feelings fade —jtm.
NOTICIAS
29.12 Abrimos el foro Hemos cumplido cuatro meses online, ¡muchas gracias por todo y a por muchos más! 19.05. Nuevo Anuncio El sistema de fama del foro ha cambiado, conoce más aquí. Cualquier duda, preguntadnos.
MISS C
MISTER L
MISS N
BABY C
BABY L
BABY N
MAYO DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
X
comeback stages mayo
CANCIÓN:
BLACK ON BLACK
DEBUT ALBUM
02/05/18
GRUPO:
DÈJÁ VU
RCKSTR ENTERTAINMENT 533 PUNTOS CONSEGUIDOS
CANCIÓN:
GOODBYE BABY
CB MINI-ALBUM
08/05/18
ARTISTA:
EMI (GONG HYEMI)
SYK
ENTERTAINMENT
3042 PUNTOS CONSEGUIDOS
CANCIÓN:
WHAT YOU LIKE
DEBUT SINGLE
09/05/18
ARTISTA:
ONE (KWANGSIK)
RCKSTR ENTERTAINMENT 3074 PUNTOS CONSEGUIDOS
REPORTAJE:
H&M KOREA
DEBUT MODELO
10/05/18
ARTISTA:
BAE HYUN SOO
RCKSTR
ENTERTAINMENT
1931 PUNTOS CONSEGUIDOS
CANCIÓN:
SCENTIST
COMEBACK ALBUM
11/05/18
GRUPO:
OLYMPIANS
VYR
ENTERTAINMENT
1928 PUNTOS CONSEGUIDOS
CANCIÓN:
I NEED U
COMEBACK MINI-ALBUM
12/05/18
ARTISTA:
ROK BIN IL
RCKSTR
ENTERTAINMENT
1625 PUNTOS CONSEGUIDOS
CANCIÓN:
HEART SHAKER
DEBUT ALBUM
15/05/18
ARTISTA:
MIN SO HEE
VYR
ENTERTAINMENT
363 PUNTOS CONSEGUIDOS
REPORTAJE:
MILETT
COMEBACK MODELO
15/05/18
ARTISTA:
KANG SAE YOUNG
KSJ
ENTERTAINMENT
1728 PUNTOS CONSEGUIDOS
CANCIÓN:
EYES NOSE LIPS
COMEBACK SINGLE
18/05/18
ARTISTA:
PAN GUN HO
METEOR
ENTERTAINMENT
1101 PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE:
FIRE
DEBUT ALBUM
24/05/18
ARTISTA:
KWON HYUK
MYP
ENTERTAINMENT
2261 PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
Últimos temas
» it's my day! — HKH
por Park Chang Hyuk Hoy a las 9:31 pm

» Sinfonía bajo tus pies | Park Chang Hyuk
por Park Chang Hyuk Hoy a las 9:14 pm

» Registro Global.
por Matsuoka Haru Hoy a las 8:50 pm

» mirror —jmm
por Jung Min Mi Hoy a las 8:27 pm

» sweater weather — HKH
por Park Chang Hyuk Hoy a las 8:07 pm

» birthday gift — shohei,
por Kimura Shōhei Hoy a las 7:58 pm

» Fuck, Marry, Kill || Kimura Shōhei
por Kimura Shōhei Hoy a las 7:38 pm

» let the games begin — SDH
por Sang Do-Hyun Hoy a las 4:33 pm

» ending scene — key
por Choi Bong Hee Hoy a las 3:42 pm

» ¿como era? ah si, konnichiwa. — SPACE.
por Bang Han Jae Hoy a las 2:15 pm

» we are crowned | fanmeeting
por Matsuoka Haru Hoy a las 10:32 am

» Like cat and dog | mh
por Park Hyun Woo Hoy a las 10:29 am


feelings fade —jtm.

Ir abajo

por Kazegawa Rina el Jue Abr 26, 2018 11:14 pm



veintisiete de abril,
altas horas de la noche.

Estaba negro, el cielo encapotado, lleno de nubarrones que se besaban cada segundo mientras ella se hundía entre el olor a lluvia y las ganas de salir corriendo a embutirse un pedazo de pudín —el hambre se le enmarañó en las pestañas y los dedos, huesudos, temblaban contra la chaqueta, tratando de controlar el impulso—, de comer algo que fuera más que fruta y agua, de saborear aunque fuera el jugo de la carne (ni la tragaría, no podía, debía mantenerse perfecta), pero estaba amargadamente luchando contra el ruido incesante de su estómago, diciéndole con un golpe seco «deja de joder», estoy tratando de vivir, contrariaba. Casi al instante, en medio de la calle solitaria, la tienda de la esquina olía a pollo (sí es que en cada esquina de Seúl existía un restaurante que vendía pollo frito), y sin pensárselo dos veces, corrió con el hambre gritándole en los oídos. Con pánico en la mirada entró, hundiendo los dedos en el bolso, sacando el monedero con las manos temblorosas mientras ordenaba medio pollo. Entregó un billete —ni supo la cantidad, pero sabía que era alto—, y recibió su orden en menos de diez minutos. Con vergüenza tiñéndole las mejillas, salió del sitio de modo apresurado, transitando la calle hasta meterse en un callejón tan oscuro como el cielo.

Agarró el muslo de pollo de la bolsa y se lo llevó a la boca —el desespero marcado en sus facciones—, y masticó, una, dos, tres, perdió la cuenta después del número treinta, pero saboreaba, chupaba el jugo más no se tragaba la fina carne. Escupió lo que tenía en la boca en la mano, estaba dispuesta a devolverlo una vez más a la bolsa y continuar aquel ritual maquiavélico, cuando un sonido la hizo detenerse en seco. Era un maullido tímido, unos pasos imperceptibles que comenzaron a acercarse a sus pies y se transformaron en la visión de un escuálido felino que, probablemente, no tenía más de cinco meses de edad. Rina lo miró —hecha un manojo de nervios por la fugaz idea de haber sido pillada—, frunciéndole el ceño al sentir el picor debajo de la nariz, alrededor de las fosas nasales—. Aléjate —le dijo, echándose varios centímetros para atrás, observando como el animal la seguía, la humedad de la comida mastica escurriéndose de sus manos y cayendo al suelo. El gato se abalanzó sobre aquella gota de humedad con la misma hambre que ella entró a la tienda a comprar el pollo.

Ver el desespero en los gestos felinos, la hizo sentirse avergonzada—. Está bien —un suspiro trémulo escapó de sus labios, colocándose en cuclillas, colocó la comida masticada frente al pequeño gato y lo observó devorar los trozos masticados de pollo con el mismo ahínco suyo. Torpemente, comenzó a arrancar trozos a lo que compró, alguno llevándoselo a la boca y otros echándoselos directamente al gato (de todas formas, ambos pedazos de comida terminarían para el gato, porque ella se negaba a tragar). Pasaron varios minutos, ambos distraídos en el sonido que hacían sus respectivas bocas al masticar, cuando el sonido de pasos en aquella calle tan solitaria resonó. Rina levantó la mirada del animal —el movimiento de sus labios se detuvo inmediatamente—, y buscó al intruso.

Por un segundo, sus ojos se congelaron en el rostro del muchacho.



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kazegawa Rina

Volver arriba Ir abajo

por Jung Tae Min el Vie Abr 27, 2018 1:07 am

Apeándose de la motocicleta, sacó la llave del contacto y guardó el casco al maletero, adentrándose en la tienda en lo que intentaba arreglarse —valiéndose de los dedos— el cabello; el sudor se le arremolinaba en las patillas y el inicio de la cabellera, la larga jornada nocturna finalmente conclusa. Realizó la rutina consabida de cada cierre y salió de allí poco después, despidiéndose con sequedad del jefe —único restante en el lugar—; de los dedos cansados le colgaba una bolsa de plástico, que desprendía del interior un pegajoso olor a fritura. Aquellas sobras eran para él, se las llevaba con gratitud cansada a casa y de allí comerían todos el día posterior —sin Taemin, que apenas y pasaba por la residencia—, pero antes del regreso, se acercaba a un estrecho y sucio callejón, habitado por una camada de gatitos escuálidos que solían aparecer tan pronto llegaba al lugar.

La madre era una gata primeriza que había alumbrado a siete retoños a los que no tenía forma de alimentar, una coincidencia deliciosa con las propias circunstancias del muchacho, quién se encargaba de alimentarlos por las noches, de forma momentánea, hasta que pudiera contactar con la protectora en la que realizaba voluntariado una vez por mes. Su postura, larguirucha y hastiada, siempre ligeramente corvada, descansaba la mano vacía en el bolsillo de los pantalones y llamaba a los felinos, siseando suavemente en reclamo de asistencia. Ninguno apareció. Ciertamente alertado, se apresuró en llegar y, tan pronto contempló el haz de la farola torcida, aminoró el paso —se le aceleró el corazón—, contemplando con boca apretada a la fémina que compartía alimento con los cachorros.

Dos de estos se dirigieron a sus pies, maullando suavemente y retorciendo las colas entorno a sus tobillos, una bienvenida a su morada en deshábito, hasta entonces. Se miraron, el acelerado paso de los años abofeteándole el semblante inexpresivo. Podría haber sido un fantasma, jugándole a la cruel remembranza; las suaves ojeras se hundían nerviosas en su rostro redondo —sí, podría haber sido un fantasma. Apoyó la bolsa en el suelo, acuclillado a una distancia prudencial del cuerpo ajeno, y sacó los envases de plástico, alargándoles las tiras de cerdo bañadas en salsa, dejando que la lamieran de sus yemas. No la miraba; él, el esqueleto de una casa vacía, precavido de que lo poseyera una vez más —sus ojos azabache, relumbrando en la noche fría, por siempre serían un embrujo—, mas le latía la ponzoña en los colmillos y de estos brotó:— Te rec-c-cordab-ba má-más ggguapa. —quería herirla, aún si era injusto, aún si era en vano.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jung Tae Min

Volver arriba Ir abajo

por Kazegawa Rina el Miér Mayo 02, 2018 1:04 am

Debía haber previsto que esa noche no sería placentera (ninguna de sus noches lo habían sido después de la muerte de su madre y ya esa esperanza comenzaba a tener un regusto absurdo, casi irreal), pero era demasiado tarde para comenzar a rebobinar el viejo casete, agarrándose a los minutos con el desespero de quien desea evitar una muerte inminente. La de ella, frente a cuatro vocablos pronunciados con tardía entonación, repitiendo sílabas, volviéndose un mar caótico de recuerdos que golpean cual olas a su orilla. Cada una más dolorosa que la anterior y ese dolor, ese hálito desbocado en su garganta con el regusto inequívoco de todos los pesares de una vida mal vivida, también sabía a dulce y a indiferencia, marcado por todos los días de separación, por los fantasmas invisibles que tomaron rostro y se hicieron corpóreos en la noche menos indicada. Cuando Rina olía a desazón, a pesadillas, a una mezcla de abandono y nostalgia, con los huesos de los pómulos marcándosele en el rostro cual novia cadáver. Pero frente al daño (a ese, el de ellos), ella se mantuvo inerte, fría y cadavérica, alzando la mirada, dejando que sus ojos reposaran sobre la figura foránea (ajena en el mismo sentido que conocida, una forma de huellas que habían trazado un camino de bicicleta y golosinas, de anocheceres en vela tratando de apagar todas las estrellas de un soplido)—. Te recordaba menos idiota —ladró, después de todas las estocadas, un perro jamás confiaba en la mano que se acercaba temblorosa para darle comida. Se limpió los dedos llenos de grasa de pollo en el pantalón, irguiéndose en una modulación de huesos lentos, quedándose quieta al segundo de sentir la gravedad jugándole una mala pasada —el hambre aún hacía hueco en su estómago— y cuando por fin sintió el mareo apaciguarse, volvió los ojos caoba hacia él.

Lo recordaba más pequeño, más niño, más escuálido, lleno de unas cicatrices que ella misma había recorrido con las yemas de los dedos, creyéndose salvadora para curarlas (porque a las suyas no podía tocarlas sin sentirse sucia o temerosa), y arrugó la nariz ante la macilenta memoria, dejándole ver solo el perfil de su rostro—. ¿Aún con los viejos hábitos? —preguntó por mera casualidad, en su voz marcado el desinterés, la inapetencia, mientras contaba las grietas en la pared del callejón; contándolas como quien cuenta la cantidad de recuerdos que había tenido que botar a la basura esa vieja mañana, cuando se levantó triste y desdeñosa, como presintiendo que él venía, hecho huracán y viento, convertido en una figura alegórica de que todo tiempo pasado fue mejor y quiso, en beligerante impulso, aplastar aquella idea absurda con la palma de la mano, borrarla con las uñas, arrancarla del pedestal en que la habían colocado (¡al diablo el declinismo, que ella no recordaba ni una sola cosa buena!).



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kazegawa Rina

Volver arriba Ir abajo

por Jung Tae Min el Vie Mayo 11, 2018 10:04 pm

Al filo de su campo de visión, la vio trastabillar, pero sus manos permanecieron allí, junto a las lenguas―lija de los felinos, no dirigiéndolas al cuerpo trémulo en afanosa necesidad de salvarla, rechazando aquél sentimiento heróico que, como motor, lo impulsaba en el día a día ―pero no con ella, no con ella. Pudo serlo, una vez, pero los años pasaban y pesaban; la mano extendida con el coraje de tocarla hubiera sido una burla, una preocupación que en todo aquél tiempo había rehuido el umbral de la casa. Contemplándole el perfil filoso, se preguntó qué fue de ellos (¿se habían perdido? ¿o se habían echado a perder?), si seguirían vivos y risueños en las páginas de algún diario ―o si este ardió―, si jugarían al escondite en un cofre pirata ―o si este no sería más que un arcón envuelto en polvo. Contemplándole el perfil huesudo, se preguntó cuánto hacía que no comía, si podía dormir o los fantasmas del corazón la tenían aferrada al cruel insomnio.

En la pantalla quebrada de su móvil, carátula de un álbum, canción pausada, una voz melosa que cantó para él y que, entonces, le hablaba con el eco de un olvido. ― Ssssí. ―el tartamudeo le encendía el odio, le salpicaba en rojos el semblante, le cuadraba la mandíbula. Inferior, se sentía, idiota culpable que esgrimía un orgullo desabrido y raído, en los bordes. Contra las palmas de sus manos, el lomo de un animal enfermo que exigía cuidado, excusa para retirar de ella los ojos y acariciar los cuerpos sinuosos ―rayas, manchas, grises, naranjas, negros. Sería que aquellos prohibirían que Rina escapara de su remembranza, sería que aquellos ―por siempre― se le arrimarían a la piel tibia con la esencia única de la fémina allá que, creyéndose estoica ―luciendo tan enferma como los cachorros―, se parecía tan poco a la mejor amiga que, aún si escocía, atesoraba en lo hondo de su corazón. Tú nnno. ―echó arroz y pollo al suelo, un calambre abrazado a sus vértebras. No importaba que ella estuviera allí entonces, había exorcitado cada viejo hábito hasta convertirse en cáscara vacía ―y aquellos ojos pardos se le clavaban, tan extraños que sentía un pánico nauseabundo.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jung Tae Min

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.