Barefoot on sea shore | Ong Dong Sook
NOTICIAS
26.11 RCKSTR Entertainment sigue sin aceptar nuevos empleados o idols en sus filas hasta nuevo aviso. ¡Salimos del hiatus!
22.11 Solamente se podrá acceder a METEOR, VYR, KSJ y MYP Entertainment comprando el item “Cuenta especial” ya que permanecen cerradas hasta nuevo aviso.
29.12 ¡Llevamos contigo once meses! Muchas gracias por hacerlo posible y seguir con nosotros día a día. ¡Por muchos meses más!
ADMINISTRATIVAS
APOYO Y PNJ
DICIEMBRE DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
¡HAPPY CHERRY CHRISTMAS EVERYONE!

Barefoot on sea shore | Ong Dong Sook

Ir abajo

por Joe Ozdemir el Lun 13 Ago 2018, 00:15

24 agosto 2018 | 23:25pm
Alguna playa de Sur Corea

Era parte de su trabajo, su manager estaba tan nerviosa como ella. Se pasaba la mano por el estómago tratando de evitar las náuseas que la idea de ir a grabar a un lugar apartado con Dong Sook le traía. Vestía cómodamente unos jeans y una chaqueta, porque a las 5 de la mañana en un día lluvioso hacia más frio de los que todos podían imaginar. Había dejado dormidas a sus chicas, preparó algo de comida para el viaje en dos proporciones por si Dong resultaba hambriento también. A su espalda colgaba una mochila oscura con lo indispensable para quedarse toda la noche en la playa, después de todo había llegado el día de la grabación del video musical.

Cuando la camioneta se estacionó frente a ellas, las manos de su manager se aferraron a su estómago, quisquillosamente. Joe no evitó mirarla entre preocupada y ansiosa ¿no iba a acompañarlos? La escucho intercambiar algunas palabras con el staff que los acompañaría, quizá pidiéndoles que la cuidaran, solía preocuparse por cosas como el exceso de sol o alergias. A pesar de que la idea de trabajar con personas desconocidas no le agradaba del todo trató de guardar la compostura para no preocupar a su manager. La abrazó dulcemente y acaricio su espalda ─Volveré mañana, cuida a mis chicas─ con esa promesa se encamino, saludando al representante que les acompañaría ese día.

─Buenos días Dong Sook─ se mordió la lengua para no mencionar lo tierno que le parecía verlo con el cabello medio alborotado por estar casi recostado en el asiento. Se colocó el cinturón de seguridad y apretó contra su pecho la mochila. Descubrió que quizás su compañero no era una persona madrugadora ─¿Has comido algo? Las chicas y yo hicimos galletas para ti, son de canela─ todas estaban entusiasmadas con esa colaboración, porque había filtrado en su celular el preview de la canción y les encantó. A ella también. Mientras se acercaban a la costa del país, el sol iba saliendo perezosamente, sentía una presión sin explicación. Pero no lo entendería hasta el día siguiente, mientras recogiera sus cosas para regresar a la ciudad.

avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Joe Ozdemir

Volver arriba Ir abajo

por Ong Dong Sook el Dom 19 Ago 2018, 03:04


Decir que estaba nervioso quedaba corto, aquella palabra no era suficiente para describir la ola de sentimientos que estaban atormentando su cabeza. Intentó descansar las ocho horas que los doctores recomendaban para dar una buena imagen a la cantante de Kissu pero…, no pudo, Dong pasó largas horas con los ojos abiertos y rodando por su cama hasta que un cojín se estampó en su cara, uno de sus compañeros lo había lanzado como amenaza— ya duérmete —no reconoció al dueño de la voz, estaba demasiado nerviosa o quizá algo agotado por sus conflictos mentales que sin darse cuenta y tras cerrar los ojos se quedó dormido.

Despertó tras ser sacudido por su manager, molestó éste le reclamó por ser tan irresponsable, faltaba media hora para las cinco, la hora en que acordaron pasar por su compañera, Joe, bastó con recordar su nombre para sentir una parálisis sobre todo su cuerpo realmente tendría una colaboración con ella, su corazón comenzó a latir y sus mejillas se enrojecieron tan solo de pensar en ella y el tiempo que estarían juntos. De un brincó bajó de su cama y en menos de veinte minutos estuvo listo.

Con lo que no contó fue que a medio camino el sueño se apoderaría de él obligándolo a tomar una pequeña siesta la cual fue interrumpida tras escuchar la suave voz de Joe “¡Oh, su nombre sonaba también cuando era invocado por aquella delgados y llamativos labios!” sonrió con timidez y se reincorporó de inmediato para regalar a manera de saludo una reverencia a la femenina— Buenos días Joe —la observó de reojo, cómo era posible que aún de madrugada luciera tan hermosa— luces…, fresca —se castigó así mismo por eso “¿Fresca?¿en serio Dong?” se regañó, había tenido la intención de decir algo más halagador pero su cobardía lo frenó— ¿Para mí? —se dejó sorprender por el detalle— qué ambles son, y no, mi manger no me dio tiempo de desayunar —murmuró por lo bajo para que sólo ella escuchara— entonces, puedo tomar una —no esperó por la respuesta, devoró las galletas en un intento de saciar el hambre y su nerviosismo; estaba con ella, en el mismo vehículo, juntos; trabajarían juntos.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Dong Sook

Volver arriba Ir abajo

por Joe Ozdemir el Dom 26 Ago 2018, 05:46

─¿Fresca?─ revisó rápidamente su vestuario y sonrió, se había esforzado simplemente en no tener frio durante el trayecto ─Gracias, tu luces muy… adormilado─ y quizá esa era la principal razón por la que había usado ese tono de ensueño y esa combinación tan extraña de ideas.  Sonrió plenamente ante la pregunta y asintió con la cabeza un par de veces, usando energía extra. Ni siquiera alcanzó a darle permiso cuando él ya estaba comiendo una de sus galletas, las habían hecho por la tarde en un intento desesperado de pasar la tarde tranquila, la mayoría de las galletas fueron atacadas por la maknae y Yue, pero siendo inteligentes Ha Yeon y Joe lograron salvar una cajita de esos estómagos furiosos.

─Mi entrenador de gimnasio dice que lo más importante es el desayuno, tu manager necesita una larga charla con el nutriólogo de la compañía─  susurraba, porque en los asientos delanteros de esa camioneta todos parecían recuperar sus horas de sueño, se preguntó si ella en su intento de mantener una conversación para matar el tiempo le estaba privando a Dong Sook esa posibilidad.  Se mordió la uña del pulgar derecho con duda y decidió que guardaría silencio. Se quedó con la pregunta «¿Ya podemos abrir nuestra tienda de galletas?» pero su acción se redujo a apretar la orilla de su delgado sweater blanco con flores y acomodar la cabeza mirando por la ventana ─Todo es tan bonito por la mañana─ susurró, como un comentario más para ella pero que rogaba que llegara a oídos de su acompañante ─El mar─ era la primera vez que visitaba playa coreana y estaba emocionada.

Dudo y cerró los ojos. El resto del viaje se suscitó en un silencio que le pareció incomodo al inicio pero que con el tiempo, con el intercambio de miradas y dudas entendió que no hacían falta palabras para entender lo que el hombre a su lado pensaba, era magia. Y un comentario muy soso para alguien de 26 años. La grabación del MV tuvo un concepto demasiado personal, ellos mismos eran los modelos de la historia que contaba la canción, tuvieron escenas durante el atardecer, en las tiendas y calles empedradas del lugar. Gritó y corrió cuando un perro de raza pequeña comenzó a perseguirla juguetonamente y terminó llorando hecha ovillo detrás de un árbol.


Le hubiera gustado poder disfrutar un poco más de tiempo libre, pero al final del día, siendo cerca de la media noche estaba en su cama de hotel, con la cobija hasta la nariz y el aire acondicionado a tope esperando cualquier señal para salir corriendo a la habitación continua y proponer un paseo secreto, pero en eso la puerta sonó.
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Joe Ozdemir

Volver arriba Ir abajo

por Ong Dong Sook el Dom 02 Sep 2018, 06:38
Sus mejillas terminaron teñidas de color carmín tras escuchar las palabras de Joe, y de manera disimulada observó su reflejo en la cámara de su celular ¡Un desastre fue lo que vio! Su cabello se encontraba alborotado, sus labios y ojos más hinchados de lo normal, en ese instante Dong quería que la tierra se abriera y se lo tragara. Pero, soportó el incomodo momento, lo que menos deseaba era que su compañera se hiciera una idea equivocada de él, sería terrible si comenzaba a creer que era de esos idols que no sabían salir de casa sin una gota de maquillaje porque era todo lo contrario. Terminó afirmando con un movimiento de su cabeza para sumergirse en el silencio tras las palabras de la femenina, quizá Joe no sabía sobre su problema, podría ser que ella aún desconociera esa oscura época donde lo que más evitaba era el desayuno y que desde entonces, su mánager y miembros se aseguraban de que comiera a sus horas. Sin embargo, ese día el chico había decidido levantarse tarde y por lo tanto salió corriendo del departamento olvidando por completo su desayuno en la mesa.

El resto del viaje permaneció en silencio, pero eso no lo convirtió en algo incomodo, de hecho, disfrutó bastante de la compañía de la femenina, gracias a la cercanía podía sentir su aroma y percibir su respiración, eso bastó para tranquilizarlo.

Tan pronto llegaron a la locación fueron separados y arrastrados para ser vestidos y maquillados.

El concepto del MV fue algo incomodo de llevar para Dong, la temática era simple: dos chicos enamorados, se bufó internamente al descubrir lo cruel que a veces podía ser la vida “pero eres un profesional, tú puedes”, se animaba cuando las escenas más románticas eran grabas. Finalmente terminaron, con algunos pequeños contratiempos como la persecución de la cual Joe fue protagonista, él intentó mantenerse serio, no reírse de la situación, pero la encontró tan adorable que se sintió en la obligación de ir por ella, encontrándola detrás de un árbol— no temas, yo te cuidaré —atinó a decir, pero tan pronto se dio cuenta de sus palabras sus mejillas enrojecieron por completo.
Afortunadamente el día acabó pronto y cuando menos acordó ya se encontraba recostado en la cama de hotel sin poder dormir ¿cómo hacerlo, sí la chica que le gustaba se encontraba en siguiente habitación? “no seas cobarde”, aquella vocecita interna usaba la voz de Hyeok para hacerlo entrar en razón “sal de la cama y ve por ella”. Suspiro antes de ponerse de pie, lo peor que podía ocurrir era que ella ya se encontrara dormida. Así que tras cambiarse y abrigarse salió de su cuarto y con cuidado se coló frente a la puerta donde Joe se quedaba, con timidez y esperanza de que la femenina aun no estuviera dormida tocó la puerta, una vez, después otra— Joe…, Joe.. ¿estás dormida? —susurró a la fría puerta.  
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Dong Sook

Volver arriba Ir abajo

por Joe Ozdemir el Lun 03 Sep 2018, 02:13

Escuchó la primera vez los golpes en su puerta, se irguió en la cama enseguida, mirando desconfiando por el pasillo que la llevaba a esta ¿Por qué justo pensaba en salir a caminar y alguien tocaba. Ante el segundo golpe insistente apretó las sabanas y salió enseguida, con los pies desnudos y el cabello trenzado cayendo largo por un costado de su hombro izquierdo. Nunca antes se sintió tan ligera como en aquella noche, porque se movió sobre la base de sus dedos con pasos largos. Se recargó primero para ver por el ojo de la puerta pero estaba demasiado oscuro entonces escuchó su nombre ser susurrado, abrió la puerta solo un poco y parpadeo al ver a Dong Sook frente a ella, enseguida dos sensaciones la asaltaron, la primera fue debido a sentir el calor fuera de su habitación comparado con la temperatura dentro, la segunda las náuseas por encontrarlo de nuevo, sin manager o equipo a su alrededor ─Hola─ susurró de regreso. Cerró la puerta para quitar el seguro y le pidió que entrara, no quería que nadie lo viera del otro lado.

Una vez adentro ambos, encendió la luz y hablo con voz más clara y fuerte ─¿Ocurrió algo? ¿Estás bien?─ sin tocarlo usó su visión para examinarlo de pies a cabeza, no había sangre, ojeras o indicios de un mal. El pasillo no era lo suficientemente ancho para dos cuerpos, por lo que estaba básicamente a 15 centímetros de separación de Dong Sook. ─Ahora entiendo porque tienes tanto sueño por la mañana, eres un chico nocturno─ un poco como Yue. Sonrió metiendo las manos a los bolsillos de su pijama afelpada.


─En realidad me alegro de verte─ movió los pies haciendo círculos, intentando no ver los ojos grandes y brillantes de su compañero ─Justo pensaba en ir a caminar un poco ¿quisieras acompañarme?─ sonrió ligeramente avergonzada ─Que vergüenza, tu luces muy arreglado y yo ya estaba con las cobijas encima─ ¿por que era tan difícil decirle que había estado pensando en caminar junto a él? Tenía mucho tiempo mirando por Dong Sook, porque lo conoció a penas u poco antes de que él debutara y siempre le pareció increíble, y bueno en el baile. Nunca tuvo oportunidad de ver más allá que lo que la televisión le mostraba. Iba un poco más allá de «¿No es ese chico demasiado lindo?»
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Joe Ozdemir

Volver arriba Ir abajo

por Ong Dong Sook el Jue 06 Sep 2018, 05:20
Esos pocos segundos en los cuales la puerta se mantuvo cerrada bastaron para hacer dudar a Dong sobre sus intenciones. Era demasiado tarde para que Joe estuviera despierta y sí así era ¿qué le diría? ¿con qué excusa la invitaría a pasear? O peor aún ¿ella aceptaría? Dudoso mordió su labio inferior ¿y sí escapaba? Aquella idea se le antojó aceptable y dispuesto estaba a regresar a su habitación cuando escuchó la suave voz femenina; se paralizó al verla de pie frente a él, incluso con aquel aspecto lucía encantadora ¿cuántas mujeres podían lograr ese efecto? Se preguntó mientras entraba con la mirada fija en el impecable piso bajo sus pies.

Dudó unos instantes en alzar la mirada, tenía miedo y pena en verla al rostro “¿Qué estás haciendo?” gritó su cabeza al darse cuenta de la situación, se encontraba a solas con ella en la habitación, era media noche y de seguro nadie se había percatado de su pequeña intromisión pues todos dormían gracias al cansancio del día “eres un pervertido”, se regañó antes de susurrar un “no”,— estoy bien, gracias —confesó con una media sonrisa y acto seguido echó a reír por el atinado comentario de su compañera— me declaro culpable, soy una criatura nocturna aunque…, al parecer no soy el único —soltó con gesto tímido a la vez que fijaba sus ojos sobre ella. Qué gran error, tan pronto sus orbes hicieron contacto con los ajenos sintió como sus piernas temblaban y el aire escapaba de sus pulmones, estaba tan solo a quince centímetros de ella, los separaba unos cuantos pasos, bastaba con alzar su mano para coger su rostro o acariciar su cabello trenzado, que en ese momento le daba un toque elegante.

— Qué dices, incluso en pijama luces hermosa —soltó inconscientemente y cuando descubrió que sus palabras habrían salido sin permiso se mordió el labio inferior y desvió la mirada para evitar que ella se percatara de sus mejillas teñidas de carmín— de hecho, yo…, yo venía a invitarte —respiró hondo para darse un poco de valor, no quería lucir patético enfrente de ella— yo, tengo un poco de insomnio y pensé que quizá te gustaría ir a caminar conmigo. Estamos en la playa, sería triste no aprovechar el paisaje —y aunque trató de sonar convincente no pudo frenar el temblor de sus manos, mismas que ocultó detrás de su espalda para evitar que lo evidenciaran.
Lo había hecho, había invitado a Joe a caminar en la playa con él, ahora todo el nerviosismo se concentraba en una sola respuesta, un simple o No, bastarían para acabar con todas sus esperanzas o le regalarían la mejor noche de su vida— ¿te gustaría salir conmigo? —preguntó por ultima vez.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Dong Sook

Volver arriba Ir abajo

por Joe Ozdemir el Dom 09 Sep 2018, 03:04

─Oh no, yo soy una gallina, a eso de las ocho de la noche me da un sueño terrible─ parte de ese proceso de acostumbrarse a dormir temprano era principalmente porque no tenía nada que hacer usualmente, pero no se pondrí a quejar de sus problemas existenciales con Dong Sook ─Hoy, ni siquiera yo te puedo dar una verdadera razón por la que aún estoy despierta─ quizá era la sensación de que debía estar alerta, de que si dormía se perdería de algo muy bueno que no tendría otra oportunidad de disfrutar. O, en términos menos complicados, a que ese “yo te cuidaré” le había afectado profundamente y no quería admitirlo. No era la persona que neceitaba protección, pero podía fingir un poco de debilidad ante él.

Sus palabras la sonrojaron, no pudo mirar a otro lugar que no fuera el pecho de su compañero «¿Por qué me haces esto Dong Sook?» ─Gracias─ fueran solo palabras vacías o no, no deseaba escucharlas, porque le afectaban, le ponían sensible y necesitada de más. Y se preocupaba por ese cambio repentino en ella ¿desde cuándo era así? Pero la invitación la obligó a levantar un poco la mirada, encontrándose con ese rostro siempre tranquilo hundido en colores y muecas extrañas «Está bien si él lo siente también ¿verdad?» No, no. Dong era un chico menor, dos años a penas, pero menor de todas maneras. Que se comportara tan nervioso con ella ¿no era porque era una “noona” que usaba demasiado Skinship?

─Me encanta la idea─ Sonrió para él, poniendo una mano en su hombro para tranquilizarlo ─Pero no sería justo si tu vas vestido así y yo voy en pijama y con sandalias de conejito. Si me das tres minutos regreso contigo, mientras, toma un poco de agua o siéntate.─ Entro prácticamente corriendo a su habitación y cerró la puerta, buscando ropa adecuada un vestido que fuera con la situación. Liberó su cabello de esa trenza y se miró en el espejo, no era su mejor look pero estaba decente. Regresó a con Dong Sook y sonrió tímidamente ─Estoy lista, vamos─ alcanzó a penas una pequeña bolsa donde estaban las llaves de la habitación, su billetera y su celular.

─¿Crees que el staff que nos acompañe se quedó lo suficientemente dormido como para permitirnos ver la salida del sol? Es un deseo tonto, pero no he ido mucho a la playa y dicen que es un espectáculo digno de ver ¿alguna vez has visto el amanecer con alguien?

avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Joe Ozdemir

Volver arriba Ir abajo

por Ong Dong Sook el Dom 16 Sep 2018, 05:54


Intentó ocultar la mueca triunfante que se plasmó sobre sus labios al enterarse de que Joe había aceptado su petición. Una parte de él se sintió aliviado de no haber obtenido una respuesta negativa, no hubiera podido lidiar con el rechazo de la femenina, temía que si un día ella lo rechazaba no habría poder sobre humano que lo salvara de su depresión, pero…, ella había dicho , aceptó su propuesta y ahora, Dong no sabía que hacer ¡estaría a solas con ella! De cierta manera Joe había aceptado a escaparse a media noche con él “¿y ahora que harás?”, gritó y lentamente el nerviosismo fue apoderándose de su ser “¿En qué estabas pensando?” se regañó así mismo “¿qué pasará si descubre que eres el ser más aburrido del mundo?”, mordió su labio por culpa de sus negativos pensamientos, y aprovechando que ella desapareció de su campo visual negó efusivamente con su cabeza— tranquilo, tranquilo Lucky  —susurró en voz baja mientras comenzaba a caminar en círculos por el estrecho pasillo— piensa ¿qué haría Hyeok en esta situación? —chasqueó la lengua al aceptar lo ridícula que sonaba su comparación ¿su hermano mayor sabía lidiar con mujeres? hasta la fecha no le conocía una conquista ni sabía de que gustara de alguien “lo siento campeón, estás solo en esto”, la voz del mayor emanó desde sus adentros.

Salió del enruedo de sus pensamientos cuando la voz femenina llamó por él— lindo vestido —soltó inconsciente, jamás se cansaría de halagar su belleza— ¿quieres ver el amanecer? —le sonrió— no, no he visto uno pero dicen que jamás es tarde —estiró su mano a manera de ofrenda; esperó con desesperación y un corazón precipitado a que ella aceptara su gesto, sentía una terrible necesidad de trasmitirle su calor— sí es lo que deseas, lo haremos., veremos el amanecer juntos —susurró con sus mejillas sonrojadas ¿podía ser más tonto? Aclaró su garganta para intentar desviar la atención de la femenina— no creo que el staff se despierte, sí eso sucede yo me haré responsable de todo, no te preocupes…, prometí que cuidaría de ti —dicho esto la invitó a salir de la habitación.
Asomó su cabeza para asegurarse de que el pasillo estuviera despejado y cuando pudo corroborar que las únicas almas inquietas en ese momento eran ellos dos la arrastró fuera, con pasos silenciosos caminaron hasta el elevador quien parecía esperar por ellos, pues tan pronto oprimió el botón las puertas se abrieron en completo silencio— vamos —le susurró.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Dong Sook

Volver arriba Ir abajo

por Joe Ozdemir el Vie 21 Sep 2018, 02:55

─Gracias─ miró hacia sus piernas, donde el vestido que había elegido con menos cuidado del que hubiera querido, se desplegaba circularmente, sentía la suavidad y frescura de la tela rozar sus piernas y le sensación le llenaba de escalofríos. La sensación de estar haciendo algo prohibido la asaltó, su pecho dolio, sus manos comenzaron a sudar y su cabello se llenó de Frizz por la humedad del clima en esa ciudad costera. Su pregunta la hizo sonreír por lo obvio que era, pero aun así asintió lentamente, emocionada ─La verdad me encantaría─ sus mejillas se pintaron inmediatamente, se llenaron de calor también, ella era tan simple como su sueño, algo tan común como una puesta de sol o un amanecer la llenaban de sentimientos de agradecimiento ─¿Parece tonto?─ aunque lo preguntó no quería escuchar una respuesta, seguramente esta sería “no” pero Dong Sook era demasiado cortes. Nunca haría nada para incomodarla.

Estaba a punto de decir  que si él no quería no tenía por qué hacerlo, pero en realidad podría simplemente ejecutar un plan después, cuando la hora se acercara. Sonrió, poco a poco, no necesitaba que se echara toda la culpa, ella también compartía parte de esa responsabilidad y además era mayor ─Está bien, podemos compartir un poco la responsabilidad. No soy tan necesitada de protección a menos que aparezca un perro.

Lo siguió en silenció, esperando llegar a la recepción, pasar desapercibidos por los clientes. El calor del cuerpo ajeno, su presencia, el sonido imponente te de las olas, incluso en esa lejanía, golpeando contras las rocas de la costa hacían de esa noche la noche perfecta.  ─Sí─ movió la cabeza afirmativamente y se encontró segundos después con el cuerpo entero pegado en una de las esquinas, mirando, con disimulo porte elegante del cantante de pegasus ─Cuando era una aprendiz─ comenzó a relatar, mirando las uñas de sus manos y el camino empedrado de las calles ─Te vi por primera vez en una clase de baile, yo no sobresalgo demasiado en ese ámbito. Cuando me dijeron que la compañía iniciaría una serie de colaboraciones y nosotros seríamos de los primeros me preocupe de que me pusieran a bailar a tu lado─ Rio, atreviéndose a ser la noona del Skinship de nuevo y metió las manos bajo el brazo de Dong Sook.

─Nuestra canción es tanto buena como decepcionante, tenía la esperanza de verte bailar de cerca. no me pierdo jamás Fight Stage, eres increíble─ tenía que decirlo.
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Joe Ozdemir

Volver arriba Ir abajo

por Ong Dong Sook el Dom 23 Sep 2018, 02:47
Terminó con las mejillas ligeramente sonrojadas cuando ese suave y dulce “gracias” brotó tan elegantemente de los labios femeninos ¿cómo era posible que ella, con una simple palabra o gesto le provocara una ola de emociones? ¿acaso estaba perdiendo la cordura? Afortunadamente aún no, pero temía que aquel intimo momento lograra eliminar lo poco de decencia que le restaba, si no fuera porque guardaba de manera recelosa sus sentimientos por la femenina crearía y con justa razón, que la verdadera intención de esa colaboración era provocarlo, hacerlo sucumbir a sus más bajos instintos pero no lo haría, por más que sus impulsos se lo ordenaran, aunque muriera de ganas de besar sus mejillas o esa pequeña y fina nariz no lo haría, no es propio de un caballero, esta vez escuchó la voz de su padre brotar desde sus pensamientos.

Negó con la cabeza para alejar su confusión mental y concentrarse en la delgada silueta a su lado— no, claro que no —sonrió en un intento de animarla— para mi no lo es —confirmó con un suave sonrojo sobre su rostro— los amaneceres son uno de los espectáculos más hermosos que nos puede regalar la naturaleza y lo mejor de todo, son gratis. No vuelvas a creer que es una idea tonta ¿de acuerdo? —clavó su mirada en ella, fue un gesto suave y gentil el cual tenía como objetivo romper por completo el muro que ambos forjaron durante esos años en los cuales se limitaban a un simple hola acompañado de una reverencia.
Soltó una carcajada la cual ocultó entre sus manos tras escuchar las palabras de su compañera— no te dejaría hacer eso, mi consciencia no me lo permitiría, además, fui yo quien vino a buscarte para sacarte de la habitación —y tras escuchar sus propias palabras descubrió lo lejos que había llegado ¿desde cuándo actuaba de manera tan imprudente? ¿Con que derecho rompías las reglas que les inculcaban cuando viajaban? Una pequeña mueca se delineó sobre sus labios “Bravo, Hyeok estaría muy orgullo de ti”.

Se mantuvo en silencio mientras ella relataba, y no fue hasta que sintió las manos femeninas poseer su brazo que una fuerte descarga estremeció su cuerpo, lentamente el calor del cuerpo ajeno comenzó a penetrar en el suyo provocando una nueva serie de emociones y pensamientos que jamás creyó tener o sentir por ella, al verla tan de cerca, el tener su cuerpo pegado al suyo lo llevo a desear que esa noche jamás terminara, la quería de ese modo, deseaba tener el valor para abrazarla contra su cuerpo y no soltarla— gracias pero no soy un buen bailarín, todo lo he conseguido a base de esfuerzo, mucho esfuerzo, cualquiera… —no terminó, aceptando tardíamente el halago femenino— espero contar con tu apoyo hasta finalizar el programa —mientras hablaba sus ojos habían terminado posados sobre los labios femeninos, están a poca distancia, bastaría un simple empujón para rozar los suyos con los de ella ¿se enojaría sí lo hacía?¿le gustaría?¿a que sabrían? Se debatía internamente cuando las puertas del elevador se abrieron, rompiendo por completo aquel momento— llegamos —sin esperar respuesta jaló a la cantante fuera de éste y tras asegurarse de que no había nadie en la recepción la animó a salir, caminar con paso apresurado hasta que sintió la fresca brisa marina golpear su rostro.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Dong Sook

Volver arriba Ir abajo

por Joe Ozdemir el Sáb 29 Sep 2018, 01:41

─Tienes razón─ le daría mucha vergüenza mirarle a los ojos en ese preciso momento. Así que término asintiendo rápidamente ante esa orden, no negaría que le pareció exagerada pero al mismo tiempo demostró, quizá demasiado violento su punto principal. En su mirada, reconoció timidez y fortaleza compitiendo por quedarse de forma permanente como rasgo característico de Dong Sook. Se ofendió un poco cuando se negó a aceptar su cumplido, no importaba los meses que pasaran ensayando, personas como él, como Yue; quien a base de esfuerzos podían hacer que sus cuerpos lucieran hermosos en una danza clásica o contemporánea era digno de admirar ─Siempre has tenido mi apoyo. Pese a lo que digas, creo que eres una de las personas más talentosas de la compañía y lo has demostrado─ por lo que sabía sus horarios estaban repletos de actividades, porque era sensible, gran cantante, gran bailarín (sumado a lo bien parecido), todos los chicos de pegasus sobresalían más que los demás, y estaba orgullosa de eso, como la hermana mayor que era.

─Sí─ alcanzó a decir antes de ser arrastrada fuera, ella siguió sin dificultad el paso marcado por Sook ─Que suerte─ volvió a decir con más seguridad de que, al menos estaban a salvo. A pesar de que era tarde, pronto se encontraron con el mercado nocturno, lleno de luces, olores deliciosos y personas queriendo vender sí o sí sus productos artesanales hechos con productos marinos.  No había tantos jóvenes, lo entendía desde que era día entre semana y las clases eran importantes ─¡Mira Dong Sook! Qué lindo que es─ frente a ella había un collar de nácar, una cuerda trenzada las sostenía firmemente con cuarzos de madera redonda y plana a los lados. No perdió tiempo y le indico al vendedor que le diera un par. Los pagó sin arrepentirse y le entregó uno a su acompañante ─Quizá no sea muy lujoso pero creo que se ve increíble en tu cuello largo ¿puedo?─ de esta forma pedía permiso para ponerlo y ajustarlo.

La idea tenía planes ocultos, era un objeto que sería idéntico de no ser por el tono de la madera de la que estaban hechas los cuarzos, compartiría algo con Dong Sook, infantilmente le encantaba la idea, se puso su collar también, preguntando al chico su opinión ─La gente de la costa es muy talentosa ¿verdad?─ Su camino  le llevó a detenerse metros después delante de una especie de pareo rojo con líneas amarillas, era lindísimo, pensó en Yue pero no podía llevar regalo para ella y para las otras dos no, así que termino suspirando ─¿Quieres ir al mar o seguimos viendo por aquí?
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Joe Ozdemir

Volver arriba Ir abajo

por Ong Dong Sook el Miér 03 Oct 2018, 05:43
Mordió su labio al escucharla expresarse de esa manera tan detallada de él, no era la primera vez que recibía comentarios similares a ese, muchas personas creía que Dong era uno de los artistas más talentosos que la empresa tenía y lo admiraban por llegar tan lejos a base de esfuerzo pues era del conocimiento de toda la VYR los problemas que el integrante de Pegasus tuvo, mismo que aun lo acompañaban y le hacían dudar de sus habilidades pero aprendió que al final del camino siempre había una pequeña luz de esperanza, muchas veces aquella luz provenía de sus compañeros, otras veces de sus hermanos pero en ese momento acababa de descubrir que existía otra, una con mayor potencia y belleza la cual llevaba el nombre de Joe Ozdemir; su favorita. Podría sonar anticuado al expresarse de esa manera, pero tenía que admitirlo, las palabras femeninas lo habían hecho sentir invencible ¿sí ella le brindaba su apoyo, qué podría salir mal? Nada, porque todo a su lado era mejor, mucho mejor— gracias, eso significa mucho para mí, noona —soltó a manera de broma la última palabra pero la gracia se borró tan pronto aceptó lo bochornoso que sonó, sin evitarlo sus mejillas se tiñeron de carmín y terminó pidiendo disculpas con una sonrisa que reflejaba timidez— yo, yo también te apoyo, debes saber que soy tu fan número uno —alto, le gritó su razón, debía detenerse o terminará confesando algo más que su admiración por ella.

Agradeció sentir la brisa marina pues ésta ayudó a despejar sus pensamientos y bajar la temperatura de su cuerpo. Caminó al lado de Joe, asegurándose de no despegarse mucho de ella después de todo ambos eran famosos y eso podía generar algún accidente— Oh, lo son, siempre he admirado las artesanías, me parecen hermosas —pero se vio imposibilitado de continuar con su relato, cuando menos lo pensó la cantante de Kissu ya se encontraba casi sobre él, sujetando el collar a su cuello. Sintió el impulso de protestar, pero rápidamente desechó la idea, la cercanía de la joven le permitía aspirar su aroma mismo que, al cerrar los ojos guardó en su memoria, incluso fue capaz de percibir el cálido aliento femenino ¿cuándo volverían estar así de cerca? No lo sabía, por eso se concentró en guardar en su memoria cada segundo de esa cercanía, la sensación del fino rostro rozado su mejilla— luce bien en ti —confesó con una sonrisa y se atrevió a tocar la pequeña joya que colgaba sobre el cuello de Joe— va con el color de tus ojos —un último gesto y desvió la mirada para evitar perderse en esa mirada que tanto le fascinaba.

— Vamos al mar ¿te parece? —le ofreció la mano para adentrarse hacia la zona con arena— yo también tengo mis fantasías ¿sabes? Siempre me he preguntado que se sentirá caminar descalzo sobre la arena en medio de la noche, el sonido del mar es diferente al del día ¿no lo crees así? —posó su mirada sobre el oleaje el cual a esas horas se encontraba un poco violento— nada me haría más feliz que compartir mi pequeña fantasía contigo.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Dong Sook

Volver arriba Ir abajo

por Joe Ozdemir el Dom 07 Oct 2018, 04:07

Era la primera vez que le llamaba noona no pensó que fuera a sentir un jubilo como el que experimentaba en ese preciso segundo.  Se llevó las manos a ambos lados del rostro y sonrió apenada de que le hubiera gustado tanto el sonido de aquella palabra tan coreana ─No te avergüences, no te avergüences. Es la primera vez que me llamas noona, cielos─ rio, cubriéndose completamente el rostro con los dedos separados ─Te hubiera obligado a decirme así desde el inicio─ bromeó, esperaba que el entendiera que esa demanda era falsa, no podría acostumbrarse y crearía una brecha entre ellos que no estaba dispuesta a tener ─Gracias Dong Sook─ cuando hablaba con él, su voz se volvía serena y débil, como un susurró que solo él era digno de escuchar.

Al escuchar sus palabras rio, porque le parecía tierno verlo avergonzado. Ella no era alguien que se avergonzara con facilidad así que disfrutaba sátira de las reacciones que el mismo Dong se provocaba con su andar pausado y boca romántica. Cuando la decisión fue tomada, y se encontraban caminando a mar abierto, dudo (segundos completos, en los que todas las posibilidades de un mal entendido entre ellos pudiera surgir) de tomar su mano, pero tras un suspiro cortó puso su mano sobre la de él, el escalofrió le recorrió. Estaba siendo una persona demasiado osada, estaba sintiendo cosas por un alguien prohibido. Porque su deseo más fuerte era poder poner sus dedos entre los de él y quitar ese frio de sus manos, preguntarle si alguna vez le permitiría la oportunidad de cobrar el beso que le debía desde que se atravesó en sus ojos y no salió jamás. Le parecía una total falta de respeto de parte del chico dejar a una mujer temblando de nervios «No temas, yo te cuidaré» ¿puedes protegerme de ti mismo y lo que provocas?

Ambos se detuvieron, estaban ante la calma de un mar comúnmente salvaje, mirando la forma en la que la luna le daba un aspecto sombrío y profundo. Al escuchar la voz de Dong Sook subió su mirada, no hablo, no se atrevió a respirar para no interrumpir su momento. Asintió una vez, porque ya tenía su mirada de nuevo sobre ella y era más de lo que podía soportar ─Entonces…─ el sonido del oleaje golpeando las rocas a mar dentro le obligaba a subir la voz ─Vamos─ sin soltar su mano, usándolo de apoyo para inclinarse y quitarse las sandalias quedó con los pies desnudos y esperó que el hiciera lo mismo.

Le costó girar la mano un par de grados, lenta y suavemente, para que pasara desapercibido el movimiento. Y finalmente puso sus dedos entre los de él y apretó, no lo soltaría hasta que fuera necesario. Su mirada se encontró con la de Dong Sook y sonrió sin que esa sonrisa llegara a sus ojos ─El primero que se queje de lo frió que esta, o el primero que pesque un resfriado mañana, pierde─ En cuanto sus pies hicieron contacto con el agua soltó un grito y una risa bastante escandalosa, poniendo su frente en el antebrazo de Dong para seguir riendo de su propio desafió fallido.
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Joe Ozdemir

Volver arriba Ir abajo

por Ong Dong Sook el Jue 11 Oct 2018, 04:18
Aún con el bochorno que la situación le provocó logró esbozar una cálida sonrisa, la cual dedicó con exclusividad a ella; Dong en ese momento se encontraba fascinado con cada gesto y reacción de su compañera quizá sonara como un romántico o un completo bobo (lo que en ese momento era lo mismo) pero no podía alejar su mirada de ese rostro tan lleno de energía, era la primera vez que lograba entablar una charla tan amena con la líder de Kissu, sus interacción siempre se habían resumido a lo profesional y cortes; una sonrisa combinada con una reverencia, un felicidades que escondía más emociones de lo que la palabra podía contener, tal vez un saludo a la distancia que lo dejaba con las esperanzas rotas ¿por qué ella estaría interesada en alguien tan común como él? El atractivo de Joe no pasaba desapercibido, a sus oídos llegaban comentario sobre lo atractiva que era, cuestiones sobre sí la cantante salía con algún actor o modelo famoso porque, en la retorcida imaginación de los jóvenes ella debía estar saliendo con un hombre mayor; maduro, apuesto y adinerado. No él, la femenina no podía estar interesada en un niño alto, delgado y con problemas de aceptación personal.

Es por eso que todo ese instante se resumía a una sola palabra; un sueño, uno que se había vuelto realidad y le llenaba de gozo, sin embargo, la duda se mantenía latente ¿qué pasaría al regresar? ¿seguirían manteniendo esa cercanía o volverían a los días donde solo se dedicaban una reverencia? Suspiró preocupado, sí eso ocurría sufriría una fuerte decepción, pero lo entendería y aceptaría, después de todo había jurado admirarla y apoyarla, aunque fuera en la distancia porqué cuando se quiere de verdad lo único que importa es la felicidad de la otra persona, o eso fue lo que su padre le hizo creer.

Bastó con sentir su mano sobre la suya para preguntarse sí estaba permitido ser un poco egoísta, la quería, quería tenerla así de cerca para seguir disfrutando de su aroma, su mirada y esa risa que amenazaba con ser contagiosa “¿Está mal quererte?”, aquella era una pregunta que jamás podría hacer y eso le entristeció.
La sostuvo con fuera mientras se quitaba los zapatos y cuando hubo terminado imitó la acción femenina─ oye, no deberías proponer desafíos que no estás segura de ganar ─soltó con voz cálida y con su mirada fija en la melena ajena, tenerla de esa manera; con su rostro oculto en su antebrazo le provocó una sacudida que terminó en un pequeño suspiro. Una persona, bastaba una persona y una pequeña acción para lograr que todo su mundo se tambaleara─ ¿estás bien? Puedes colocarte las sandalias, no me perdonaría sí por mi culpa atrapas un resfriado ─llevó su mano hasta la caballera azabache de su compañera en un intento de captar su atención─ pero no te salvaras, perdiste y mereces un castigo, aunque en este momento no se me ocurre nada bueno ─comenzó a caminar, aferrado al brazo femenino─ ya pensaré en algo ─susurró mientras dejaba que su cuerpo se relajara con la sensación del agua fría sobre sus pies desnudos.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Dong Sook

Volver arriba Ir abajo

por Joe Ozdemir el Lun 15 Oct 2018, 00:24

Secretamente, Joe había estado muy pendiente del chico de Pegasus, desde que presenció ese desafortunado evento fuera de la compañía preguntaba por Dong cada que podría, no era raro, nadie sospechaba de su preocupación por que compartía la misma manía con otros artistas de la compañía, todos creían que Dong Sook era “uno más del montón” en la lista de personas protegidas de la líder china. Lo seguía con la mirada de vez en cuando sin que él la notara, casi como una mantra que cumplía religiosamente más seguido que antes. Entonces, en medio de esa observación notó que no era raro que él se perdiera en sus pensamientos, llegó a la conclusión de que era una persona muy reflexiva. Por eso mismo no trató de llamar su atención o preguntarle qué pasaba por su mente cuando se quedaba viendo directamente a ella o al mar.

─Estoy bien─ tartamudeo un poco con su voz ahogada en el brazo delgado del chico, cuando se vio segura que no temblaría o tartamudearía de nuevo se separó de su brazo mirándolo directo a los ojos, le dolía un poco el orgullo por no poder mantenerse más tiempo callada pero se divirtió los pocos milisegundos que duró ─De acuerdo, un trato es un trato, cuando tengas algo en mente, sabes dónde encontrarme─ caminó a su lado batiendo un poco los pies en la arena blanca que a esas horas de la noche no tenía diferencia entre el mar y ella. Todo precia un manto oscuro que los aplastaba ─En Latinoamérica, hay una playas bioluminscentes, creo que sería un espectáculo digno de ver─ sostuvo su vestido un poco más alto, porque el oleaje le mojó ─¿No lo crees Dong Sook?─ volvió a subir la mirada y sonrió, segura de que sabía de qué hablaba.

Pateo un poco el agua, el oleaje violentó llegó hasta sus rodillas y la perdida de tierra bajo sus dedos le hizo tambalear y casi caer ─En la entrada hay un anuncio que dice que a estas horas se acercan mantarayas a la orilla ¿Crees que poda─ movía sus pies dentro del agua fría. De pronto se quedo quiera mirando mar adentro, el movimiento del agua creaba pequeñas ráfagas de viento que movían su cabello también; aún mantenía su brazo enredado en el de Dong Sook. Creyó un buen momento para soltarlo así que lentamente recupero su mano y brazo ─Que sonido tan relajante.
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Joe Ozdemir

Volver arriba Ir abajo

por Ong Dong Sook el Dom 21 Oct 2018, 06:04


Se limitó a responder con una sonrisa sutil pero sincera, temía que sí alargaba más de lo necesario esa conversación el momento que ambos estaban viviendo se esfumaría de sus manos, igual como lo hacía la espuma del mar cuando intentabas capturarla con tus dedos; no importaba cuando te esforzaras, estas siempre encontraba un orificio por donde colarse. Joe era semejante a ese fenómeno, por más que intentaba retenerla entre sus brazos la femenina encontraba una manera de escapar, una frase, una acción o una simple mirada bastaba para alejarse, dejando a un confuso Dong quien atrapado entre la razón y sus sentimientos se quedaba de pie sobre el mismo lugar, con la esperanza de que ella un día volvería. Mientras, él esperaría por su regreso, siempre había sido así, desde el momento en que la conoció supo que esperaría una eternidad para poder tener ese delgado y frágil cuerpo refugiado en su pecho.

Estaba pecando de romántico, sin embargo, poco le importó, cuando se encontraba a su lado todo lo demás dejaba de incomodarle.

— ¿Bioluminiscente? Sí, creo que leí algo sobre eso —recordó de inmediato, quizá esa había sido una de las lecciones que sus padres le dieron cuando era un niño— lo es —afirmó con una sonrisa que dedicó exclusivamente a ella— aunque…, soy de los que cree que lo más importante es la compañía, ¿de qué sirve ir a una playa bioluminiscente si tu compañero es alguien que odia el clima cálido? —correspondió esa mirada y sin razonar sus acciones acarició con ternura una de las mejillas ajenas, quería enfatizar lo que estaba a punto de prometer— iremos, podemos fingir un secuestro para escapar a Latinoamérica y visitar esas playas, encontraremos una excusa para ir, lo prometo—susurró junto a la brisa del mar.

Se encogió de hombros y con pena en su voz tuvo que hacer la segunda confesión de la noche— no estoy muy seguro de que quiera ver a uno de esos animales acercarse con el oleaje, menos cuando la única luz viene de la luna —soltó con las mejillas sonrojadas, agradeciendo a la noche por no evidenciar su estado de nerviosismo.
Un suspiro escapó de sus labios cuando su brazo fue liberado sintiendo de inmediato la falta de calor en esa lado de su cuerpo sin embargo, no se quejó mucho menos tuvo el valor de reclamar, ella era libre de hacer lo que quisiera y Dong debía respetar eso aunque por dentro muriera por tenerla aferrada a sí— el mar siempre me ha perecido un lugar relajante y misterioso —su vista se perdió en el inmenso manto oscuro y salado, el cual muy apenas lograba brillar gracias a la luna— es fácil entender porque los antiguos marineros inventaban tantas historias de monstruos marinos. Aunque, no te mentiré, me encantaría ver una sirena, claro, sí es que estas existen —al descubrir lo absurdo que su pensamiento sonó dejó que de sus labios brotó una carcajada bastante ruidosa.  
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Dong Sook

Volver arriba Ir abajo

por Joe Ozdemir el Sáb 03 Nov 2018, 04:12

¿La compañía? Repitió para sus adentros, ella tenía una idea semejante, porque había ido a la playa china un par de veces con distintas personas y siempre encontraba diferente el paisaje, la persona a su lado resaltaba puntos impresionantes que otras pasaban por alto, eso le daba la seguridad de que… luego de un par de visitas, cubriría la totalidad de las curiosidades por descubrir. Era la primera vez desde que piso tierra coreana hace seis años, en que iba a un playa, le alegraba que fuera con Dong Sook, porque estaba segura que la curiosidad del chico sobrepasaba la de una población completa.  En sus conversaciones, las pocas que el apretado tiempo libre del chico hacían disponer, siempre encontraban como hablar de banalidad como si fuera lo más importante del momento, y quien sabe y quizá sí lo era.  Porque tenía una forma de hablarle, que la atrapaba por completo. Podría estar hablando del clima  y Joe sentiría que era poesía pura.

Quizá era el tono de voz, quizá la forma en la que sus labios se movían despacio pero precisos claro que había tenido tiempo de sobra para observarlo en el silencio desde su desconocimiento ─Tienes razón─ apartó la mirada, sin darse cuenta que había estado tan pendiente de su rostro que el paisaje a su alrededor quedó en segundo lugar. Como un complemento que haría bonito, y más bonito el perfil del cantante. Sus mejillas estaban más que calientes ante el toque inesperado, le había parecido una caricia y al escucharle una explosión de calor en el pecho acompaño la sonrisa tímida que apareció ─¿Me estas proponiendo que me escape contigo a Latinoamérica? No lo puedo creer, es decir, acepto totalmente; pero nunca me lo esperé. Espero que no te arrepientas al ver toda la energía que tengo conmigo, es queja común entre las chicas.

Tras el silencio y la nueva confesión del chico rió ¿Cómo podía ser tan tierno teniendo la edad que tenía? Reanudó una caminata lenta, para no alejarse demasiado de él, escuchar sus palabras, pero tener otra opción que no fuera la de mirarlo de nuevo como una acosadora ─Estoy segura que antes de morir verás una─ le dijo seriamente en medio de esa risa ─Yo me encargare de eso, así tenga que aprender a respirar bajo en agua─ había determinación en su voz, le llamó con la mano para que se acercara a ella, quien ya se había alejado un poco. Pero en ese momento una de las olas le empujo con tanta fuerza que acabo con la espalda y cabello empapado y las rodillas sobre la arena.  Soltó una fuerte carcajada con las manos apoyadas al frente para poder ponerse de pie.

─Creo que a Poseidón no le agradó la idea de que buscáramos sirenas.

avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Joe Ozdemir

Volver arriba Ir abajo

por Ong Dong Sook el Sáb 10 Nov 2018, 04:02
— Yo…—reflexionó sus palabras tras escuchar la pequeña pero acertada observación de Joe ¿de verdad le estaba pidiendo escapar a otro continente con él? Sabía, que ni en sus sueños más bizarros sería capaz de un acto tan grande de irresponsabilidad; se podría decir que Dong era uno de los artistas que mayor resistencia a quebrar las reglas presentaba, quizá se debía a la educación que sus padres le inculcaron de niño, los Ong eran conocidos por ser personas de carácter recto y tranquilo “no busques problemas”, era uno de los miles consejos que su padre le dio antes de aventurarse al mundo de la música— yo…, creo que sí —retomó tras una corta pausa— puede ser difícil de creer, pero tengo mi lado rebelde. Dicen que un poco de anarquía es buena para la salud —acababa de hacerle un juramente a la mujer de sus ojos, la misma chica de la cual llevaba enamorado por más de tres años. No podía, no podía arrepentirse y quedar como un cobarde ante esa mirada tan profunda y electrizante— además, la idea de pasar tiempo contigo me…, me gusta, siempre he pensado en ti como una persona interesante y divertida, lamentablemente por nuestros horarios no hemos podido detenernos a conversar —su voz se convirtió en un susurro; suave y cálido. Joe podía tomar esa conversación como uno de sus momentos más bochornosos, quizá no sería el primer chico que le expresa su sentir pero a esas alturas lo único importante para él, era conectar con ella.

Abrió los ojos, dejándose impresionar por las palabras de su compañera— ¿antes de morir? —una sonrisa nerviosa se pintó descaradamente sobre sus gruesos y en ese momento, pálidos labios— no hay prisa —bromeó entrado ya en confianza más fue frenado por ese nuevo comentario, la idea de verla vestida de sirena robó de sus mejillas un fuerte sonrojo mismo que se extendió por todo su rostro, dando como resultado un aumento de su calor corporal— yo.., yo no —sentía agradecido con ella por mostrarse tan atenta sin embargo, quería hacerle saber que no estaba obligada a complacer una fantasía infantil pero la idea se borró cuando la vio con las rodillas en la arena— ¡Joe! —se apresuró hacia la mencionada— ¿estás bien? —preocupado se agachó para revisarla, y sin mostrar duda o pena, limpió con sus manos la arena incrustada en las rodillas femeninas— creo que Poseidón se puso celoso ante la idea de convertirte en una sirena —sonrió antes de sentarse sobre la arena, a esas alturas el mantenerse secó perdió toda la importancia, ¿su manager lo regañaría? tal vez, o quizá lo perdonara por ser la primera vez que incumplía una norma ¿realmente importaba? Alzó la cabeza e hizo una señala a Joe para que se sentara a su lado— espero que el staff traiga medicamento para el resfriado, lo vamos a necesitar.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Dong Sook

Volver arriba Ir abajo

por Joe Ozdemir el Lun 19 Nov 2018, 03:00

─Interesante─ dijo con impresión rota. Casi pensativa. Le sorprendía descubrir que Dong Sook podía bromear con tanta libertad porque siempre lo encontró taciturno, silencioso y centrado. Ella misma tenía esas características también, por esa razón lo encontró un poco más inalcanzable y especial también. De alguna forma, escucharlo darle esos adjetivos le ponían nerviosa, ella no se consideraba una persona «Divertida» mucho menos «Interesante» porque era una sabelotodo que le gustaba estar con las narices metidas en algún artículo que haya llamado su atención, no era buena para las bromas, pero al menos sabia burlarse de sí misma y se enojaba cada nunca ─Eres una persona muy ocupada─ sonrió, dándole a entender con ese comentario y gesto que entendía totalmente su punto pero si no decía algo tonto se encontraría muy incómoda  y comenzaría a reírse nerviosa.

─Lo siento─ respondió al notar el cambio de humor que tuvo el chico. Se cubrió los labios ─Quizá mi humor está muy negro ahora mismo.─ Pero era una mujer racional, sabía que en algún momento se llegaría el día de perecer. ¿Tenía Dong Sook problemas con el concepto de la muerte? Carraspeo, mirándolo fijamente con sus grandes ojos abiertos, esperando el resto de su comentario, curiosa por descubrir el porqué de ese tartamudeo ¿había sido por algo que ella dijo? La furia del mar no le dio tiempo de empezar a ordenar las posibilidades de su culpa.

─Estoy bien─ aún soltaba risitas aisladas. Se quedó quieta y atenta al tacto que sentía sobre su piel fría, pero le sabia reconfortante, las manos cálidas de DongSook irradiaban ondas de calor al resto de los puertos sensibles de Joe, al punto de que tanto su rostro como sus orejas se pusieron rojas y clientes, empezó a tener problemas para respirar normalmente, porque había olvidado como hacer dos cosas a la vez, no quería perderse de la cercanía del rostro delgado y pálido del joven cantante.  No escuchó sus palabras pero lo vio mover los labios, ¿sería algo importante? Pudo recuperar esa habilidad natural cuando lo vio sentarse. Como un golpe auditivo todos los sonidos volvieron. Incluida la voz de su compañero ─Soy una persona que no se enferma fácilmente, así que no te preocupes─ Se sentó a su lado, recogiendo las piernas hasta que estas tocaron su pecho ─Además me gusta mucho el frio, como podrás recordar mi habitación eran un congelador.

Volvió el rostro hacia Dongsook y sonrió débilmente ─Fue un buen día─ Inconscientemente tocó el collar que acababa de comprar y miraba el reflejo de la luna en el agua ─¿Seremos capaces de ver el amanecer? ¿No te parece que está un poco lejano de nuestras posibilidades?
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Joe Ozdemir

Volver arriba Ir abajo

por Ong Dong Sook el Sáb 24 Nov 2018, 03:04

Por una desconocida razón las palabras de Joe le incomodaron, más de lo que le gustaría aceptar. Ella estaba en lo cierto, dio en el blanco sin mucho esfuerzo; Dong era una persona en demasiado ocupada, eso se debía a que formaba parte del Pegasus, uno de los grupos más conocidos y llamativos del momento, por eso había renunciado a toda esperanza de una relación formal con alguien, a quien quería engañar, aunque le hubiese gustado tener una especie de relación sabía que no podría mantenerla por cuestiones de agenda, había ocasiones en que el tiempo no le alcanzaba ni para llamar a sus padres y preguntar sí estaban bien o que deseaban como regalo de aniversarios, era complicado; demasiado.
Si bien su empresa jamás fue estricta en cuanto a relaciones personales, mucho menos su mánager, él se hizo la promesa de enfocarse en su carrera, idea que afianzó tras ese lapso oscuro que pasó cuando creyó que era una vergüenza para su familia y grupo, ahora estaba sanando, poco a poco iba recuperando la confianza en si mismo ¿intentar algo sería demasiado arriesgado? ¿podría convencerla de tener algo? ¿aceptaría? No, no estaba lista para aguantar ese estrés.

De momento lo mejor era seguir así, cuidándola y admirándola en secreto.

─ Tranquila, estoy acostumbrado al humor negro ─el rostro de sus hermanos acudió rápidamente a su cabeza─ Hyeok y Jun suelen jugarme bromas pesadas, demasiado pesadas, con más de veinte años a su lado, creo que me han insensibilizado. Con decirte que cuando éramos niños, Hyeok fingió ahogarse en una alberca todo para asustarme, desde entonces no he podido disfrutar un día de piscina ─soltó frustrado, la mayoría de sus fobias eran gracias a ese par, quienes siempre encontraron divertido y educativo el generarle reacciones de terror y estrés que lo marcarían de por vida. Ellos eran Watson y él, su pequeño Albert.

Pero no era momento para pensar en los chicos Ong, lo supo al cruzar miradas con Joe, en ese momento ella era su realidad, su fantasía vuelta realidad─ vaya, en eso somos diferentes ─imitó su acción, recogió sus piernas entre sus brazos para terminar apoyando su barbilla sobre sus rodillas─ yo soy demasiado friolento, bastan diez grados de temperatura para hacerme temblar sin control ─soltó un suspiro fuerte y reconfortantes─ pero me gusta, creo que el clima de esta noche es adecuado para estar en el exterior ─terminó por corresponder esa tenue sonrisa y acto seguido negó con la cabeza─ nada está lejos de nuestras posibilidades, si deseas ver el amanecer entonces yo te acompañaré, no importa si amanezco resfriado ─elevó su brazo para depositar una suave caricia sobre el hombro femenino, aquel simple contacto bastó para desencadenar una oleada de calor que lo incomodo ¿cómo sería sentir su piel? ¿sería tan cálida como imaginaba? Sin darse cuenta la mano que se encontraba sobre el hombro ajeno bajó lentamente por el brazo hasta encontrarse con la mano de Joe, esa que había besado tiempo atrás─ tendrás tu amanecer ─cerró su promesa con un nuevo beso sobre la mano que sostenía contra la suya.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Dong Sook

Volver arriba Ir abajo

por Joe Ozdemir el Dom 02 Dic 2018, 05:33

Se sintió honrada de poder compartir un poco de la mística vida de Dong Sook, mirarlo de lejos le hacía creer que esa persona alta y seria vivía una vida perfecta, donde la gente lo amaba fuertemente, porque le parecía imposible que alguien pudiera odiar a ese ser perfecto, pero la realidad era otra, no hace mucho tuvo que intervenir en una situación desagradable, se daba cuenta que sus hermanos le ponían la piel de gallina seguido cuando era niño, y no se identifica demasiado con ellos. Pero aun así soltó una risa, misma que cortó abruptamente cubriéndose con las rodillas la boca ─Lo siento Dong, sé que no debió ser agradable pero, suena como una anécdota que siempre recordarás. Tus hermanos tienen un gran sentido del humor. Pero todo está bien, creciste fuerte y de mente abierta gracias a ellos dos. Yo soy la menor de tres hermanos, a diferencia de ti, nosotros no compartimos demasiado por la creencia del abuelo. Se los llevo a estudiar en escuelas de economía desde muy jóvenes para que se hicieran cargo de la compañía, yo era mujer así que solo debía ser bonita y saber hablar. Me hubiera gustado tener esos momentos con ellos de niña, no ahora.

Escuchó sus palabras callando abruptamente, porque en su mirada encontró un laberinto del que era incapaz de salir, deseaba adentrarse más y más y recostarse en el centro para siempre, deseosa de usar el tiempo sobrante de Dong a su beneficio ─Tienes razón, el clima es agradable─ no sabía que era, pero sentía su propia voz como un hilo delgado e imperceptible, los latidos de su corazón le ensordecían. Sí, deseaba ver el amanecer a su lado, porque era lo único que podía permitirse en ese abrumador enamoramiento solitario. Durante el recorrido de  la mano de Dong Sook sobre su piel no despegó su mirada de la suya, todas las preguntas que deseaba formular se amontonaron en su garganta y empezó a cerrarse, iba a llorar.

Por qué él estaba actuando injustamente

¿Por qué provocaba tantas cosas en ella? De forma descuidada, insensible. Dong Sook no tenía corazón. Porque de tenerlo hubiera notado los rápidos latidos del corazón de Joe, también descubriría que sus ojos estaban dilatados y comenzaba a temblar. De tener un corazón, Dong Sook la hubiera abrazado con fuerza y besado sin piedad desde el primer momento en que su aliento salió en forma de suspiro que lo invitaba a no ser suave. Por qué su tacto era caliente y enérgico. Le quemaba de ansias, cerró los ojos y apretó los dedos contra los de Dong Sook ¿podría conformarse con eso? Se recargó en el hombro ajeno sin soltar su mano. Ya no le importaba el amanecer, podría volver cualquier otro día. Lo que le importaba en ese momento era descubrir lo que pasaba por la mente de Dong Sook, ¿Qué sentía por ella? ¿por qué ella permitía que tomara su mano sin ninguna explicación?

Levantó la cabeza de donde estaba, clavando su mirada en el mar, después observó a su derecha. Con su mano libre tomó el rostro del menor y lo obligo a mirarla, quería recordar bien ese rostro por todo el tiempo que no se podrían topar en la compañía. Sonrió tímidamente, le costó un par de segundos y un crujido de huesos atrapar los labios de Dong Sook, apretó su mano con más fuerza y cerró los ojos. Fue efímero pero lo hizo ─Volveré al hotel primero, discúlpame─ Por que olvidó mencionarle que ella volverá primero a Seúl.
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Joe Ozdemir

Volver arriba Ir abajo

por Ong Dong Sook el Miér 05 Dic 2018, 04:20
Negó con un movimiento de su cabeza, estaba lejos de sentirse ofendido por el efecto que ocasionó en ella escuchar una de sus historias de la infancia ¿la razón? amaba su risa, era tan dulce y delicada como ella además, el saber que había sido él, el culpable de causar ese efecto lo llenaba de orgullo; podía pasar toda la noche en vela, platicándole y enumerándole una a una las travesuras que debió soportar a manos de sus hermanos. Eran muchas, y no estaba dudoso de sí debía sentirse orgullo de caer en ellas una tras otra, pero, sí eso dibujaba sobre los labios de Joe una sonrisa, estaba dispuesto a pasar por semejante bochorno una infinidad de veces─ no me quejo, amo a mis hermanos y tengo gratos recuerdos con ellos, no los cambiaría por nada  ─su confesión fue sincera, amaba a sus hermanos de la misma manera en que ellos lo amaban a él (o eso esperaba)─ son increíbles  ─ahora, fue su turno de escuchar la historia de su compañera, en silencio permaneció hasta que ella finalizó, logrando entender un poco el porqué de su personalidad, le dio un poco de tristeza saber su pasado pero al mismo tiempo el sentimiento de gozo se encendió ¿eso significaba que ella confiaba en él? esperaba que sí─ lo siento  ─fue lo único que pudo expresar─ cuando gustes te presto a los míos.

Estaba perdido, entre aquel manto oscuro que se mecía frente a él y la calidez que emanaba de la mano de Joe, en ese instante descubrió y aceptó que no existía mejor sensación que esa, el tenerla a su lado, sentir su respiración, su aroma, su voz;  de tener ese pequeño momento el cual guardaría para siempre en su memoria pues la duda, como siempre, le hacía vacilar; jugaba con sus pensamientos y eso lo obligaba a aferrarse a esa mano que sostenía la suya.
Nunca imaginó lo que acontecería.

Cuando menos lo pensó, ya tenía los labios de Joe sobre los suyos, fue incapaz de creer lo que estaba ocurriendo; era demasiado maravilloso para ser real, pero.., aquel contacto se sentía tan suave y cálido, fue capaz de percibir su aliento brotar por su boca, lo que ocasionó una reacción de sentimientos eróticos en él.., pero de la misma manera en que inició, terminó.
No reaccionó, no sintió cuando ella se marchó; sólo quedó un vacío a su lado que lo heló, su fuente de calor había escapado, dejándolo a merced de la noche, se lo merecía, merecía ser abandonado por cobarde─ eres un tonto, Dong ─se dejó caer sobre la arena y cubrió sus ojos con una de sus manos. Podía regresar al hotel pero eso significaría toparse con ella y en ese momento sus sentimientos eran tan confusos que no estaba seguro de poder verla a los ojos, ella tampoco lo haría..., lo intuía.
Dejó salir un suspiro grande tras reflexionar, al final llegó a una conclusión, cumpliría su promesa: permaneció en la arena hasta el amanecer.

FINALIZADO.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Ong Dong Sook

Volver arriba Ir abajo

123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.