Remember | Lee Sung Hee.
NOTICIAS
29.12 Abrimos el foro Hemos cumplido seis meses online, ¡muchas gracias por todo y a por muchos más! 00.00. Próximamente Nuevas noticias pronto.
MISS C
MISTER L
MISS N
BABY C
BABY L
BABY N
JULIO DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
X
comeback stages julio
CANCIÓN:
SOMETHING NEW
DEBUT SOLISTA
MINI-ALBUM
ARTISTA:
HAN SU MI
KSJ
ENTERTAINMENT
240 PUNTOS CONSEGUIDOS
DORAMA:
FUGITIVE LOVERS
DEBUT:
ACTRIZ
ARTISTA:
HWAN TAE JOON
MYP ENTERTAINMENT 1445 PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS

Remember | Lee Sung Hee.

Ir abajo

por Seung Syo el Sáb 12 Mayo 2018, 21:18

12/05, 10:22pm


A pesar de tener un acuerdo especial con su empleador sobre sus horas de trabajo, horas que incluso podía saltarse algunos días semanales, Syo terminaba algunas veces saliendo tarde del trabajo, demasiado tarde. No le hacía mucha gracia el tener que estar hasta las 10 u 11 de la noche llevando pizzas de acá para allá, pero no podía hacer nada, siempre le pagaban un poco más por las horas extraordinarias. Y ese era uno de esos días, habían pedido dos pizzas, dos familiares con piña y anchoas “mucha piña y anchoas” dijo el jefe y Syo quien las vio antes de llevarlas a su motocicleta para guardarlas en el pequeño contendedor que la misma poseía, no se lo creía “¿qué ser es capaz de comer pizza con piña y anchoas?” se preguntó a sí mismo en un momento mientras conducía al lugar, normalmente no juzgaba a los clientes, pero aquello era casi que extremo, al menos agradecía que no hubiesen pedido elote, porque de ser así... Seúl explotaría en una bomba del estómago de aquel individuo explotando de manera inevitable.

Después de exactamente 17 minutos llegó a ese lugar, se bajó de aquel vehículo y llevando luego de algunos segundos las cajas entre sus brazos entró al edificio, miró algunas puertas y revisó un par de veces la nota sobre las cajas, al dar finalmente con la indicada tocó la puerta esperando lo mejor. Como repartidor de pizzas muy experimentado, tendía a llevarse sorpresas desagradables en algunas ocasiones, había visto desde personas desnudas que le pedían hacer favores sexuales hasta ancianas con los apartamentos atestados de basura (a estas últimas no solía pedirles propina), por lo que el llevar comida a sitios nuevos le hacía incluso dar algo de vértigo pues se preguntaba qué se encontraría tras la puerta. Relamió sus labios y se movió un poco de lado a lado con el rostro desinteresado y con una mancha de hollín a un lado antes de volver a tocar. Sus nudillos dolían, detestaba hacerlo más de una vez y ya tenía más de cuatro horas en eso, no solía tocar los timbres porque no le gustaba esos sonidos ―¿Hola?...La pizza... ―Llamó sin mucho interés y se dispuso a tocar otra vez, estaría a escasos centímetros de la puerta cuando detrás de esta escuchó un ruido... ¿abrirían o solo bromearían con el repartidor?, una interrogante que hasta él se hizo.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Seung Syo

Volver arriba Ir abajo

por Lee Sung Hee el Dom 13 Mayo 2018, 22:34


No se podía ganar algo, sin perder. Esa era la ley de la vida con la que Lee Sunghee se regía día a día. Era cierto que acababa de encontrar un muy buen trabajo, no solamente la paga era excelente sino que también había aumentado su cansancio y nivel de estrés. Kim Yongdae y su manager eran un dolor de cabeza constante, y no porque fueran sus superiores, sino porque eran demasiado perfeccionistas, exagerados y delicados en todo el sentido de la palabra. Sunghee estaba segura de que solamente la habían contratado por su excelente habilidad para hacer café.

Al llegar, generalmente estaba exhausta, incluso los sábados eran agotadores, y que su pequeño pedacito de cielo no quisiera calmarse cada vez que llegaba a casa, tampoco ayudaba. Estaba sumamente energético y se negaba rotundamente a irse a dormir. Se alegraba que su hermana hubiera salido de vacaciones con su novio, por lo que podía dedicarse a Jaesun todo el fin de semana. Habían jugado con los legos, los carritos e incluso habían visto una película, pero su hijo de nueve años quería más.

Cuando el pequeño le pidió una pizza, no se pudo negar, especialmente porque ahora sí podía costearselo. Dejó al niño escoger la pizza y hacer la llamada. Se encontraban haciendo las tareas del niño cuando sonó la puerta y Sunghee se levantó de su asiento para abrir la puerta. De todas las personas en Seúl que se dedicaban a repartir comida rápida, tenía que conocer a la persona frente a sup puerta. ―Seung Syo―dijo su nombre algo sorprendida con las manos extendidas para recibir la pizza. Una pequeña sonrisa se asomó por el rostro de la mujer. ―¿Quién se hubiera imaginado que terminarías frente a mi puerta?―lo saludó tranquilamente. Habían compartido profesión, después de todo. ―¿Cómo has estado?―preguntó mientras le tendía el dinero.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Lee Sung Hee

Volver arriba Ir abajo

por Seung Syo el Mar 15 Mayo 2018, 19:53


Cuando aquella puerta se abrió, Syo no evitó el cambiar su expresión, separando ligeramente los labios como representación de su sorpresa, aquel gesto fue efímero en su rostro ya que luego esta se remplazó con una nimia sonrisa, frente a él se encontraba la chica con la que había compartido trabajos en algunas ocasiones, la única persona que podía decir que  le caía bien en el ámbito laboral, o bueno, con quien congenió en demasía siendo las demás solo meras relaciones laborales capaces de ignorar con sencillez. Ella era centrada como él o al menos eso era lo que pensaba de sí mismo (siempre fue bueno para elogiarse), y sabía lo que era importante, tales razones fueron las determinantes precisas para que él decidiese dedicar tiempo suficiente para trazar una pasajera y en lo absoluto estable amistad con su persona. ―Mira tú, pero ¿quién lo diría? La repartidora más eficiente ahora siendo la consumidora. ―Su rostro dejó entrever un gesto pícaro, le divertía el cambio de roles que suponía el ver a alguien que en algún momento estuvo en una situación similar a la propia cambiar para estar al lado contrario; sin embargo, aquello no fue más que una serendipia pues, anteriormente, en las noches donde el frío parecía consumirlo en aquella claustrofóbica habitación que utilizaba para reposar se cuestionaba sobre las personas a las que había dejado de ver, aquellas que en algún momento se ganaron su favor o sencillamente un fragmento de simpatía.

Tomó el dinero con esa familiaridad tan común que puede poseer alguien que ha realizado la misma acción demasiadas veces durante cuatro horas diarias en una actividad anual elevada, véase, demasiado rápida y corriente, sabiendo incluso que el coste era el adecuado sin tan siquiera mirarlo detenidamente, sin darse el tiempo de caer en cuenta el valor del billete ofrecido ―De aquí para allá, simplemente sobreviviendo, ya sabes que no tenemos de otra. Sales y desfalleces o luchas y sales adelante. ―Él a menudo decía aquello, como si fuese una especie de hechizo que ayudase a mitigar su lastimera condición además de la miseria que constantemente le envolvía, empujándolo, lanzándolo al vacío de manera inevitable, pero unas pocas palabras no solventarían la situación del rubio, él lo sabía... Pero no podía omitir aquellas frases de ánimo que amenazaban con ser emitidas cuando le hacían una interrogante tan trivial como aquella. ―¿Qué has estado haciendo? Tenemos tiempo sin coincidir. ¿Te volviste tan rica que ahora pides pizzas? Comparte un poco de esa fortuna, noona. Ya sabes que algunos necesitamos más que un fighting para salir adelante. ―Llevó las manos a sus bolsillos, las yemas de sus dedos rozaban la llave de la motocicleta y tocaban apenas el pequeño agujero que se hallaba en la tela ―Creo que esta es la última de la noche. ―Musitó distraídamente, más para sí mismo que para la fémina que se encontraba al frente, luego de eso volvería lentamente al establecimiento, dejaría el dinero obtenido y pediría alguna rebanada sobrante de lo que se había quedado sin vender, un plan agotador, pero que no era más que un ritual para Syo a quien ya le parecía hasta natural.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Seung Syo

Volver arriba Ir abajo

por Lee Sung Hee el Sáb 19 Mayo 2018, 22:44


Siendo la persona amargada que era, era difícil hacer amistad, incluso cuando se trataba de compañeros de trabajo porque Sunghee no los veía como otra cosa más que personas que compartían la misma pésima suerte que ella y necesitaban convivir en un mismo espacio para ganar dinero, nada más. Eran contadas con los dedos de las manos las personas que consideraba que valían la pena, o que les pusiera atención un poco más allá de lo necesario, pero el joven que tenía en frente era definitivamente una de esas excepciones. Quizás era porque compartían la misma naturaleza amargada y desesperada por dinero, pero habían logrado congeniar lo suficientemente bien durante el tiempo que duraron trabajando para el mismo restaurante de comida rápida en el pasado.―O mueres siendo repartidor, o vives lo suficiente para convertirte en el consumidor―bromeó. Se alegraba de verlo, de saber que seguía en la lucha que era la vida. Sunghee no era diferente, era solo que su lucha ahora incluía convivir con la persona más grosera del planeta y un traje entero.

Lo sé. Me alegra saber que no has desfallecido aún―le dijo con honestidad y simpleza mientras tomaba la caja entre sus brazos. Estaba caliente, pero sus manos no eran delicadas y no le importaba el calor sus palmas. No pudo evitar rodar los ojos al escuchar sus palabras. Le gustaba bromear con aquello, con que algún día sería de esas personas que vivían en mansiones de lujo y podían permitirse lo que quisiera. ―Cuando me gane la lotería y sea rica, entonces serás el primero en saberlo, lo prometo―respondió negando con la cabeza. ―Pero no, sigo pobre―admitió. ―Conseguí un trabajo en una empresa... paga mejor que repartir comida y cortar cabello pero... es más complicado―lidiar con personas era complicado.

Miró entonces el reloj, cuando el chico comentó que era la última. ―Perfecto. Entonces puedes quedarte a comer con nosotros―abrió la puerta del apartamento y comenzó a caminar dentro, sin esperar alguna respuesta por parte del muchacho. Sunghee había tomado como hecho que aceptaría quedarse unos minutos más, mientras hablaban de sus miserables vidas, problemas financieros mientras digerían grasa que acortaría su vida a largo plazo.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Lee Sung Hee

Volver arriba Ir abajo

por Seung Syo el Jue 24 Mayo 2018, 09:25


Syo abrió los ojos gratamente sorprendido, la verdad es que siempre había visto a la fémina con la impresión de que podría ser alguien parte de una compañía, su apariencia delicada -a pesar de no ser así- daba esa impresión, sonrió sinceramente, esperaba que le estuviese yendo muy bien en ese trabajo, uno que él nunca había aspirado pero que ansiaba se convirtiese en la ayuda que ella necesitaba para su vida igual de complicada que la propia, sabía que eso era más que suficiente para ella porque para alguien acostumbrado a trabajar el dinero salido hasta de la lotería podía parecer vulgar y vacío. ―Lo que sea creo que podrás con ello, no conozco a nadie que se esfuerce más. ―Conocía a Tae, repartidor como él, su amigo, pero no lo quiso mencionar, esa no era la ocasión ni la conversación adecuada para eso; no era una persona que hablase mucho sobre alguien especial ni que quisiera mencionar nombres de quienes conocía en las platicas, más bien prefería tomar a los demás como si fuesen los únicos a los que veía, pensaba que la atención dedicada a alguien en particular le podía hacer sentir bien, le gustaban que a quienes les tenía aprecio se sintiesen así.

Su invitación le hizo sonreír, claro que quería quedarse, claro que quería comer pizza ¿pero no sería una gran molestia? Quitarle lo que su trabajo duro le daba no era algo que le hiciese mucha ilusión al rubio que bien sabía el esfuerzo con el que la fémina obtenía sus ganancias, él no esperaba aquello y la verdad es que aunque sí quisiese se planteó en rechazarlo... Mas, no lo logró, ella empezó a caminar dejando la puerta abierta y a Syo en su umbral con dudas. Exhaló, apuntó en su mente el invitarla a beber algo para devolver lo que consideró como un favor, él sabía que muchas personas podían ser altruistas, pero no creía que estuviese bien aprovecharse de los demás por ello, tomar lo que tuviesen que darle y solo utilizarlo, para él era no solo una cadena de favores, sino que también el devolver solo un poco de lo obtenido. Caminó así hacia el interior del apartamento pidiendo permiso y cerrando la puerta tras de sí. Miró alrededor sin prestar mucha atención porque aunque fuese alguien sin mucha educación sabía que eso podía dar una mala impresión, en esas ubicó a un niño... Le fue imposible contener la sonrisa.

Syo era alguien que en su infancia había sido un pequeño inquieto, siempre había estado tras de Min Hoon persiguiéndolo, metiéndose en problemas y trabajando, a su vez, su amigo Tae había sido quien se pegaba del rubio y quien caminaba tras él siempre en silencio, mostrando su irregular dentadura cuando mudaba los dientes, ambos se habían aferrado a la vida de esa forma, cuidándose mutuamente y llenando la carencia de padres con juegos y tonterías; a Syo le encantaban los niños por eso, porque sabía que pesar de verse pequeños y vulnerables tenían una gran fortaleza ―Gracias por invitarme... Emh, ¿Es tu hijo, Sung Hee? ―Preguntó frotándose un poco las toscas manos frente a sí, de ser de esa forma era bastante afortunado, no había nada mejor que crecer con una madre que estuviese al pendiente de tus necesidades, una que se preocupase, porque estaba seguro de que Sung Hee era de ese tipo de mujer, una como su madre antes de que esta cayese enferma y pudiese ver la desesperación día a día surcar en su rostro.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Seung Syo

Volver arriba Ir abajo

por Lee Sung Hee el Jue 24 Mayo 2018, 20:48


Claro que podré con ello―aseguró con una sonrisa un poco arrogante. No era que se creyera demasiado, cualquier persona en sus cinco sentidos hubiera renunciado por el poco trato humano de Im Aehwa y Kim Yongdae. Pero Sunghee no podía darse el lujo de renunciar, no si quería tener una mejor calidad de vida para ella y su hijo. ―Tengo que poder con ello―se rectificó después, una vez dentro de su apartamento.

La mujer había puesto la caja de pizza en la mesa del pequeño comedor, y luego se dirigió hacia la refrigeradora donde sacó un par de cervezas (de esas baratas en promoción en cualquier tienda esquinera de mala fama, y lo peor era que ni siquiera eran suyas, sino de su hermana). Mientras abría las latas, escuchó a Jaesun corretear de la habitación que ambos compartían hasta la sala ruidosamente, atraído por el olor de la grasa de la pizza.

Exacto. Ese es mi pequeño gremlin, Jaesun... Jaesun, no seas grosero y saluda―se lo presentó al mismo tiempo que caminaba hacia su antiguo colega con una sonrisa en el rostro y le tendía la lata de cerveza. ―No hay nada como una cerveza después de un arduo día de trabajo―le guiñó suavemente el ojo antes de señalar la mesa. El niño seguía mirando con ojos curiosos al desconocido, pero como Jaesun era una pequeña bola de energía no dudó en acercarse al otro y mirarlo como si fuera un espécimen. No era normal en Sunghee llevar (o si quiera tener, para ser honestos) amigos. ―Espero que no te incomode. Es muy curioso y pronto comenzará a hacerte preguntas extrañas si le das mucha atención―le dijo, sonriendo un poco.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Lee Sung Hee

Volver arriba Ir abajo

por Seung Syo el Vie 25 Mayo 2018, 20:52


Syo repitió el nombre del niño en su mente para no olvidarlo, solía hacer eso con todos los nombres, sus orbes se fijaron en la criatura a quien le dedicó una enorme sonrisa ―Un placer, Jaesun, yo soy Syo. ―Dijo su propio nombre muy lentamente, acariciando cada letra con gran parsimonia, no era un nombre común en la ciudad, le gustaba por eso, pero también era algo difícil de pronunciar, había tenido que encontrarse con varias pronunciaciones que no le agradaban mucho pero que finalizaban siendo graciosas para él. Miró la cerveza que agradeció al principio con un leve movimiento de cabeza. ―Gracias, Sunghee, ciertamente estoy sediento. ―Aportó a su comentario, muchas veces cuando tenía que hacer entregas se olvidaba de tener que ir  a beber agua o comer algún aperitivo, era para él el trabajo de tanta relevancia que se olvidaba de sí mismo, cada vez que iniciaba su jornada laboral el único pensamiento que flotaba por su mente sin querer desaparecer era el salvar a su madre, no existía ni el mismo ni el valor de su integridad.

Para Syo el niño no podía ser molesto, ninguno lo era, en años pasados incluso podía sentirse mal por Tae a quien veía como una molestia muchas veces pero a esas alturas los niños le eran tan agradables que no importaba que llorasen con todas sus fuerzas, él lo toleraba ―Me agradan los niños, no te preocupes. Seguro este amigo tiene gran conversación ¿o no, Jaesun? Veamos... ¿Qué es lo que más te gusta estudiar? ¿qué es tu cosa favorita en el mundo? ―Preguntó al niño con suavidad para después dar un sorbo de la cerveza y dirigirle la mirada a la fémina, aquellas dos preguntas eran las mismas que en su infancia aquella mujer que le ayudaba le había hecho, y sus respuestas fueron: matemáticas, el piano. De aquella época en la que tenía todavía sueños y más aspiraciones que dedicarse a repartir pizzas ―Por cierto, tienes un buen lugar aquí, bastante acogedor. ―Asintió seguro de sus palabras, hasta él podía hacer comentarios así, no se trataba de cuanta educación se tenía, sino de apreciar ese tipo de cosas con respecto a las personas a las que les tenía aprecio.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Seung Syo

Volver arriba Ir abajo

por Lee Sung Hee el Jue 31 Mayo 2018, 21:18


El niño de nueve años miraba con extraña fascinación al desconocido después de que se hubiera identificado con aquel nombre tan poco usual, como si fuera una caja repleta de sorpresas. Incluso su madre se sorprendió levemente de ver lo calmado que parecía admirando al desconocido, porque generalmente era un terremoto de energía. Los observó interactuar tranquilamente, mientras bebía de su cerveza. ―No me gusta estudiar. Yo quiero ser ¡un bombero!―dijo el niño con entusiasmo, sacándole una sonrisa a Sunghee que miraba desde lejos con una sonrisa cautelosa, dado que la última que le preguntaron eso había respondido que quería ser policía.

Tienes que estudiar para ser bombero―le dijo, acomodando suavemente el cabello del niño con sus dedos y sentándose frente a los otros dos y abrir la caja de pizza. El menor de todos, no dudo en atacar su primer pedazo de pizza rápidamente. ―Es de mi hermana―respondió con tranquilidad al tema del apartamento, dándole un pequeño mordisco a la pizza y esperando a Syo hiciera lo mismo. ―Pero algún día tendré el mío―la edad no era impedimento alguno para soñar después de todo.

Nunca imagine que fueras tan bueno con los niños... ¿tienes mucho contacto con ellos?―preguntó con curiosidad, alzando las cejas brevemente. Por unos segundos, se había preocupado que la presencia de su gremlin lo pusiera incómodo, pero se alegró de que resultara en todo lo contrario.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Lee Sung Hee

Volver arriba Ir abajo

por Seung Syo el Sáb 02 Jun 2018, 12:41


Una pequeña sonrisa de diversión se plasmó en los labios del rubio al escuchar la conversación entre ambos, no se imaginaba a sí mismo siendo padre, le hubiese gustado en algún punto de su vida, pero seguramente era una mala influencia, su propia infancia no estuvo llena de buenas decisiones, continuamente faltaba a clases aunque estas le gustaran, robó incluso, siempre estuvo buscando diversión en cosas que no eran las comunes... Pero él no sería capaz de darle un ambiente como ese a alguien a quien quisiese mucho, a un hijo. Se encogió de hombros ante la observación realizada por la fémina, asintió después de eso, tomando un trozo de pizza y comiéndolo con lentitud ―No... Bueno, no estoy seguro de ser bueno con los niños. ―Admitió, en realidad no se creía así ―Pero sí me agradan mucho, son inocentes y eso es adorable. ―Como él mismo que luego de crecer se dio cuenta de todo, de que las jornadas nocturnas de su madre no eran tan normales como creía, de que era más pobre de lo que en verdad pensaba y de que finalmente todos lo habían abandonado, o casi todos.

En verdad le agradó el sabor de aquella pizza, suspiró, tenía tiempo sin comer algo tan delicioso, por lo general lo que lograba consumir en la pizzería era sencillo, nunca algo como aquello, él mismo les decía “Pizzas VIP.” Agradeció muchas veces internamente a la chica, había sido un acto que de alguna forma le regresaría después, para él no había nada gratis, los favores tenían que ser agradecidos debidamente ―Debe ser interesante tener esa motivación para esforzarte. ―Él tenía la propia, su madre, sin embargo ella no estaría esperándolo que volviese a casa, ella no le sacaba sonrisa, solo lágrimas; así que a él le pareció un tesoro la vida de Sung Hee. ―Imagino tu apartamento igual que este, tiene un aire muy similar a ti, se ve calmado e interesante. ―Esas habían sido las cualidades que en su momento hicieron que se acercase a ella, ambos con personalidades similares, con necesidades que de igual manera eran congruentes y tenían sentido a la vez, por ello, para él era tan sencillo comentar eso dedicándolo a ella; dio otro sorbo a la cerveza para seguir comiendo la rebanada, no pudo haber esperado en ese día una mejor forma de pasarlo, claro, el trabajo no había cesado y nunca lo haría, pero era buena la compañía y las condiciones, sin duda se iría con una franca además de amena sonrisa de ese lugar.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Seung Syo

Volver arriba Ir abajo

por Lee Sung Hee el Lun 11 Jun 2018, 18:18


Pues yo creo que eres bueno con los niños―le dijo, y después le miro con cierta incredulidad, cuando dijo no creer ser bueno con los niños, pero que de todas manera le gustaban. Su razón para que le gustaran le hizo sonreír y negar levemente con la cabeza . ―No son inocentes toda la vida. Llega una edad en la que dejan de serlo y se convierten en pequeños torbellinos imparables. Este espécimen, por ejemplo ―señaló al niño concentrado en su pedazo de pizza, y aunque sus palabras pudieran sonar duras su rostro era suave y repleto de cariño. ―Hay que aprovecharlos mientras puedes. La mejor edad es desde los cero a los cuatro años, después de ahí pierden su encanto―bromeó, haciendo que el niño de nueve años le dedicara una mirada recelosa antes de sacarle la lengua, y Sunghee se la sacó de vuelta.

Se terminó el primer pedazo de pizza tranquilamente, y se encogió de hombros levemente ante la mención de una motivación. En realidad, sin una motivación era mucho más fácil rendirse. ―¿Crees que soy interesante?―preguntó con curiosidad después de escucharlo describir un lugar que se pareciera a su personalidad. ―No me considero una persona interesante, más bien... ¿sencilla? Sí, esa sería la palabra―se quedó un tanto pensativa. Ella no era en realidad interesante, no tenía tiempo para serlo, para tener hobbies extraños o conocimiento amplio en ciertas áreas, ella simplemente prefería que la dejaran tranquila y hacer su trabajo.

¿Planeas seguir trabajando ahí por mucho tiempo?―preguntó entonces. Estabilidad económica era una palabra que recientemente se había incorporado a su vocabulario, aún sin alcanzarla completamente. Como nunca había asistido a la universidad, se la había pasado años y años buscando mejores ofertas laborales y no solía quedarse demasiado tiempo en el mismo lugar.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Lee Sung Hee

Volver arriba Ir abajo

por Seung Syo el Miér 13 Jun 2018, 17:40


Syo notaba el ambiente de cordialidad entre madre e hijo, eso le causaba risa, le recordaba a su propia relación con su mamá, se quedó en silencio solo mirándoles entretenido, hasta que la pregunta que la mujer dijo le hizo alzar ambas cejas, sonrió tras eso ―Ah, pero es que eso es interesante, actualmente no se encuentran muchas personas así, dan ganas de conocerte más. ―Se rascó una mejilla y colocó las manos sobre la mesa una vez terminó de comer el trozo de pizza.  ―Pues... ―La realidad era que no podía dejar el trabajo, y no podría durante meses si no años. ―Mi mamá está en el hospital todavía, creo que a fines de junio tendré el dinero para que la operen, pero necesito más para poder realizarle cuidados después de la operación. También para comer, lo duro de no haber estudiado es no tener tantas opciones que explorar que den dinero suficiente. ―No tenía tantas alternativas para lograr cumplir con lo que precisaba con respecto a su madre, por ende tenía que seguir obteniendo todos esos trabajos y esforzándote al máximo.

No te niego que quisiera dejarlo, poder estabilizarme en algo que me aporte más y me exija menos. Una vez una amiga me dijo que alguna vez sentiría que arrastraba los edificios que ayudaba a construir de pequeño. Y en el mismo oficio desde los diez años estoy ahora muy seguro de que ella tenía la razón, cada día me siento más y más agotado de todo esto... Pero no hay qué hacerle, solo seguir y esperar lo mejor ¿no? Con la esperanza es que se puede tomar la determinación para buscar obtener buenos resultados de algo ―Internamente sabía que era una tontería, que ese era un pensamiento muy inocente e incluso estúpido, pero era la única forma que tenía para darse ánimos a sí mismo, consideraba que al no tener a nadie más, podía intentar cargar con todo aquello él solo y saldría victorioso, total, se estaba esforzando.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Seung Syo

Volver arriba Ir abajo

por Lee Sung Hee el Sáb 16 Jun 2018, 14:28


La cosa con sus palabras, era que Seunghee no quería que las personas quisieran conocerla, eran problemáticas y cansinas. Era un contraste gracioso, desde que no siempre fue de esa manera, no siempre fue tan alejada de la sociedad y amargada, pero la vida le había obligado a actuar de esa manera.―Si ese es el caso, entonces tú también eres interesante―decidió pasar el foco de atención hacia el muchacho.

Escuchó con atención sus problemas, pues aunque no podía entenderlos, sabía la desesperación de conseguir el dinero a toda costa. ―Entiendo―comentó dando después un largo suspiro. A diferencia de Syo, Sunghee se había asegurado de siempre trabajar en cosas distintas, estaba trabajando en algún lugar, pero siempre estaba buscando mejores o más cómodas oportunidades, pero tampoco podía culparlo por querer estabilidad cuando más la necesitaba. ―No sabía lo de tu madre, lo lamento―se disculpó con honestidad, pues quizás el menor no quería exactamente hablar de sus problemas personales con ella.

Es difícil cambiar cuando ya tienes tiempo y estabilidad en un lugar. Me costó mucho salir del salón de belleza donde estuve por dos años porque era un empleo estable―admitió, como si intentara decirle que entendía más o menos la situación. ―¿Has buscado opciones nuevas? Sé que es difícil, pero existen―dijo y luego quiso no haberlo dicho, porque la manera en la que ella consiguió un nuevo y mejor empleo tampoco había sido la más óptima. Mentir no era digno, pero la desesperación lo acreditaba.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Lee Sung Hee

Volver arriba Ir abajo

por Seung Syo el Miér 20 Jun 2018, 07:41


Syo negó con ligereza al escuchar las disculpas que la fémina había profesado en un empático gesto; estaba acostumbrado a oír ese tipo de cosas cuando comentaba a los demás aquello, aunque no es que lo hiciese tanto, sin embargo, cada vez que esas palabras eran dichas por terceros notaba como su pecho se oprimía, como si fuese la primera vez que estaba oyendo aquello tras la practica defunción de su progenitora en aquel estado en el cual se encontraba. Sin embargo, aunque se sintiese mal por ello, no sería capaz de juzgar a Sung Hee por decirlo, era amable, una persona capaz de soltar ese tipo de cosas, mientras que el rubio... Él no había sido nunca capaz de apoyar a nadie o de tan siquiera comentar algo que diese aliento a personas de su barrio que hubiesen fallecido, porque él nunca había tenido la correcta educación para meditar algo lógico que no acabase lastimando más, porque sus palabras a menudo tenían filos que le costaban pulir; por eso, muy a menudo era cuidadoso con ellas, al menos en lo que podía.

Desvió la mirada hacia el niño quien comía sin prestarles mucha atención, sonrió ante ello para después observar a la mujer y negar  ―Es que... En la pizzería me dan algo de flexibilidad con los horarios, sabes, puedo ir al hospital algunas veces, y un día libre, además tengo buen horario. Trabajo en la construcción también a medio tiempo, he estado en eso desde que tenía unos 11 años, siempre me recomiendan como obrero o personal de seguridad cuando inicia un nuevo proyecto cercano a mi barrio. ―Se rascó el cuello un tanto avergonzado, no por el trabajo, porque aquello era mucho mejor que ser un vago que se conformase con todo lo que la vida le había proferido ―He pensado en dar clases de piano los domingos, pero no hay muchas personas que conozca que deseen aprender... Creo que debería tener un poco más de renombre para dar credibilidad... Igualmente algo que me dé más ganancias saldrá, no soy alguien que se rinda fácilmente, así que lucharé por algo mejor, eso o pediré un aumento en mis trabajos. ―Se levantó moviendo un poco la silla ―Creo que es mejor que me vaya ya, quiero llegar a la pizzería antes de pasar por casa, aunque ya no tenga más entregas. Muchas gracias por todo Sung Hee... Cuando cambie de trabajo tú serás la primera en saberlo, o tal vez no... Pero sí a la primera a la que le contaré. ―Porque era bueno para él el poder tener una amiga que compartiese sus mismas inquietudes y que se hallase en una situación similar a la propia, porque así podía hallar cierto consuelo o apoyo.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Seung Syo

Volver arriba Ir abajo

por Lee Sung Hee el Jue 21 Jun 2018, 17:14


Le miraba fijamente, mientras el niño ni siquiera les prestaba atención y el otro daba las razones para no cambiar de trabajo. El cambio siempre daba miedo, especialmente cuando te volvías tan dependiente del entorno, cuando te hayas completamente cómodo en el puesto, es mucho más difícil. Sunghee tampoco estaba muy contenta con su nuevo empleo, no estaba cómoda tampoco, pero no podía renunciar. ―¿Tocas el piano? No lo sabía―admitió, después de escucharle decir aquello. ―Creo que lo mejor para esas cosas son las redes sociales, he escuchado de mucha gente que se da cuenta de ese tipo de cosas por las redes sociales―porque ella no tenía tiempo, ni las ganas para las mismas. Había dejado de lado las mismas cuando Jaesun llegó al mundo.

Le miró levantarse y una parte de ella quiso decirle que se quedara un rato más. Syo era menor que ella, y compartía su situación. No solamente era un amigo (si no era el único), sino también alguien a quién le gustaría proteger de poder hacerlo y se le revolvía el estómago al darse cuenta cada vez más que no podía. ―Todo mejorará, créeme. Tarde o temprano, pero lo hará―le dijo, levantándose también de su asiento, haciendo que el niño les mirara con curiosidad y al darse cuenta que se iba el invitado, comenzó a agitar las manos de un lado a otro otro. Lo acompañó hasta la puerta, caminando lentamente. ―Estaré esperando las noticias con ansias, entonces―le dijo y sonrió suavemente. No era realmente fácil hacerle sonreír de aquella manera, pero no podía evitarlo. Le dio una palmadita en el hombro. ―También puedes pasar por aquí cuando quieras, ya sea para entretener al gremlin, o porque necesites un par de orejas para desquitarte―se ofreció. Quizás no tenía toda la disponibilidad del mundo, pero era mejor que nada.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Lee Sung Hee

Volver arriba Ir abajo

por Seung Syo el Mar 26 Jun 2018, 14:22


Ella le daba esperanzas y ciertamente, Syo precisaba de fuerza para creer que en realidad todo estaría bien, algunas veces era insuficiente con sus propios ánimos, tal vez las voces de quienes parecían estimarle creyendo en que todo estaría mejor le harían sentirlo en verdad así, o incluso, lograrían que todo cambiase ―Todo mi trabajo no será en vano, espero que no lo sea. ―Afirmó con una sonrisa esbozada en aquellos finos labios que poseía. El ofrecimiento de la mayor era como darle agua a alguien sediento, no era de ventilar completamente sus problemas o de abrirse demasiado a otros por temor a sentir el perjuicio en las palabras que pudiesen profesar, no era, tampoco, alguien que quisiese transmitir lástima, porque ni él mismo la tenía, eran pocas las veces en las que sentía tristeza pro sí mismo, después de todo. Por ello hizo una breve reverencia, aprovecharía eso, porque aunque no le gustase, sabía lo difícil que era guardarse los pensamientos para sí mismo, o los problemas, estos últimos parecían consumirte por completo cuando no los compartías, porque, según él, aquello les quitaba veracidad y poder.

Muchas gracias, noona... Eres una de las mejores y más grandes personas a las que he conocido. ―Afirmó con notable convicción, era objetivo con esas cosas, él en sí... Lo era juzgando a los demás y dando una opinión sobre los mismos, Syo era observador, de aquellos silentes que captan con interés a todo individuo que despierte su curiosidad de cualquier manera ―Te mantendré informada, y estaré al pendiente de ti...En serio lo haré. ―Comentó caminando hacia la puerta del lugar, pero cuando iba a medio camino se giró antes de reír con ligereza ―¡Nos vemos, Jaesun! ―Se despidió del niño para luego retomar su camino, una vez en la puerta se despidió de ella con una reverencia, la verdad es que sentía la moral mas alta, y él mismo al notarlo lo pensó en el camino, ella había ayudado mucho, tal vez no lo sabía o no lo pensaba, pero así había sido, y por eso, Syo se sentía demasiado agradecido además de claro, contento.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Seung Syo

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.