Hold me tight. | Sung Myung Woo.
NOTICIAS
29.12 Abrimos el foro Hemos cumplido seis meses online, ¡muchas gracias por todo y a por muchos más! 00.00. Próximamente Nuevas noticias pronto.
MISS C
MISTER L
MISS N
BABY C
BABY L
BABY N
JULIO DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
X
comeback stages julio
CANCIÓN:
SOMETHING NEW
DEBUT SOLISTA
MINI-ALBUM
ARTISTA:
HAN SU MI
KSJ
ENTERTAINMENT
240 PUNTOS CONSEGUIDOS
DORAMA:
FUGITIVE LOVERS
DEBUT:
ACTRIZ
ARTISTA:
HWAN TAE JOON
MYP ENTERTAINMENT 1445 PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS

Hold me tight. | Sung Myung Woo.

Ir abajo

por Seung Syo el Mar 26 Jun 2018 - 16:37


24 / 06 / 2018 | 15:30

Era tan difícil para Syo aceptar aquello, no podía creerse que su madre hubiese muerto luego de años de luchas para poder mantenerla con vida, trabajando día y noche en búsqueda de algo que  hiciese que sus esperanzas finalmente fuesen algo que le generase el efecto que deseaba, pero no, había pensado que alcanzaría el cielo y nunca sucedió, se estrelló contra el suelo cuando sus dedos estaban a tan poco de alcanzar las nubes. Suspiró para sí mismo enjugándose el rostro con las manos, sus lágrimas lo cubrían por completo por haber hecho esa acción tantas veces ya en la oscuridad de su habitación. Había vuelto esa misma mañana del sepelio, aunque consideraba que colocar una minúscula urna encima de la de su hermano no podía ni siquiera recibir ese nombre. Quería salir, tomar un poco de aire y por eso se levantó, había llamado a uno de sus mejores amigos, una de las pocas personas a las que le contaría aquello, porque ciertamente, necesitaba desahogarse por completo, un hombro en el cual llorar y tal vez recibir algunos abrazos de consuelo, necesitaba ser lastimero y mimado por una vez en su vida, había jugado demasiado a ser fuerte.

Vestido totalmente de negro a excepción de su chaqueta que era de color caqui, Syo caminó un poco inseguro hasta la calle en donde tomó un taxi por primera vez en su vida, porque él cuando estaba solo utilizaba el autobús o la motocicleta de la pizzería, pero con esta última no contaba al pedir algunos días libres para ocuparse de sus asuntos. Aquel auto lo condujo directamente a la cafetería que le había mencionado al contrario, estaba tan ansioso, tan triste...Pero internamente mantenía la pequeña ilusión de verlo tras tanto tiempo, al menos algo bueno habría en ese encuentro, pero le sabía mal que fuese bajo aquellas circunstancias. Dejando un billete de cambio al taxista bajó de allí y caminó directamente hacia el interior del local en el cual aguardó sentado en una silla de madera frente a una mesa contigua a un amplio ventanal de cristal, desde allí veía simplemente a los transeúntes ir y venir, intentando entretenerse con ello y excusar su presencia en el local pidió un café oscuro; solo faltaba que él llegase para completar la escena... ¿Habría cambiado? ... Syo sí, había tenido muchas cosas en los últimos días, pero ninguna tan importante como la reciente.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Seung Syo

Volver arriba Ir abajo

por Sung Myung Woo el Mar 26 Jun 2018 - 18:11


No llevaba mucho tiempo en Seúl, apenas cuatro días desde que aterrizase el avión y se estaba amoldando de nuevo a la rutina de la gaming house, a las largas partidas tras mantenerse en el equipo después de la temporada de fichajes. Esos días eran los peores porque podían llegar nuevos compañeros y los primeros días eran tensos hasta que se conocían y se amoldaban los unos a los otros y para Myung costaba mucho más porque solía ser algo introvertido con la gente que no conocía. Raro teniendo en cuenta que su futuro estaba ligado a las ofertas de clubes de eSports y con plantillas que no eran fijas, pero como se solía decir, no es lo mismo estar en un ambiente de trabajo que viviendo con esas mismas personas.

Por suerte para él recibió la llamada de uno de sus mejores amigos, de Syo, llevaba sin verle desde que se marchó y casi suspiró de alivio cuando tuvo la oportunidad de librarse unas horas de ese ambiente tenso de la casa. Notó a su amigo diferente esa vez, en su voz, como si las cosas no fueran bien y no le sorprendió porque normalmente solían contarse toda la mierda que les pasaba en sus vidas y con un mes de separación a saber que cosas le habían pasado. Decidió no hacerle esperar mucho, cambiándose de ropa a una menos arrugada, una camiseta lisa, unos vaqueros, una chaqueta negra y ya, con el pelo algo alborotado. Se echó colonia por estar más presentable y estuvo cerca de cinco minutos mirando el portátil, debatiéndose en qué hacer, pero al final optó por dejarlo y no llevárselo, tenía que controlarse.

Se encaminó a la cafetería que le indicó por teléfono y no tardó mucho en llegar, de hecho lo vio a través de un ventanal y ya le saludó con la mano, dirigiéndose a la entrada. Caminó hasta la mesa y se percató de que ya había pedido algo, así que se sentó frente a este de una forma poco aconsejable por un médico. ―Espero que no hayas tenido que esperar mucho, he venido lo más rápido posible.― ya podía notar que no estaba bien, así que se inclinó en la mesa para estar más cerca de su amigo. ―¿Ha pasado algo, Syo? sabes que si me necesitas siempre voy a estar ahí, aunque sea por Skype.― Myung era muy tranquilo, siempre parecía bajo control, con un tono tranquilo y la mirada igual, casi imperturbable, pero cuando estaba preocupado aquellos que lo conocían lo apreciaban en sus gestos inquietos, sobretodo en los pies que no paraban quietos.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Sung Myung Woo

Volver arriba Ir abajo

por Seung Syo el Mar 26 Jun 2018 - 19:32



No fue tanto tiempo el que Syo tuvo que esperar a su amigo,  este llegó más rápidamente de lo que el rubio había esperado, al verlo tras aquel cristal una pequeña sonrisa se mantuvo por escasos segundos en sus labios mientras los dedos de su zurda tocaban ligeramente el asa de la taza que tenía frente a sí; suspiró cuando lo vio avanzar; aunque quería ser lastimero, algo dentro de sí gritaba que por favor se detuviese, porque él no estaba acostumbrado a eso, era alguien que caminaba hacia adelante intentando luchar contra el destino y todo lo que tuviese para lastimarle. Sin embargo, hizo caso omiso a sus pensamientos y simplemente continuó rememorando cosas que le hacían cada vez más daño, cosas innecesarias pero que se aparecían en su mente en forma de una película, una que no deseaba ver pero que necesitaba de cierta manera hacerlo.

Está bien, he perdido la noción del tiempo desde hace algunos minutos, así que olvidé la hora ―. Mintió, no sabía con exactitud cuantos minutos habían transcurrido, pero sí llevaba algo de tiempo allí, o al menos esa fue su percepción ―...Bueno... ―. Aunque quería contarle de una vez, solo dejarlo salir, se quedó observándolo con cierta curiosidad, él pensaba antes en los demás que en él mismo, hasta en aquellas circunstancias, igualmente, era normal... Lo quería muchísimo ―¿Cómo te ha ido? ¿Ganaste?... Espera un momento, Myung Woo, ¿ibas a competir, no? Explícale un poco a este ignorante tecnológico ―. Porque era mejor comenzar de esa manera, porque luego de que dijese lo que se esforzaba por salir de su garganta no habría vuelta atrás, sin embargo, no pensaba esperar mucho solo para comentarlo ―Deberías pedir también un café... Y bien, estos días han sido tormentosos... Sabes, ayer por fin pensé que mamá tendría la oportunidad, conseguí parte del dinero prestado para operarla, pero ayer, murió durante el proceso... Y esta mañana yo oré frente a sus cenizas, están sobre las de mi hermano. Estuve Solo ―. Tragó con un poco de dificultad alzando un poco el rostro cuando sintió las lágrimas llenar sus ojos ―Era la única persona que la recordaba... ¿Qué tan mala suerte puede tener una persona hasta para que se olviden de ella?

Él sabía que su madre era buena, ella siempre intentó llevar el pan a la mesa, tenía amigos y sonreía a todo el mundo, ella era una persona a la que Syo respetaba, protagonista de noches de diversión cuando se quedaba en casa y ambos veían la televisión con más estática que contenido, quien le enseñaba en casa algunas veces para ayudarlo con las clases y quien lo escuchaba tocar el piano con tanta ilusión, compartiendo su esperanza y su sueño de convertirse en profesor ―Y me siento vacío, Myung Woo... No sé ahora lo que debería hacer, tengo miedo de tener una existencia mediocre, porque yo me esforzaba por ella...Pero ya no queda nada ―. Lo miró un poco consternado pero posteriormente desvió la mirada ―... Siento ser penoso... Lo siento muchísimo.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Seung Syo

Volver arriba Ir abajo

por Sung Myung Woo el Mar 26 Jun 2018 - 20:23


Por alguna razón, desde que se sentara en esa silla de madera y le mirase, sentía como si el jungler enemigo le acechase en su propio terreno, esperando el momento perfecto para dejarse caer y hacer estragos, claro que no de una forma literal en la que moría por eso, era Syo, no le iba a matar. Pero si que se sentía igual, como si algo no cuadrase del todo y Myung a veces pasaba cosas por alto, se le podía recriminar que su atención se la llevase su adicción, pero en esos momentos en los que lograba estar lejos de la tecnología, hasta podía notar esas cosas. Pese a todo fue su amigo el qué como siempre le preguntó como le fue todo, a lo que el gamer se acomodó en la silla y se encogió de brazos.  ―Si, era un torneo en China, nada fuera del otro mundo, ganamos evidentemente porque hay una reputación que mantener y no podíamos ir allí y no dar el máximo de nosotros.― no era una competición tan famosa como las habituales, pero hasta en torneos pequeños debían sobresalir.

Su amigo no entendía tanto de su mundo, pero aún así se preocupaba, como siempre, siendo una de las pocas personas que había conocido que se preocupaba tanto por sus allegados. Iba a pedir un café como le aconsejaba, cuando empezó a hablar de su madre y por un momento su boca se curvó en una sonrisa por saber que por fin iba a poder pagar esa operación, eso le alegraba mucho. Pero la sonrisa le duró poco, en cuanto dijo que falleció durante el proceso sintió un nudo en la garganta que hacía que le picasen algo los ojos, quizá era esa la sensación que tenía de que algo pasaba. En cuanto le miró y vio sus lágrimas se sintió mal, porque lo había pasado solo, sin nadie que le apoyase, que estuviese a su lado para esos momentos tan complicados, pasar el proceso... Se le humedecieron un poco los ojos, porque sabía lo que era echar en falta a una madre desde que la suya le diera la espalda cuando empezó con su carrera profesional pero al menos tenía a su hermano pequeño.

Se sentía abatido, derrotado y estaba sumido en el dolor por lo reciente, lo notaba en sus palabras, donde se menospreciaba cuando en realidad era un chico admirable, una de las mejores personas que conocía. No pudo evitar levantarse y sentarse justo a su lado, pegando la silla lo máximo posible, su mano fue hasta su pelo rubio y lo agitó un poco en un gesto cariñoso, antes de tomar su mano para que supiera que no estaba solo, ya no. ―No eres penoso Syo... no puedes decir eso, sentirte como te sientes es lo normal, mostrar emociones. Tienes que dejarlo salir, no contenerlo, es peor cuando lo guardas porque te consume.― Era mejor que llorase, que toda esa tristeza saliese mientras le arropaba.

Le dejó acercarse todo lo que quisiera, mirándole y fue sincero con él, como lo era siempre con sus amigos. ―Ninguna persona es olvidada mientras haya gente que la recuerde, tu madre siempre va a estar viva en todos sus amigos, en ti... en mi, por todo lo que me has contado de ella.― le costaba hablar ya a estas alturas, sus ojos se habían empañado demasiado, vidriosos en contraste con las leves ojeras que llevaba. ―Y no puedes decir que no sabes qué hacer, porque eso sería mentirte a ti mismo, ella luchó toda su vida por ti, porque te quería, hasta el punto de hacer lo que fuera necesario por sacarte adelante. Hay madres que no son capaces de eso, que no les importan sus hijos y los abandonan a la primera de cambio...― lo sabía por experiencia propia, su madre biológica lo hizo y aunque no se quejaba de su familia adoptiva, ese dolor estaba presente aún. ―Tienes que hacer todas las cosas que le prometiste, tienes que convertirte en el hombre que  quería que fueras, por ella... creyó en ti en todo momento y hasta yo se que puedes.― intentar darle ánimos a un amigo cuando empezabas a llorar era difícil, muchísimo, pero las lágrimas eran inevitables, era su mejor amigo después de todo, el más cercano, como otro hermano más, le dolía verle mal.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Sung Myung Woo

Volver arriba Ir abajo

por Seung Syo el Mar 26 Jun 2018 - 21:01



Vergonzoso, patético... Alguien nimio, así se sentía diciendo todo aquello, porque de alguna forma se hallaba derrotado y el expresarlo en voz alta solo hacía más real aquella sensación que lo surcaba irremediablemente, o que tal vez solo era así al parecer; su usual sonrisa de anticipación a lo que suponía sería bueno se esfumó de sus labios desde que aquello ocurrió, porque ya él no veía nada bueno en lo que pudiese hacer, había perdido su horizonte y el punto cardinal por el cual realizaba sus acciones, él necesitaba un motivante para seguir y lo había perdido por su propia inhabilidad, pero puede que incluso eso en cierta medida hubiese sido insano... Pero, lo fuese o no... ¿qué hubiese podido hacer Syo más que esperar que todo saliese bien? Porque él dio lo mejor de sí para poder pagar la operación y cuando halló a alguien dispuesto a ayudarle y a quien él podía aceptar, terminó lográndolo...Mas, no había sido su responsabilidad lo que ocurrió durante la misma, porque él lo intentó con todas sus fuerzas una y otra vez. Cuando el contrario se acercó a sí cambiándose de lugar se halló un poco incómodo, porque no podía alegrarse por él y su triunfo tal como quería... Y eso le dolía mucho, porque sus problemas no podían tomar protagonismo, no cuando todos tenían su propio infierno.

Él pudo haberle avisado a Tae Min, pero el menor no tuvo mucho contacto con su madre y también tenía bocas a las que alimentar, no podía detenerse para sentirse mal por su amigo quien había estado en la misma inservible batalla durante años, pero de igual manera lo pudo haber hecho... Así, que por una parte había sido su responsabilidad aquello, aunque no era algo de lo cual se daría cuenta si no pensaba con la mente tranquila, algo difícil en ese estado. Escuchó con excesiva atención al muchacho que ahora se encontraba a su lado, apretó su mano levemente y aun con aquella expresión cercana al llanto pudo sonreír, porque sus palabras calentaban su alma y le hacían sentir un poco de paz, paz que había buscado desde el día anterior; abrió la boca para decir algo pero se detuvo por observar como el contrario se hallaba también al borde del llanto apartando las manos de donde las tenía y llevándolas al rostro ajeno para intentar limpiarle los ojos, aunque no estaba seguro de si ya lloraba.

No, no llores, Myung Woo, que me harás también llorar más a mí ―. Tomó la taza para aproximarla a él ―Ten, bebe... ― Claro, como si el café solucionase todo; no dio ni siquiera tiempo para esperar a ver si tomaba la taza o no, ya que la dejó de nuevo sobre la mesa solo que frente a él, acto seguido, lo abrazó con algo de fuerza dejando su mentón apoyarse en uno de los hombros ajenos ―Te eché tanto de menos... Estoy, orgulloso de ti de alguna manera, y tú... Tú que pareces comprenderme, me haces sentir el pecho cálido con tus ánimos, gracias, gracias, Myung Woo... Por tus palabras, por llorar por mi madre; por creer en mí, por venir, por todo ―. Porque él había demostrado ser empático con un tema del cual no era más que un oyente, y eso lo valoraba en demasía ―Lamento no haberte llevado a ver a mi madre alguna vez, y que no intentase ser más íntimo contigo al hacerte más participativo en mi mundo. Pero... El hecho de que haya sido de esa manera y puedas reaccionar de esta forma, habla mucho de ti y de lo que es nuestra amistad, estoy feliz de tenerte a pesar de cómo me encuentro ―. Se apartó levemente y le mostró una sonrisa, una mucho más sincera que las demás, en la misma a pesar de que era notorio el dolor que recorría su ser, era obvia también la pequeña emoción que crecía en su ser como una especie de chispa... Porque, pensaba que sí, que él podía tener razón y debía ir con lo que su madre pensaba, superar las ganas de acabar con todo y simplemente seguir viviendo de manera decente como ella quería, poder alcanzar todos aquellos objetivos que de pequeño se había planteado y...Simplemente vivir, porque aquello había sido lo principal por lo que ella luchó toda su vida.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Seung Syo

Volver arriba Ir abajo

por Sung Myung Woo el Miér 27 Jun 2018 - 14:04


Al tener solo a sus amigos y compañeros de equipo en Seúl, estos eran como su familia, los únicos a los que podía acudir en caso de necesitarlo así que le importaba todo lo que les sucediese y si podía ayudar lo hacía, a veces la cagaba pero siempre trataba de hacerlo lo mejor posible. No estaba seguro de sus palabras porque nunca había tenido que consolar a nadie que hubiera sufrido una pérdida así, pero lo hizo de corazón, tratando de comprender al otro y consolarlo. Cuando vio una sonrisa creyó que iba por buen camino, desde luego era mil veces mejor que verle destrozado, le costaba no empatizar con la gente que le importaba y con temas tan importantes como la familia. Sintió las manos de Syo secarle los ojos y lo agradeció, porque lo único que le faltaba era acabar igual que él cuando tenía que ser al contrario, transmitirle fuerza. Se ayudó con la manga de la chaqueta y sorbió por la nariz una vez, tratando de mantener esa clama que tanto le caracterizaba, casi frialdad según decían algunos periodistas que escribían sobre él en su trabajo.

Estaba de acuerdo con su amigo y asintió para decirle que se contendría, que no habría más llantos, bueno al menos no por parte del gamer, Syo tenía todo el derecho del mundo a llorar lo que quisiera, como si se pasaba así todo el día. Dio un sorbo a la taza de café cuando se la ofreció, por no hacerle un feo y porque tenía la garganta seca de ese momento tan triste. Pero tal como la probó arrugó la nariz y sacó la lengua porque estaba muy amargo para su gusto, muy negro el café, le gustaba con leche, con cacao, con algo que le aportase más dulzor pero tras relamerse un poco se le pasó. Tras dejar la taza su amigo se movió y no dudó en abrazarle como quería, con fuerza, llevando una mano a su nuca y ascendiendo a su cabeza, escuchando sus palabras con algo de vergüenza, porque siempre le halagaba de esas formas aun cuando no tenía que hacerlo. ―Ahora me tienes aquí... no voy a irme en una temporada. Y no des las gracias, un amigo no puede fallar a otro en un momento así, sabes que cuentas conmigo para todo y que solo tienes que pedir lo que necesites, como si me tengo que quedar contigo unos días para animarte― si tenía que montar un camping en su casa lo haría, todo para que la transición fuese mucho más llevadera.

Myung no tenía nada que perdonarle, aceptaba aquello que quisiera compartir Syo con él y como humano que era , le parecía imposible no verse mal por su sufrimiento, cuando se apartó con esa sonrisa le secó las mejillas con la manga de la chaqueta también, devolviendo la sonrisa a este. ―Eso son tonterías, no tienes que pedirme perdón por nada, somos amigos y nunca voy a exigirte nada, se que compartes conmigo lo que puedes y yo igual contigo, creo que somos muy cercanos, más de lo que crees, casi como hermanos.― le guiñó un ojo, dándole otro abrazo fugaz y tras eso se separó un poco.

Subió una pierna encima de la otra. ―Va en serio Syo, lo que dije, si necesitas que me quede contigo unos días puedo pedir permiso, o si quieres que nos distraigamos saliendo por ahí, yendo al cine... lo que sea. Yo también soy feliz de tenerte, de que me ayudes cuando estoy mal, me animes cuando pierdo o me siento solo, siempre piensas mucho en los demás, creo que ahora te toca pensar en ti. Ser un poco egoísta y dejar que yo te anime, me preocupe y todas esas cosas.― cobraba bien como para poder hacer ambos un montón de cosas.
[/color]

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Sung Myung Woo

Volver arriba Ir abajo

por Seung Syo el Vie 29 Jun 2018 - 12:59



El cariño de Syo hacia el contrario era magnánimo, este parecía detenerse en el tiempo durante los momentos en los que no podía verle, pero continuaba avanzando cada vez que sus miradas se cruzaban y sus palabras de dolor muchas veces salían a flote, era su único apoyo, lo fue desde hace mucho tiempo, una de esas personas que lo sacó de la soledad y lo hizo ver que sí, que podía contar con alguien, que la compañía no solo era tener a quien perseguir por allí, sino darse el tiempo para escuchar, y el tiempo era lo más valioso para Syo, algo que tenia mucho más coste que el dinero, algo incapaz de recuperar. Como dijo cuando apenas era un niño, era Sísifo... y como su anciana amiga había comentado, ahora cargaba con los edificios que desde pequeño ayudó a construir, porque no solo era su alma que la que plañía por el agotamiento excesivo de tanto tiempo intentando mantenerse a flote en un desesperado intento de respirar, sino que también su cuerpo que se hallaba tan cansado de tanto trabajo, en especial los últimos años en los que su madre enfermó... ¿Era bueno para Syo que hubiese muerto? Sí, un fin para el sufrimiento de ambos, sin embargo, él no podía verlo de esta manera, simplemente lo miraba como esfuerzos perdidos e incapacidad de su parte para socorrer a la mujer.

Jugó con sus manos un poco inquieto en esos momentos, por estar recibiendo tanta atención que a pesar de encantarle le avergonzaba, por saber que Myung Woo no se apartaría de su lado, porque él gustaba de saber que el chico estaba en la ciudad, le tranquilizaba como ver a Tae Min trabajando en el restaurante a diario, porque a Syo le agradaba tener a sus seres queridos cerca, y los mismos, aquellos que sabía que eran personas que podían tener también sus propias tribulaciones, estaban mejor bajo su vista, allí en donde él pudiese aunque fuese escuchar sus problemas, al menos eso era lo que creía el rubio ―Myung Woo... Eres... tú... ―Exhaló, tenía la sensación de la tela del contrario bajo los ojos, allí donde algunas orejas negruzcas parecían crecer, él siempre había tenido una piel perfecta, pero ahora a pesar de esto su rostro parecía un tanto demacrado. Con aquel comentario, él quería decirle que como siempre era una gran persona, tan amable y encantador, que era la única persona a la que se podía atrever a decirle todo eso, con quien quería ser un niño para poder recibir algo de empatía, porque ambos acostumbraban a dejar que sus bocas expresasen todo aquello que los lastimaba, era algo común en ambos.

Myung, ahora mismo ni yo quiero entrar a mi casa. Y tú, serías como una flor entre un campo de guerra―. Soltó una risa baja antes de negar con lentitud, él no quería verlo dormir en su hogar que poco tenia para ofrecerle, y él... No podía dormir allí, le dolía hacerlo ―Quiero que mejor pasemos el tiempo juntos hablando de cualquier cosa, quiero que me enseñes a jugar... ¿Eso podría ser? Pero que me enseñes en serio, no que te dediques tú solo y me dejes atrás ―. Porque sabía que al chico le encantaban tanto los juegos como para olvidar su alrededor, eso lo fascinaba y algunas veces cuando le decía las cosas y este se entretenía con ellos se detenía a mirarlo simplemente jugar, él también tenía una pasión así, el piano, siempre se descubría toqueteando las superficies como si se tratara de las teclas de esos instrumentos ―Verdaderamente, que por una vez, cuando nos veamos no hayan comentarios que nos causen dolor, somos como hermanos, dijiste, pero los hermanos también comparten los buenos momentos y yo quiero tenerlos todos contigo ―. Se encogió de hombros tomando posteriormente la taza para beber lo que quedaba del café, en ciertas oportunidades sus vidas no daban cabida para sonrisas y juegos, pero él... Tal vez quería cambiar un poco, de repente dejaría algún trabajo luego de pagar su deuda por la operación y se iría de casa, simplemente a seguir su propio camino, uno que el destino le condicionó pero que quería hallar nuevamente y liberar, agradecía en demasía tener a alguien como él a su lado y por nada del mundo pensaba dejarlo atrás, ahora más que nunca estaba dispuesto a involucrarlo lo más que pudiese en su vida, porque suponía que así era cuando se quería a alguien, recibió varias señales al respecto, una con Tae Min a quien desde pequeño intentó ignorar, con aquella anciana que algunas veces parecía su madre, con quien fue su mejor amigo, con Min Hoon y ahora con Myung... Pero con este último no se permitiría el mismo error de mantenerlo al margen de sí mismo.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Seung Syo

Volver arriba Ir abajo

por Sung Myung Woo el Lun 2 Jul 2018 - 21:50


Nadie le había mucho en su malestar cuando su familia dejó de hablarle por empezar su carrera en ese mundo de los deportes electrónicos, sabía lo que era esa soledad cuando estabas muy afectado y no iba a permitir que la sufriese Syo. De entre todas las personas que conocía en esa ciudad, el chico que tenía allí era quizá de los que más se entregaban, pero no ese día, se negaba a que todo girase en torno a Myung, sus cosas podían esperar a cualquier momento. Ese abrazo tenía que ser un refugio para Syo lo que él quisiera, sin malas caras o juzgar su comportamiento, y le importaba muy poco lo que pudieran pensar las personas que estaban a su alrededor, los clientes o la misma camarera, a la mierda el mundo entero como solía decirse cuando todo le daba exactamente igual. Le escuchó hablar o un intento de ello, sonriendo porque no necesitaba que dijeses más, lo había captado a la primera, lo sabía, no necesitaba más. ―Lo se, tranquilo... lo se― quiso tranquilizar a su amigo, ya llevaban tiempo conociéndose como para saber leerse sin palabras, una comunicación mental como solía decir Myung al contrario, para reírse, bromeando con ello delante de otras personas.

Que usara esa analogía le arrancó una risotada, mirando a este para negar. ―Oh, venga ya Syo... mi vida es un campo de guerra constante, me dedico a pelear en un mapa matando campeones para derribar sus bases. Soy una flor con espinas, si no vas con cuidado pincho. Pero okey, no te preocupes, lo capto.― quizá no quería llevarle allí, no estaba preparado o vete a saber qué, pero no insistiría, su ofrecimiento estaba ahí si alguna vez quería tomarlo. Lo que no esperó fue que le pidiese aquello, porque en el momento que se ponía con los juegos todo cambiaba, demasiado, tenía que estar pendiente de muchísimas cosas que cuando competía. ―Vale... soy un profesor muy estricto y me va a costar pero si quieres aprender puedo enseñarte. Prometo tratar de estar pendiente de ti y si no, te doy permiso para que me lances la almohada o algo, lo que creas oportuno. También que perdones si se me va la cabeza y me pongo un poco pesado digo alguna gilipollez, porque las diré, no te quepa duda.― no le gustaba perder, en los torneos como tenía cámaras delante se controlaba, pero jugando a solas, en su cuarto, podía frustrarse mucho si sus compañeros eran realmente malos. A Syo le iba a enseñar, le tendría paciencia esperaba, porque nunca enseñó a nadie.

Estaba de acuerdo con eso, no tenían que quedar en lo malo, ahora todo debía empezar de cero para Syo, nueva vida, donde tenía que hacerse a sí mismo y sin nadie más. Ya era momento de dejar el maldito dolor a un lado, también le venía bien a Myung, que aún se ponía mal cuando pensaba en su familia, en lo solo que le habían dejado. Los entendía, de verdad que si, pero no mitigaría el dolor, seguiría enviando postales en fechas señaladas, llamando aunque no quisieran hablar con él, hasta que lo comprendieran. ―Entonces prometamos que vamos a dejar lo malo aquí, en esta cafetería y a centrarnos en lo bueno de nuestras vidas, en vivir al máximo posible sin arrepentimientos.― fue directo, pidiendo a la camarera un café bien cargado, largo, para poder tener fuerzas el resto del día. ―Este sitio se ha vuelto deprimente, tomaré ese café para llevar y vamos a salir a que nos de el aire, tenemos que empezar ya a divertirnos, aunque sea en un karaoke, haciendo el tonto con nuestras super voces. O vamos a un centro comercial a hacernos un cambio de look, yo que sé Syo, me da igual... pero empecemos a disfrutar de las cosas, aunque vayamos hablando por el camino.― Quizá todo muy precipitado, pero si ya habían mencionado que no querían estar tristes, pues a lo hecho pecho, qué mejor forma de hacerlo así, directamente, sin pensar, solo actuar.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Sung Myung Woo

Volver arriba Ir abajo

por Seung Syo el Miér 4 Jul 2018 - 21:39



Syo pensó que Myung Soo se tomaba las cosas a juego aunque él fuese serio a través de los comentarios que podían resultar jocosos, quiso decirle de alguna manera que él era hermoso y su casa horrorosa pero no se atrevió y solo se dedicó a escucharlo, intentando hacer que sus palabras adquiriesen sentido pues era bastante ignorante en esos temas, igual, terminó por darle una explicación que consideró verdadera y sencilla: Era rudo y jugaba contra los más fuertes. Asintió para sí mismo luego de tomarlas como ciertas, mas, prefirió dejar ese tema hasta allí con esa leve victoria en sus pensamientos, todo porque él estaba diciendo cosas más importantes, sobre que lo enseñaría. El rubio creía que era un buen maestro, él siempre había tenido mucha paciencia cuando le explicaba algunas cosas, cuando hablaban, era algo que le reconocía, solo por ese hecho pensaba que él podía ser alguien bueno para la enseñanza, además, partiendo desde el principio de que las personas que tienen algún pasatiempo quieren hacer que los demás aprendan, él suponía que ese era un factor que se sumaba a su talento para la enseñanza, aunque sabía que los videojuegos eran más que un pasatiempo para él.

Quiero ser como tú, Myung ―. Susurró apenas vio como realizaba el pedido, cuando él habló sobre salir de allí asintió levantándose sin tener intención alguna de dejar de hablar, quería decir algo que se iba a escuchar cursi y hasta estúpido en demasía, pero no se contendría, estaba harto de contener las palabras que quería decir a lo largo de su vida, aunque fuesen pocas en comparación a las que profesaba en diversas oportunidades ―Eres una gran persona, tienes siempre ánimo a pesar de todo, intentas sobreponerte a las cosas... Siempre me has demostrado que puedo confiar ciegamente en ti y darte todo lo que tengo que decir, dejar que veas dentro de mí. No puedo prometer que dejaré de pensar en las cosas malas, porque es muy difícil, porque se hace sin tan siquiera quererlo... Pero yo intentaré, aprenderé a ser un poco más como tú ―. Sin esperar al contrario sacó su billetera, por primera vez en años se daría el gusto de invitarlo a beber algo, iba a pagar aquello y por fin no se sentiría mal por no poder gastar, era algo que le brindaba una pequeña emoción, se dirigió a la caja y dio el costo de las bebidas, siendo abordado por la camarera que dejó sobre el mostrador el café que el contrario había pedido, tocó el vaso y lo aproximó a él mientras caminaba a donde estaba.

Tengo unas cosas no tristes que contarte, lo haré mientras caminamos ―. Le hizo una seña para que lo siguiese, aunque no se adelantó, prefirió caminar con él, a su lado como siempre lo hacía ―Jamás he tenido pensado salir con nadie como... Romance, no me he sentido atraído por muchas personas a lo largo de mi vida ―. Hizo una pausa mirándolo y luego aclaró la garganta ―Pero... Últimamente, como te fuiste... He sentido cosas tan fuertes por ti, que yo... Creo que te amo ―. Eso último lo dijo un poco más bajo mientras abría la puerta del local, caminó un poco más rápido y se giró para mirarlo con seriedad, seriedad que se esfumó al mostrarle una pequeña sonrisa ―Es broma, Myung... Estoy saliendo con alguien. Mi amigo de la infancia, él se fue y... Resulta que ahora es un idol famoso y muy diferente a como era antes, su voz, su apariencia... Es como si lo hubiesen raptado los alienígenas ―. El cambio de Min Hoon era muy grande ante sus ojos, al menos físicamente, por eso decía ese tipo de cosas, aunque, esperaba no asustarlo mucho, tampoco quería hacer ver al mayor como un monstruo o algo así ―Quería contarte porque eres una de mis personas más cercanas, y no es el mejor día para eso, pero... Quería que también fuese muy pronto, algunas veces no sé cómo reaccionar con ese tipo de cosas, así que soy un tanto torpe, pero creo... creo que va todo bien―. Al menos en lo que cabía. Miró a todos lados al descubrir que estaba caminando sin rumbo y terminó acercándose al menor, esperaba que él marcase el camino a seguir.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Seung Syo

Volver arriba Ir abajo

por Sung Myung Woo Hoy a las 10:40


Se sintió algo avergonzado al escuchar que quería ser como él, para el jugador profesional aquello era mucho, más porque se consideraba una persona que estaba lejos del ejemplo que los padres querían dar a sus hijos, hasta ocho horas jugando al mismo viedeojuego y habiendo dejado los estudios por la incompatibilidad de ambos mundos. Le dejó hablar pero eso solo provocó que se avergonzase más, porque ese tipo de halagos no nos recibía mucho de Syo y del resto de personas, normalmente eran comentarios de otro tipo aunque si que se consideraba una persona fuerte que se sobreponía a las dificultades. Al menos sabía que su amigo iba a intentar ser más positivo a partir de ese día, un cambio bueno para él, para todo aquel que quisiera dejar de estar triste. ―No soy el mejor ejemplo... algunos piensan que soy un vago, que no tengo nada que ofrecer por mi estilo de vida y mi profesión. Aunque gracias por los halagos, se agradece escucharlos de vez en cuando, viniendo de una persona importante como es mi querido amigo Syo.― Al ir a pagar cuando le trajeron su café vio que paga Syo y de normal no le habría dejado, pero en esa ocasión no se interpuso en su camino, solo tomó el vaso de plástico para dar un trago.

Al parecer su amigo no solo tenía noticias tristes, también algo bueno, eso le arrancó una sonrisa, caminando como le indicó. Dio otro sorbo al café y le miró cuando habló de salir y de romance, no recordaba que nunca le hubiera dicho nada relacionado con el tema sentimental y se supo curioso de golpe, incapaz de quitar la vista del rubio. Pero se atragantó con la bebida cuando le dijo que le amaba, empezó a toser, convirtiéndose en el foco de atención de los clientes que estaban en sus mesas.  ―¿Qu....? ¿Qué?― alcanzó a decir algo ruborizado, saliendo del local para pedir más explicaciones hasta que se giró y dijo que era broma, suspiró porque le pilló con toda la guardia baja y casi que le golpeó suave en el hombro, con cara de reproche, que no duró mucho, pues al parecer si que estaba saliendo con alguien, con un amigo suyo, ¡que era idol ni más ni menos!, su cara de asombro fue todo un poema. ―¿Me voy un mes y cuando vuelvo estás saliendo con alguien?― tuvo que dar otro trago al café para aclararse la garganta. Demasiadas cosas, muchas emociones en un día, tuvo que decirse que eso lo tenían que hablar en algún sitio tranquilo así que fue en dirección a algún parque cercano. ―Vale... idol... salir... hombre...― en Corea aquello no estaba tan bien visto, al haber salido del país en varias ocasiones pudo ver el contraste entre esta y Europa o América. ―Me tienes que contar como es, mejor dicho quien es y como empezó todo.― era una exigencia de amigo.

Acabaron llegando a la zona deseada, buscando con la mirada el parque, sin prisa. ―Y por supuesto necesita el sello de aprobación de Myung, tengo que ver que es bueno para ti, como amigo es mi responsabilidad y mi deber.― obviamente, pese a parecer estricto, solo estaba bromeando, no iba a someterlo a un tercer grado, pero quería saber como era la persona que ahora iba a cuidar de Syo. Porque es lo que se esperaba de una pareja, que cuidase de ti y en los momentos malos consolase, además de que cuando Myung se marchase a algún torneo lo haría sabiendo que su amigo iba a estar bien.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Sung Myung Woo

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.