prétendre — doyong.
NOTICIAS
29.12 Abrimos el foro Hemos cumplido seis meses online, ¡muchas gracias por todo y a por muchos más! 00.00. Próximamente Nuevas noticias pronto.
MISS C
MISTER L
MISS N
BABY C
BABY L
BABY N
JULIO DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
X
comeback stages julio
CANCIÓN:
SOMETHING NEW
DEBUT SOLISTA
MINI-ALBUM
ARTISTA:
HAN SU MI
KSJ
ENTERTAINMENT
240 PUNTOS CONSEGUIDOS
DORAMA:
FUGITIVE LOVERS
DEBUT:
ACTRIZ
ARTISTA:
HWAN TAE JOON
MYP ENTERTAINMENT 1445 PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS

prétendre — doyong.

Ir abajo

por Kousaka Hitoka el Miér 09 Mayo 2018, 19:34

19.05

Hitoka supo que su madre se traía algo entre manos cuando comenzó a preguntarle por su agenda de trabajo desde el inicio de la semana. Intentó, por sus medios, averigüar lo que pensaba hacer pero después de no recibir ninguna respuesta satisfactoria o encontrar algo realmente sospechoso en el hogar, se convenció de que probablemente solamente era su imaginación. Quizás solamente quería estar pendiente del arduo trabajo que su hija única estaba haciendo ahora que se habían mudado al país vecino, quizás solamente se preocupaba por si estaba trabajando demasiado o si se sentía cómoda viviendo en el extrajero. No era que la muchacha no le gustara Corea, pero estaba acostumbrada al aire distinto que se respiraba en su país natal y aún tenía la sensación de que solamente estaban de viaje y regresarían pronto. Pero cada vez que veía a aquel hombre tomando de la mano de su madre, su corazón se sentía pesado, porque era como una sentencia de que jamás se iría de ahí.

Al regresar del gimnasio aquella mañana, su madre la sorprendió con la noticia de que habría una cena familiar, y que su hermano estaría presente. La muchacha se sintió traicionada, por su propia madre. Aunque en realidad no podía culparla porque no sabía el dolor que le causaba ver a aquel muchacho.  Sin ninguna excusa para safarse de la situación, se preparó mentalmente durante toda la tarde para afrontar una situación incómoda y dolorosa. Hitoka no estaba acostumbrada a las cenas familiares y no sabía si la otra familia estaba acostumbrada a cenas más formales, por lo que se puso un vestido, salió de su habitación.

Se sentó en la enorme mesa sola, mirando  su teléfono esperando que todos llegaran pronto y terminar con la cena lo más rápido posible. No había manera en la que aquello no le afectara, en la que no saliera herida de alguna manera, pero al menos podía intentar fingir estar cómoda, por el bien de su madre.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kousaka Hitoka

Volver arriba Ir abajo

por Im Do Yong el Vie 11 Mayo 2018, 00:27

Había estado practicando cuando recibió la llamada de su progenitor. Con una relación distante y casi inexistente, padre e hijo solían únicamente enviarse mensajes para informar que seguían vivos y que estaban bien. Del resto, eran muy raras las ocasiones en que se hablaban a través del teléfono —por no contar las tú a tú—; la última vez que habían conversado de esa manera, su progenitor le anunciaba que se casaría este año. Para Doyong, ver el “아버지” resplandecer en la pantalla táctil de su móvil, generaba un escalofrío en su columna vertebral porque indicaba, claramente, que algo había pasado. Contestó casi al último instante, su tono de voz algo estresado por la inminente noticia y lo menos que esperó fue que éste le comunicara que tendrían una cena familiar en horas de la noche, por lo que debía pedir permiso en la compañía para asistir, dado que era una obligación pues discutirían temas importantes. Incapaz de negarse a las peticiones esporádicas de su progenitor, Doyong le dijo que estaría puntual a la cena. Esa misma mañana fue con su mánager, explicándole la situación y que necesitaba permiso para quedarse en casa ese día, dado que su padre deseaba discutir varias cosas con él. A sabiendas de todo el andamiaje familiar, el mánager aceptó con facilidad, incluso ofreciéndose a llevarlo.

Después de haber pasado media hora vistiéndose, nada demasiado formal, más bien lo más casual del mundo; y cuarenta y dos minutos desde la compañía hasta la vivienda familiar de los Im; Doyong entró, saludando al rostro conocido de los empleados de la casa y preguntando en cuál comedor se llevaría acabo la cena familiar. Su padre, de las más raras ocasiones, había escogido el más pequeño de todos y escuchó, por una de las muchachas del aseo, que la razón era que deseaba un «ambiente familiar y cercano» para ellos. La cara de Doyong fue todo un esperpento al escuchar tamaña justificación. No estaba en contra de que su progenitor volviera a casarse, sabía que estaba en todo su derecho de comenzar una nueva vida con alguien que él quisiera, pero de entre todas las personas del mundo, ¿tenía que ser justamente la madre de Hitoka? Parecía que el destino estuviese enviándoles una señal de que cualquier cosa entre ellos, por muy nimia que fuese, era imposible. Suspirando y acomodándose la camisa frente a la entrada al comedor, Doyong empujó las puertas para encontrarse un ambiente totalmente agradable —tan raro en las cenas que había alguna vez presenciado—, y recorriendo la estancia en busca de los demás, sus ojos se toparon con la única figura presente—. Hitoka —pronunció con sutileza, llamando su atención. No tenía que ser un genio para saber que ese encuentro, sería de todo menos agradable. Lentamente y un poco precavido, Doyong se acercó al asiento frente a ella, sentándose en movimientos cortos y ligeramente tensos.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Im Do Yong

Volver arriba Ir abajo

por Kousaka Hitoka el Sáb 12 Mayo 2018, 20:19

Su corazón palpitaba con fuerza contra su pecho. Sabía que en cualquier momento la puerta se abriría y el muchacho que había intentado evadir haría acto de presencia. Pero aunque lo supiera, no se sentía para nada preparada, especialmente para fingir frente a sus padres también que todo estaba bien, que podía continuar con sus planes sin importarles sus sentimientos.

Deseó que su madre llegara pronto a la cena, para calmar su silenciosa ansiedad pero cuando la puerta se abrió, su corazón se detuvo por un segundo al reconocer a Doyong. Su rostro se suavizó rápidamente, mientras él tomaba asiento frente a ella. La manera en la que le llamó su nombre le hizo sonreír, porque ambos sabían que sería un encuentro incómodo. —Doyong—respondió sin apartar su intensa mirada de él.

Se quedó en silencio por unos segundos que le parecieron horas, simplemente mirándolo hasta el punto de rozar la extrema incomodidad. —Odio esto—admitió con un susurro, porque siempre había sido capaz de confiar en Doyong más que en su propia madre. —Solíamos poder hablar por horas sin parar—explicó y una risa se ahogó en su garganta. Hitoka no podía evitar preguntarse si se hubieran encontrado en la misma situación de haber actuado anteriormente. De haber dicho algo de las muchas cosas que se había guardado.

Si tan solo se hubiera atrevido a decirle lo mucho que le gustaba cuando él iba con su padre a Japón, ¿se encontrarían en la misma situación?
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kousaka Hitoka

Volver arriba Ir abajo

por Im Do Yong el Mar 22 Mayo 2018, 21:23

No la estaba mirando, más bien, no podía mirarla. Sus ojos seguían fijos en algún punto que no fuese ella, incapaz de encontrar valor dentro de sí para contemplar su rostro. Resultaba, de alguna manera, mucho más incómodo al ser partícipes de ese encuentro de donde, probablemente, saldrían con más huecos rotos y arrepentimientos que antes —o al menos, él sabía que terminaría así—, por eso mantuvo la atención fuera de ella, jugando suavemente con los bordes de la servilleta de algodón que les habían colocado frente a ellos. Aquél escenario —los cubiertos de plata, la loza de rica porcelana, las copas y demás objetos opulentos—, era una brecha más entre ambos; la verdad que no querían admitir pero que ambos sabían: la amargura proveniente de los «y sí» que quedaron entre ellos. Doyong no sabía cómo trabajar con ellos, vivir con la sensación de que le faltó tanto por decir y hacer, con ella, que prefería ignorarlo todo; echarlo debajo de la mesa y taparlo con algún bonito mantel de forma que no pudiera ver todos los errores que cometió.

Y aún, a pesar de saberlo, seguía queriéndola.

No podemos hacer mucho —respondió en el mismo tono bajo de ella, sus dedos recorriendo el bordado en la tela, los ojos incrustados en la porcelana; sentía un pálpito áspero en el corazón, un vuelco extraño que solo provocaba ansiedad en sus manos. ¿Qué podía decir? Sus padres parecían felices en aquél compromiso —ya no podía acusar a su progenitor de querer solo hacer una unión puramente comercial cuando lo había visto sonreírle a la madre de Hitoka—, y los únicos que no lo eran ellos dos. La pregunta era… ¿podrían ser capaces de decirlo? Doyong creía saber la respuesta—. Más que ser buenos hermanastros —le costó pronunciar aquellas palabras, pero aún así lo hizo, volviendo a ser una entidad silenciosa a medida que los segundos transcurrían y entre ellos solo quedaba el mutismo. Ahora era extraño hablar, tan diferente a los días que Hitoka evocaba —las noches en vela hablando a través del teléfono, el conjunto de fotografías instantáneas pegadas guardadas en el primer cajón de su escritorio, los recuerdos—; ahora todo era más difícil de comprender, sin saber realmente en qué situación estaban. O, mejor dicho, negándose a aceptar en qué situación se encontraban. Pero creía —rogaba— que pronto se acostumbrarían, que llegarían un momento en donde el pecho no le dolería al pronunciar su nombre o verla.

Porque así, después de todo, era más fácil ser lo que se suponía que debían ser.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Im Do Yong

Volver arriba Ir abajo

por Kousaka Hitoka el Vie 25 Mayo 2018, 05:09


Tener a Doyong en frente, y ser incapaz de poder hablar, de tocar su rostro con el mismo secretismo de antes le dolía tanto como clavarse una espada directamente en el corazón. No había tenido problemas en asimilar que si alguna hubo una posibilidad de que pudieran llegar a tener algo —de poder quererlo sin tener ninguna barrera en frente— cuando no lo tenía en frente, cuando estaban lejos. Aprendía a vivir con esa hambre y el agujero de la soledad en su estómago cuando él no estaba. Pero ahora que lo tenía cara a cara —a tan escasos centímetros de su alcance, de su tacto—, toda aquella convicción desapareció. Y sus palabras fueron equivalentes a una guillotina.

Apartó las manos de la mesa, y las escondió debajo, en sus regazos. Su triste mirada fue a parar al centro de la mesa, donde un candelabro muy feo era el único testigo del sonido de su corazón quebrarse ante la palabra "hermanastros". —Tienes razón—su voz era suave, pero se podía escuchar el rencor palpitante por haber utilizado aquella palabra. Quizás —solo quizás—, había guardado una esperanza en el fondo de su corazón de que las cosas no cambiaran, de que pudieran ser capaces de continuar con aquel secretismo entre ambos sin que nadie más lo supiera, pero el silencio e indiferencia que obtuvo en lugar de aquello era asesino. —¿Debería comenzar a llamarte onii-san?—él acababa de clavarle una espada en el corazón, y se negaba a ser la única que terminara herida con las palabras.

No le dio tiempo de escuchar su respuesta, porque el mayordomo se acercó a dejar los platos y cubiertos, avisándoles que la cena pronto estaría lista. Cuando Hitoka preguntó su madre, el hombre simplemente le dijo que no se les uniría ninguno de sus parientes, que era una cena para ellos dos y luego se fue. Dejando de nuevo un silencio sepulcral entre los dos muchachos.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kousaka Hitoka

Volver arriba Ir abajo

por Im Do Yong el Jue 31 Mayo 2018, 22:43

«Debería comenzar a llamarte onii-san»

El golpe de aquellas palabras hizo que frunciera levemente el ceño, la desazón en su pecho ante esa idea —la misma que él había osado pronunciar—, se convertía en abrumadora. No entendía realmente por qué dolía un poco más cuando lo ella lo decía, pero no tenía réplica alguna a eso. ¿Qué podía decir? ¿Qué no estaba de acuerdo con ese matrimonio y lo que más deseaba era que sus padres se separaran? Doyong no era esa clase de persona, Hitoka debía saberlo. Por mucho que la relación entre él y su padre solía ser “tediosa”, no podía desearle infelicidad para él serlo—. Está bien, sí eso es lo que quieres —se limitó a contestar, las palabras suaves, como si no quisiera decirlas, pero estuviera obligado a ello. Doyong permaneció en silencio, aguardando a que sus progenitores se dignaran a aparecer, salvo que lo único que ocurrió fue que un mayordomo se acercara a ellos, respondiendo al interrogante de la japonesa con unas palabras que lo hicieron fruncir el ceño, fijando su visión sobre el hombre que ahora se marchaba. ¿No aparecerían? ¿Y entonces? Del lugar por dónde el mayordomo desapareció, sus ojos se desviaron hacia el rostro de Hitoka.

¿Qué es esto? —preguntó, mostrando la confusión en sus facciones. En ese mismo instante, su teléfono comenzó a vibrar en alerta a un mensaje. Cuando lo sacó y leyó, Doyong frunció el ceño con fuerza—. Espero que disfrutes la cena y puedas conocer mejor a tu nueva hermana —leyó en voz alta, la boca torciéndosele en disgusto ante la palabra «hermana». No «hermanastra», no, hermana—. Deseo una familia unida, así que espero tu comprensión y colaboración —finalizó el mensaje, dejando el teléfono sobre la mesa. No sabía ni qué expresión tenía en el rostro, porque realmente no sabía como debía sentirse al respecto. Su padre nunca aparecía, así como la madre de Hitoka. Habían planeado todo eso para «acercarlos más el uno al otro»—. Qué irónico —dijo en voz baja, y ambos sabían a lo que se estaba refiriendo. Ellos ya se conocían, mucho más de lo que sus padres habrían deseado.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Im Do Yong

Volver arriba Ir abajo

por Kousaka Hitoka el Lun 04 Jun 2018, 02:15


La muchacha se había dedicado a examinar cada uno de los cambios en su rostro después de haber hecho la pregunta. Quería saber si no le dolía tanto como a ella, pero además de un ceño fruncido y una respuesta escueta, no encontró nada más. Aunque ni siquiera ella sabía que era lo que esperaba, desde que no había mucho que pudieran hacer. ¿Acaso quería que rompiera su tranquilidad y le dijera lo mucho que también odiaba esa situación? Ambos lo sabían, que a ninguno realmente le gustaba cómo habían terminado las cosas —porque había sido un fin abrupto a algo que nunca empezó—, no era necesario que lo dijeran en voz alta.

Echó la cabeza hacía atrás, haciendo que la silla se tambaleara peligrosamente hacia atrás después de darse cuenta del plan malévolo de los adultos, que eran ignorantes ante la relación de los dos muchachos. —Ni me lo digas—se quejó después de leer el mensaje de texto y rehusándose a leer el que su madre le había mandado a ella posiblemente. La palabra "hermana" le causaba nauseas. Volvió a sentarse como era debido y se dedicó a mirar al muchacho al otro lado de la mesa con atención. Habían dos posibilidades ; o quedarse siempre en aquel sentimiento lúgubre, o simplemente avanzar. —¿Qué deberíamos hacer? —preguntó entonces. —¿Deberíamos seguir ignorándonos o hacerles caso?—se refería a sus padres, a su irónica idea de que se llevaran mejor. Las dos resultaban dolorosas. Evitarlo porque estaría lejos de él, mientras que hacerle caso a sus padres y fingir que nada sucedía entre ellos dolía porque estaban cerca pero no podrían superar esa barrera jamás. No había situación alguna en la que mejorara.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kousaka Hitoka

Volver arriba Ir abajo

por Im Do Yong el Lun 04 Jun 2018, 04:43


Como respuesta a la pregunta, el silencio reinó. Doyong observaba el plato pulcramente dispuesto frente a él, la hilera de cubiertos, de tazas de porcelana, de ornamentos que decoraban la mesa, todo para que los hermanos se llevaran bien. Era una jugada cruel del destino, un castigo más por haberse aventurado tanto, por desear tanto. El amargo sabor en su boca, el vuelco de su estómago por la forma en que Hitoka se expresaba. No sabía cómo lidiar con esa situación, entre la espada y la pared, sabiendo que cualquier decisión que tomara, terminaría con alguien lastimado—. ¿Qué quieres que haga? —preguntó en un hilillo de voz, sus ojos sin despegarse de la mesa, sus manos crispándose, los nudillos palideciendo ante la fuerza que ejercía. Ella estaba condenándolo a elegir: volver a lo que eran, ignorar el hecho de que sus padres estaban a punto de casarse y arruinar la “felicidad” de sus progenitores por tener la propia. O, en cambio, condenarse a ser infelices, pensando en todos los y sí. Era un poco cruel lo que hacía Hitoka, pensó, levantando la visión de los utensilios del comedor y encontrando la mirada femenina a través de la mesa—. Dime qué quieres que haga y lo haré —le dijo, incapaz de tomar una decisión, tomando el lado más cobarde.

Porque Doyong quería ambos. Volver a reírse junto a la chica, hablar hasta altas horas de la noche sin importarles el resto del mundo, decirle que le gustaba la forma en que sonreía, que ella le gustaba y, al mismo tiempo, mantener, proteger y apoyar la relación de sus padres. Pero lo sabía: no podía tener ambos. El mundo era así de cruel, haciéndolo elegir entre dos imposibles que, a la final, probablemente terminarían en catástrofe. Había algo cómico en eso—. Hitoka —pronunció su nombre con suavidad, sus parpados cayendo sobre la mitad de sus ojos, las pestañas emborronándole la visión de ella. Aguardaba, entonces, una sentencia de muerte.



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Im Do Yong

Volver arriba Ir abajo

por Kousaka Hitoka el Jue 07 Jun 2018, 15:41


La muchacha se sumió en un profundo silencio después de su pregunta, clavando sus oscuros orbes en las manos del muchacho, porque le parecían fascinantes por alguna extraña razón.

<<¿Qué quieres que haga? >>

Hitoka sabía lo que quería. Lo quería a él. Quería hablarle todo el tiempo, quería esconder su cabeza entre su cuello, jugar con sus manos, acariciar su cabello. No era complicado llegar a esa conclusión, de lo que en verdad quería. Pero hacer lo que quería significaba arruinar la felicidad de su madre, quién estaba realmente estúpidamente tan enamorada del padre de Doyong. —No vamos a llegar a ninguna parte—suspiró pesadamente, sintiendo de nuevo el punzante dolor en el pecho de pensar en todo lo que pudo haber sido pero en vez de eso habían construido una enorme pared que nunca podrían escalar.

Su nombre escapó de los labios del muchacho y logró hacer que dirigiera su mirada hacia él. —Quiero que me hables. Quiero saber que quieres, lo que piensas... —hizo una pausa, para observar la expresión que se dibujaba en su rostro. <<Te quiero a ti>>, quiso admitir, pero las palabras se quedaron atascadas en su garganta, en su cerebro. No quería hacerlo sentir como una carga, no quería incomodar más la situación de hacerle saber que quería algo que no podía darle.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kousaka Hitoka

Volver arriba Ir abajo

por Im Do Yong el Dom 10 Jun 2018, 02:13


Tenía razón: no iban a llegar a ninguna parte. La distancia era demasiado larga entre ambos, los obstáculos casi imposibles de ser superados debido a la gravedad de estos. Imaginarse que podían era causarse dolor, tomar decisiones en base a esa mínima posibilidad que existía era torturarse a sí mismos creyendo en un ellos que no existía. ¿Por qué seguir ese anhelo irracional entonces? ¿Por qué deseaba Hitoka lastimarse a sí misma para ver el final antes de siquiera haber comenzado? No la comprendía, era incapaz de hacerlo—. Sabes lo que pienso, lo que quiero —contestó con suavidad a sus palabras, sus ojos adheridos al rostro femenino. La miraba con el corazón adolorido por lo que pedía y no era capaz de darle, miedo o incapacidad, Doyong solo sabía que en él no estaba aquella valentía que lo llevaba a actuar por ella.

En cambio, quería darse por vencido, marcharse, impedir que le doliera el corazón al pensar en la muchacha y saber, a ciencia cierta, que no podía estar con ella, no como a él le gustaría.

No puedo —murmuró, su voz suave, casi imperceptible—, no puedo hacer lo que quieres, no de la manera en que deseas que lo haga —deseaba tanto poder hacerlo que le dolía el pecho, le ardían los dedos por tocarla, por acercarse y entrelazar las manos y nunca dejarla ir—. No puedo permitirme quererte —y aquello no fue nada más que un suspiro que escapó de sus labios, siendo tan minúsculo que existía posibilidad de que no fuese escuchado.

Quería salvaguardar su corazón y el de ella.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Im Do Yong

Volver arriba Ir abajo

por Kousaka Hitoka el Lun 11 Jun 2018, 20:00


No había querido ver el abismo que había entre ellos hasta esos momentos, lo había ignorado intentando resguardar su propio corazón de tenerlo a centímetros de distancia físicamente, pero estaban separados por galaxias. La muchacha sabía lo que él quería. Sabía que quería lo mismo que ella, que estaban en la misma página del libro pero jamás podrían pasar a la siguiente página, solamente podían retroceder o quedarse ahí.

Lo sé—susurró de manera fúnebre, mirando el rostro del muchacho, después de que le dijera que no podía hacer lo que quería. Contuvo el aire, al escucharle decir que la quería, pero no podía permitírselo. Porque eran palabras que no se habían atrevido a decir antes y ahora solamente les podían causar más dolor. Sintió la presión en su cabeza, de las ganas de llorar. Pero Hitoka no podía llorar. No debía llorar. —Pero duele. Duele quererte, pero también duele pretender no hacerlo—hablaban en susurros, como si temieran que las paredes tuvieran oídos, como si las tazas de porcelana pudieran revelar aquel secreto en cualquier momento.

El silencio volvió a reinar, y la muchacha luchó arduamente internamente antes de inclinarse hacia el frente e intentar deslizar sus dedos entre los del muchacho. Quería tocarlo, aunque fuera por última vez, pero no le dio chance de hacerlo. El mayordomo entró de nuevo por la puerta con los platos de comida y los puso frente a cada uno de los muchachos, y después se despidió deseándoles provecho. Hitoka se quedó quieta en su lugar, encogiéndose y sintiendo sus agallas salir corriendo por la ventana.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kousaka Hitoka

Volver arriba Ir abajo

por Im Do Yong el Mar 10 Jul 2018, 00:47


Cuánto dolía aquello, ambos lo sabían a la perfección. Mirarse con el anhelo acariciando las pupilas, queriéndose en la lejanía, sintiendo el pálpito doloroso en el pecho al encontrarse y no poder acercarse, tocarse, quererse, aunque fuera por segundos. Porque no estaba bien, no lo estaría mientras sus padres estuvieran juntos, mientras aquella boda estuviese a la vuelta de la esquina, amenazándolos con separarlos para siempre. Irónico era que, así como los distanciaría, los uniría. Ser consciente de ello, le hacía querer olvidarse de todo, simplemente actuar conforme sus propios deseos, pero él nunca había sido así de egoísta, era incapaz de poner sus aspiraciones delante de los demás. Aun cuando una parte de él susurraba que su padre no se lo merecía, Doyong era incapaz de hacerlo—. Lo sé, lo sé también como tú —susurró de vuelta, su mirada encontrando la ajena y la observó moverse trémulamente, extender los dedos un poco y supo, sin necesidad de explicación alguna, lo que Hitoka deseaba hacer. Por un breve instante, quiso permitirse aquél toque, olvidarse por un segundo de las consecuencias, pero antes de que el contacto hubiese comenzado, murió. El ruido de la entrada del mayordomo la hizo retraer su mano, Doyong observó como el hombre comenzaba a servirle los platos, su mirada inapetente fija en los alimentos que tenía delante de sí y atinó a hacer una parca reverencia con la cabeza antes de irse, Hitoka y él cayendo en un mutismo insoportable tras su partida.

Volvía a sentir el anhelo, la herida aún supurando. La cabeza le daba vueltas con un solo pensamiento, por más absurdo y prohibido que fuese: ¿prefieres no saber nunca lo qué podría haber sido y lamentarlo toda tu vida? Dejó caer los párpados, sintiendo un nudo en la garganta al pensar en aquella pregunta. ¿Prefería jamás saber lo que significaba estar a su lado, aunque fuese por un solo segundo, simplemente quererse y ya está? O, seguir como estaba hasta ahora, sin permitirse ni un solo desliz, negando toda posibilidad. Sin importar cuál de las dos decisiones tomaría, todas tenían el mismo final: nunca podrían estar juntos, por mucho que lo intentaran.

No vamos a llegar a ninguna parte —repitió las palabras que ella había dicho hacia minutos atrás, su tono de voz era bajo—, no importa cuánto lo intentemos, ¿lo sabes, verdad? —cuestionó con suavidad, abriendo los ojos, fijando una vez más su mirada en ella. Quería reprimir el próximo interrogante, sintiéndose incapaz de soportar las consecuencias y aun así—: pero… pero… ¿podemos intentarlo solo esta noche? —lo dijo como una pregunta, sin saber qué respuesta o reacción tendría de ella. Era lo único y lo poco que podía ceder, y aun haciéndolo, sabía que el daño sería más grande.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Im Do Yong

Volver arriba Ir abajo

por Kousaka Hitoka el Dom 15 Jul 2018, 06:41


Quería tirarse a sí misma al fuego y arder. ¿Acaso la vida no podía ser más clara en que jamás podrían estar juntos? ¿Acaso no le quedaba claro que solamente anhelar tocarlo estaba prohibido? Era como la manzana prohibida del paraíso. Hitoka podía tenerlo todo, todo lo que quisiera, menos a Doyong. Y aquella prohibición la estaba matando lentamente, porque era lo único que en verdad deseaba. Podía sentir el cosquilleo en las yemas de los dedos, ahí donde se suponía que debía haberlo alcanzado, pero no lo hizo. Sus orbes estaban dijos en la madera de caoba, en el fino mantel que la cubría mientras el mayordomo se encarcaba de llenar el silencio entre los dos jóvenes. Se preguntó si era incómodo para él, como lo era para ellos en esos momentos, pero no se atrevió a mirar su rostro tampoco. Estaba inmersa, en el sentimiento del casi en sus falanges.

Él podía estar solamente repitiendo sus palabras, pero dolía más cuando venía de él y no de ella. Al sentir la mirada del joven sobre la de ella, apretó el semblante y se obligó a mirarlo. Su rostro permaneció pulcro, inexpresivo, hasta que aquella pregunta se deslizó por sus labios, haciendo que sus cejas se arquearan hacia arriba y su rostro reflejara un poco de esperanza. —Sí, podemos—respondió antes de que siquiera pudiera pensar en las consecuencias de sus actos, de lo que podía significar. Simplemente lo quería, y deseaba olvidar las prohibiciones que tenía... aunque fuera solamente una noche.

Que hubiera sido él quién le pidiera desobedecer por una noche, pretender, le había borrado cierta inseguridad que tenía, de dar el paso y ser rechazada. Sin nadie que los interrumpiera a la vista, la muchacha volvió a estirar sus falanges, y las tendió sobre la mesa, esperando a que él las tomara, algo parecido a una confirmación de su parte, de que pretenderían completamente por una noche, que no había nada en su camino a pesar de que luego les causara más daño.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kousaka Hitoka

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.