slow it down —syr.
NOTICIAS
29.12 Abrimos el foro Hemos cumplido siete meses online, ¡muchas gracias por todo y a por muchos más! 14.09. Novedades Nuevas novedades, Click aquí
MISS C
MISTER L
MISS N
BABY C
BABY L
BABY N
SEPTIEMBRE DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
X
comeback stages julio
CANCIÓN:
SOMETHING NEW
DEBUT SOLISTA
MINI-ALBUM
ARTISTA:
HAN SU MI
KSJ
ENTERTAINMENT
240 PUNTOS CONSEGUIDOS
DORAMA:
FUGITIVE LOVERS
DEBUT:
ACTRIZ
ARTISTA:
HWAN TAE JOON
MYP ENTERTAINMENT 1445 PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS

slow it down —syr.

Ir abajo

por Jun Yong Guk el Miér 09 Mayo 2018, 00:07


Veintiséis de mayo.

Existían pocas cosas que le quitasen la respiración. Sin embargo, Yongguk estaba viendo una de ellas en ese momento después de tantos meses de una separación unilateral de su parte, arguyendo aburrimiento y desinterés cuando en ese instante no podía quitarle los ojos de encima. La última vez que la vio fue una tarde a finales de noviembre cuando simplemente le comunicó que quería terminar todo lo que había entre ellos porque ella se estaba involucrando demasiado —y él, queriendo negarlo, también pensó más de lo normal en ella—. Y ahí estaba Yerin, más bonita que nunca, siendo todo un foco de atención para sus ojos que seguían depositados en la suavidad de sus caderas, en la punta fina de su nariz y sus labios rosáceos. Se preguntó cómo podría haber cambiado tanto —o más bien, queriendo decirse cómo es que después de tanto tiempo le estaba atrayendo otra vez—, mientras sostenía uno de los vasos con Coca Cola, que uno de sus amigos de fiesta de fin de semana le ofrecía. Ni siquiera escuchó la pregunta de sí entraban a ese bar, porque su mirada seguía enfocada en ella y no tenía ni idea de cómo acercársele cuando él mismo había sido quien dio todo por terminado.

¿Ves a la chica de allá? —le dijo a su acompañante, haciendo una inclinación discreta hacia Shin Ye Rin. El muchacho asintió y estaba a punto de preguntarle si estaba interesado en ella cuando lo cortó—. Necesito que me hagas el favor y muy casualmente finjas confundirla con alguien y me la presentes —explicó a su amigo, dándole una mirada de reojo que indicaba fácilmente que sí metía la pata, era hombre muerto. Tomándose unos segundos para dirigir lo que le pedía, se levantó del asiento y le hizo señas para que lo siguiera de cerca, cosa que Yongguk no se demoró demasiado en hacer hasta que, de pura casualidad, una de las personas que rodeaba a Yerin en la fila de entrada al bar, saludó a su amigo.

Bendita suerte la suya.

Inmediatamente fue jalado por el muchacho quien, sin ningún pudor alguno, lo presentó a los demás y Yongguk lo único que podía hacer era fijar su mirada en el rostro de Yerin. Tenía ganas de sonreír por su pequeña artimaña, pero no lo hizo—. Yerin —pronunció su nombre en voz baja, justo como había hecho en otras ocasiones, ignorando lo que los otros estaban hablando entre sí.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jun Yong Guk

Volver arriba Ir abajo

por Invitado el Miér 09 Mayo 2018, 00:26

Los exámenes la tenían agotada y las prácticas, más aún, pero aquella noche, había decidido salir a dar una vuelta con algunos amigos de la Universidad y se había puesto guapa para la ocasión con un vestido negro suelto y una rebeca de color crema para el frío de la noche. Quizás no era buena idea salir, quizás debería haberse quedado a estudiar para aquel examen que acechaba a la vuelta de la esquina, pero era una noche y tampoco iba a estudiar si Jongsuk le llamaba por Kakao, así que, ahí estaba.

Y no tardó en arrepentirse de haber tomado dicha elección, pues una cara conocida atacó en mitad de la noche, justo cuando mejor se lo estaba pasando. Su rostro pasó de ser la cosa más agradable del lugar a ser inexpresivo mientras miraba al contrario, ya no le dolía el corazón al pensar en él, ahora le daba igual, pero tampoco le gustaba estar cerca de él. — Yongguk. — respondió seca, girando levemente su rostro para no mirarle.

Una de sus amigas le preguntó si conocía al miembro de Deja Vú, fue entonces que recordó que era trainee de una empresa, por lo que supuso que ya habría debutado. Se limitó a asentir, ahora quería irse de allí, su noche se había acabado en cuanto aquel palo de pelo azabache apareció en su perímetro y se atrevió a hablarla. Tenía muy poca vergüenza, ¿cómo se atrevía siquiera a mirarla? ¿Cómo osaba hablarla? Se agarró al brazo de su amiga, como apoyo.

avatar
123
Invitado

Volver arriba Ir abajo

por Jun Yong Guk el Miér 09 Mayo 2018, 01:11

Merecía aquél tono, también la forma en que ladeó su rostro para evitar mirarlo. Se lo merecía todo, pero eso no significa que se lo tomara demasiado bien. Pese a la molestia que le ocasionaba esa acción, Yongguk se atrevió a esbozar una sonrisa divertida y miró a la amiga de la muchacha, examinó brevemente el brazo que Yerin había enlazado antes de guiñarle el ojo a la desconocida—. Nos conocemos de hace tiempo —respondió a la pregunta, porque el recuerdo —el mismo que había sepultado hacía tiempo atrás como una forma de olvidarse de ella—, volvió a su mente con facilidad. Los besos, las caricias, las noches compartidas. Todos y cada uno de ellos más vivos que nunca—. Y muy bien —añadió en voz baja, un susurro áspero que solo iba dirigido hacia ella, el mismo que contenía todas las cosas compartidas entre ambos y que, en ese instante, le gustaba borrar por un segundo que él fue el encargado de detenerlas—. ¿Cómo has estado? —preguntó sin ningún pudor, acercándose un poco más, poniendo toda atención en ella. La muchacha que estaba al lado de Yerin pareció captar las entrelíneas, un rubor suave expandiéndose a través de su mejilla y se quedó mirando a la muchacha, como si no comprendiera qué hacía ahí o qué debía hacer.

¿Nos permites? —la petición era obvia, déjanos a solas, y él observó a la otra joven debatirse entre irse y quedarse, dirigiéndole una mirada a Yerin para que le indicara qué hacer. Yongguk contempló aquel intercambio con una sonrisa ladina—. Un par de minutos, por favor —pidió en ese tono profundo, mirando con intensidad a la otra muchacha con una expresión ligeramente suplicante, el grado justo de necesidad que un hombre debía mostrar para hacer que una mujer aceptara sus propuestas. El amigo de él que, hasta ese entonces se había mantenido ajeno a lo que ocurría, decidió tomarle la palabra y le dijo a los demás que se movieran para entrar el club. Previendo exactamente que Yerin podía escapar, extendió el brazo, sus dedos rozando con suavidad la muñeca femenina, una sujeción débil, de la que ella podría escapar si quisiera —no la obligaría tampoco—, pero su mirada, esta vez, sí que contenía una dosis de necesidad. Toda verdad, ansiando hablar con ella —hacer algo más que hablar también—, saber qué hacía, qué había ocurrido con ella después de que él decidiera marcharse.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jun Yong Guk

Volver arriba Ir abajo

por Invitado el Vie 11 Mayo 2018, 17:24

Intentó no bufar ante ese y muy bien, a nadie le importaba como de bien se conocían, mucho menos a su grupo de amigos que no quería que le fuesen a Jongsuk con el cuento de que se había podido encontrar con un ex. Cuando su amiga se fue y les dejaron solos, juró que se vengaría de ella, que le cantaría las cuarenta más tarde. ¿Cómo se le ocurría? Era una idiota.

Intentando salir de allí, notó como la agarraba débilmente de la muñeca, haciendo que se girase hacia él y le mirase con reproche. — ¿Quién te crees que eres, Yongguk? — se deshizo del agarre y alzó la barbilla, orgullosa. — No tienes ningún juguete con el que divertirte esta noche, ¿no? — sus labios se curvaron en una sonrisa cínica, burlona. — Pues me alegra informarte que tienes más posibilidades con tu querido amigo que conmigo. — espetó, ensanchando más su sonrisa.

Se tomó unos segundos, disfrutando de sus siguientes acciones. Levantó su mano derecha, enseñándole un anillo, de color negro, dónde en este había escrito en letras doradas “JY - 25/12/2017”. — Otro supo aprovechar lo que tú trataste como un trozo de papel de usar y tirar. — disfrutó de cada palabra que soltó, cargadas incluso de veneno, había esperado tantísimo tiempo para ello, que ahora se le había hecho corto. Bien sabía que si a Yongguk se le metía algo entre ceja y ceja podía ser muy pesado, pero ella ya había dejado clara su postura: no le valdría absolutamente nada de lo que hiciese, ella estaba enamorada de otro que había sabido cuidar de su corazón desde el primer momento.

avatar
123
Invitado

Volver arriba Ir abajo

por Jun Yong Guk el Vie 11 Mayo 2018, 22:08


La brusquedad de su reacción lo echó para atrás, soltándola inmediatamente en el instante en que pronunció su nombre con hastío. No más que aquella pregunta cargada de… ¿odio? Frunció el ceño levemente, permitiéndole descargarse todo lo que quería porque no tenía intención alguna de embarcarse en una disputa sobre asuntos que, en realidad, no tenían nada qué ver con ella y tampoco eran ciertos—. Rápida para asumir, ¿no crees? —utilizó el mismo tono cínico de ella, devolviéndole aquella sonrisa cargada de ironía que le dirigió—. Nada más he venido a saludarte y sabes que siempre tengo compañía —agregó finalmente, encogiéndose de hombros porque sí en ese momento no tenía a nadie a su lado, no quería decir que en las próximas horas esa situación no cambiaría. Puesto que lo más probable era todo lo contrario—. Claro, le haré saber que te gustaría presenciar un romance gay, ¿es eso en lo que estás ahora? —se acercó con toda la intención de simplemente saludar —que sí, que estaba mintiendo porque el interés se le había marcado en los ojos, pero él podía negarlo—, pero a medida que la conversación escalaba y la respuesta de ella terminaba siendo un ataque tras otro, Yongguk decidió responder con lo mismo.

Sin embargo, no esperó en absoluto que le terminaría enseñando un anillo, mucho menos con unas iniciales grabadas. La miró largamente, primero a ella, luego a la banda color oscuro y alzó una ceja—. JY. ¿Jun Yongguk? Vaya, me halagas enormemente —le dijo, una mota de diversión tiñendo sus palabras mientras se acercaba un poco más a ella, traspasando un poco los límites prudenciales—. Oh, y la fecha de diciembre… te duraron muchísimo esos sentimientos, ¿no crees? Tanto que al mes siguiente te enganchaste ese anillo del amor. Mis felicitaciones, Yerin —y sonrió, sin emular el veneno que en las palabras femeninas se escuchaba; no tenía ningún interés en discutir asuntos sobre sus relaciones actuales. ¿Para qué? A él eso no le interesaba en lo más mínimo. Sin embargo, no podía negar —tampoco lo hizo—, que le molestaba saberlo. Habían finalizado sus «asuntos» en noviembre y en diciembre ya estaba con otro, ¿quién mintió de los dos? Para él era bastante claro: ella. El amor no desaparecía en treinta días—. Estás hermosa —murmuró con suavidad, su mirada fija en el delicado rostro femenino. Aquel vestido le quedaba perfecto y ella resplandecía con cada segundo que pasaba.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jun Yong Guk

Volver arriba Ir abajo

por Invitado el Sáb 12 Mayo 2018, 11:31

Exasperante. Esa era la palabra que definía a Jun Yong Guk. Bufó ante sus palabras, rodando los ojos y sonriendo con sorna. — Creo que no eres tan tonto como para saber la verdad, Yongguk. — se encogió de hombros acariciando su anillo con deje cariñoso. Alzó sus cejas y sonrió, asintiendo. — Unos sentimientos que no son correspondidos no merecen la pena de ser guardados… Los arrojé al mar tan rápido llegó él y me hizo saber lo que era ser querida de verdad. — dijo como si nada, porque era la verdad, Jongsuk había sido todo un caballero con ella, se había trabajado la relación desde el momento uno. Pero qué podía esperar, Yongguk no era de esos.

Siempre lo estoy. — se encogió de hombros, porque sí, Yerin sabía que era guapa, y no porque la gente se lo dijese, sino porque siempre se había cuidado para estarlo, no para gustar a los demás, sino para gustarse a sí misma. — Tú sigues igual. — añadió como si nada, porque no, no había cambiado ni un poquito: seguía igual de idiota que siempre.

Ah, sí. Felicidades por tu debut. — había escuchado la canción, y también visto el MV a trozos, pero el mundo de música comercial no le interesaba, aunque había algunos grupos que sí, pero Deja Vu, por estar él, no. — ¿Tienes algo más que decirme? Quiero disfrutar de esta noche con mis amigos, sin que me la estropees. — no borraba su sonrisa del rostro, burlona y casi insultante. No sabía qué esperarse de Yongguk, pero cuánto más tiempo pasase con él, más peligro para ella había.

avatar
123
Invitado

Volver arriba Ir abajo

por Jun Yong Guk el Lun 14 Mayo 2018, 05:32


¿Ser querida de verdad? —pese al ruido que provenía del club, sus palabras parecieron resonar con algo de sorna y un deje de molestia. Aquella era una mentira, porque no se trataba de que él no hubiese sabido quererla, era que se había negado a hacerlo como ella quería. Con una relación formal de por medio, con la presión de ser única en su vida cuando él no había estado interesado. El primer día en que besó a Yerin, Yongguk se encargó de trazar los límites, de imponer las distancias y sí, lo aceptaba, en algún momento dudó de la existencia de estos, incluso llegando a traspasarlos mientras los remarcaba en su mente. Y no iba a negarlo, de todas las personas que había conocido, la única que lo había hecho querer olvidarse de aquellas imposiciones, de aquellas distancias y límites, era ella. Sólo que no lo había hecho y, tal vez, esa decisión fue un error. Sin embargo, era demasiado tarde para contemplarlo—. Te quería, pero no de la forma en que tú deseabas serlo, no puedes obligar a que alguien te quiera de la manera en que tú quieres, así no funciona el mundo —y por mucho que dijera que aquél otro hombre le enseñó «lo que era ser querida de verdad», siempre habría falencias en esa argumentación, pequeñas o inmensas, porque ninguna relación era perfecta. Lo que ellos tuvieron tampoco lo había sido, lo que ella tenía ahora, estaba seguro, tampoco lo era.

El que Yerin mantuviese aquella sonrisa hiriente, lo hacía preguntarse cuánto lo odiaba, hasta dónde llegaría aquél límite, que estaría dispuesta a hacer para dejárselo en claro. Era curioso que su rencor no lo inmutaba, contrario al hecho de que ella estuviera echándole en cara que había encontrado un reemplazo para él, alguien mejor. No era que estuviese compitiendo, tampoco eran celos, era la idea de que, sí sólo hubiese creído que podían, tal vez ella no estaría mirándolo de esa manera —odio en los ojos, palabras despectivas en la boca—, y aunque él nunca lo hacía, en ese momento se encontraba rumiando los «y si hubiera». Porque no mentía cuando le dijo que la quería—. La apariencia sigue igual —replicó a sus palabras, devolviéndole una sonrisa juguetona de su parte, sin tomarse atribuciones de guerra. Enfrascarse en una discusión con ella era absurdo a esas alturas y, además, no era capaz de desviar su atención de la forma en que sus labios se movían al hablar—. Muchas cosas, en realidad —volvió a acercarse un poco más hasta que solo los separaba un par de centímetros, Yongguk inclinó el rostro hacia ella, y en cuestión de segundos, su boca había encontrado la ajena.

No duró más que un suspiro —y le habría gustado alargar el tiempo, disfrutar de volver a conocer los labios de Yerin—, cuando se apartó consciente de lo que venía. Tal vez, por eso, quiso merecerse las consecuencias con sus siguientes palabras—. No es que te hayas deshechos de ellos, es que nunca lo tuviste, ¿jugando a la difícil cuando siempre fuiste la fácil? —susurró suavemente, sus ojos clavados en los de ella.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jun Yong Guk

Volver arriba Ir abajo

por Invitado el Mar 22 Mayo 2018, 13:21

Rodó sus ojos por su respuesta, sonriendo de lado y asintiendo. — Sé cómo funciona mí mundo, que es el que me debe importar. — respondió. — Tú fuiste claro, yo lo entendí y me fui, ¿por qué seguimos hablando de esto? — ella simplemente se había dedicado a decirle que ya no tenía sentimientos por él, que ahora tenía pareja, eso era todo. — Sinceramente, no me interesa ni lo más mínimo. — así como hablar con él, pero sentía que si no le hacía caso ahora, no se despegaría de ella en toda la noche, y eso era mil veces peor.

Y no lo vio venir, había sido una idiota si pensaba que con decirle que tenía pareja Yongguk iba a dejarla en paz, que se iría con sus amigos y ya, pero no, ahí estaba, besándola de nuevo. No duró nada, pero fue suficiente para que ella se tensase y, al apartase, apretase sus labios en una fina línea. ¿Cómo se atrevía? ¿Con qué derechos se creía? Sus siguientes palabras solo la hicieron reaccionar, alzó su mano y le golpeó con la palma en la mejilla derecha, tan fuerte como pudo, creyendo haberle dejado marca, pues su palma ardía en esos momentos.

No vuelvas a hacer eso, en tu vida. — espetó, señalándole con el dedo. — ¿Tú qué sabrás de sentimientos? Nunca has sabido lo que es querer a alguien de verdad, solo usas a la gente cuándo te apetece, eres despreciable. — masculló. No sabía que odiase tanto a aquel chico, pero en verdad, sí lo hacía, más de lo que jamás hubiese pensado.

avatar
123
Invitado

Volver arriba Ir abajo

por Jun Yong Guk el Vie 25 Mayo 2018, 15:41


Debería haber sabido que las cosas no saldrían como él quería, de que era un tonto por esperar respuesta alguna en ese beso cuando desde el primer instante en que sus ojos se cruzaron, lo supo: ya no era bienvenido en su vida. Y contra todo pronóstico, una parte de sí aún se negaba a renunciar a Yerin, por mucho que su nombre se hubiese diluido en la memoria desde hacía rato. Porque ella era un capricho del que no estaba dispuesto a renunciar con tanta facilidad, aún sabiendo que no había nada a lo que aferrarse.

Tal vez, pensó estúpidamente en el instante en que la mano femenina tocaba con fuerza su mejilla, obstinarse con ella estaba íntimamente relacionado porque Yerin tenía razón: no sabía lo que era querer o, quizá, simplemente elegía no hacerlo, porque así era más fácil. Resultaba irónico que la única persona a la que hubiese deseado querer, era la misma que ahora lo miraba con odio en sus ojos.

Tienes razón —murmuró, el pómulo palpitándole con el golpe. Tenía el ceño fruncido y hablaba entre dientes, los labios apretados firmemente en una obvia molestia. A ella no, así mismo—. Pero yo no te usé. Dejé las cosas claras desde un principio, ¿me estás culpando por no haberme enamorado de ti? ¿Por no haberte querido como tú a mí? —sus palabras eran un susurro bajo, Yongguk tenía puesta su mirada en el asfalto, las manos apretadas en puños en los costados mientras hablaba—. Quería hacerlo —dos palabras casi imperceptibles, que no habían sido destinadas a verbalizarse jamás, pero aún así las estaba diciendo—, no sabes cuánto deseé poder hacerlo, pero simplemente no pude. ¿Me estás culpando por algo que se escapa a mi control, Yerin? No pensé que fueses tan cruel —dijo con suavidad, su mirada alzándose para encontrar la ajena. Y fue en ese instante en que se le ocurrió que había sido mejor así, él nunca había sido lo que Yerin quería.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jun Yong Guk

Volver arriba Ir abajo

por Invitado el Jue 31 Mayo 2018, 20:57

Resopló ante sus palabras, vacías ahora de todo sentido. Chasqueó su lengua, molesta por cómo trataba de justificarse. — ¿Cruel? — no pudo evitar reír. Sentía ira crecer dentro de ella y también como deseaba volver a cruzarle la cara. El que no estaba siendo justo era él, nunca lo había sido.

Todo el mundo puede aprender a querer, tú no quisiste, no me dejaste ayudarte, porque no te interesaba. — espetó con el ceño fruncido. — Pero está bien, eres así, y solo me hubieses hecho daño. — toda molestia desapareció de su rostro y dejó paso a una sonrisa. — No todos nacen con la habilidad de querer amar a otros. — se encogió de hombros. — No te puedo culpar, tienes razón. — asintió.

Solo espero, que en unos años, no te arrepientas de no haberte dejado ayudar por gente que estuvo dispuesta a sufrir para que supieses que es importante tener a alguien que te ame a tu lado. — no sabía por qué le estaba dedicando aquellas palabras, debería de darle igual, pero no era así. — Supongo que yo no fui la chica destinada a abrirte los ojos, estoy seguro de que allí fuera hay alguien que lo hará. — con esas palabras y una sonrisa de suficiencia en el rostro tras dedicarle aquellas palabras de buena fe, caminó hacia dentro del local siguiendo a sus amigos.

Realmente esperaba que alguien fuese capaz de domar a Yongguk, aunque realmente dudaba que existiese alguien capaz de hacerle entrar en razón.

avatar
123
Invitado

Volver arriba Ir abajo

por Jun Yong Guk el Lun 04 Jun 2018, 06:00


No supo qué contestarle, aun cuando no le agradaban sus palabras, de su boca no salió nada mientras Yerin exhalaba toda aquella diatriba sobre el amor y demás cosas. Él solo la miraba, queriendo decirle que: no me interesa. No era que no fuera capaz de amar o se negara a hacerlo, sino que, en ese momento de su vida, en ese instante tan importante para su carrera, no veía la necesidad de involucrarse románticamente con nadie. Pero ella no lo había entendido, muchas, además, tampoco lo hicieron. El problema con Yongguk era que una relación demandaba atención, se volvía un tedio, un paso más allá fuera de la zona de confort que él no quería abandonar porque, primero, quería ser alguien. Lo irónico de aquella situación era que la persona frente a él había sido la única que lo hizo flaquear en cuento a sus intenciones, la que trajo el pensamiento de: ¿debería intentarlo? a su cabeza, haciéndolo dudar de lo que quería. Pero Shin Ye Rin nunca sabría eso y tampoco veía la necesidad de decirlo, no después de todo lo que ella estaba arrojándole a la cara. Metiendo las manos en los bolsillos, Yongguk exhaló un suspiro—. Tienes razón —dijo con suavidad, sus ojos repasando lentamente las facciones femeninas. Parecía que estuviera mirándola por última vez, la marca del golpe en su mejilla palpitándole aún con el dolor.

No hubo más nada, ningún otro intercambio o palabras entre ellos porque serían innecesarias. Se quedó observándola, viéndola partir hacia el interior del lugar con una sensación extraña en el pecho, un peso descompensado instalándosele en el corazón y que se sentía como un dolor seco. Salvo que no tenía tiempo para analizar las razones de esas emociones, así que, dándole una última mirada, justo en la dirección en donde ella marchó, Yongguk se volvió hacia la calle, manos en los bolsillos y decidió dejar por hoy aquello de los clubes. Prefería estar solo, dormir, alejarse por un segundo de aquél espantoso ruido que ocasionaban el eco de las palabras de Yerin.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jun Yong Guk

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.