pale as a ghost —lmq.
NOTICIAS
29.12 Abrimos el foro Hemos cumplido ocho meses online, ¡muchas gracias por todo y a por muchos más! 14.09. Novedades Nuevas novedades, Click aquí 01.10. Limpiezas Os recordamos que el 01 de Octubre se llevará acabo la limpieza mensual de Septiembre, por lo que os recomendamos poneros al día con todos vuestros personajes (cuatro respuestas) para evitar caer en inactivos.
MISS C
MISTER L
MISS N
BABY C
BABY L
BABY N
SEPTIEMBRE DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
X
comeback stages julio
CANCIÓN:
SOMETHING NEW
DEBUT SOLISTA
MINI-ALBUM
ARTISTA:
HAN SU MI
KSJ
ENTERTAINMENT
240 PUNTOS CONSEGUIDOS
DORAMA:
FUGITIVE LOVERS
DEBUT:
ACTRIZ
ARTISTA:
HWAN TAE JOON
MYP ENTERTAINMENT 1445 PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS

pale as a ghost —lmq.

Ir abajo

por Matsuoka Haru el Mar 08 Mayo 2018, 06:16

—14 de mayo—

La luz del Sol se filtraba a través de las nubes y alumbraba a su piel, antes que al resto del mundo, reflejándose en su palidez y provocando un efecto tal que, de mirarla, uno estaba obligado a entrecerrar los ojos. Así,  tan pronto puso un pie fuera de las instalaciones de MYP, Haru había sido sometida al escrutinio —curioso, extrañado— de los transeúntes, sin acompañante con el que distraer la mente o disipar la creciente incomodidad que se le formaba. Aquella tarde, Kenta marchaba en dirección contraria y ella, exhausta de tan arduo ensayo por la proximidad del comeback, se dejó caer en el banco desocupado de la parada de autobús —dirección: casa, ducha, sofá. Dejó la mochila a un lado y extendió la mano a la altura de sus ojos, cubriéndose del Sol que, poco a poco, se movía hacia un costado e iba a olvidando a la cansada Haru.

Su palidez le otorgaba un aspecto fantasmal, enfermizo —bajo sus ojos, unas bolsas hinchadas y obscuras de la falta de sueño. Llevaba la boca seca y lamentaba haberse terminado la botella de agua, así como haber olvidado pedirle algo de dinero a su hermano, Takeshi, antes de marcharse para comprar algo de alimento en el pequeño puesto situado a escasos metros de allí. Haru no podía dormir en cualquier lugar o posición, a diferencia de otros, siendo aquél el motivo por el que entonces, sus párpados caían hasta la mitad, pero el sueño no parecía poder aplastarla —dejarla fuera de juego— por mucho que necesitara echarse a la cama. Parecía escurrirse en el banco, rogando porque el autobús arribara de una vez, exhalando un profundo y desesperado suspiro agudo que hizo que la anciana que acababa de llegar, tomara la decisión de no sentarse a su lado —su aspecto era lamentable, su expresión cercana al desmayo—, como si pudiera contagiarse de alguna forma.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Matsuoka Haru

Volver arriba Ir abajo

por Liu Mei Qi el Mar 08 Mayo 2018, 22:48
Brobro, ya te dije que llegaré a tiempo…no seas exagerado. Es una cena, C-E-N-A a la que faltan muchas horas aún. Estaré ahí. —Llevaba más de 10 minutos discutiendo con su hermano, sobre las mismas banalidades de siempre como lo era la puntualidad a la cena familiar de cada mes. En su defensa, era un exagerado, ella siempre llegaba a tiempo…bueno, casi siempre. Rodó los ojos, colgándose bien la mochila al hombro mientras se acercaba a la parada de autobús, muy lista y dispuesta a dirigirse a casa de sus padres. Había sido una suerte que su ensayo matutino había sido bastante corto y que en el estudio no la necesitarían hasta el día siguiente. Con extrañeza observó como una anciana comenzaba a alejarse un poco y, continuaba dando miradas de alerta hacia su derecha. Inmediatamente miró también. —El postre me toca elegirlo a mí, no seas malvado. Si sigues así le diré a ma…—sus ojos entonces captaron la figura que parecía derretirse en el banco y curiosa como siempre se acercó un poco más, dejando a medias la conversación. Por lo que veía era una joven, extremadamente blanca y con un aspecto enfermizo. Ahogó un gritito al darse cuenta de la gravedad del asunto. —Oh por dios, luego te llamo, creo que se muere alguien. — finalizó la llamada, ignorando por completo la voz desesperada de su hermano pidiéndole que repitiera lo que había dicho. Que se quedara con la duda, había cosas mucho más importantes en ese momento para Mei.

Con cautela se acercó hasta la pobre alma en desgracia y de cerca, pudo comprobar lo mal que estaba. Simplemente esa palidez, ese aspecto tan triste y desdichado, no podía ser algo natural. Discretamente se sentó a un lado, viendo de reojo a la otra y, rápidamente, tomando una decisión se giró quedando a centímetros de su rostro.  —Hey, ¿Te sientes muy mal? — ¿Qué clase de pregunta era esa? Esa piel, esa mirada…todo indicaba que estaba a segundos del desmayo. Abrió los ojos por completo, tenía que hacer algo. —Oh no, no estás nada bien. — En su mente no había tiempo para razonar que había un calor de los mil demonios y probablemente la joven ya llevaba algo de tiempo allí, no, en cambio se imaginó la peor de la fiebres sobre la contraria. Tomó, sin permiso y olvidando toda regla sobre el espacio personal, las muñecas de la joven y, por si sola la puso de pie. Esa mujer era tan pálida y liviana como un papel.  —No hables, no hagas nada, yo te llevo al hospital. ¿Sabes dónde hay uno cerca? —habló aceleradamente mientras comenzaba a jalar el cuerpo ligero, y luego se regañó mentalmente al ser tan torpe por contradecirse. —No, no hables. Guarda esas energías. Y no te preocupes que pienso cuidarte...así que no mueras encima mío, ¿Vale?— La sostuvo entonces con una mano, mientras con la otra luchaba por sacar de nuevo su celular y marcar, de ser posible, al 911. O lo que fuese.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Liu Mei Qi

Volver arriba Ir abajo

por Matsuoka Haru el Sáb 12 Mayo 2018, 01:04

Primeramente, no pensó que la muchacha a su lado pudiera estar hablando con ella, pero cuando sintió el cosquilleo de su mirada decidida, contemplándola casi sin pestañear, Haru ladeó el rostro con cansancio y cierta cautela —pues uno nunca sabía cuándo podría encontrarse a un loco, aunque fuera una chica joven y bonita— y, confusa, abrió la boca con intención de responder, pero la otra no le permitió hacerlo. Haru podría dejar pasar el comentario tan ofensivo de oh, no estás nada bien (acostumbrada a confusiones similares por personas que, como la muchacha que le hablaba con un suave acento chino, tendían a inmiscuirse en la vida de los demás —con intención de ofrecer una ayuda que, a menudo, no era necesaria), pero no acabó allí, y se sentía tan física y anímicamente cansada, que cuando la desconocida la sostuvo de la muñeca y comenzó a arrastrarla, alejándola de su preciado asiento —tan caliente como si fuera un horno—, no pudo hacer más que echarse a reír; la inconfundible risa de quién lo hace por no echarse a llorar, pues tenía razón, no estaba bien.

Cesando la carcajada desabrida y hueca, abrió la boca una vez más, pero la chica parecía no tener interés alguno en oír qué tenía que decir para con todo aquello, aún si dirigía su mirada —vagando, perdida— hasta el asiento y contemplaba su abandonada mochila, que quedaba cada vez más lejos de su alcance. Pero cuando asomó el teléfono móvil, Haru alargó la mano recién liberada para arrebatárselo, alzándolo de forma infantil por encima de sus cabezas. — Nadie va a morir. —habló, con pasmosa calma, relamiéndose las encías secas que rogaban por un sorbito de agua helada— Mira, no estoy enferma, solo soy fea. wow, qué poca autoestima y orgullo debía tener para decir aquello a bocajarro y sin inmutarse, apenas. Exhaló un suspiro— Siempre digo que podrían darnos carnet o algo, ¿no hay para los discapacitados? pues yo quiero mi carnet de fea, para ahorrarme todo esto. —Con aquél discurso arrastrado, lengua perezosa, quedaba en claro que no era cuestión de una o dos veces que hubiera sido víctima de equivocación, sino de muchas otras más. Su índice señaló de vuelta a la parada de autobús— Mi bolso. mochila, a merced de cualquiera que deseara llevárselo. No llevaba mucho, pero lo último que deseaba era tener que pasarse por la estación de policía a renovar sus carnets y datos porque hubieran decidido llevárselo.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Matsuoka Haru

Volver arriba Ir abajo

por Liu Mei Qi el Lun 14 Mayo 2018, 04:14
Entre la desesperación y los nervios, Mei apenas podía trazar un plan mental de lo que debería decir y hacer tan pronto hiciera la llamada de emergencia. No todos los días se encontraba con una persona en un estado de gravedad, uno bastante perturbador considerando la facilidad con la que se había dejado arrastrar, que requería su ayuda. No podía creer que la ancianita no había hecho nada por la pobre chica, negó con suavidad mientras intentaba marcar el número en su celular, el mundo cada día estaba peor. Su tarea fue interrumpida cuando su celular fue arrebatado bruscamente y miró con sorpresa e indignación a la chica. ─ ¡Oye! Lo estaba usando. ─ Estiró las manos para alcanzar su celular pero, no pudo alcanzarlo. Hizo un puchero, una persona enferma no debería poder estirarse de esa manera.

Escuchó a la contraria, y ante cada palabra las facciones de Mei cambiaban desde la sorpresa, la molestia y el disgusto. ¿No estaba enferma? ¿Fea de dónde? ¿El gobierno podría hacer algo tan ridículo como un carnet para feos? Sacudió la cabeza, no, no era momento para divagar. Su vista siguió a donde señalaba el dedo de la fémina y se llevó las manos a la boca como si hubiese cometido el peor crimen al olvidar su bolso. A decir verdad sí lo era, el bolso de una mujer era una preciosa carga, según la joven china.  Aunque no había sido una orden, Mei  de inmediato había corrido a tomar la mochila  y, cual cachorro con una varita, regresó ante la chica mostrando el objeto para que pudiese tomarlo. ─No eres fea. ─ soltó de inmediato, mirándola de arriba abajo sin pudor alguno. A sus ojos, ella era bonita y no entendía cómo podía hablar de sí tan despectivamente. ─Solo eres muy, muy pálida y liviana. ─ recalcó lo obvio, era información que seguramente la otra ya sabía. Se pasó una mano por su rostro, olvidándose de su celular y volviendo tema primordial la salud de la otra. ─Segura que estás bien. Es que, no es normal. Casi pareces un fantasma…─ calló, y no por la ridiculez de sus palabras sino porque de alguna forma tenía sentido. Solo retrocedió un solo paso. ─¿No eres una muerta que anda penando porque se lanzó contra el autobús justo aquí, verdad? ─  Quizá por eso la ancianita no le había ayudado, porque en realidad no le había visto y solo sentía su presencia. “¿En serio te crees eso? Debes dejar de ver películas de terror y policiacas.” No salió huyendo, con valentía volvió a invadir el espacio personal de ella y tocó su mejilla con un dedo. Suave y cálida. Humana. ─Pero te sientes tan real. ─ siguió picoteando la mejilla ajena de manera inocente sin preocuparse por enfadarle.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Liu Mei Qi

Volver arriba Ir abajo

por Matsuoka Haru el Dom 20 Mayo 2018, 09:17

De puntillas, volvió a sus talones y le tendió el móvil a la muchacha, en lo que la contemplaba sacudir la cabeza —¿qué le ocurría? ¿a qué le decía que no? Señaló hacia la parada, al bolso huérfano, y la desconocida pareció reparar en aquello sólo entonces, echando a correr como si sus vidas dependieran de ello, mientras Haru permanecía en la misma posición, el índice aún extendido y el rostro en blanco, crispada la impasibilidad con una pizca de incredulidad. Cogió el bolso que le retornó, cruzándoselo y siendo víctima de un escrutinio de pies a cabeza —o cabeza a pies—; sus manos se fueron a su inexistente pecho de forma instintiva, aunque terminó por bajarlas. — Eso me han dicho. —estuvo de acuerdo. No había forma de que su piel se pusiera morena, lo máximo que conseguía era quemarse ante la exposición al Sol —perdiendo movilidad y despellejándose— o, bajo kilos de crema, la piel blanco, reluciente, cegador, aún sin registrar en Pantone, se teñía de un rosa palo —como los chicles mascados. Era ciertamente desesperante, además de que las pecas no dejaban de brotar por todos lados, y aquello era otro de los tantos atributos que le desagradaban en demasía.

Un fantasma. No rió o se movió, permitió que hundiera el dedo en su mejilla, exhalando un pesaroso suspiro debido al Sol, el agotamiento debido a los arduos entrenamientos y el aburrimiento de encontrarse en aquella situación, con la que se había terminado familiarizando a lo largo de los años. — Vaya, ¿cómo lo has sabido? —inquirió, arrastrando el sarcasmo entre las vocales, extendiendo sus manos hacia al frente para proferir un, igual de cansado:— Bú. —El tacto constante sobre su mejilla comenzaba a irritarla, así que le apartó de allá la mano con el mismo ademán con el que se apartan a las moscas. — Soy real —por desgracia— Ya te he dicho que soy fea y, la verdad, también estoy muy cansada.traducción: ¿y si me dejas en paz? Comenzó a arrastrar los pies de vuelta a la parada del autobús, dejándose caer en misma postura y expresión, la ancianita bizqueando de forma nerviosa para contemplarla. El Sol parecía efectuar en ella una reacción parecida a la de un vampiro, aunque indolora —Haru se preguntaba cuánto tiempo le tomaría desintegrarse totalmente hasta hacerse cenizas, esperando que el bus arribara inmediatamente.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Matsuoka Haru

Volver arriba Ir abajo

por Liu Mei Qi el Jue 24 Mayo 2018, 07:11
Se abrazó a su teléfono tan pronto fue devuelto y se preocupó más en complacer a la otra que en seguir molesta por el robo momentáneo de su querido celular, además no había pasado nada. En un instante se le olvidó, dándole su completa atención al asunto de mayor importancia: la palidez de la joven. Mei Qi ahora encontraba completamente fascinante a la contraria y aunque en mayor parte se debía a que nunca antes había visto a alguien tan pálida como ella, también era por su forma de moverse y expresarse. No por nada su cabeza, su muy loca e imaginativa cabeza, había comenzado a hacerse ideas inusuales…como la imagen de la joven sacada de una película de terror. Dios, si se ponía a meditar, le daba cierto parecido a la niña del aro.

La parte consciente de la joven china le decía que se detuviera, que dejara de picotear la mejilla ajena pues era de mala educación y ya había comprobado que no se trataba de ningún fantasma o niña del aro pero no podía. “Oh por dios, su piel es tan suaveciiiita.” Chilló mentalmente, pues era como tocar el terciopelo. Estaba tan entretenida que el “ataque” de la pelinegra le asustó y se llevó la mano pecho. –¡Ou! No hagas eso. – ni le había dolido, pero quiso indignarse. –Pudiste sacarme un ojo, o sacarte un ojo. O Sacarnos un ojo. – hizo el mismo gesto con la mano, para dejar en claro un punto, uno que no tenía mucho lógica. Carraspeó, avergonzada y estaba a punto de disculparse cuando la otra le ganó la palabra. Frunció el ceño mirando como la chica pálida le dejaba y se iba al lugar que había ocupado anteriormente, la estaba dejando, estaba acabando con una conversación que Mei no tenía deseos de cortar. No aún. Sentía cierta frustración al escucharle decirse fea, ¿Cómo podía creer eso? No podía permitirlo, no en su turno. Con pasos decididos volvió a la parada de autobús y se sentó a su lado; fingió mirar sus pies, la calle, el techo y finalmente posó sus curiosos orbes sobre su objetivo. –No eres fea…¿Por qué no te pones algo de maquillaje para ganar un poco de color en las mejillas? – atacó, sin pena ni titubeos, justo en el tema central. El maquillaje era una herramienta tan eficiente y servicial para el ser humano que nadie debía temer en usarlo, pero ¿Qué tal si ella no traía consigo un estuche y por eso estaba así? Mei tenía la solución en las manos. –Ah, puedo prestarte maquillaje si quieres – y rápidamente comenzó a buscar en su pequeño bolso, incluso antes de que la otra le respondiera. Paró cuando algo importante le cruzó por la mente y volvió a mirar a la joven con una seriedad sepulcral, como si se tratara de algo vital -y lo era- . –Aunque me da miedo que pueda darte alergia, porque tu piel es suavecita y me daría un infarto si te sale una erupción. ¿Sabes si no puedes usar algún producto o marca?  –  alzó la mano, como si fuese a tocarla, pero se detuvo a centímetros de hacerlo.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Liu Mei Qi

Volver arriba Ir abajo

por Matsuoka Haru el Miér 30 Mayo 2018, 07:47

La contempló con cierta incredulidad, chasqueando la lengua. — Ni que tuviera garras. —farfulló. Porque solo de tenerlas podría haberle sacado un ojo, o a sí misma, o a ambas. Dejó caer el peso en la parada, suspirando de nuevo. Debía haber batido ya el número de suspiros por minuto que, juraba, debía ostentarlos Julieta Capuleto. A su vera, la chica tomó asiento y Haru no la miró, los orbes dando una vuelta completa, incapaz de creer que la desconocida no hubiera captado el mensaje y siguiera empeñada en entrometerse. No eres fea, comenzó, añadiendo después algo sobre el maquillaje, suficiente para que la japonesa girara el rostro y la mirada con ojos estrechos y fulgurantes, como si pudiera picotearla con los mismos —o hacerle algo verdaderamente horrible—; era típico, aquello, afirmar que no era fea para después sugerir que utilizara maquillaje, mensaje subliminal de, entonces —con suerte o, mejor dicho, con bastante— serás guapa.

Ofreció el propio y Haru abrió la boca para responder, viendo como de igual forma y sin esperar por una respuesta, ya estaba rebuscando en sus pertenencias para sacar algo de allí. — Yah. —no hubo energía en su reclamo, de veras no era de extrañar que la hubiera tomado por una persona enferma. Esquivó la mano que se alzaba hacia su rostro, echándolo para atrás. — ¿Qué —fruncía el ceño— te pasa con tocar caras? ¿es un tipo nuevo de fetiche? —en los tiempos que corren, la gente tiene deseos sexuales de lo más extraños, ¿quién sabía? Regresó a su posición y, sí, suspiró una vez más. — Tengo piel atópica, reactiva y de todos los tipos de sensible que puedas imaginar.—su rostro de fastidio delataba cuánto odiaba aquella piel suya, tan delicada y llena de marcas— Será más fácil si te menciono qué marcas puedo usar. —aseguró, aunque no es como si fuera a hacerlo.

Volvió a echar el rostro a la parada, contemplando los coches que iban circulando, aún sin divisar el autobús. — ¿Tienes crema de Sol? —inquirió. No le agradaba pedirle nada a la desconocida, creyendo que así no habría forma de sacársela de encima, pero si tenía y se libraba de alguna quemadura, eso que se llevaba; la piel, a aquellas alturas, ya había absorbido al completo toda la que se había echado antes de salir de MYP y el Sol abrasaba como si estuvieran en una estación del año distinta.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Matsuoka Haru

Volver arriba Ir abajo

por Liu Mei Qi el Mar 05 Jun 2018, 07:41
Si a Mei se le ocurría decir que no tenía una fijación con tocar rostros pero sí el de ella porque su piel era como tocar a un bebé, probablemente se ganaría una pesada mirada por parte de la otra. No era lo adecuado, por eso mejor mantuvo cerrada la boca y bajó la mano evitando cometer una estupidez. En cambio, sorprendida y entretenida, escuchó la respuesta de la peli-larga, una que no se esperaba…creyó que le iba a ignorar o incluso la iba a dejar ahí en la parada del bus. —…Oh, ya veo. Debes tener mucho cuidado con tu piel.— Ahora entendía porque, quizá, ella no usaba más maquillaje sobre su blanca piel. Esperó en silencio a ver si le decía las marcas que sí podía usar, pero al pasar unos cuantos segundos decidió no insistir ni tampoco decir algo más. Supuso, con una mueca de decepción, que ahí terminaba esa conversación. Disimuladamente guardó el maquillaje en su bolsa y se dispuso a mirar el suelo, unas hormigas para ser más exactos.

Alzó el rostro de inmediato y no ocultó el estupor, —¡Claro! — afirmó con efusividad y no perdió el tiempo, se puso a buscar entre sus cosas lo que la otra le pedía.  —Siempre voy con un poquito de maquillaje, crema y agua porque el clima últimamente ha sido infernal. Además como camino mucho y salgo a correr, me gusta ir protegida…— parloteó, sin poder evitarlo mientras intentaba encontrar la pequeña botellita con la que siempre cargaba. Sus ojos brillaron victoriosos cuando finalmente la hallaron. — Aquí tienes…¿Quieres que te la aplique? — como si la otro fuese un bebé, señaló el rostro y luego, notando su error y que probablemente sería juzgada de nuevo; se aclaró la garganta y se alejó un poco, estirando la mano para que tomase por sí misma la botella. —Ah, digo, sería raro, ¿no? Sólo tómalo. — con algo de pena miró el suelo nuevamente, esperando a que su acompañante hiciera algo. —No creo que tengas que preocuparte por esta marca. Es muy buena y no te deja la piel brillante ni pegajosa, tan solo te humecta y protege. —Había recordado la sensibilidad de su piel y supuso que lo mejor era asegurarle que no causaría ningún daño esa crema. Mei confiaba en ella y su buena fama.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Liu Mei Qi

Volver arriba Ir abajo

por Matsuoka Haru el Vie 31 Ago 2018, 06:58

No pudo reprimir la mirada que le echó: sin girar el rostro, pero las pupilas dilatadas por la sorpresa ante tan efusiva reacción —Haru había sido de todo excepto amigable, ¿por qué la otra tenía tantas ganas por serle de ayuda?—. No se sorprendió porque siguiera parloteando, exhalando un nuevo suspiro. Normalmente funcionaba de aquél modo, ¿verdad? Cuando uno deseaba estar solo, tener un ratito de paz, algo ocurría; en aquél caso, alguien. Si apartaba la mirada y la posaba sobre el asfalto soleado, ¿podría desconectar lo suficiente como para dejar de escuchar lo que decía y sólo percibir la voz o los cambios en la misma? ...¡nuevo descubrimiento científico! Uno no puede dejar de prestar atención a algo que le irrita o le causa curiosidad o ambos. Resopló, ofuscada consigo misma, cuando la otra mencionó haber encontrado la crema y, todavía más allá.

El torso de Haru se torció para encararla, con los brazos cruzados y la mirada más desaprobatoria que nadie le hubiera echado jamás. — Sería raro. —coincidió, preguntándose si de veras existía algo como un fetiche sobre acariciar rostros ajenos. A diferencia de su humor, la mano con la que tomó el botecito de crema fue gentil, agarrándolo con la cautela con la que usaba pertenencias ajenas y vertiéndose unas pocas gotas en una muñeca, probando la crema primero allí, extendiendo la textura cremosa hasta que la piel la hubo absorvido al completo. — Eso dicen en todos los anuncios. —reprochó, por lo bajo, pues no se sentía muy cómoda criticando algo que de tan buena fe le había cedido. Reconocía la marca de haberla visto en el maletín de su maquilladora, aunque no estaba segura de si la había usado sobre ella o no. Aguardó unos segundos y torció la muñeca, buscando que le diera la luz para tener una mejor vista del estado de la misma y, tras comprobar que no hubiese nada anómalo en esta —solo pecas—, volcó otras gotas en el dorso y le devolvió el bote con un pequeño asentimiento de cabeza. — Gracias. —lo acompañó, y se colocó la crema sobre el rostro, extendiéndola a ciegas. Buscó su teléfono y abrió la cámara delantera, usándola de espejo para asegurarse de que no le hubiera quedado ningún pegote blanco y volvió a cerrar el móvil, suspirando —sí, otra vez— al ver la hora que era y la ausencia del autobús.

Y fue entonces cuando lo vio llegar. Dio un respingo en el asiento, tomó todas sus pertenencias y aguardó, inquieta, a que este se detuviera. De haber tenido cola —como un perro—, esta habría estado sacudiéndose frenéticamente de lado a lado; saltó al interior del vehículo, pasando la tarjeta, conteniéndose de decirle nada al conductor y hallando uno de los pocos asientos libres que restaban. Iba a dejar el bolso sobre el asiento contiguo, cuando la vista se topó con la figura de... ajá, la misma fémina. Retiró el bolso, colocándolo sobre las rodillas, y pegó el cuerpo a la ventana tanto como pudo. — No me estás siguiendo, ¿verdad? —quiso cerciorarse, la voz temblaba pues ya conocía la respuesta.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Matsuoka Haru

Volver arriba Ir abajo

por Liu Mei Qi el Vie 07 Sep 2018, 02:49
Apenada por su comportamiento, le entregó la crema y posó toda su atención en la calle evitando así no mirarla e incomodarla más de lo necesario. —Sí, pero algunos mienten. He probado dos cremas que no han cumplido las expectativas. ¡Y no hablar del maquillaje! — MeiQi no sufría de una piel delicada como la de la joven, pero era cuidadosa con lo que se ponía encima después de haber sufrido quemaduras y ronchas por malos productos.  No era tan descuidada con su bienestar como muchos creían. Regresó la mirada a la joven justo al tiempo en que le pasaba la crema; —De nada. — la tomó y guardó en su lugar, mientras le daba la privacidad y silencio que tanto disfrutaba la contraria.

Estaba a segundos de abrir la boca luego de un prolongado silencio, creyendo adecuado el momento para volver a hablar con ella, pero se detuvo ante el repentino respingo de la joven. Verla a apresurarse en tomar sus cosas, prestó su atención al motivo, el autobús. Viendo el número y el destino, se puso en pie tras de la otra y se subió al transporte. Fue inevitable que siguiera a su compañera de espera y, con una tímida sonrisa se detuvo en el lugar que había elegido. Su sonrisa acrecentó cuando la otra le cedía el asiento y, gustosamente se acomodó el mismo.  —No. — no era tan extraña como para seguirle. Arrugó la nariz ¿acaso daba esa impresión?  —¿No me equivoqué de bus o sí? —murmuró por lo bajo, mientras sacaba de su bolsa el pequeño papelito que le habían dado en la empresa horas atrás. Releyó, otras dos veces más, y efectivamente no se había equivocado.

—Normalmente la cena familiar es en día libre, pero hoy me ha tocado venir a un ensayo especial…Es la primera vez que voy a casa de mis padres en esta ruta desde que nos mudamos a Corea. — no tenía por qué explicarse, pero no deseaba que siguiera mirándola como una acosadora, además, tampoco le gustaba seguir en silencio por tanto tiempo cuando habían intercambiado un par de palabras –hasta crema- y prácticamente ya eran conocidas. Al menos, en la lógica de la china, tenía sentido. Le mostró el papelito y se encogió de hombros.  —El coreógrafo con el que trabajé hoy me dijo que debía tomar el autobús para llegar a esta dirección. Yo espero no perderme porque mi hermano me está esperando para comprar el postre y si no llego…no me dejará escogerlo a mí. — suspiró, como si se tratara de una de las peores tragedias que pudiese sucederle.

Off: ¡Descuida! No me molesta para nada, no te preocupes. Si te parece bien, me encantaría continuar.<3
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Liu Mei Qi

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.