blossom —knh
NOTICIAS
29.12 Abrimos el foro Hemos cumplido diez meses online, ¡muchas gracias por todo y a por muchos más! 29.09. Trama especial Halloween Apúntate a nuestra trama especial aquí y disfruta de Halloween todo el mes de Octubre. 08.10. VYR Y KSJ CERRADO Debido a la gran cantidad de personajes en VYR y KSJ, no se aceptarán más personajes en dichas empresas. Aquellos que no tengan color y no hayan subido su ficha antes de este mensaje, no podrán acceder a la empresa y tendrán que buscar otra.
ADMINISTRATIVAS
APOYO Y PNJ
OCTUBRE DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
X
comeback stages julio
CANCIÓN:
SOMETHING NEW
DEBUT SOLISTA
MINI-ALBUM
ARTISTA:
HAN SU MI
KSJ
ENTERTAINMENT
240 PUNTOS CONSEGUIDOS
DORAMA:
FUGITIVE LOVERS
DEBUT:
ACTRIZ
ARTISTA:
HWAN TAE JOON
MYP ENTERTAINMENT 1445 PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS

blossom —knh

Ir abajo

por Bae Sung Yeol el Mar 22 Mayo 2018, 08:49
—dieciocho de mayo—

bless the cherry blossoms / so briefly
in-bloom / bless what you’ve given us
bless what you take & take &


Dolía, la lesión / la recuperación; aún así, Sungyeol sonreía. Aquél día seis, un milagro se posó en su pecho y, desde entonces, no había vuelto a sentir más frío —soledad ni miedo—, abrazado a aquella promesa de amor tan fatuo como efímero. Él comprendió, al mirarla, como siempre había ocurrido —dudaba que ventanas al alma se hallaran en ojos de nadie, pero a Nahee podía verle el corazón enteramente (y corazón también lo miraba a él)—, así la besó de nuevo, la besó cada vez más despacio, hasta que ya no la besó más y marchó de allí, susurrando un hasta pronto entre las hebras castañas. El pronto habían sido doce días que, aún eternidad, le habían labrado un sendero de esperanza, respirando cuándos y dóndes, moviéndose —hacia adelante— latiendo aquello.

Aquél viernes había salido pronto de la recuperación de su rótula y, alejado de los otros cuatro, sintió haber echado un náufrago mensaje al océano —pero ella lo había recibido, promesa de salvación. Y la esperaba, punto exacto señalado por la ubicación enviada, una mascarilla obscura cubriéndole la boca pero los ojos (más) rasgados enfatizaban aquél estado tan nervioso como impaciente. Se apoyaba en una única muleta, cojera visible al moverse de derecha a izquierda y vuelta a empezar, ensayando tras la máscara una serie de prólogos, nudos y desenlaces. Como nada más que un chiquillo, sus orejas ardían y le asaltaba el terror del no-decir, del no-saber —la quería tanto que estaba dispuesto a recortarse los pedazos sobrantes, aquellos que sobresalieran del ellos allí, del ellos entonces. Tendían sus palabras a la catástrofe, por eso las hilvanaba, peinaba los tropiezos y, sin embargo, cuando alzó el rostro y la vio venir

(cruzando el paso para reunirlo —entrada del imponente edificio: hotel, cuatro letras para malinterpretarse a otros—, sus ojos fugaces de hebras a suelas. El rostro redondo le había recuperado el natural sonrojo, su cercanía emanaba un manto de luz y los ojos pardos le clavaban el andar nervioso, pies sellados contra adoquines, corazón queriendo acudir primero pero atrapado allí), lo olvidó todo. Tan cerca, días —como años— después, su mano se alargó sin propósito en el aire, buscándola real y no ficticia, mas nunca la alcanzó. No se atrevió, como si fuera algo sagrado, tampoco respiró. — Hola. —atinó un murmullo. Quiso poner espalda recta, verse varón recio y en calma, pero había un temblor en la mano que caía a un lado, que alargaba los dedos hasta rozarle los otros y, después, los separaba. ¿Qué palabras había memorizado? Cohibido frente a frente, solo se le ocurría decirle cuán afortunado se sentía de ella.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Bae Sung Yeol

Volver arriba Ir abajo

por Kim Na Hee el Jue 24 Mayo 2018, 03:50

La añoranza fue lo único que sustentó la distancia, los dedos arraigados en marañones de nervios, el corazón latiendo a más de cien pálpitos por segundo en un desembocado anhelo que empezaba con su nombre y terminaba con el encuentro de yemas de dedos trémulas, de ojos encontrándose por primera vez después de que el tiempo se hizo con ellos. Y habían sido días que se sentían como años, segundos que se habían quedado estancados en el bucle infinito de aquél roce tibio de labios, de las palabras que las pupilas habían susurrado —y ella había tenido miedo, el temor crispándole los ventrículos, el alma hecha una barahúnda llena de será un sueño, porque no se sentía real, una mentira tejiéndose entre rosas y espinas, que le había impuesto distancia a punta de negación, incapaz de extender las manos hacia él y, ahora, henchida de un valor que no sentía, quería seguir adelante. Tal vez, solo quizá desaparecería el miedo, la soledad añeja anidada en los recuerdos del ayer, ese nudo sin sabor estancado en lo profundo de la garganta con cada paso que daba hacia atrás —o hacia adelante, la diferencia era una minúscula felicidad con fecha de caducidad. Y, aún así, quería seguir, arriesgarse por ese efímero segundo de ser humana una vez más, de reír sin temor al mañana.

Aun cuando todo lo demás susurraba prohibido, ella corría al encuentro.

Sin mirar atrás, sin hacer ruido alguno —aunque juraba que todos podían escucharle el corazón dando tumbos, preso de emoción entre las costillas—, abandonar el nido recluso, huir del silencio que habitaba en su sitio —que mentira más grande, cuando hogar tenía cuerpo de persona—, y salir a las calles atestadas de otros a los que no conocía, de personas a las que veía transitar mientras las piernas temblaban y los dedos buscaban ocultarse entre los bolsillos. Que el cerebro gritaba todas y cada una de las razones por la que no debía, pero aquél órgano palpitante no oía e impulsaba: la sonrisa que curvaba los labios, se enroscaba en las pupilas al visualizarlo. El oxígeno atrapado en los pulmones era reacción instantánea, las mariposas alzando vuelo en el bajo vientre, besándole la piel hasta ponérsele de gallina y era una vorágine de muchas cosas, todas izando el nombre del chico como una plegaria a Dios.

La boca le tembló al acercarse, las falanges extendiéndose con suavidad—. Hola —y fue un reflejo de la expresión ajena, los ojos desviándose en búsqueda de un refugio, tenía el corazón en las pupilas, el pecho abierto de par en par, enseñándole todo lo que había dentro (rub/am/or) y el roce de piel evocó alegría. Alzó la mirada nerviosa, el atrevimiento en dedos que se entrelazaban, la boca curvándose en una minúscula sonrisa y la distancia rompiéndose entre ellos: labios tocando pómulo foráneo, en el efímero contacto de júbilo; se retrajo nerviosa, pero su mano seguía aferrándose a la de él y la cercanía aún palpitaba entre ellos: el roce suave de sus hombros, los irises brillándole—. ¿Has esperado mucho? —aún temblaba y el miedo seguía ahí, pero mirarlo significaba olvidarse de las consecuencias, de perderse en sus ojos y encontrar, por más fugaz, el paraíso.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kim Na Hee

Volver arriba Ir abajo

por Bae Sung Yeol el Sáb 26 Mayo 2018, 06:20

Las pupilas se le dilataron con devoción y sintió las rodillas temblar, como en las historias de escuelas y pasillos, declaraciones y mejillas rojas: Sungyeol cayó al tonto cliché del loco enamorado. La estela de la fama, ni la una ni el otro podían verla, contemplándose eternidad para llenarse el agujero de la añoranza, del dormir nervioso —preguntándose, siempre, por ella. Los labios le rozaron el pómulo, por encima de la máscara de tela y las pestañas revolotearon por la sorpresa, sintiéndose el corazón a cada centímetro de su dermis. No buscó otros ojos que, intrusos, pudieran estar contemplándolos; no pudo apartar de ella los orbes que le relampagueaban gracias, enredando las falanges con las contrarias —la menuda mano de Nahee encajó en su palma ancha y su pulgar le sosegó la impaciencia en el dorso, acariciándoselo con yema áspera. Todo el cuerpo se le sacudía, queriendo gritarle amor —pues, bajo toda aquella fantasía, residía una realidad que los dos asumían corta— sin mayor dilación que la de todos aquellos meses de silencio y reencuentro, de boca y lágrima; ahora sólo quería correr y resignarse al tropiezo, herirse en risa de me hizo tan feliz —amarla.

— Te dije que lo haría, ¿no? —respondió, admitiendo así la espera que, aunque larga, se le había hecho interminable; la voz le sonaba cálida y perpetua, como si el sonido no cesara —como si siguiera alargándose, abrazándole aquella cercanía de hombros y ojos, el latido que al unísono les retumbaba en los tímpanos. Pronunció, con mayor cautela:— ¿Lo sabe tu mánager? —no habría dedos señalándola, mas creía estar en derecho de conocer aquello, saber si era instigador de un secreto y, tal vez, castigo. Echó el cuerpo a un lado, moviendo la muleta, y los ojos treparon por el edificio, señalándolo hogar (nuestro). — Reservé una habitación. —aquello, a lo que se le había referido en el mensaje, su intención más cerca de la privacidad que del colchón. La miró, urgencia por subir y besarla, mas le recomía la duda de si aquello estaría bien, los límites a los que debía ajustarse la anatomía. Era de día, pero a Nahee le brillaban constelaciones en las puntas de las pestañas. Suspiró, pues lo había olvidado —que ella siempre había sido así, más allá, mucho, de bonita.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Bae Sung Yeol

Volver arriba Ir abajo

por Kim Na Hee el Miér 06 Jun 2018, 03:21

Con pálpito de corazón en el tórax, la alegría se le esfumó en las comisuras, le acarició el borde de los labios que, hilarantes, se curvaban a las palabras ajenas (hechizo que evocaba amor en los ojos) y sintió cosquillas en la epidermis, el vientre contrayéndose en calidez de presencia y tenía mil pensamientos corriéndole a segundo, los vocablos amontonándosele en la punta de la lengua pero negándose a salir por miedo a no ser capaz de abarcar tanto: de la felicidad burbujeante que la llenaba, de los días pasados en los que había añorado su presencia —aún incluso de haberlo creído perdido, ella lo había invocado en sueño con lágrima al borde de la pestaña; queriéndolo bañado de imposibles cuando él había estado en la cima y ella solo en el comienzo—, pero ahora, tenerlo tan cerca, ser capaz de tocarlo y no sentir el frío de aquella abismal distancia, a Nahee se le henchía el cuerpo de una emoción que no sabía descifrar, que no tenía forma: pero la quemaba, le escocía la piel, los órganos, la hacía sentir libre y atada —porque sabía, con la misma certeza del moribundo a las puertas de la muerte, que ella le pertenecería por siempre—, así que soltó, la voz en un hilillo—: ¿Eres real? —y sus dedos se alzaron, tímidos, rozando las yemas contra la línea de la mandíbula, las pupilas llenas de constelaciones siguiendo aquel trazo, como si tuviera miedo de verlo desaparecer al perderlo.

Pero Sungyeol seguía ahí: carne, corazón, coraza.

Se le hizo un nudo en el estómago, la realidad haciéndose cada vez más palpable y la pregunta (antelación de castigo), la hizo sonreír—. No lo sabe, nadie lo sabe…era su secreto, aquél pedacito de mundo que habían robado de los demás, negándose a compartirlo: ella lo quería así, aferrarse tanto a él que le dolieran los miembros, se le agarrotaran las extremidades y los dedos, pero anclarse a Sungyeol, recuperar todo lo que había perdido (el tiempo, las miradas, las risas, ellos)—: ¿Habitación? —le falló la voz al enunciar aquel vocablo, la mirada anidándose al rostro ajeno, buscando en él algún indicio, y le temblaron los labios, se le amontonaron las dudas y, pese a todo, quiso ser valiente (por él) y asintió —cobarde—, a ello—. Está… bien, ¿vamos? —insegura melodía que afirmaba con un tirón a la unión de sus manos, la vista desviándose hacia la entrada del edificio y las piernas —temblándole ante la imaginación—, la llevaron a través del corto camino, ella guiando el trazo, pero queriendo huir a cada pisada.

habitación;

  eco de tantas cosas,

afrenta a su inocencia: el miedo se le agolpó en el pecho y el rostro giró en exhalación de no quiero hacia él —errónea era su conjetura, y aun cuando ella le pertenecía (cuerpo/corazón/mente), era demasiado pronto—: ¿Es esto… lo que quieres? —y rogaba que dijera no, sabiendo que diría sí.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kim Na Hee

Volver arriba Ir abajo

por Bae Sung Yeol el Mar 12 Jun 2018, 07:31

Se detuvo el corazón a la inquietud de dos vocablos, yemas que temían rozarlo; su rostro, como aquella vez, acudió a la mano y piel besó la palma. Corta respuesta al lo soy, una promesa que no decía por temor a quebrarla, pero Sungyeol se recitaba siempre estar allí, despojarla de la duda delirante que la hacía contemplarlo con ojos de ensoñación, como si ya no fuera carne ni tangible, como si fuera a desaparecer —marchar, abandonarla allá a su suerte. Yeol no, estaba maniatado a aquella muchacha, no, mujer. Separaba tibia piel del rostro y la miró, preguntándose cuánto no estaría arriesgando por sostenerle entonces la mano, con tan infinita fragilidad, y al hacerlo las falanges del varón se endurecían, se hundían en su piel como si con ello pudiera sostenerla más feroz e impedir que nadie la culpara por quererlo. Valiente bajó la mascarilla. — Entonces guardaré el secreto. —un murmullo de felicidad ingenua, de hagamos del castigo un juego y le sonreía como regalo por cruzar hasta allí. Él también quebrantaría cada norma por respirarla un instante.

Asintió una vez y la contempló con sorpresa tirar de la unión, apoyo sobre la aparatosa muleta y andares, que aún si veloces, irregulares; cojera que detuvo frente a recepción, donde dio su nombre a cambio de una tarjeta elegante.  Liberó la palma por necesidad y no gusto y, tomando la llave, acudió a su costado —índice presionando el botón que llamaba al ascensor— y detuvo la continuación para contemplarla, ojos pardos que le recorrían el rostro de dudas y Sungyeol hurgaba en exhaustiva búsqueda de origen, pero sus intenciones nunca habían sido impuras y aquellos miedos, Yeol no podía relacionarlos. — ¿Tú no? —preguntó, con un nudo en la tráquea, creencia de referirse a la relación —o a lo furtivo— y a tan corto camino de la suite, expectación y anhelo dormían y lo estrangulaba el pánico. — No sabía a dónde más ir. —confesó, en voz baja. Nos conocerán en cada restaurante, parecía decirle con aquellos ojos, que se negaban a revivir otro adiós. — Llevo ramen. —añadía, mentón señalando con cierta vagueza la mochila a su espalda; burda intentona de convencimiento,  cuando las puertas del ascensor se abrían en un tintineo de aviso. Quédate, formulaba la boca, labios que no emitían sonido —cobarde.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Bae Sung Yeol

Volver arriba Ir abajo

por Kim Na Hee el Dom 29 Jul 2018, 02:11

A la pregunta no hubo respuesta, los labios trémulos entreabriéndose en un intento de emitir sonido que jamás sucedió, pues la mente ya se había encargado de elucubrar la escena. Los dedos entrelazándose, la piel cálida en roces efímeros, el murmullo de la respiración agitada, de actos que no quería, pero parecían necesarios —a él. Atrapada en un silencio pálido, los ojos le vagaron por las acciones ajenas, la boca aún dubitativa de entonar respuesta, quiso organizar las ideas que entrechocaban en su mente. Arguyendo, entonces, justificación al momento que creía, erróneamente, venía y diciéndose, sí es él, no importa como único razonamiento correcto—. Claro —comisuras curvándose en una falsa emoción, le carcomía la mentira en el borde de los ojos mientras ella volvía a acercarse, sus dedos asiendo su extremidad, sin sujeción de fuerza, tan solo queriendo seguirlo —y tocarlo, como quien busca un polo a tierra—, para asegurarse, entonces, que todo estaba bien—. Suena genial —secundó, la melódica entonación siendo opacada por el suave tintineo, las puertas abriéndose para dar paso a un iluminado pasillo que le hizo dar tumbos al corazón.

Pero ella volvió a sonreírle, los dedos escabulléndosele hasta la llave para mirar el número y salir, en búsqueda de aquella habitación en donde deambularían, desperdigados y queriéndose, los secretos que ahora compartían. Nahee quebró una sonrisa, sus pasos lentos a la espera del muchacho; iba delante de él como la proa del barco, volviéndose cada segundo para verlo, queriendo olvidar el temor que aún se le anidaba en el pecho con los ojos brillantes que le devolvían la sonrisa.

Cuando la puerta a la habitación apareció, sus irises volvieron a encontrarse con los ajenos mientras pasaba la tarjeta por el dispositivo. Hubo un pánico en las pupilas al escuchar el sonido de la puerta al abrirse y ella dio un paso inseguro hacia dentro, su cuerpo volviéndose una vez más hacia él. Quiso vestir de coraje el miedo al esbozar sonrisa feliz y entonar—: es muy bonita —la habitación, decía, evitando mirar hacia allá donde se encontraba el inmenso lecho mientras sus dedos se elevaban, las yemas comenzando a juguetear con los botones de su blusa y el rojo teñía sus pómulos.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kim Na Hee

Volver arriba Ir abajo

por Bae Sung Yeol el Vie 31 Ago 2018, 05:18
La mano, cuán frágil enlazaba los dedos a la suya; y él contemplaba la unión —las puertas metálicas cerrándose—, preguntándose si siempre había sido así de sencillo, y las propias falanges se movieron —sin permiso— apretándose al dorso, entibiándolo con las yemas. El corazón, en una sacudida, se le elevó en las pupilas que la besaron, la boca demasiado temerosa como para acercársele. Las comisuras se movían nervio, la saliva pasaba gruesa garganta abajo y, sin dejar de mirarla, el ascensor aterrizó, como el cohete en la Luna, y cruzaron el pasillo de puertas cerradas —secretos— como astronautas libres de (peso) gravedad. Así lo sentía, como pasos que flotaban un instante antes de alcanzar tierra y las hebras de ella, sacudiéndose en la espalda, como la luz que todos mencionaban se hallaba sólo al terminar un túnel —él quería iniciarlo todo.

Beep, beep.

Dejó la tarjeta en el interior, la puerta cerrándose y la guía —Nahee— soltándolo, dejándolo perderse en aquél nuevo paisaje, que recorrió con ojos de asombro e impaciencia. La habitación se extendía a lo ancho y a lo largo, paredes que delimitaban lavabo, cocina y allá, donde se hallaban, cama. El colchón parecía hacer una pregunta y ella la respondía diligentemente. Sungyeol, con la mano sin muleta en el asa, se detuvo con la mochila resbalando del hombro, fijándose en la forma del botón —en la blusa, en el cuerpo— al salir del agujero de tela, nívea piel. Apartó atención (a otra cosa, a otra parte), cruzando la habitación sin mucha convicción, de la misma forma en que salieron sus palabras. — ¿Tienes... calor? —una pregunta que respondía, también, a la realizada por aquella cama. Dejó que la muleta se apoyara contra un mueble, la lado del televisor, y dejando el peso en la otra pierna, tiró de la cremallera y sacó de la mochila el sobre de ramen al que se había referido. — Yo... solo he traído esto. ¿Prefieres algo frío? —las espesas pestañas apuntaban al suelo, revestido en alfombras— Puedo llamar a —alzaba el ramen, apuntaba hacia atrás, de forma poco precisa, como si allí mismo hubiera una tienda.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Bae Sung Yeol

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.