpe tras golpe tras golpe: era una sinfonía en sus oídos, una forma de descarnarse el corazón—, eres una basura —los brazos perdían fuerza, pero las uñas volvían a hundirse, queriendo herirlo como ella estaba herida (se hacía la loca, cerraba los ojos a las cicatrices ajenas), y pedía al cielo, que él sufriera más; porque ese era su único consuelo—, eres una basura —aulló (y fue nada más que un susurro lastimero), los brazos cayéndole a un lado y la anatomía tambaleándose, el equilibrio escabulléndose a su control.

Cayó al precipicio —asfalto—, con las manos tintadas en carmesí—: eres pura basura —escupió y entonaba: me dejaste y pretendías volver con una disculpa; me dejaste y querías enmendar las heridas profundas con tiritas; me abandonaste y del abandono, nadie jamás volvía.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kazegawa Rina

Volver arriba Ir abajo

por Jung Tae Min el Jue 07 Jun 2018, 07:35

Pausó violencia y la miró, terror y no Taemin, pues había oído ―al hueso, hablando― y sus manos se habían echado a temblar, aún incapaces de alejarse de la carne mas ya sin ánimo de arrancarle un pedazo que llevarse a la boca ―ya sin gula, necesidad de devorarla. Los ojos tiritaron pensándose monstruo y apretó allí el agarre, no herida sino soporte, falsa entereza ―ambos― con la que sostenerla y a ella le arribaba el turno de bramar. No eran garras, ella no podía ser bestia aún si lo odiaba con arañazos en lugar de insultos, no, era rencor y desazón y todo eso se le estaba hundiendo entonces en las mejillas, señalándolas con dispares líneas verticales que refulgieron pese a la poca luz ―la sangre caliente lloró, hilera que le alcanzó comisura, mentón; exceso, no batalló (Rina debía hundirlas más, debía esmaltarse las uñas de su escarlata). Escocía, y su voz, estrangulada, quizás más.

«Tú me dejaste primero», ah, también lo recordaba: haberse aferrado al escritorio, el rostro a la ventana y los colegiales farfullando ―algunos calumnias, otros compasión― sobre todo lo que Rina jamás le contó, sí, pero él permaneció allí, fingiéndose indiferente al igual que aquellos años que, en maraña, los habían arrojado al ahora. La culpa, ¿había sido siempre suya? Cayó —una lágrima, sin permiso, diluyéndose en las heridas sangrantes que la miraban con sentencia de derrota, no más guerra (por favor, basta de guerra)— la mano que se le aferraba, el cuerpo hacia atrás en inercia y no distancia. ― Volví. ―un susurro desprovisto de dirección, destinatario, oído: se ahogó bajo los puños, eco de los nudillos en el pecho. Se desplomó, su figura menuda sobresaliendo del asfalto se le nubló en la visión, vértigo de aquella despedida tremebunda y los rojos que encendían idénticos su rostro y dedos de la fémina, junto a la que se agachó, con el corazón echado a la tierra, también —a la fosa.

— Sí. —siseó.

Las rodillas se clavaron en el suelo, la noche callada pulsaba entre ambos y Taemin la miraba, qué otra cosa podía decir. Lo era, aquella basura, y el perdón era la sombra de su lengua, allá en la punta, pero no pudo salir —aún queriendo disculparse eternamente, con ambos (con él, también). Quiso atinar allá donde la golpeó, frenarle herida con palmas que, aún ásperas, aprendían a blandirse suaves. Y las alargó, el recorrido asemejándose al de un borracho —tumbos hacia alcanzarla—, rechazos no importaban pues acudieron igual, aferrándola tras las rodillas, tras los omóplatos y, dientes apretados, cerraba los párpados y la alzaba frágil. Pegó la anatomía contra la suya, el equilibrio en las plantas vacilándole pero la espalda recta. Brazos aullaban, no por el peso —no lo había—, por estrecharla. Las pestañas se desenredaron y exhaló, se había percatado de cuántas ganas sentía de echarse a llorar, pero aquello tampoco podía. Dejó atrás la bolsa, se apartó con ella de aquél endemoniado callejón; el monstruo, que la abrazaba sin derecho, avanzaba en promesa de amor. — Te he hech-chhho da-dañ-d-da-dañ —la voz, ¿llegó a brotarle, pese a las espinas? El daño, ¿cómo podía reconocerlo sin quebrarse?
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jung Tae Min

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.