plot twist —ojs.
NOTICIAS
29.12 Abrimos el foro Hemos cumplido diez meses online, ¡muchas gracias por todo y a por muchos más! 29.09. Trama especial Halloween Apúntate a nuestra trama especial aquí y disfruta de Halloween todo el mes de Octubre. 08.10. VYR Y KSJ CERRADO Debido a la gran cantidad de personajes en VYR y KSJ, no se aceptarán más personajes en dichas empresas. Aquellos que no tengan color y no hayan subido su ficha antes de este mensaje, no podrán acceder a la empresa y tendrán que buscar otra.
ADMINISTRATIVAS
APOYO Y PNJ
OCTUBRE DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
X
comeback stages julio
CANCIÓN:
SOMETHING NEW
DEBUT SOLISTA
MINI-ALBUM
ARTISTA:
HAN SU MI
KSJ
ENTERTAINMENT
240 PUNTOS CONSEGUIDOS
DORAMA:
FUGITIVE LOVERS
DEBUT:
ACTRIZ
ARTISTA:
HWAN TAE JOON
MYP ENTERTAINMENT 1445 PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS

plot twist —ojs.

Ir abajo

por Sidney B. Graham el Mar 05 Jun 2018, 01:35

( cuatro de junio )



El fin de semana había transcurrido, por primera vez en toda su vida, con pasmosa lentitud; había deseado acelerarlo, que arribara el lunes para descubrir finalmente si sus deducciones eran correctas y su amigo, aquél con el que llevaba mensajeándose desde hacia más de seis meses, resultaba ser el mismo que el viernes anterior la había advertido de su parada —cuando una cansada Sid había terminado por quedarse dormida en el rígido asiento. Las prisas la habían llevado a salir corriendo del autobús, limpiando la baba de sus comisuras con el dorso de la mano, incapaz de agradecer al varón de voz familiar pero cuyo rostro seguía siendo un interrogante —hecho que la frustraba de sobremanera, ella, ser impertinentemente curioso.

Con el estómago lleno, primera hora de la tarde, se echó la mochila a un hombro y aguardó en la parada de autobús, llevando el peso de los talones a las puntas con manos que, nerviosas, se entrelazaban a su espalda. Alargaba el cuello, buscando con los orbes castaños la figura alargada del autobús que, comprobando su teléfono por vigésimo segunda vez, no debería tardar en arribar. Cuando este por fin hizo su aparición, Sid tragó saliva presa de la incertidumbre, pero con el entusiasmo sobreponiéndose al pánico —duda. Subió primera, pasando la tarjeta por el lector y saludando con una corta reverencia al conductor, que la reconocía, siendo que tomaba diariamente aquél mismo autobús, dirección a su universidad.

A diferencia de los pasajeros que subían tras ella, la occidental no buscó un asiento vacío en donde sentarse, sino que desbloqueó el smartphone y ubicó a Jun en sus contactos de kakao, inspirando profundamente antes de pulsar el botón de llamada. Con el móvil bien sujeto, caminó por el pasillo en busca —y captura— de aquél, siguiendo el sonido vibrante hasta los últimos asientos. El corazón le latía con frenesí y, deteniendo el paso, miraba primeramente la pantalla del teléfono y, después, elevaba los ojos hasta el rostro del varón. Nada salió de su boca, olvidando todos los discursos ensayados: Ong Jun Sook estaba allí.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Sidney B. Graham

Volver arriba Ir abajo

por Ong Jun Sook el Miér 06 Jun 2018, 03:34



Miraba a través de la ventana del autobús, miraba a la distancia, a la nada, pensando qué demonios iba a hacer una vez el objeto de sus pensamientos, abordara el transporte. Antes era divertido y emocionante ser completos extraños  y confidentes a la vez, pero desde las insistencias de la joven por tener un encuentro Jun se sentía más y más culpable. Por supuesto que quería verla, finalmente hablar frente a frente, pero temía que ella se molestara y decepcionara.

Para él había iniciado todo por mera curiosidad, por inocente diversión. Cuando por accidente notó que la extranjera con la que compartía autobús, a la que en ocasiones quería tocar su hombro y charlar solo por curiosidad, era un fan del grupo de Pegasus, los dedos le habían picado a usar su propia cuenta del fanclub y mandarle una solicitud y mensaje. Guiado por sus instintos lo había hecho y en meses pasaron a ser los grandes amigos, algo que no se había imaginado y ciertamente no quería perder. Era tan sencillo hablar con ella, no solo del grupo de su hermano mayor…de todo. Encontró una amistad que no sabía que necesitaba y temía tanto perderla que prefería mantener en secreto su identidad. ¿Qué iba a pensar la joven cuando viese que su gran amigo era el hermano de Lucky, Zero, otro Idol más? Cerró los ojos y se bajó la mascarilla hasta la barbilla, estaba comenzando a hiperventilar. Sintió que al autobús se detenía, y el fingió dormir, esperando a que volviese a avanzar para abrirlos y buscar la cabellera cobriza.

Su teléfono le obligó a abrir los ojos antes de tiempo y viendo el nombre de la llamada el corazón comenzó a latir con fuerza; ¿Por qué no le quitó el sonido? Quizá no se imaginó que sucedería algún día, que ella finalmente comenzara a poner las piezas del rompecabezas juntas y lo encontrara ahí. Sus ojos se encontraron con los de la fémina y se sintió un ciervo sin escapatoria: con la máscara en su barbilla exponiendo todo su rostro y atrapado al final del autobús en movimiento sin forma de huir. —Yo…— No sabía que decir, que hacer. ¿Sonreírle? ¿Disculparse? Todo de momento se le hacía bastante hipócrita y la verdad es que su cerebro tampoco estaba cooperando. Su mente estaba en blanco. Tragó en seco y apretó el celular entre sus manos,H-Hey. — tartamudeó, tonto y nervioso, haciéndose pequeño en su asiento.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Jun Sook

Volver arriba Ir abajo

por Sidney B. Graham el Jue 07 Jun 2018, 08:27
No dio —no pudo dar— crédito a lo que estaba viendo. Ong Jun Sook, allá, la miraba sosteniendo un teléfono con llamada entrante y rostro de sorpresa, como el ladrón atrapado saliendo por una ventana, televisor bajo el brazo. El corazón le echó a correr, huida que retuvo en las rodillas, inercia de escapar de la situación que en un instante la sobrepasó. El vehículo en movimiento la zarandeaba, pero Sidney bloqueaba la llamaba y probaba una vez más, ojos en histeria iban al celular, no al varón; y se encendía, de nuevo, vibrando en la mano del muchacho al que contempló con los ojos chocolates refulgiendo «por qués», pestañas que parecían volverse interrogantes.

Balbuceaba, aquél, hermano menor del mismísimo Lucky —solista de la misma empresa, a su vez—, como si debiera darle explicaciones, como si realmente fuera el Jun al que había estado confesándole un sinfín de secretos. ¿Lo era? ¿lo era? El autobús viró en una rotonda y el cuerpo, frágil de pronto —como si temblara, como si temiera aquella realidad que con tanto afán había estado persiguiendo—, cayó al asiento vacío al costado de Jun. No, no Jun, Zero. No pudo apartar de él los ojos. Lo había escuchado tantas veces, lo había pensado el doble, y nunca idol, siempre amigo —mundano, humilde, real. Lo sintió broma pesada, algo que deseaba no le hubiera ocurrido a ella sino a alguien por la televisión, cámara oculta con la que reírse todos: pero allá no había cámaras y la persona de la que debía reírse, se trataba de ella misma.

¿Era absurdo, el sentirse de aquella forma? Como si hubiera sido acuchillada por la espalda; como si sus sueños —y pesadillas— hubieran sido método de diversión de alguien con evidente mayor poder que ella, ¿quién? una simple fanática, una simple estudiante extranjera. — ¿Hey? —inquirió, el enojo audible pese a lo contenido, pese a lo cohibido de su figura y tono, pues él no era humano; para tocarlo, ¿cuán lejos debería alargar la mano? — ¿Por qué? —exhaló, la voz baja, el sonido del motor sobre la misma. El bus se detenía, primera parada. Pensó: podría irme —abrazar el olvido—, pero permaneció ladeada en el asiento, ojos en el desconocido.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Sidney B. Graham

Volver arriba Ir abajo

por Ong Jun Sook el Vie 08 Jun 2018, 06:54


Ahí estaba, una tormenta en los ojos de la mujer sobre un rostro impasible. Era sencillo saber lo que pasaba por la mente ajena, podía predecir con exactitud lo que sentía, pues él hubiese pensando y sentido de la misma manera. La sorpresa, la confusión y la molestia eran lo que esperaba pues después de tanto tiempo se encontraban en un simple autobús y lo peor es que no era la primera vez; después de tantas charlas él finalmente se revelaba como alguien que no encajaba en lo común. Eran tantos secretos descubiertos a la luz que a Jun le sorprendía que ella siguiese de pie, sin poder dejar de mirarlo.

No se movió, observó cada movimiento que hizo la contraria y cuando se sentó a su lado se puso completamente rígido. La voz, dura y áspera, exigente, hizo que se removiera en su asiento y miró su regazo sin saber qué responder a una pregunta tan simple. Alzó el rostro, encontrándose con el de Syd, su amiga, y verla tan abatida, tan confundida y molesta y saber que él era la razón le provocó asquearse. Carraspeó, una, dos veces, alargando un silencio innecesario entre ambos y luego de un largo suspiro, decidió decir: —Porque quería evitar ver esa expresión. —Notó su error, lo fácil que podía malentenderse lo que le había dicho y temió que ella se molestara aún más. —No, espera, no vayas a malinterpretarme. — se pasó una mano por el rostro, frustrado por no encontrar las apalabras adecuadas, por no saber qué decirle. Miró la ventana buscando una efímera distracción que pudiese calmarle y finalmente lograr hacer oraciones lógicas  y sinceras en su cabeza. Nunca antes se la había hecho tan difícil expresarse cuando los buenos discursos parecían ser algo innato en él.

Se volvió a ella, pero fue incapaz de sostenerle la mirada por la vergüenza y miró el sucio suelo del autobús. —Discúlpame, ¿sí? Simplemente no sabía cómo reaccionarías al ver quien era y quería evitar una catástrofe…aunque creo que de todas maneras pasó lo que más temía. — pedir perdón era lo que menos quería hacer, y no era por orgullo o por alguna niñería inmadura, más bien porque sentía no merecerlo. Ahora ella estaba molesta y con justa razón. —Lamento decepcionarte. — porque probablemente a los ojos femeninos no era más que una mentiroso y un farsante.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Jun Sook

Volver arriba Ir abajo

por Sidney B. Graham el Dom 10 Jun 2018, 17:53
Mirar esquivo, pero ella no titubeaba: aguardando con más recelo que paciencia, necesitando de su alegato —incluso si este fuera deshonesto. Ella, nada más que una extranjera, asaltando a un idol en pleno autobús y exigiendo respuestas, nulos derechos para con él, era cierto; pero al amigo, aquél que le había oído los pesares y se los había sostenido a través de una frágil pantalla, le debía si quiera aquello —le debía si quiera un por qué, más que un perdón. Huía los ojos por el cristal, Sid preguntándose si estaría elucubrando falacias que tararearle hasta el convencimiento o la rendición, pero cuando la encaró un instante —cayendo los orbes, apuntando el suelo y los asientos raídos—, la occidental sintió el arrebato de tironear de la barbilla y sujetarla, exigirle de aquella forma honestidad —mas no lo hizo; las manos apretadas en las rodillas.

¿Qué había podido malentender? Aquella voz le encharcaba la razón, la salpicaba de contradicciones y, cuando lo escrutaba, mente / corazón no se ponían de acuerdo en cómo debieran referirse a él. Amigo, desconocido; mundano, estrella; mentira, miedo; arrojarlo a la discusión o marcharse. Habló decepción y a la fémina se le crispó la mirada, blancos los labios prietos: aquél, su primer instinto —lanzarse a la batalla con uñas y con dientes, desmenuzar a quién osara insinuar de Jun (su Jun, con quién iría al fin del mundo), eso, decepción—. Y la traicionó aquella lengua osada suya, vómito de ventrículo que replicó:— No me has decepcionado. —el australiano blandía las eses, hacía de cuatro vocablos una bonita sonoridad, como si fuera una promesa. Fue cuando llegó el turno de sus ojos de retirarse del semblante, apuntar con estos a otro lugar, maldecirse por aquello, su anatomía queriendo aferrarse al enojo en lugar de a la compasión, pues quién la tendría por ella.

Sacó los brazos de las asas y descansó la mochila en su regazo, envolviéndola con ambas extremidades y aunando la espalda al asiento duro. — ¿Era verdad —la inquisición brotó tremebunda de entre los labios, un hilo de voz, el idioma asiático a tropiezos— algo, de todo? —no la decepción, lo hiriente, se le formaba mancha en el tórax, como la huella de que, pese al orgullo que aferraba entonces, se le clavaba la revelación con el hastío de una pérdida —muerte, adiós (definitivo). Debiste ser un ahjussi obeso, pensó; mejor que ser un idol, hermano del muchacho del que habían estado hablando en tono fanático, fingida humildad en la que Sidney podía empatizar —entonces, no; entonces, de qué le hablaría más. Cuán sola se sentiría si, al escribir, ya no hubiera nada que decirle.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Sidney B. Graham

Volver arriba Ir abajo

por Ong Jun Sook el Dom 17 Jun 2018, 06:16


¿No estaba decepcionada? ¿Acaso había escuchado bien? Jun no podía salir de su estupor, no podía siquiera levantar la mirada y comprobar en sus ojos si la otra le estaba diciendo la verdad. Porque él conocía a la joven, la conocía bien, para saber que ella realmente, por el tono de su voz, por permanecer ahí y no salir corriendo, por no gritarle una sorta de insultos, no le estaba mintiendo. Pero la verdad es que necesitaba saber por qué. Sin embargo, no tenía el valor para preguntarle…al menos no aún.

Por fin levantó su rostro, por la sorpresa indescriptible que le había provocado su pregunta. —Por supuesto que era real. — renegó de inmediato, indignado y con la voz más aguada de lo que era, pero carraspeó intentando volver a su tono normal. —Es real. — repitió, para asegurarse de que sus palabras fueran creíbles y haciendo un claro énfasis que él aún estaba actuando honestamente. Podría ser difícil de creer y él no la iba a juzgar; con esa pregunta, despertando todos sus sentidos y golpeándolo fuertemente con sus temores, entendió que era tiempo de dejar de lamentarse y darle una clara explicación. Ya era suficiente de tantos lamentos y lloriqueos de su parte, pues ella no se lo merecía.

—No niego que al principio lo hice por mera diversión, pero no con el afán de lastimarte o jugarte una broma pesada. — Tenía que ser honesto y empezar por el principio. Contrario a Zero, el rapero que se desvivía en el escenario y parecía tener fuego en la mirada, Jun era más juguetón. En la empresa le encantaba jugarle bromas no solo a sus hermanos, sino también a quien pareciera ser una buena víctima, no obstante sus bromas nunca eran crueles. La oportunidad que se le presentó cuando vio el teléfono de Syd, fue una que no pudo dejar pasar y solo buscaba que ambos pudiesen divertirse, hablar. —Solo tenía curiosidad y quería hablar de fan a fan, sin esta capa de Idols limitándonos.— Se sintió bien hablar de tanto, de sincerarse sin preocuparse de ser un rapero, de ser el hermano de Duo o Lucky, era otro fan más igual que ella. Se acomodó en su asiento, apartando la mirada una vez más. —Cuando me dijiste que querías que nos conociéramos me dio miedo que al ver quien era cortaras cualquier lazo que nos unía y pues…no quería perderte.— Nunca quiso que pasara eso, pero ya estaban ahí, en ese punto sin retorno.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Jun Sook

Volver arriba Ir abajo

por Sidney B. Graham el Sáb 28 Jul 2018, 23:16
Aquellos segundos entre pregunta y respuesta, se alargaron eternamente y, con burla, los sintió retorcerse alrededor del cuello, impidiéndole aire y saliva; por ello las manos se aflojaron sobre las rodillas, el aliento una exhalación, como si toda la anatomía emanara un gracias. Incluso si aquella respuesta fuera una mentira, se percató entonces de que no habría podido encajar ninguna otra. Sin embargo, no quedó allí. Los siguientes vocablos no la provocaron, sorprendida de no hallarse fuego con el que irrumpirle discurso y alzar el áspero idioma hasta que todos los pasajeros comprendieran lo que ocurría —aquella ¿traición? que se arrastraba bajo los asientos—; no, no hubo enojo, la barbilla se le pechó a la camiseta y los ojos abandonaron al varón, el continuo balanceo del autobús asemejándosele a un consuelo, una nana para la serenidad. Cerró los ojos un instante, el rostro asintió con lentitud, un acuerdo taciturno, como un pacto de paz a regañadientes, empujándose a sí a comprender la posición ajena, la liberación que debió ser para aquél una amistad por correspondencia.

No quería perderte.

Ojos saltaron —como el pez del agua—, contemplándolo con arrugas en los extremos, achicados ante la sonrisa que retenía en los labios pero que se elevaba hasta allá. Con un mohín infantil, su puño se alargó hasta el brazo ajeno para propinar una suave sacudida. — Menudo idiota. —no retuvo a su lengua el hecho de que el coreano tuviera nombre conocido, pues ella podía seguir abarcándolo, sencillamente, Jun; sorteando sus diferencias, como lo habían hecho también a través de una pantalla. — ¿No sabes lo mucho me gustan los idols? Yo planeado todo esto. Tener a Zero como bestie es bastante cool, ¿no crees? —bromeó, tirante el tono pues aún se hallaba cohibida y sorprendida por la situación, y aunque aún no sonreía, una de sus comisuras se doblaba en un hoyuelo. Acariciaron los ojos, con mayor cariño que curiosidad, el perfil del varón. — ¿A ti no te importa? —preguntó de pronto, el índice se autoseñalaba como intentona juguetona, pero la seriedad quedaba impresa entre líneas cuando decía:— Yo. Como amiga. Yo, pudiendo salpicar tu imagen. Yo, una occidental. Yo, una fangirl.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Sidney B. Graham

Volver arriba Ir abajo

por Ong Jun Sook el Mar 31 Jul 2018, 06:32


Quisiera  o no, decir lo que tanto había mantenido oculto por esos meses le hacía sentir mucho mejor, como si una mochila llena de ladrillos fuese quitada de  su espalda. Aun así, aunque tenía un peso menos encima, la espera por una respuesta, una que oraba fuese positiva, le causaba ansias y que el pecho le pesara. Contaba cada golpeteo de sus pies en el piso del autobús, imitando el sonido de las manecillas del reloj, torturándose con los angustiantes segundos que corrían.  Entonces escuchó su el tono de su voz, sintió el empujón propiciado por la joven y se sintió familiarizado con aquella ligera aura juguetona y de complicidad. Le miró, con los ojos bien abiertos y la boca colgando por la sorpresa. ─…No se me había pasado por la cabeza. ─ recuperó el habla, un poco entorpecido aún por la sorpresa. Estaba bromeando con él, sobre toda esa situación y aunque no sonreía del todo, consideraba aquel intento de sonrisa en un gran avance. Ella se estaba esforzando, estaba intentado arreglar lo que Jun había roto y él tenía que ayudarle también, porque aquella amistad era de dos. ─Lo bueno de esto es que ahora puedo pasarte fotos vergonzosas de mis hermanos sin ningún problema. ─ soltó, esperanzado a que las risas femeninas se unieran a las propias.

Le tomó unos instantes comprender su pregunta, y solo hasta que se señaló, entendió. ─No, claro que no. ─ volvió a responder sin titubeos ni dudas; cuando  se trataba de ella, no tenía por qué dudar. Podría ser un Idol, pero eso no era impedimento para hacer amistades de todo tipo, a fin de cuentas, él seguía siendo una persona como ella, como cualquier otra. Lo que a él le importaba era el tipo de persona que era y Syd, simplemente se había ganado parte de él. ─Tú eres Syd, mi amiga. Eres la persona con la que me desvelo, con la que hablamos de una y mil cosas serias o bobas, con la que me siento bien. Yo veo a una chica genial. ─ había hablado bajo, mirando sus manos mientras enumeraba todo lo bueno que había salido de esa amistad –aunque le había faltado mucho por decir-, y finalmente alzó la mirada, mirando su reflejo en los ojos castaños. ─Lo que me importa es tu amistad, tú. ─ Por eso había temido tanto decir la verdad, porque le importaba muchísimo ella y lo que pensara sobre él.

Parpadeó un par de veces y sonrió, tímido. ─Nos estamos poniendo muy sentimentales.─ Era como esas charlas de las tres de la mañana mirando el techo con el teléfono celular pegado a la oreja mientras charlas con tu mejor amigo. Pero era bueno, porque todas las inseguridades, la delgada barrera entre ellos, podía empezar a desvanecerse.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Jun Sook

Volver arriba Ir abajo

por Sidney B. Graham el Vie 03 Ago 2018, 23:24
— ¿De verdad? —inquirió impaciente, el tono más elevado irremediablemente ante la mención de uno de sus bebés; consciente solo después, miró de lado a lado por si su euforia había molestado a los demás pasajeros, pero ninguno los miró de vuelta. Contagiada por aquél delicioso sonido —su risa—, familiar de audios y llamadas, los ojos se alargaron, imitación de los asiáticos cada vez que reía; una carcajada atropellada por la urgencia de seguir hablándole, de seguir bromeando como una forma de validar aquello (su amistad), pero no supo qué decir, quizá temerosa de meter la pata. Cuando sus risas quedaron bajo el sonido del motor, apagándose de la misma forma en la que se encendieron, habló. Índice apuntándose, haciéndose diana, y aguardando con una sonrisa que, deshonesta, camuflaba ansiedad.

Pero él respondió de inmediato. Jun. Su amigo no tuvo que pensar en palabras correctas pues el sentimiento era veraz, la sacudió como a un perfume fuerte. Él miraba sus propias manos, tono quizás de vergüenza mientras enumeraba con los dedos como si fuera mucho menor, pero ella miraba su expresión, atesoraba aquella voz que había pedaleado su nombre del mismo modo cuidadoso y benevolente con el que ella pronunciaba el de los chicos de Pegasus; como si, de alguna forma, Jun también la quisiera. Parpadeó, varón, despertando de un discurso que, aún si sentimental, no fue sentimentalista. El comentario la hizo reír de nuevo, esta vez con mayor ligereza, aliviada de cualquier peso. Sid estaba segura y tranquila, y la mochila le estorbó en el regazo —no, todo estorbó a su vera— con aquél nuevo impulso de abrazarlo; pese a si era socialmente incorrecto, no pudo contener su corazón. Tan visceral, así era ella. Un brazo envolvió, torpe y rápido, los hombros del coreano; el rostro se le ladeó sobre aquél y respiró su olor, todo en él le resultaba tan conocido. — Gracias. —murmuró. Jun realmente la había salvado durante su aventura en Seúl, si no hubiera estado él, probablemente hubiera regresado llorando a Australia. No se había sentido sola, porque estaba él; y eventualmente, su compañera, convertida en amiga.

Ella también pestañeó, separándose bruscamente y cabeceando disculpas con la cabeza. — Ahhh, perdón, perdón. —la espalda besó el asiento de nuevo, las puntas de los pies tamborileaban el suelo con renovado entusiasmo. — ¿Dónde vas? —quiso saber. Había creído que Jun, a aquellas horas, asistía a clases, igual que ella. Lo miró, torciendo el rostro, y habló en voz más baja:— ¿A practicar? —qué extraño se le hacía aquél pensamiento: su Jun, aquél, en una sala de ensayos. — ¿Has comido? —sostenía la cremallera de la mochila, preparada para arrojarle provisiones si no lo había hecho a aquellas horas de la tarde— Come, ¿eh? Jun... ¿oppa? —torció la boca, ¿debería llamarlo así? Siempre lo había llamado Jun, a secas, pero la postura de idol le hacía replanteárselo todo.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Sidney B. Graham

Volver arriba Ir abajo

por Ong Jun Sook el Sáb 11 Ago 2018, 07:10


La reacción de su amiga provocó una suave risa. —Claro. Recuerda que confío plenamente en ti. — Sabía que lo que compartiera con Syd se quedaría entre ellos, que ella ni siquiera pensaría en divulgarlo en algún Blog o chat sobre idols. La conocía, sabía muy bien que ella no era esa clase de persona y no temía depositar toda su confianza en las manos de la extranjera; ahora se alegraba de poder dejarlo en claro que su temor de revelarle su identidad no se debía a ella, sino a él mismo. Estaba tan ansioso por poder ser aún más honesto, compartir muchas más cosas son Syd y dejarle ver, por completo, a Zero y Jun, las dos partes de él. Después de su discurso no se imaginó recibir un abrazo tan efusivo, fue rápido e inesperado pero bienvenido. La envolvió entre sus brazos, sintiendo la calidez del cuerpo ajeno y cedió. —No. Gracias a ti. — le susurró, pues nunca se cansaría de agradecerle por su amistad.

Le provocó cierta decepción desenredarse de sus brazos y alejarse de ella, pero recordó dónde estaban. —Descuida. — le aseguró, pues no le molestaba en lo absoluto ningún tipo de muestras de afecto con aquellos que confiaba. Ella estaba en lista justo bajo sus hermanos. ¡Cierto! Por poco se olvidaba de su ruta, de sus obligaciones…pero era comprensible porque la prioridad en esos momentos era Sydney. A su suposición, asintió, más efusivo. —Así es. Tengo que practicar mucho. — Miró entonces a todos lados, asegurándose de que ningún fisgón tuviesen sus ojos en ellos; se acercó al perfil femenino, a punto de reverle información confidencial y súper importante. O no tanto-. —Te diré un secreto. Hago comeback en Julio y estoy dando los últimos retoques.— Estaba tan emocionado de por fin compartirlo con ella. —Aún no como nada, lo haré después de practicar. — no tenía que preocuparse, eran las rigurosas dietas y reglas de los idols.

Le sonó extraña la palabra, algo ajena, pues estaba completamente acostumbrado a una plática informal. —Ah…dime como te sientas cómoda. Jun está bien. — no quería que absolutamente nada cambiara con la revelación de su identidad, ni siquiera algo tan insignificante, o al menos para él, como los honoríficos. —Sigo siendo tu Jun…piérdeme el respeto de nuevo. Además, prácticamente somos de la misma edad. — le dio un empujoncito, suave, lo suficiente para moverle solo unos centímetros.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Jun Sook

Volver arriba Ir abajo

por Sidney B. Graham el Miér 17 Oct 2018, 01:15
Pese a que cualquier rencor hubiera quedado olvidado, era curiosa la forma en la que se miraban, hablaban y tocaban, como si estuvieran re-conociéndose (y era justamente así); camaleones que mudaban color de piel, a juego con la del otro. Tal vez por eso imitó sus movimientos exactos y miró de lado a lado —sin saber qué era lo que buscaba, o si buscaba—, acercándose en secreto. El aliento caliente le hizo cosquillas en la mejilla. La noticia la hizo mirarlo con los ojos muy redondos. — ¿En Julio? —hizo hincapié, porque aquello era el mes que viene y no sabía si iba a ser capaz de adaptarse a aquello para entonces. Tendré que hacerlo, se dijo. Y es que era algo incómodo, sí, y sabía le iba a costar el sumar una idea a la otra (el amigo y el idol), pero aún así, lo contemplaba con devoción de hermana y la boca le sonreía con voluntad propia.

Al escucharle la negativa, estuvo a punto de sacar de su mochila uno de sus snacks, pero se detuvo. Se halló en necesidad de preguntarle si estaba pasando por alguna de aquellas dietas extremas que causaban revuelo en las redes, de tanto en tanto, pero no se vio capaz de ponerlo en voz alta, creyéndola demasiado invasiva. El empujón en la sacudió con más suavidad que el vehículo, aunque bastó para despertarla de su ensimismamiento y hacerla devolverle el gesto, con mayor ímpetu. Cerró la cremallera. — ¿Por eso estabas siempre despierto tan tarde? —preguntó (cuántas veces no se habrían mandado mensajes hasta las tantas), añadiendo:— ¿Volvías a casa de ensayo? —en su coreano quebrado. Sintió ganas de ponerse a ver cualquier vídeo habido y por haber suyo una vez llegara a casa, queriendo estar tan familiarizada con su carrera como lo estaba con su lado más personal. Al mirarlo de nuevo, pensó que había tenido la suerte inmensa de conocerlo; no porque fuera idol, ni el hermano de Lucky, sino porque aquél tipo de esfuerzo —el de su trabajo— requería aquél tipo de pasión inspiradora.

Sidney se sentía absurdamente orgullosa; absurdamente, pues ella no había tenido nada que ver con él —de hecho, se sintió culpable por no haber sido un apoyo tan grande para él, como él lo había sido para ella hasta entonces. Apoyó la cabeza en el respaldo. — Seguro que hay mucho que no puedes contar o enseñar. —barruntó, convencida de que las empresas de entretenimiento tenían cláusulas muy parecidas a las de los espías en el gobierno— Así que dejaré que hables lo que quieras. Voy a intentar sobrevivir a la curiosidad y no preguntarte por todo. —decían que lo importante era la intención. Por las ventanas, se contemplaba más y más cerca la parada de Sid. — Presento un corto hoy, —le explicó, señalando con el índice las ojeras bajo sus ojos— ¡deseáme suerte! —era una simple evaluación frente a sus profesores, pero aún así. Se echó la mochila sobre un hombro, inclinada en el asiento con un suspiro de cansancio. — ¿Te puedo...? trátalo como siempre. Corrigió:— Te escribo cuando salga. —con un gesto, señaló al pasillo— Es mi parada. —El autobús ralentizaba la velocidad, pero aún no se detenía.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Sidney B. Graham

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.