Lies | Mei
NOTICIAS
26.11 RCKSTR Entertainment sigue sin aceptar nuevos empleados o idols en sus filas hasta nuevo aviso. ¡Salimos del hiatus!
22.11 Solamente se podrá acceder a METEOR, VYR, KSJ y MYP Entertainment comprando el item “Cuenta especial” ya que permanecen cerradas hasta nuevo aviso.
29.12 ¡Llevamos contigo once meses! Muchas gracias por hacerlo posible y seguir con nosotros día a día. ¡Por muchos meses más!
ADMINISTRATIVAS
APOYO Y PNJ
DICIEMBRE DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
¡HAPPY CHERRY CHRISTMAS EVERYONE!

Lies | Mei

Ir abajo

por Rok Bin Il el Sáb 18 Ago 2018, 05:03

Sala de ensayos
16 de Agosto.


Aceptaba que los últimos días habían sido bastante incomodos para él, incomodos y confusos ¿qué estaba ocurriendo con ella? era la única pregunta que revoloteaba por su cabeza ¿acaso la había ofendido? intentó hacer memoria pero no lograba captar el momento exacto en donde le falto al respeto. Bin siempre se comportaba de manera atenta y amable con sus bailarines, cuidaba mucho de ellos por el simple hecho de que, eran su responsabilidad; no quería que lo vieran como el malo del cuento, el tirano y perfeccionista chino que los obligaba a pasar horas y horas entrenando; depreciaba tanto es imagen, es por eso que procuraba ser considerado con cada uno de ellos, especialmente con ella su favorita, porque aunque se negara a aceptarlo, era verdad, no había bailarín en esa empresa que no gozara de los privilegios que le otorgaba a la femenina ¿acaso era eso? estaba cansada de ser tratada de manera especial, de los absurdos rumores que se decían de ellos.

No negaría que una parte de él se había molestado con ella por no ser sincera, se suponía que su relación se basaba en la confianza mutuo pero la bailarina prefirió ocultar ese pequeño detalle y aunque juró que no le molestaba, ahora la notaba diferente; distante y eso le molestaba, más de lo que en verdad le gustaría.

¿Pero por qué? Esa era la verdadera pregunta.

Y como sí eso no bastara, había salido a la luz un pequeño rumores sobre ellos dos; alguien los vio pasando tiempo juntos en aquel restaurante— es absurdo —confesó a una molesta Lulú quien tan pronto se enteró le mando a hablar— sólo fuimos a cenar, nos encontramos con los otros dos y ya —Bin se encontraba cruzado de brazos y si mirada fija en los penetrantes ojos azabache de su manager quien intentaba mantener la calma— “su segundo deliz” —eso fue aquel acontecimiento— mantente lejos de los paparazzi— fue la orden que recibió. El solista tenía mil y unas razones para contraatacar y llevar ese pequeño problema a las ligas mayores, pero, en ese momento tenía cosas más importantes en las cuales pensar o mejor dicho, alguien más abarcaba todos sus pensamientos “Mei” ¿hasta cuando iba a seguir evitándolo? Aunque… “tú tampoco haces mucho por acercarte a ella” se reclamó así mismo.
Tras soltar un leve suspiro se encaminó a la sala de ensayos, necesitaba sacar el estrés de una manera sana, bailar siempre le ayudaba a relajar su cuerpo y pensamientos, sin embargo, cuando entró no esperó encontrarse con una de las razones de su inestabilidad— Mei —soltó sorprendido— ¿no es tu día de descanso? —porque hasta donde podía recordar lo era.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rok Bin Il

Volver arriba Ir abajo

por Liu Mei Qi el Dom 19 Ago 2018, 08:49

Nunca se había sentido como una extraña en las salas de ensayo, ni siquiera cuando era una novata, pero ahora, por todo lo que había pasado a su alrededor, ya no se sentía tan familiar ni cálido. Las personas que le rodeaban hablaban más y más sobre la relación que ella y el Bil tenían, después de que los papparazzi los encontraran en el restaurante. Por supuesto, ella los ignoraba y tenía a Min y Yong para defenderse pero…¿Y él? ¿Por qué lo había metido en ese lío? Si bien no era completamente su culpa, debió mantener distancia y ser más respetuosa con su trato al Idol. Cualquier gesto podía ser malinterpretado y perjudiciarle a él.

Lo peor de todo es que, no sabía que le molestaba más…los rumores o el hecho de que fuesen mentira. Desde el incidente en el restaurante Mei había quedado muy confundida con lo que le sucedía con el mayor. Sin duda le parecía atractivo y no solo por su apariencia física, sino también por su personalidad pero ¿Acaso eso era todo? La joven sabía lidiar bien con pequeños crush, tomándolos como algo completamente natural y sin mucha importancia pero, con Bin era diferente. Le provocaba muchas emociones que no había experimentado antes y aunque suponía que se trataba de algo más que una simple atracción no quería admitirlo, al menos no aún.

Giró ante el sonido de la puerta abrirse y casi  se desploma al suelo al ver que se trataba de su tormento. —Bin. — llamó, al mismo tiempo que él lo hacía, y sintió como su corazón comenzaba a acelerarse. Mal…muy mal. Sabía que tarde o temprano debía enfrentarlo y estaba decidida a hacerlo pero, aún no estaba lista.  Sin embargo no podía irse así como así y dejarlo con la palabra en la boca, no era lo correcto. Sonrió de manera nerviosa, antinatural. —Ah sí, pero vine a dejarle algo a Young Taek Oppa. — le mostró la bolsa con un par de encargos y también, aprovechando, un pequeño obsequio en agradecimiento por todo lo que había hecho por ella. —¿De casualidad lo has visto? — sus ojos evitaban mirar su rostro y la vacía sala de ensayos no le estaba proporcionando absolutamente nada en qué distraerse. Sacó su celular, su vieja y confiable excusa, y fingió checar sus mensajes y buzón de voz.—No contesta mis llamadas. Quizá deba ir a buscarlo. — En parte era cierto, le había llamado y no le había contestado pero solo lo había intentado una vez ya que sabía que el otro probablemente estaba ocupado y a Mei no le molestaba esperar. Pero ahora, mirando el suelo y caminando hasta Bin Il, solo quería salir de ahí en ese instante.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Liu Mei Qi

Volver arriba Ir abajo

por Rok Bin Il el Dom 02 Sep 2018, 04:47

Sonrió a la menor, un gesto que antes brotaba con total naturalidad de sus labios ahora era usado para ocultar su amargura, esa que era provocada al notar que la femenina ya no se alegraba de verlo, que sus ojos ya no se inyectaban de ese brillo especial; se sintió fatal y muy adolorido por el seco recibimiento ¿qué había sucedido? ¿acaso la había ofendido? Tantas dudas incomodaban su cabeza, sin embargo, no tenía el valor para exigir una respuesta, no estaba listo para lo que ella tenía que decir, o mejor dicho, no quería aceptar lo que ella le hacía sentir, lo que realmente significaba para él.

“No es sólo amistad”, aquella frase lo torturo toda la semana, “no queremos de esa manera a los amigos, a los amigos no los celamos, a los amigos no se les desea…”. Desea, esa fue la palabra que derrumbó el perfecto mundo del solista. Durante todos esos años Bill había tenido extrema precaución en mantener a raya sus sentimientos, nada de enamoramientos bobos ni pensamiento en mujeres; en parte por exigencia de su manager y la otra mitad por voluntad propia, pues sabía que esa sería un gran obstáculo para su carrera, lo había visto en los demás idolos, ocurrió con personas cercanas a él quienes finalmente deseaba desertar por culpa de la frustración. Recordó a Gil y su situación con la actriz ¿quería acabar así? No, esa era la respuesta, por eso durante todos esos años intentó mantenerse alejado de todo sentimiento de atracción, pero…, “pero ella es especial ¿verdad, Bin?”, su parte emocional brotaba cada vez que tenía a la femenina frente a él “¿hasta cuando lo aceptaras?” volvían a atormentarlo sus pensamientos.

— Pierdes tu tiempo, no está en la empresa —incluso él se sorprendió por el tono seco que uso— hubo una situación con su hermano y salió con el manager de éste —intentó normalizar su voz, y olvidar la sensación de pesadez que se instaló sobre su pecho, había sentido celos de saber que Mei no lo estaba buscando a él que buscaba al bailarín estrella de su empresa ¿desde cuándo eran tan cercanos?

soltó un pequeño suspiro y estiró su mano para sostener el delgado brazo femenino— Mei —soltó dudoso— no te vayas —su mirada se encontraba fija en el suelo, estaba siendo un cobarde pero en ese momento no sentía el valor para verla a los ojos, temía a lo que estos podían reflejar— yo.., yo quiero hablar contigo —inconscientemente terminó mordiendo su labio inferior y tras pensarlo soltó a la bailarina de su agarre, sí ella no deseaba verlo o hablarle, quien era él para exigirle una explicación— aunque, no debes sentirte obligada, sí quieres puedes irte —susurró.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rok Bin Il

Volver arriba Ir abajo

por Liu Mei Qi el Miér 05 Sep 2018, 07:15
Se sentía tan pequeña bajo su mirada y ni ella misma se ayudaba, alzando los hombros para protegerse y mirando al suelo para evitar sus ojos, haciéndose inferior ante él. Era la primera vez que no sabía que hacer frente al hombre, qué decirle o cómo actuar y lo que más le frustraba es que en sí, no era por ella, si no por todo lo que había pasado. Toda esa situación, sin querer, le había hecho cambiar, a ambos…lo detestaba. Ojalá pudiese ser más madura y enfrentar los rumores con la cabeza en alto, negarlos con frialdad y seguir con su vida como si nada, pero no podía hacerlo cuando Bin le importaba demasiado y cuando parte de ella aceptaba esos rumores. MeiQi indiscutiblemente tenía ciertos sentimientos hacia Bin Il. ¿Cómo y en qué intensidad? Aún no estaba muy segura, pero si todo ese le afectaba, temía que fuesen más de lo que pudiese controlar.

Su rostro seguramente expresó la decepción de saber que el coreógrafo no se encontraba cerca, y con un suspiro guardó el celular en su bolsillo. No tenía caso seguir con ese teatro si era obvio que no le iba a ayudar de nada. —Ah, ya veo. Entiendo por qué no contesta…su hermano es muy importante. —Por supuesto que no conocía al susodicho en persona, pero sí sabía que los hermanos Shin eran bastante unidos y que si habían llamado a Young Taek por el menor, entonces todo lo demás se volvía insignificante. Lo entendía y no había problema alguno, si a ella le llamaran de emergencia por su hermano, haría lo mismo. —Uhm, entonces veré si me contesta más tarde para verlo mañana o algo. Bueno, mañana tengo que verlo en el ensayo…que torpe soy.—rió de manera incómoda, sin saber exactamente que más decir para llenar el silencio tan extraño entre los dos. Su tonto balbuceo realmente no ayudaba y esa era una señal de que lo mejor era salir de ahí.

El agarre logró que se tensara de inmediato y su mirada nerviosa se desvió a la puerta abierta, rogando porque nadie apareciera por ahí. Se alejó también, poniendo más distancia entre ellos y pensó en si era una buen idea en quedarse o no. La palabras de sus amigos resonaron en su cabeza, quizá era un buen momento para dejar de huir. —No, no es problema. Puedo quedarme…como dijiste es mi día libre. — le sonrió, más tranquila y natural. —¿Qué sucede? — seguramente se trataba de los rumores, temía exactamente qué parte o qué le diría pero al menos estaba preparada mentalmente para volver a lidiar con ese tema. O al menos eso creía.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Liu Mei Qi

Volver arriba Ir abajo

por Rok Bin Il el Vie 14 Sep 2018, 05:15
No pudo ignorar el sentimiento de odio que creció dentro de él al notar la expresión de la menor tras enterarse que Young Taek no se encontraba dentro de las instalaciones de la empresa, preguntas celosas sobre la relación de ellos dos comenzaron a forjarse en su cabeza y lentamente fantasiosos escenarios comenzaron a sobreponerse sobre su razón ocasionándole un arranque de ira que debió de contener entre sus manos, sin darse cuenta estas habían formado un fuerte puño ¿qué estaba pasando con él? La duda estaba acabando con su paciencia. Quería encontrar una respuesta, exigirle a Mei una razón para su cambio de actitud, sin embargo, su parte lógica salta a la burla para hacerle entender que no estaba en su derecho. Si bien la bailarina pertenecía a su pequeño grupo de elite, a ese reducido grupo de bailarines que junto a él se preparaban cada vez que el solista tenía un comeback cerca, eso no significaba que fuera exclusiva; no era de su propiedad, sí la empresa creía que era necesario cambiar de bailarines o mandar a la chica como apoyo a otro solista lo haría sin rechistar y Bin tampoco podría oponerse. La idea de perderla jampas había cruzado, hasta ahora…

Podía sentir como el terror corría por cada parte de su cuerpo dejando a su paso una gélida sensación de soledad “te estás volviendo loco”, sí, pero por ella, Mei lo estaba volviendo loco y lo peor de todo era que no sabía como afrontar ese sentimiento. Durante sus años de carrera jamás había sentido algo tan fuerte por una mujer, siempre presumió de su profesionalismo por eso mismo se negó a experimentar el amor, su manager, Lulú, estuvo de acuerdo dado que ésta creía que sólo sería una distracción, Bin de manera tonta se apropió de la idea y ahora…, ahora se encontraba debatiéndose sobre lo que debía hacer.

Debía encontrar pronto una solución, la bailarina se encontraba en espera de una respuesta por su repentina interrupción— ¿sucede algo malo? —soltó sin pensar demasiado en sus palabras— digo…, en los últimos días te he notado algo, diferente —bajó su tono de voz por miedo a la respuesta de chica “aunque no es sólo ella” salió a la defensa su razón, era cierto, Bin tampoco estaba ayudando demasiado, hasta ahora el solista no había hecho mucho por acercarse a ella, se alejó de Mei tras soltarse los rumores sobre una posible relación entre ellos dos ¿le molestaba aquello?, esa era la verdadera pregunta a la cual lamentablemente no encontraba respuesta— ¿es por los rumores? —escupió finalmente, y para darles un poco de privacidad cerró con seguro la puerta, las interrupciones no serían bienvenidas.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rok Bin Il

Volver arriba Ir abajo

por Liu Mei Qi el Miér 19 Sep 2018, 06:25
¿Cómo podía negar lo que sentía cuando claramente la imagen de Bin Il frente a ella causaba las más hermosas y confusas emociones dentro de ella? A pesar de que su lógica gritaba que se calmara e hiciera caso omiso de sus sentimientos, una parte pedía a gritos que se olvidara de todo y le abrazara de inmediato. Pero se trataba de una locura pues a pesar de que él en cierta forma estaba acostumbrado a sus muestras de cariño, sería muy extraño si le abrazaba de la nada considerando que nunca antes lo había abrazado. Además, a fin de cuentas, sus muestras de afecto eran las que habían puesto al solista en una peligrosa situación y dado que los últimos días se habían distanciado, sería aún peor. No, la joven bailarina tenía que seguir esta vez a su lógica. Y, además…estaba muy segura que Bin Il nunca la vería de otra forma más que como una fiel amiga.

Diferente, en definitiva había actuado diferente huyendo de él como si fuese una plaga. —Oh.— soltó, descorazonada. Entonces, en su intento por mantener distancia en todos los sentidos posibles había sido más obvia de lo planeado y por supuesto que el mayor se había dado cuenta de ello. Que tonta, ahora se sentía mucho peor por haber actuado así y preocupar a su mayor. Había dado justo en el blanco, los rumores habían sido el asunto que había desencadenado toda esa atmósfera extraña entre ellos, en ella, y ahora con él interrogándola, era imposible seguir huyendo de ello. Un largo suspiro salió de sus labios y miró el suelo, avergonzada. —Si te digo que no, te estaría mintiendo y lo que menos quiero hacer es mentirte. — suficiente había hecho todos esos días con alejarse tanto, no tenía por qué amedrentar la situación.

Armándose de valor volvió a mirarle. Debía enfrentarlo, dejar atrás su actitud infantil y temerosa y ser fuerte…todo saldría bien. —Uhm, creo que he procurado ser más cuidadosa. No quiero que los rumores empeoren. Es algo incómodo que me señalen por ser la favorita y estar tonteando con uno de los solistas más importantes de la empresa. — escupió las últimas palabras, que claramente no venían de ella sino de lo que había estado escuchando de los demás. No quería parecer una chillona y quejosa diciéndole todo eso, pero debía ser sincera con él y hablarle de todo lo que la había empujado a comportarse como lo estaba haciendo. No obstante Mei era fuerte y tenía un par de buenos amigos que la apoyaban ante los comentarios y tratos hostiles, y aunque era una razón fuerte para alejarse de Bin, no era la única. Había una mucho más pesada que le impedía, incluso a puertas cerradas, acercarse a él. —Pero lo que más me preocupa es tu reputación. No quiero que hablen mal de ti. Ni aquí ni tus fans. — apretó la bolsa entre sus manos, evitando así la tentación de extender el brazo y tomar la mano masculina entre las suyas. —Perdóname, no debí ser tan descuidada y ponerte en esta posición. —
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Liu Mei Qi

Volver arriba Ir abajo

por Rok Bin Il el Lun 24 Sep 2018, 06:33

—Oh —repitió confundido las palabras femeninas, no quería ser rudo con ella, jamás se perdonaría sí en algún momento dado la llegaba a lastimar; una de las cosas que Bin más gustaba de su bailarina era esa personalidad inquieta y brillante, adoraba tenerla a su lado saltando y parloteando cosas sin sentido aunque existían días en los cuales el solista se sentía abrumado por ese carácter tan brillante, tan opuesto al suyo pero eso no lo llevó a desear alejarse de ella, en ningún momento esa idea había cruzado su cabeza, ni siquiera se preguntó que sería de él si en un momento dado la menor era movida y asignada a otro solista o como apoyo a un nuevo grupo femenino, no, jamás visualizó esa posibilidad porque él no lo iba a permitir, la quería a su lado, ya fuera sobre un escenario o caminando por los pasillos de la empresa.

¿Por qué tiene que ser tan complicado?, se cuestionó fugazmente.

No iba a rechazar la decepción que lo embargó tras escuchar la respuesta de Mei, su distanciamiento sí era a causa de los benditos rumores “¿Por qué, por qué les haces caso?” deseó preguntarle. En ese momento se imaginó a si mismo tomando con rudeza esos frágiles brazos para sacudirla con la esperanza de hacerla entrar en razón más sabía que eso era imposible, no era una persona violenta mucho menos tratándose de la persona que tenía a su lado— agradezco el gesto, sabes que las mentiras jamás me han gustado —era de las personas que prefería la verdad, por muy dolorosa que esta fuera a dejar que alguien le viera la cara. No, Bin no toleraba las mentiras, menos a las personas que las decían.

Antes de intervenir la dejó hablar, le dio permiso para que soltara todo lo que llevaba guardando y que sabía podían lastimarla, sin embargo, no estaba preparado para escuchar su confesión, fue ésta misma la culpable de que al solista lo atacara una sensación de soledad y dolor, el cual se intensificó a la altura de su pecho ¿su amistad le estaba causando problemas a Mei? Sonrió inconscientemente al descubrir lo irónico de la situación— no sabía que te incomodara nuestra relación o mejor dicho, que te relacionen conmigo ¿por qué no me lo dijiste antes? —soltó un leve suspiro para darse valor, vaya que lo necesitaría— por mi no te debes de preocupar, soy un idol siempre habrá rumores sobre mí, eso es algo con lo que deberé vivir; incluso si salgo a comprar un café y le sonrío a la señorita que me atendió bastará para que al día siguiente alguien asegure que tengo una relación con ella, así de complicada es nuestra vida —retrocedió pocos centímetros y ocultó sus manos en los bolsillo de su pantalón para negar con la cabeza antes de dedicarle una reverencia a la bailarina— no, perdóname tú a mí —se reincorporó para posar su mirada en los orbes oscuros de la contraria— no sabía que te incomodaba que te relacionaran conmigo o que fuera un peso para ti el que todos crean eres mi bailarina favorita. Es cierto Mei, lo eres, pero no porque te guste tontear conmigo o porque seas bonita, mucho menos por ser de la misma nacionalidad o por tu sonrisa la cual me gusta admirar, no, sí te convertiste en una de mis predilectas es por tu habilidad ya que al momento de bailar eras la única que logra seguirme el ritmo —mordió su labio inferior e inhaló para prepararse mental y emocionalmente para lo que iba a decir— te estimo y quiero que te sientas cómoda en todo momento, yo…. —dudó antes de continuar— pediré tu cambio, tus habilidades pueden ser muy útiles entre los grupos o solistas rookie —en un intento e ignorar el peso en su pecho sonrió a Mei de manera forzada y tras palmear el hombro femenino suspiró— tranquila, solucionaré el mal entendido.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rok Bin Il

Volver arriba Ir abajo

por Liu Mei Qi el Mar 25 Sep 2018, 03:08
Se sintió un poco mejor al hablar, comentarle aquello que la había empujado a distanciarse de él en esos días. Sin embargo aún no se sentía del todo bien, pues estaba temerosa por lo que él le diría ¿La regañaría? ¿Aceptaría su torpeza y la perdonaría? No lo sabía, tan solo esperaba que pudiesen solucionarlo. Mei estaba lista para sincerarse, pedir perdón y prometer que no volvería a pasar…pero las expresiones del solista le preocupaban.

Negó firmemente, ¿De qué estaba hablando? Lo que le preocupaba a ella era darle una mala imagen al joven, no lo que él decía. —Es que no me incomoda la relación que tenemos…no lo hace. Solo que se han puesto muy pesados últimamente y llega un momento en que es difícil ignorarlos.— Siempre caminaba con la frente en alto, ignorando lo que pudiesen decir de ella pero, en lo últimos días había sido muy difícil. Se estaban metiendo con su lugar en la empresa, con sus habilidades y hablando no solo de su amistad con Bin sino también con otros coreógrafos: “¿Con cuántos se tuvo que acostar para obtener esa posición?” “Seguro también sale con otros Idols” “Pronto la verás colgada de algún chico de Deja Vu, pobre diablo que se tope con ella”.  Estaba siendo demasiado y temía que llegaran a oídos de Bin, y aunque confiaba en que él no los creería, si le apenaba verse envuelta en esa clase de rumores. Además, si la seguían emparejando con él y esa clase de chismes continuaba, sería peor para el artista. —Me molestan ellos. No tú. — Repitió, pues más bien era un halago que otros pensaran que una persona como Rok Bin Il podía posar sus ojos en una bailarina cualquiera como Mei.

Estaba inquieta escuchándolo, una parte de la historia que no conocía pero necesitaba. Hubo palabras que la confundieron, que lograron que una pequeña esperanza que no sabía que existía en ella floreciera pero, el gusto no le duró y la sorpresa se borró del rostro femenino en un parpadeo. Todo se derrumbó ante la mención del cambio. Ya no logró escuchar más y solo sintió la pesada palma en su hombro. —¿Qué? — deseó haber escuchado mal pero sabía que no era así. Dio un paso atrás y le miró con incredulidad. —Pe-pero no quiero dejarte. — el corazón comenzó a acelerarse y los ojos se le llenaron de lágrimas. Le miró, pero no pudo moverse. ¿Acaso se iban a separar? ¿Iban a dejar de ser amigos? Acaso no eso era lo mejor. No, no quería eso. —¡No entiendes! — explotó, dejando caer sus pertenencias al suelo así como las lágrimas empezaban a desbordarse de sus ojos. —Ya sé que tu vida es así, que habrá rumores por doquier y lo entiendo. Pero no pensé que nuestra inocente amistad pudiese llevar a rumores tan desagradables y te juro que no me importa que se trate de ti. Pero no quería darte problemas, lo que menos quería era causarte un mal o que esta relación se arruinara.— Había querido ser el hombro en quien él pudiese apoyarse, no la piedra con la que él tropezaría una y otra vez. Seguía llorando, gruesas gotas y ahogados sollozos era lo único que podían escucharse. Se pasó las manos por los ojos, no lograba mirarle ni quería hacerlo era una pena que tuviese que verla en ese estado. —No quiero que nada cambie entre nosotros porque yo te…te estimo mucho y…perdón. — hubiese querido decirle más, que en verdad lo quería mucho, más de lo que podía entender pero no pudo. Solo le quedó seguir llorando y murmurar atropelladas disculpas para él.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Liu Mei Qi

Volver arriba Ir abajo

por Rok Bin Il el Sáb 06 Oct 2018, 03:53
— ¿Te molestan? —soltó incrédulo y decepcionado por descubrir que la bailarina, su bailarina, no confiaba lo suficiente en él como para correr y contarle sus problemas. Bin solía ser un joven tranquilo, desde que llegó a la empresa jamás ocasionó problemas internos ni se vio involucrado en escándalos innecesarios, al menos así fue durante siete años, porque justo en ese año el solista ya llevaba dos rumores de los cuales la empresa lo debió de salvar, el primero fue con el idol de la SYK, con quien tuvo un fuerte altercado el cual casi le cuesta su carrera, el segundo y no menos importante, Mei, los habían visto juntos y ahora se creía que algo existía entre ellos dos aunque… ¿qué tan cierto era? ¿realmente existía un lazo especial entre ambos? Le costaba admitir sus sentimientos y una parte de él se negaba aceptar que veía a la menor como una simple amiga, existía algo más, un sentimiento que con el tiempo se fortalecía, pero el cual era mejor mantener reservado porque podía ser peligroso. Ella le importaba, demasiado, pero por su bien era mejor mantener ese pequeño secreto “¿hasta cuándo lo toleraras?” era la verdadera pregunta que se hacía cada noche— ¿Mei Qi, por qué nunca me lo mencionaste? —porque si existía una cosa que el solista no soportaba era saber que maltrataban a sus bailarines, eso jamás lo perdonaría.

Soltó un suspiro hondo— debiste acercarte a mi —rascó con desesperación su cabello como reflejo de su frustración— desconozco sí Yong o alguno de los chicos te lo comentó, pero una de las cosas que no tolero es que se metan con mis bailarines, sí alguien se atreve a hablar mal de ellos entonces yo intervengo porque mi prioridad es y siempre será su comodidad —no mentía, Bin los cuidaba como si fueran parte de su familia ya que ellos compartían con él más que un simple escenario, eran testigos de la euforia, el cansancio y el jubilo que podía ocasionar presentarse frente a miles de espectadores.

Intentó relejarse, lo que menos deseaba era perder la razón frente a la menor, quien hasta ahora sólo había visto su lado tranquilo y gentil, y tras la conversación no estaba seguro de querer mostrarle todas sus facetas, sus debilidades y más aspectos que reservaba en la oscuridad de su ser. Pero aquellos pensamientos se esfumaron cuando su dulce Mei comenzó a llorar, inmediatamente su instinto protector se activo e intentó con sus manos hacerle señales para que dejara de hacerlo, no, no toleraría verla en ese estado— no, espera, no llores —sin pensar sus acciones atrajo el cuerpo femenino hacia el suyo para envolverlo en un fuerte y cálido abrazo— basta, no llores…, por favor —le dolía verla en aquel estado— Mei, no tienes porque llorar, yo…, lamento hacer dicho eso, pensé que quizá eso era lo que deseabas —la alejó tan sólo un poco para limpiar con sus manos las lágrimas que resbalaban sin parar de los oscuros orbes de su amiga— por favor, no sigas llorando que no me gusta verte así…, luces algo, feita —intentó bromear con la esperanza de arrancar una de esas sonrisas que tanto disfrutaba ver.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rok Bin Il

Volver arriba Ir abajo

por Liu Mei Qi el Miér 10 Oct 2018, 07:30
Tembló ante su tono de frustración, su obvia molestia y desconcierto. Por eso no quería decirle nada, pues no quería ser la causa de sus preocupaciones ya que suficientes tenía el pobre para que ella llegara con más. No se lo merecía. ─Porque no quería preocuparte ni que te sintieras mal, además esa clase de cosas pasan y pues creí que se detendrían en algún momento. ─ y es que en verdad creyó que solo serían pasajeras, rumores tontos y estúpidos que en algún momento se olvidarían. Pero entonces las cosas habían escalado y con mayor razón, por los motivos, había querido ocultárselo.

─Perdón, si me lo dijeron. Y pues, todos estamos tratando de llevarla tranquila. No les digas nada a ellos…no los regañes. Yo les pedí que no hicieran tanto escándalo. ─ Ahora se sentía mucho peor de tan solo pensar que Bin pudiese reclamarles por no haberle dicho nada. Sabía que quería a los cuatro y se preocupaba por ellos, pero eso no los salvaba de ser regañados cuando se lo merecían…y ahí la única culpable era Mei. Poco a poco se sentía más emocional, al borde del colapso. No le ayudaba la apariencia del mayor: estaba tan molesto. En cuestión de segundos comenzó a llorar al sentir que lo había arruinado todo, que le había molestado demasiado y que inclusive le había decepcionado.

Lloró con más fuerza, tapándose los ojos y la boca para no llamar la atención de afuera…perdió la cordura por unos instantes pero se calló por un momento al sentirse envuelta en un par de brazos. No pudo evitarlo, la cercanía le abrumó y terminó abrazándolo por la cintura y escondiendo su rostro en su cuello llorando de manera más silenciosa. ¿Qué hacía? Lo peor de todo, es que una parte de ella deseaba tanto que los rumores tuvieran algo de realidad y que Bin Il la mirara de manera más especial y sabía que eso no estaba nada bien pues, ¿Cómo se atrevía a aclamar la atención del otro? No, era muy iluso pensar en ello muy a pesar de que su corazón y su mente volaban cuando él la trataba de esa manera tan delicada y especial. Negó con suavidad mientras le limpiaba las lágrimas y alejó las manos masculinas.─Es que ahora no puedo parar de llorar. ─ sollozó, quería reírse, animarse por él pero le costaba un poco en ese estado. Se tomó unos segundos, respirando profundamente y calmándose hasta dejar de parecer cascada. ─Oh, eso no me ayuda para nada ¿Sabes? ¿Ahora me veo fea en tus ojos? Que malo eres. ─ intentó bromear, aunque su voz no sonaba tan alegre y su sonrisa no era tan amplia, sin embargo estaba habiendo una mejoría.

Lo miró detenidamente, tan de cerca, y un par de lágrimas más se escaparon de sus ojos. Apenada y sin querer explicarse más, recargó su frente en el hombro ajeno. ─Pero en serio, por favor, quizá me distancié un poco estos días pero no iba a ser para siempre porque no quiero estar lejos de ti. ─ tenía que asegurarse de que su amistad estaría bien y seguirían juntos. Con eso se conformaba.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Liu Mei Qi

Volver arriba Ir abajo

por Rok Bin Il el Dom 14 Oct 2018, 04:16
Con un resoplido sacó toda su frustración algo de cierto había en las palabras de Mei, en ese momento lo que menos necesitaba eran más preocupaciones, pues su relación con la bailarina no era el único rumor latente en la empresa, muchas especulaciones sobre el futuro de algunos artistas resonaba sobre los pasillos, sabía de buena fuente (Lulú), que la compañía perdería por así decirlo, algunos idols, en cuanto a relaciones amorosas las cosas se estaban saliendo un poco de control y conociendo el pensamiento de su fundador la tensión se podía respirar por cada rincón. La situación en general bastaba para sacar el lado negativo del cantante quien sinceramente, temía por su futuro ¿sería el siguiente en partir?  

─ Pero no se detuvieron ¿verdad? ─preguntó con amargura─ debiste confiar en mí, creí que tenías claro que no importa cuanta carga de trabajo tenga o mis niveles de estrés, siempre tendré tiempo para ustedes mis bailarines, después de todo son una parte importante de mi familia. Y tranquila, no les diré nada a ellos ─porqué a fin de cuentas aquel trío no tenía la culpa.

Oh no, la culpa era suya.

Pero como resistirse a ese sentimiento, bastaba con ver a la menor para que su corazón comenzara a latir de manera apresurada, el verla bailar podía arrancar de sus labios varios suspiros los cuales pasaban inadvertidos para los demás, una de las cosas que Bill perfeccionó durante sus años de idol fue la discreción, aquel talento le había ayudado y bastante.

─ No, no pienses eso, para mi siempre serás hermosa ─soltó sin pensar y cuando logró procesar sus palabras terminó ligeramente sonrojado, tener a Mei llorando y aferrada a su cuerpo era peligroso, demasiado. No podía controlar su impulso, sus emociones se peleaban por brotar y hacerle pasar un momento vergonzoso frente a ella, tuvo que esforzarse por controlar sus movimientos y no terminar cometiendo una tontería la cual de seguro disfrutaría en el momento pero después se arrepentiría, además él no era así, impulsivo, siempre se dejó llevar por el razonamiento─ ¿crees que yo sí? No Mei, no soportaría perderte ─regresó sus brazos a la posición inicial, sujetando con delicadeza la cintura femenina─ eres parte de éste equipo, mi equipo. Sí te elegí fue por tus habilidades y tu disciplina, no dejes que la envidia de otros haga estragos sobre ti, ellos seguirán hablando, la gente es así, odia ver a los demás triunfar, pero de ti va a depender cuanto afectaran esos comentarios tu desempeño ─se separó tan sólo un poco de ella. Aprovechando esa distancia limpio con la yema de su dedo pulgar la humedad de sus mejillas y se deslizó perdido en sus ojos hasta los labios femeninos, los cuales delineó con lentitud, guardando para siempre en su memoria la sensación que este acto le provocó, quería besarla, deseaba besarla, poseer sus labios para reclamarlos suyos “pero no puedes”, aquel pensamiento hizo que retirara su mano y en compensación tomó entre sus manos la cabeza femenina para dejar un casto beso sobre el cabello azabache de su bailarina.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rok Bin Il

Volver arriba Ir abajo

por Liu Mei Qi el Sáb 20 Oct 2018, 07:08
Aunque sintió que un peso se le quitaba de encima al saber que no les reclamaría a los demás por ocultarle todo ese problema, seguía sintiéndose terriblemente mal. No importaba cuantas veces le dijera que confiaba en él, finalmente las explicaciones de Bin le hacían ver que se daba a entender que no y las acciones eran más fuertes que las palabras.

Se quedó helada, sin saber qué contestar con exactitud pues su corazón latía tan fuerte, que el ruido no le dejaba pensar. ¿Acaso Bill sería capaz de escucharle? —No me digas eso. —pidió, avergonzada mientras miraba el suelo. No podía soportar sus palabras dulces ni esos ojos tan expresivos mirándole, eran mucho peor que sus regaños y su mirada de enojo porque esa dulzura y cariño le hacían pensar cosas que no debía. Tembló en sus brazos, aferrándose igualmente a los hombros ajenos porque no quería perderlo en ninguna forma. No era justo que él le hablara de esa manera logrando darle esperanzas, no estaba bien que Mei dejara de pensar con lógica y se emocionara por unas palabras bonitas. No, Bill era un caballero que siempre hablaba bien a toda persona, ella no era la única. Sin embargo, pensar de aquella manera tan solo la ponía peor. Sin poder evitarlo, volvió a llorar. —Lo sé, perdóname. Perdón. — cerró los ojos, sintiendo el delicado toque, aquel beso en su cabellera. Sin saberlo, estaba siendo demasiado cruel…pero no le importaba, era una dulce tortura.

Respiró hondamente, intentando calmar el llanto y sus emociones. Debía dejar de quebrarse frente al mayor. —Yo…muchas gracias, Bin. — le otorgó una sonrisa sincera, pues estaba completamente agradecida con su compresión y sus palabras aunque no lo pareciera. Dio otro largo suspiro antes de continuar. —Todo lo que has dicho es cierto, tengo que ser más fuerte y de ahora en adelante no dejaré que esos comentarios me hundan. También te informaré de todo lo que te concierna. — no volvería a cometer el mismo error, ya no. Acarició sus manos sintiendo quizá por última vez esa suavidad bajo sus dedos, aún había una cosa que hacer. —Y, seré más cuidadosa. — con una melancólica sonrisa dejó caer los brazos a los costados y dio un par de pasos hacia atrás poniendo una distancia prudente entre ellos. De nuevo podía sentir las lágrimas acumularse en sus ojos, pero negó, obligándose a ser fuerte y resistir la necesidad de estirar los brazos y acurrucarse en el pecho ajeno. Tenía que dejar de desear lo que no podía ser.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Liu Mei Qi

Volver arriba Ir abajo

por Rok Bin Il el Sáb 03 Nov 2018, 07:24
No pudo evitar contener esa sonrisa burlona provocada por las tímidas palabras de Mei, escucharla hablar en ese tono tan bajo y con la mirada perdida solo ayudaba a intensificar ese sentimiento de protección que afloraba siempre que le veía, el deseo de envolverla para siempre entre sus brazos y percibir el latir de su corazón se volvían (con el pasar de los segundos) difíciles de ignorar y controlar. Bill desconocía por completo el cómo había sucedido todo, no recordaba con exactitud el instante en que sus sentimientos fueron cambiando porque aquel estado de embobamiento no surgió de la noche a la mañana; se fue alimentando de momentos, risas, admiración mutua y discusiones entre ambos, siempre consideró a la menor como una joven con gran talento, de hecho, llegó a creer que debutaría dentro de algún grupo de la empresa porque se lo merecía, una chica como Mei merecía brillar en el escenario sin embargo, la bailarina decidió quedarse a su lado, acompañarlo en cada una de sus presentaciones, ser su sombra, su apoyo. Con el tiempo se convirtió en su mano derecho y algo más…, anhelaba que un día ella fuera algo más que su amiga y bailarina ¿estaba pidiendo mucho? ¿estaba siendo egoísta al verla de ese modo?
Esperaba que la respuesta fuera No.

— Esa es mi chica —sonrió complacido por sus palabras— debes confiar en mí, siempre —susurró con calidez— jamás dejaré que te lastimen, lo prometo —no lo haría, no importaba si para ello tenía que mover mar, cielo y tierra, no dejaría que nadie lastimara con actos o palabras a su amada Mei, pues los rumores eran ciertos; la chica era especial para él, sí Bill la seguía manteniendo era a su lado era por algo que iba mas allá de su talento; la necesitaba, así de simple, la necesitaba a su lado para sentirse fuerte.

Gruñó un tanto molesto cuando fue despojado de la calidez femenina ¿debía respetar esa distancia? ¿o luchar por contenerla a su lado? Al final optó por lo segundo. Se aceró a ella y tras estirar su brazo atrapó esa delgada silueta entre sus brazos una vez más, esta vez se aseguró de que el agarre fuera fuerte pero delicado, apoyó su cabeza sobre el hombro femenino aspirando con delicadeza su esencia, la necesitaba, necesitaba de ese momento tan intimo entre los dos— no te alejes Mei, no lo hagas —susurró—necesito tenerte así de cerca, no sabes cuanto te extrañe —podía sonar egoísta de su parte pero era verdad, la había extrañado, y mucho— ¿acaso tú no? —cuestionó tras acercarla más a él.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rok Bin Il

Volver arriba Ir abajo

por Liu Mei Qi el Miér 07 Nov 2018, 03:57
El aliento se le quedó atorado en la garganta, pues las dulces palabras, la tierna promesa, de Bill era como un sueño que se estaba haciendo realidad. Nunca se había preocupado demasiado por cosas románticas ni relaciones, pero no era ajena a tener esa clase de pensamientos algunas veces. Era humana después de todo. Sin embargo, así como era una chica común y corriente emocionándose por esas palabras sacadas de un drama romántico, también temía a la decepción. Creía en él pero, esa clase de promesas no eran fáciles de cumplir. Y además, tampoco debía ilusionarse demasiado, él solo estaba siendo un buen amigo y mentor. No obstante, agradecía que fuese tan bueno. —Gracias, no te preocupes. Seré una chica fuerte. — Tenía que serlo, porque no podía depender tanto de él y también debía soportar todas esas ilusiones y continuar sonriendo. Por él y ella misma, haría ese esfuerzo.

Pero esa sonrisa y esa fachada de que estaba bien se fue a la basura cuando el mayor la volvió a tener entre sus brazos, esta vez aferrándose más a su cuerpo y poniendo cero distancia entre ellos. Podía sentir el latir de su corazón, el calor que proporcionaba su cuerpo y su respiración cerca de su oído, nada de eso la ayudaba a controlarse. —B-Bill. — tartamudeó nerviosa, porque quería soltarse y a la vez menos, mucho menos sintiendo la desesperación en sus palabras y en ese abrazo. Cedió, envolviéndole con sus temblorosos brazos. —No voy a alejarme. Solamente intentaré no alimentar más esos rumores. — cerró los ojos lastimándose con esas palabras y lamentando su sentido de sensatez en esos momentos. ¿Por qué mejor no le hacía caso a sus instintos y lo besaba de una vez?

La idea de besarlo le aterró, porque era arriesgarse demasiado y porque nunca antes había sentido tantos deseos de hacerlo como ahora. Se dio cuenta que era tiempo de ponerse la soga al cuello, pero no de la forma en la que ella quería. —Te extrañé, por supuesto. Pero…no me hagas esto. — apretó la chaqueta de Bin y recargó la cabeza en el hombro masculino. Podía sentir las lágrimas acumulándose en sus ojos porque lo había arreglado y estaba a punto de arruinarlo. —No puedo seguir así Bill. No quiero ser un problema para ti, ni tampoco quiero pensar en ilusionarme. Así que, ¿por favor? Yo sé que eres una persona muy gentil y caballerosa pero, ya no puedo. — No quería confesarle nada, pero él se la estaba poniendo muy difícil y ¿Qué más podía hacer ella?
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Liu Mei Qi

Volver arriba Ir abajo

por Rok Bin Il el Lun 19 Nov 2018, 02:04

— Eres una chica fuerte, más fuerte de lo que te imaginas y eso es algo que admiro de ti —mientras confesaba uno de sus mayores secretos mantuvo en todo momento la mirada fija en esos pequeños orbes, los mismos que hacían latir su corazón con un simple gesto, adoraba ver el brillo sobre ellos, la esperanza y energía que tanto les caracterizaba, ese rasgo de Mei fue uno de los causantes de su ciego enamoramiento; sus ojos, sus ojos y la manera tan especial de mirarlo— así que jamás dudes de ti, sé que no ha sido sencillo, te lo dice alguien que aprendió a vivir con los rumores pero por eso te elegí, porque vi tu capacidad y tu fortaleza, de hecho, siempre imaginé que terminaras debutando en algún grupo femenino de nuestra empresa, lo tienes todo para ser famoso —su razón le gritaba alto, debía detenerse o terminaría cometiendo un error grave, uno del cual se arrepentiría y no podría remediar pero ¿cómo frenar sus palabras? ¿cómo ignorar esa sensación de calidez que solamente era provocada por ella? No, estaba vez no podía, no lo haría, ya suficiente tenía del Bill razonable que sólo pensaba en los demás antes de ver por si mismo— pero a la vez me alegra que decidieras ser mi bailarina —susurró, la idea de Mei siendo deseado por otros ocasionó una punzada aguda de dolor y celos.

Soltó un suspiro hondo y se alejó un poco para poder prestar atención a su rostro— ¿hacer qué? —preguntó con el terror reflejado en sus palabras ¿quería alejarse? ¿de verdad deseaba dejarlo? Mordió su labio con sutileza, y cerró momentáneamente sus ojos, algo le decía que no estaba listo para lo que se avecinaba, sin embargo, debía asimilarlo pues había sido su culpa, fue él quien inicio esa ronda de abrazos y palabras melosas.

— ¿Seguir así? Mei, de qué estás hablando —tomó con delicadeza el rostro femenino entre sus manos para obligarla a verlo a los ojos, sintiendo de inmediato ese impulso de besarla ¡lo qué daría por tan sólo rozar sus labios! Al final regaló una sonrisa en un intento de calmar la ansiedad de su bailarina— yo tampoco deseo alejarme de ti, mucho menos deseo que tú te alejes, no podría soportar perderte —retuvo un bocado de aire, necesitaba encontrar una manera sencilla de cargar valor para el pecado que estaba apunto de cometer— Mei…, yo, yo. Creo que me gustas —confesó perdido en esos rosados labios que a gritos pedían su atención— me gustas y no como amiga —susurró a milímetros de su rostro— lo siento —no podía seguir soportando más la inquietud sobre su pecho, necesitaba de ella, sentirla y probarla es por eso que olvidando sus modales atrapó en un beso casto y dulce los labios ajenos, de los cuales ahora no quería despegarse.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rok Bin Il

Volver arriba Ir abajo

por Liu Mei Qi el Vie 23 Nov 2018, 04:34
Entre su crisis, encontró un momento para reír cuando mencionó que la imaginaba como Idol; algún día tendría que cantarle para que se diera cuenta por qué nunca fue una trainee. Pero él tenía razón, así como Young Taek y sus compañeros, Mei tenía talento y no debía dudar solo porque otras personas estaban hablando mal de ella. Y lo más importante de todo, lo que había aprendido después de todo ese caos estúpido, es que debía confiar en Bill.

Le apenaba haber iniciado esa conversación, haberlo confundido tan de repente cuando las cosas estaban yendo bien. O al menos eso parecía. Y ahora realmente no quería explicarse, no quería continuar con eso, pero ver al sentir las manos de Bin Il en su rostro y mirar directamente sus ojos, supo que tenía que hacerlo. —Hacerme sentir tan especial…hacerme sentir cosas que, dios, ni siquiera sé cómo explicar. No creo que pueda ser especial así para ti. — rió, nerviosa, ignorando el picor excesivo en sus ojos. Solo le quedaba intentar bromear para que la conversación no se tornase seria y para que al momento de ser rechazada, doliera menos. Sin embargo, sus palabras lograron que su sonrisa se esfumara y sus ojos se abrieran sorpresivamente mientras escuchaba las palabras del mayor. ¿Había escuchado bien? No le quedó ninguna duda cuando el otro se inclinó y reclamó sus labios en un beso. A pesar de su asombro, cerró los ojos y abrazó la cintura masculina mientras se dedicaba a corresponder ese tacto dulce y sublime que creyó solo poder sentir en sueños.

El aliento comenzó a faltar y con ello la razón volvió a apoderarse de ella. —E-Espera. — se separó, mirando el suelo tratando de mantenerse en equilibrio. Las piernas le temblaban y la cabeza le daba mil vueltas, y aunque quería continuar besándole, tenía que asegurarse que nada de eso era parte de su imaginación. Palpó el pecho de Bill y subió las manos hasta dejar en sus hombros, era real.—Yo…¿hablas en serio? — Alzó la vista, mirándole un tanto desesperada y ansiosa. Ella le gustaba a él. Dios. No podía creerle.

—A mí también me gustas. Demasiado. Creo que estoy comenzando a sentir cosas muy especiales por ti que realmente no sé cómo explicar y…¿Qué hago? ¿Qué hacemos? — porque Mei era muy inexperta y torpe, pero también porque no sabía que debían hacer, ¿Debían sentirse satisfechos por haberse confesado y apartarse? ¿Dejaban que las cosas continuaran así? ¿Iniciaban alguna clase de relación? No sabía qué hacer, por lo que colocó su cabeza en el pecho masculino, cerró los ojos y escuchó los latidos de su corazón.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Liu Mei Qi

Volver arriba Ir abajo

por Rok Bin Il el Dom 02 Dic 2018, 03:28

Fue difícil explicar lo que aquel beso le ocasionó; miles de sentimientos lo abordaron, entre ellos la euforia, ansiedad, miedo, preocupación, amor, pasión y demás emociones que jamás creyó llegar a experimentar pese a escribir sobre ellas en sus canciones. Bill era un cantante romántico, encantador que sabía envolver a sus espectadores en la atmosfera de la canción, podía interpretar una melodía melancólica sin siquiera haber sufrido eso que llaman “tener el corazón roto”, lo mismo cuando debía usar su voz para entonar una canción de amor, podía crear la ilusión de ser el ser más enamorado del mundo cuando en realidad jamás había conocido a una chica que le hiciera sentir tan confuso y deseoso de estar a su lado.

Hasta que ella llegó.

Había sido Mei la indicada, fue la pequeña bailarina quien lentamente y sin buscarlo se fue ganando un lugar en su corazón, claro que al inicio su aprecio se basada en la amistad; una sólida amistad que deseaba jamás cambiara, pero con el tiempo aquellos sentimientos fueron cambiando, lentamente su sonrisa se convirtió en algo maravillosa, su aroma en uno de sus favoritos y su voz en lo que deseaba escuchar todos los días. ¡Sí, estaba enamorado! Y ahora que la tenía entre sus brazos, con sus labios sobre los femeninos supo que no lo soltaría, no estaba dispuesto a perderla…, sin embargo, ese maravilloso momento fue interrumpido por la angustiosa voz femenina, verse alejado de esos rosados labios le molestó y dolió “¿no le gustó?”, fue la pregunta que persistió en su cabeza hasta que por fin ella decidió retomar la conversación.

— Claro que hablo en serio, Mei ¿qué clase de persona crees que soy? —soltó de la manera más dulce que le fue posible y tuvo que contener sus impulsos cuando ella finalmente confesó sus sentimientos hacia él ¿cuántas oportunidades había de que ella pudiera corresponder sus sentimientos? ¿Podía ser más afortunado?. Sonrió y sin pensarlo demasiado llevó su mano hasta la boca ajena para acariciar con la yema de sus dedos esos cálidos labios, esos que acababa de reclamar como suyos— ¿qué haces?, creer en mí; ¿qué hacemos?, seguir con el beso porque no sé tú, pero yo me estoy muriendo de ganas… —susurró muy cerca de su rostro— ¿por qué no intentar? ¿quieres intentarlo? —la besó sin esperar una respuesta mientras que sus brazos se aferraban a ese pequeño y delgado cuerpo; tomó sus labios de la forma más suave y dulce que encontró pero al mismo tiempo fue posesivo, por primera vez su corazón fue dominado por el egoísmo, sería de él, sólo de él.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Rok Bin Il

Volver arriba Ir abajo

por Liu Mei Qi el Jue 06 Dic 2018, 07:07
Alzó el rostro, escandalizada de sus propias palabras, pensando que quizá lo había ofendido al reclamarle si de verdad estaba hablando en serio, pero él simplemente le reiteraba de la manera más dulce y paciente que él siempre hablaba en serio. —Lo siento, es que todo fue muy repentino. No creas que pienso mal de ti.— por supuesto, Bin no era la clase de hombre que hablaría por mero impulso y muchos menos que jugaría con sus sentimientos. Él era un hombre decente y de razón, que estaba siendo completamente sincero con ella. Quería entonces hacer muchas preguntas, saber cómo y cuándo había empezado todo pero en esos momentos besarle era mucho más importante que saber. Había esperado por ello, soñado con ese momento…no iba a desperdiciarlo hablando.

Los suaves tratos ajenos le provocaban disolverse en los brazos del mayor. La trataba con tal delicadeza, con tanta ternura, y la joven china solo quería quedarse así sin preocupaciones ni interrupciones por un largo rato. Las palabras y los besos le mareaban, le hacían sentir una tremenda euforia, porque Bill quería intentar algo con ella. Era un sueño hecho realidad. Se alejó un poco, sin quererlo, solo porque Mei realmente no quería que sus preguntas quedaran sin respuestas. No cuando ella ya las tenía y estaba segura de lo que quería. Le miró, sin poder quitar la vista de ese rostro y de ese par de ojos preciosos que le miraban con cariño y calidez. Dios, de manera egoísta y caprichosa quería que cada día le mirara de esa manera.  —Sí. Sí quiero intentarlo. — susurró, delineando con sus dedos los labios masculinos y sin perder el tiempo volvió a reclamarlos en un beso.

Sabía que sería difícil, que habría demasiados obstáculos, pero si era lo que ambos querían entonces no podía ser una mala decisión a pesar de lo que otros pudiesen decirle. Además, dudaba que lo gritaran a los cuatro vientos…no, estaban empezando a descubrir y compartir sus sentimientos, primero tenían que hacerlo entre ellos. Era demasiado pronto para empezar a pensar en las consecuencias, pero lo único de lo que estaba segura en ese momento era que, mientras Bill estuviese junto a ella, quería arriesgarse.

Finalizado.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Liu Mei Qi

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.