Midnight city | GYH
NOTICIAS
26.11 RCKSTR Entertainment sigue sin aceptar nuevos empleados o idols en sus filas hasta nuevo aviso. ¡Salimos del hiatus!
22.11 Solamente se podrá acceder a METEOR, VYR, KSJ y MYP Entertainment comprando el item “Cuenta especial” ya que permanecen cerradas hasta nuevo aviso.
29.12 ¡Llevamos contigo once meses! Muchas gracias por hacerlo posible y seguir con nosotros día a día. ¡Por muchos meses más!
ADMINISTRATIVAS
APOYO Y PNJ
DICIEMBRE DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
¡HAPPY CHERRY CHRISTMAS EVERYONE!

Midnight city | GYH

Ir abajo

por Nam Hyun Jin el Sáb 15 Sep 2018, 03:03


17 de Septiembre
00:13 horas

El humo se arremolinaba perezoso a su alrededor y Hyunjin abrazaba el cigarrillo con los labios, paciente, sus ojos danzando distraídos sobre la pantalla fluorescente del teléfono que, en ese momento, rezaba las doce y trece minutos. Frente a él, la calle se hallaba brillante, bullendo de actividad, como si fuese entonces y solo entonces cuando comenzara a despertarse y no a la luz del día. El zumbido de los letreros luminiscentes, los grupos de adolescentes y los coches que cruzaban la carretera conformaban parte del ambiente de fondo, pero el chico no prestaba atención a ninguno de ellos, acostumbrado, siendo aquella atmósfera nocturna su pan de cada día. Guardó el teléfono, la mano libre hundiéndose en su bolsillo, y buscó recostarse en la fachada del edificio a su espalda, atento, pues no debía de faltar demasiado hasta que Yunho, aquel ausente de la celebración que llevaron a cabo horas antes, terminase de trabajar.

La situación, desafortunada, se había decidido hacía unos días, entre risas de unos y protestas de otros, pues si bien la finalización de su tercer disco era algo memorable, los chicos se veían todos los días, y ante una monotonía tal —y una confianza asentada e insolente—, la presencia de todos cada vez que se les ocurría juntarse, se hacía más y más supérflua. Te veremos después, Yunhoe. Hyunjin había bromeado también, pero no se había reprimido de buscarle después —siempre lo hacía, siempre volvía, inevitablemente leal— a las puertas de su trabajo.

La bolsa —de papel, logo de confitería, descarado y fucsia— yacía a sus pies, desentonando tan absurdamente con su apariencia monocromática de no ser por esta. Apuró los últimos milímetros del cigarrillo, y llegado a la colilla lo descartó, pisándolo con la bota y empujándola a un lado.

¿Te mataron?



Escribió, escuchando el sonido inconfundible de la puerta oxidada, los primeros trabajadores abandonando la fábrica y dándole luz verde para acercarse. Una sonrisa se le dibujó en el rostro, recuperando la bolsa del suelo, y caminó directo hacia su compañero, caja de bombones por delante, gesto sumamente teatralizado cuando se la pegó al pecho. —Dude, feliz aniversario. —Y reprimió una sonrisa ladina, encogiéndose de hombros—Bueno, bandaversario, discoversario. Lo que sea. This is a lot gayer than I intended. —Ignoró las miradas indiscretas a su alrededor, divertido, antes de echar a andar— El piso está en la mierda, pero conseguí que nadie entrara en nuestra habitación... Los demás salieron, menos Woojin, se quedó dormido en el sofá, k.o. No se va a despertar hasta mañana por lo menos... así que quedamos tu y yo. ¿Te hace comprar unas botellas? Queda maría en casa —invitó.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


Drinking in the lights, following the neon signs
The city is my church, It wraps me in its blinding twilight
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Nam Hyun Jin

Volver arriba Ir abajo

por Gong Yun Ho el Dom 16 Sep 2018, 00:57

Salió de las cámaras frigoríficas tan pronto escuchó la alarma, fin de jornada, y se deshizo del grueso anorak en el camino a los vestidores, uniéndose a la improvisada fila en la que los trabajadores se agolpaban, con paso cansado —casi triste. Arrastraba las suelas, deseando sacarse las botas pesadas —punta de hierro— y sustituirlas por sus vans; marchar a casa, echarse a dormir. No debía estar allí —su turno nunca tan largo como el de aquél día—, sin embargo, cuando le ofrecían horas extras, Yunho las tomaba sin dudarlo, sabiendo que no les irían mal unos billetes más a principio de mes para costear las continuas necesidades de la vieja casa. Intercambió rutinarios diálogos, sacándose el polo de cuello alto y colándose sus ropas de calle, algo arrugadas, terminando con una doble vuelta de llave, cerciorándose de que su taquilla asignada quedara bien cerrada para el próximo día.

Echó a su hombro la cómoda mochila, sacando del bolsillo exterior el teléfono móvil, atestado en notificaciones; no era de extrañar, sus amigos podían ser verdaderamente ruidosos y él llevaba allí encerrado desde las seis de la mañana. El mensaje más reciente era de Hyunjin, pero cuando fue a responder, sintió los dedos demasiado rígidos para ello, terminando por guardar el dispositivo en un bolsillo y salir al exterior, finalmente —masajeando distraídamente sus manos, cuarteadas por el frío. Inhaló una buena bocanada de aire, descontento con el paisaje de oscuros (no he visto el Sol en todo el día, queja) cuando un objeto, contra el pecho, lo hizo detenerse. Contempló el rostro del varón con poca sorpresa. No sabía que estaría allá, aunque no era extraño que lo esperara a la salida del trabajo, al fin y al cabo:— Veo que tienes mucho tiempo libre. —apuntilló, sosteniendo a la fuerza la caja de bombones que le tendía, plenamente consciente de los pares de ojos alrededor de ambos. Aaaah, seguro que no lo dejarían en paz a la mañana siguiente, entre preguntas y bromas. — ¿Era hoy? —fue todo lo que dijo, mención del aniversario; sonreía, mueca rasgada, cuál zorro (evidentemente, no lo había olvidado. ¿Cómo? Lo habían repetido alrededor de mil veces en los últimos días).

Arrancó el plástico de la caja de bombones y lo dejó a caer a su paso, en un andar perfectamente acomodado al de su compañero —práctica—, abriendo la llamativa caja y tomando uno de los chocolates al azar, llevándoselo a la boca y sumándose otro más, al mismo tiempo; el dulce estalló en ambas mejillas. — Yo sí que estoy en la mierda. —decía, masticando los chocolates, con los dientes recubiertos de los mismos. Podía vislumbrar nítidamente la escena; la figura de un Woojin borracho y adormilado se apareció primeramente, quizás por la regularidad con la que contemplaba aquella imagen del vecino —una carcajada escapó de sus labios cerrados. Asintió, llevando un bombón a la boca contraria, presionándolo contra la misma a la fuerza, del mismo modo en el que Hyunjin le había encasquetado el regalo. — Chimaek. —decidió, el estómago revolviéndosele con hambre; no podía sobrevivir a base de un bocadillo en todo el día, necesitaba el pollo frito y las cervezas para subsistir, también —vida sana.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Gong Yun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Nam Hyun Jin el Dom 30 Sep 2018, 07:32

Casi se colgó de los hombros de Yun Ho cuando comenzaron a andar, alegrándose de verlo, quizá incluso más de lo que el contrario jamás creería. Se había acostumbrado a su presencia, a los comentarios descarados y tan propensos a ser un meme para los demás miembros de Last Call. A su lado, mientras caminaban, se hacía más evidente la diferencia de altura, pero lejos de molestarle, Hyunjin ni se percató. —Sabes como son Woojin y el alcohol. Es un milagro que siga vivo después de todas las fiestas que hemos hecho en el piso desde que nos mudamos... —se interrumpió, notando abrupto el chocolate en los labios, y el gesto de Yun Ho, forzándole a abrir la boca y masticar. Cedió, comiéndose el bombón, y lo miró alzando una ceja, porque si bien la llegada de Hyunjin a la fábrica había resultado gay, el ademán del batería por darle el dulce haría que no se salvase de los interrogatorios del resto de trabajadores al día siguiente.

Saben mejor de lo que pensaba. —mencionó, deseoso de llegar a casa, con tal de quitarse chaqueta y zapatillas, y tirarse sobre la cama, a descansar. —Pollo frito y cervezas suena genial, Yun— se dejó conducir sin prisas hasta el puesto más cercano donde pudiesen comprar la cena —pues si había algo que no pensaba ponerse a hacer en ese preciso momento era cocinar— y una vez allí sacó la cartera, decidido a invitar al otro chico como habría hecho Yun Ho con él ya tantas veces. —Todo para llevar, no escatimes en salsa.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


Drinking in the lights, following the neon signs
The city is my church, It wraps me in its blinding twilight
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Nam Hyun Jin

Volver arriba Ir abajo

por Gong Yun Ho el Lun 01 Oct 2018, 01:56

Trastabilló ligeramente hacia adelante cuando sintió el peso del otro en la espalda, resbalando extremidades hasta regresar al suelo —en intento fallido—, aunque la zurda de Yunho se había dirigido hacia sus riñones, amago de sostener al amigo allí. El asa de la mochila resbaló, mas quedó atorada bajo el brazo de Hyunjin, que estrangulaba sus hombros en un andar dispar que pronto se recuperó —sincronía. Le causaba gracia que mencionara aquello de Woojin, pues ellos mismos no quedaban demasiado alejados de su vecino, en cuanto a ridiculeces nacidas del alcohol —y unas pocas neuronas restantes, sumadas a otros vicios. Introdujo el chocolate en la boca ajena, pasando la lengua por sus dientes y opresivos aparatos dentales, maldiciéndose por haber olvidado hasta entonces que los llevaba puestos. Introdujo la caja de bombones en su mochila, apretándola contra los demás objetos.

— Son baratos. —reprochó, aunque no tenía ni idea de dulces o el precio de los mismos y tampoco le importaba cuánto se hubiera gastado (de hecho, prefería que hubiera sido poco). Los pies lo condujeron en modo automático, recorriendo las callejuelas hasta dar con una pequeña tienda de pollo frito; frente a la persiana metálica, a medio bajar (duda de si seguir abiertos otro poco o cerrar de una vez), un ahjussi apuraba un cigarro con el sudor ya frío en la sien y un delantal cubierto de manchas de aceite. Alzó los ojos diminutos hacia a ellos, y al chasquear la lengua (reconociendo a Yunho de inmediato), este contempló el agujero en donde faltaba un colmillo. — Buenas noches, jefe. —se anunció, agachándose para pasar al interior de la tiendecilla, tras el cuerpo rechoncho del mencionado, que acudía tras el mostrador. — Quedan dos medios y un cuarto. —farfulló el hombre, de mala gana, dando así a entender que no haría más. — Nos vale. —se contentó, abriendo él mismo la nevera y sacando varias cervezas de allí.

Cuando Hyunjin pagó, le pasó las bolsas cargadas a aquél, poniendo rumbo a la casa con un cigarro apretado entre los labios, matando al prenderlo el sabor dulce con el de la nicotina. — ¿Te acuerdas de cuando pedimos por lo menos ocho pollos? —exhalaba el humo, bailando el cilindro entre los dedos— Pues no los pagué, —otra calada— hasta hace unos días, que entré a por tabaco. Su mujer casi me saca de la tienda a golpe de escoba. —no le extrañaba que el ahjussi la hubiera llamado bruja antaño, aunque esto nunca lo dijo.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Gong Yun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Nam Hyun Jin el Lun 01 Oct 2018, 02:29

Nada le extrañó que Yun Ho lo arrastrase a uno de sus múltiples negocios. El chico había trabajado en todo tipo de lugares, y pese a que decía mucho de la necesidad que pasaban todos en lo que respectaba a dinero, también era muy útil cuando se necesitaban favores. Así pues, el viejo hizo la vista gorda cuando de manera tan evidente y descarada, llegaron al local a medio cerrar. Dejó que Yun Ho hiciese el trabajo, manteniendo una sonrisa breve en el rostro, y una vez acabada la transacción, guardó la cartera en el bolsillo.

¿Los pediste de aquí? —preguntó, recordando de sobra esa ocasión. Acabó cansado de comer pollo. Pasó al menos un mes sin volver a comprarlo o llevarlo a casa. —Eso fue hace semanas Yunhoe —alargó el sonido vocal de manera intencionada, desaprobando la tardanza del menor, casi como un padre regañando, aun cuando su apariencia parecía ciertamente más joven que la contraria. —Si rompes la confianza de todos los sitios que abren hasta horas indecentes, ¿quién nos va a atender en las resacas mhm? O cuando a media madrugada la maría haga efecto y nos entre hambre... you're disgraceful Yun —una sonrisa asomaba en sus labios, pese a la contradicción de lo dicho. Realmente, no se tomaba todo aquello en serio. —Odio que tu trabajo esté tan lejos de casa. Y no te quejes de los bombones, pude haberlo gastado en otra cosa. En más alcohol. Woojin ahora estaría peor de lo que está.Y tú también Hyunjin, tú también.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


Drinking in the lights, following the neon signs
The city is my church, It wraps me in its blinding twilight
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Nam Hyun Jin

Volver arriba Ir abajo

por Gong Yun Ho el Lun 01 Oct 2018, 02:55

No vio necesidad de responder a la pregunta, siguiendo con el andar y el vaivén del cigarro a sus labios, una sonrisa por la distorsión de su nombre, que tantas veces le oía. — Empiezas a sonar como un viejo. —advirtió, hundiendo ligeramente el índice en la yaga de la edad, complejo postizo. — Siempre nos quedarán las máquinas expendedoras. —aquellas con el letrero neón 24/7, aunque la mayoría de las veces vestían letreros de avería que, con agotamiento, Yunho solía mirar fijamente y murmurar casi sin aliento (por la carrera de casa a allí, la risa cansina del cannabis) "same". De todas formas, ya está arreglado. —zanjó. Lo había pagado, ¿no? Se preguntaba cuántas más de aquellas anécdotas debía recolectar hasta que le negaran la entrada o dejaran de fiarle ningún pedido; tampoco iban tan mal de dinero, simplemente se le había olvidado la transacción —o la cartera, no recordaba tampoco.

Lo miró con el pitillo en la comisura y una ceja enarcada. — Si te parece, rompemos la hucha de cerdito y compro la fábrica, así la traigo más cerca. ¿Eso contentaría al princeso? —Aunque no pensaba en nada de eso, la boca moviéndose con torpeza por culpa del cigarro; no, en realidad pensaba en Woojin y en el resto de sus compañeros, y el dolor de su espalda le hizo una temerosa pregunta que arrojó fuera, lejos, con tanta facilidad como deseaba hundirse en cama y planchar la oreja hasta el día siguiente —cosa que sabía no ocurriría. Echó el cigarro moribundo al suelo, frente a la puerta de la humilde morada, y tanteó los bolsillos de los pantalones desde fuera, escogiendo el diestro, de donde sacó correctamente las llaves. Subió los pequeños escalones hasta la cerradura, girando la llave antigua varias veces y entrando a la residencia. — Wow. —farfulló; el hedor a alcohol casi le había dislocado el tabique nasal.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Gong Yun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Nam Hyun Jin el Lun 01 Oct 2018, 04:21

Sintió leve envidia al ver el cigarro en los labios ajenos. Echó en falta su propia cajetilla, en casa, pero lejos de pedirle uno como tantas veces hacía, optó por esperar. Arrastró las bolsas de la cena, mirándole con una ceja alzada cuando el otro mencionó a las expendedoras. Eran máquinas infernales, que cuando no quedaban atrancadas, se quedaban el dinero. —Nunca más malgastaré un won ahí. Da igual cuanta hambre tenga.

Lo siguió a la casa, la que compartían cinco, y a duras penas reprimió una risa, sin creerle. —¿Qué hucha de cerdito? Me vas a decir ahora que estás ahorrando. No te lo crees ni tú. Me vacié los bolsillos con el último pedido del disco, y aún esperan a que les enviemos la caratula. —Ignoró la pulla, adentrándose en el piso, le golpease el olor a alcohol o no. —Nuestra habitación se libró, la cerré a conciencia, luego dices que no pienso en ti —Se adelantó, avanzando por el pasillo y tomó una caja de papel de liar que puso a buen recaudo en su bolsillo. En el sofá, ignoró a Woojin, fuera de juego, cuadro que se repetía con consistencia en todas las fiestas.

Una vez frente a la habitación, abrió la puerta para que entrase Yun Ho, y la cerró inmediatamente después. Se había tomado la molestia de dejar el cuarto medianamente arreglado. Al menos lo que ellos consideraban aceptable. Sacó una botella de vodka de bajo la cama, tras tirarse en el colchón, y con la mano rebuscó en los cajones de la mesilla, en busca de una pequeña y esperanzadora bolsa de marihuana. No tardó ni dos minutos en comenzar a liar.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


Drinking in the lights, following the neon signs
The city is my church, It wraps me in its blinding twilight
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Nam Hyun Jin

Volver arriba Ir abajo

por Gong Yun Ho el Sáb 13 Oct 2018, 07:44
¿Nunca? —inquirió, nada convencido con aquella afirmación. Quiso probar su palabra, como con tantos otros retos y apuestas, creyendo que los munchies eran, definitivamente, mucho más fuertes que su orgullo. — Si vuelves a comprar en una de esas máquinas, —empezó, sopesando de entre las opciones y terminando con un sencillo (o muy peligroso):— me debes una, ¿hecho? —colocaba el cigarrillo en la boca y le tendía la mano, esperando sellar así el trato.

Sonreía, porque Hyunjin tenía razón. Sabía que podía hacer una llamada a sus padres y usar el dinero que estos le cedieran, sin embargo, Yunho prefería hacerlo de su bolsillo, por eso solo cabeceó e introdujo la llave en la cerradura, adentrándose en lo que llamaban hogar. Dio una calada con mayor vehemencia, nariz y ojos arrugados por el hedor a alcohol, encaminándose con mayor lentitud tras la estela de Hyunjin, deteniéndose un momento en el salón y sacando el teléfono de los bolsillos para fotografiar la postura de Woojin.

Respiró cómodamente dentro de la habitación. — Aire puro. —dramatizó, aunque seguía fumando. La palma fue al cabello ajeno, revolviendo las hebras con camaradería y una sonrisa que pedaleaba gracias. Se sentó en la cama y tomó la botella, cuando el compañero se la tendió, dejando que aquél liara el peta —era mucho más hábil que él con ello. Desenroscó la botella y dio un sorbo, el licor seco quemándole la garganta y haciéndole emitir un bajo agh, idéntico a cuando bebían soju.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Gong Yun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Nam Hyun Jin el Vie 26 Oct 2018, 06:19
Miró al contrario ante la pregunta, sopesando hasta que punto estaba dispuesto a jugársela. Yunho era peligroso en lo que respectaba a apuestas, pero sí que era cierto que estaba cansado de las máquinas expendedoras. Llevaba muchos wons perdidos con la tontería de los munchies.— No, ni un won más —declaró, adelantándose un poco a Yunho, como si de esa manera pudiese reafirmar lo dicho.

Llegados a la habitación, observó al contrario abrir la botella de licor, sonriendo ahora que por fin estaba en casa. Las fiestas no eran lo mismo sin el otro por allí, acababa siempre buscando a Yunho, antes de recordarse que el muchacho no estaba. —Tus horarios de trabajo son lo puto peor. ¿Estás seguro de que no quieres que te enchufe donde trabajo? Es un bar de mierda y se llena de prostitutas, pero sacas propina haciendo la vista gorda con los dealers —ofreció, alineando la marihuana en el papel de liar cuando la molió suficiente. Preparó el peta con los ojos puestos en el otro, los dedos hábiles, acostumbrados a ambos la hierba y la guitarra.

Tengo unos archivos en el portátil para la portada de Sexting Violet ¿los miramos? Quiero tu opinión, la de los otros me da igual —exageró, buscando el zippo en la mesilla de noche. El sonido de la llama al salir encendiendo el extremo, lo relajó, invitándole a mover las almohadas y acomodarse en la cama. Se distrajo, con el canuto entre los labios, inhalando el humo y trazando un aro en el aire al exhalar.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


Drinking in the lights, following the neon signs
The city is my church, It wraps me in its blinding twilight
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Nam Hyun Jin

Volver arriba Ir abajo

por Park Woo Jin el Lun 10 Dic 2018, 03:47
Con brazo y pierna colgando al costado de un viejo sillón, un Woojin con aspecto de pordiosero dormía plácidamente, incluso estando en aquella extraña e incómoda posición. Podría estar sucediendo el puto apocalipsis afuera que Woojin ni se mosquearía. Entre la mezcla de sustancias de la noche anterior, y el hecho de que ese día había trabajado temprano, el chico estaba literalmente knock out. Tan cansado, que de la boca abierta colgaba un hilillo de baba y cada tanto se le escapaba algún que otro sonoro ronquido -entre otros ruidos provenientes de otras partes del cuerpo-.

Hubiera seguido durmiendo de largo de no ser por una estúpida pesadilla que lo asaltó en medio de la noche, haciendo que se levantase de sopetón y por poco cayera al suelo cuando intentó sentarse. Necesitó un par de segundos para acompasar la respiración y caer en la realidad de que eso había sido una pesadilla y que no, no le iban a castrar por haber faltado un día al trabajo. Dejó escapar un suspiro aliviado y volvió a recostarse, siendo recién consciente de la conversación que sucedía en la habitación contigua y se colaba entre las delgadas paredes. Pestañeó un par de veces mirando al techo y escuchando pero sin oír; si ya de por sí era lento, esa última braincell que le quedaba funcionaba con mucho más letargo que el normal.

Finalmente se desperezó y con el dorso de la mano se quitó la baba de la cara, antes de levantarse en movimientos lentos y torpes, y arrastrar los pies hacia la habitación de Hyunjin y Yunho. Sin golpear, abrió la puerta y asomó la cabeza, observándoles con ojos adormilados y cabello revuelto. — Buen día —dijo, la voz ronca y perezosa. Ni siquiera era consciente de la hora que era, pero asumió que debía de estar a punto de amanecer. Ingresó al cuarto mientras sin ningún tipo de disimulo se rascaba una de sus nalgas, intentando recordar lo que iba a hacer. — Ah —Cabeceó al recordarlo. —, anoche dejé mi celular por aquí —Había pedido a Hyunjin, en medio de la noche, que le permitiera dejar el móvil allí (medidas de seguridad: nada bueno salía de la fórmula Woojin + Alcohol + Hierba + Su celular), lo único que recordaba era haberlo arrojado en la cama e irse. Se acercó hacia donde estaba Hyunjin y le dio un par de palmadas a su costado, para que se moviera. Metió la mano por allí, tanteando hasta encontrar el aparato. No lo miró, sino que lo guardó en el bolsillo. Volvió a pestañear, mirando a ambos y empezó a olfatear en el aire, de la mezcla de olores, estaba seguro de un aroma. — ¿Compraron pollo? —Dejó entrever una sonrisa, asintiendo lentamente y mirándoles con orgullo.   Rodeó la cama y se dejó caer ahí entre el medio de ambos, colocando ambas manos detrás de su cabeza en un almohadón improvisado. Alzó la vista para mirar a Gong. — Eh, Yunho, la fiesta de anoche fue la puta hostia pero, no te preocupes, la repetiremos en tu honor —Y ese era el tipo de promesas que Woojin en verdad estaba dispuesto a cumplir.

ooc. sorry por la horrible demora ;__;
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Park Woo Jin

Volver arriba Ir abajo

por Gong Yun Ho el Lun 10 Dic 2018, 05:40
La botella hizo glup glup al inclinarla de nuevo, dando un sorbo tan largo que el fuerte licor quemó cualquier otro sabor o cansancio —purificándolo, me hubiera corregido el propio Yunho. Sacudió la cabeza. — Paso, tío. —pasó el pulgar por las comisuras húmedas, ojeando el trabajo hábil de los dedos de Hyunjin— Tendrás mejor horario, pero yo tengo mejor sueldo. —alzó la barbilla con estúpida altivez. Como era de esperarse, el peta estuvo terminado al poco, la llama deshaciendo el papel liado del extremo. El humo se le aventó en la cara, aunque no le molestó. — Luego. —dijo, como si masticara, con tal deje que cualquiera hubiera sabido que aquél luego estaba más cerca de un nunca; le daba pereza.

No dio respingo cuando la puerta se abrió, aunque buscó con curiosidad al intruso, preguntándose cuál de todos los muchachos se había desvelado. Sonrió, como un zorro —con los dientes—, porque era ni más ni menos que Woojin, quién había estado tan traspuesto en el sofá que Yunho habría podido jurar que no se despertaría hasta la tarde de ese mismo día. — Buenos días, bella durmiente. —saludó, viéndolo marchar dirección lavabo con un rascar de nalga matutino que le recordó vívidamente a Shrek. Pero cambió de rumbo, metiéndose en la habitación. — Cuidadito con dónde tocas. —advirtió, dry joke.

Yunho contempló al uno y al otro medio sentado medio tirado en el colchón, con la botella de vodka sujeta y reposando en su cuerpo, la papada apareciendo por la mala postura. — Eh. —se prendió la bombilla— Eh, eh... —Las energías lo poseyeron de pronto, inclinándose rápidamente para interponerse entre ellos, puño amenazante y arrancar el canuto de las zarpas de Hyunjin, volviendo a su cómoda y hundida postura una vez aquél estuvo a salvo en sus manos. Lo alzó para hacerlo notar. — No lo paseéis, que se le hace uña y la hierba está cara. —Dio una calada y luego un sorbo al alcohol, disfrutando de ambos bienes hasta que uno de aquellos buitres le quitara uno. Prácticamente abrazaba la botella de vodka.

Y cerveza. —respondió a Woojin, en un asentimiento al unísono, como si ambos se dieran la aprobación. — Está por allí. —señaló vagamente hacia el techo, refiriéndose a que estaba en algún lugar de la habitación. La cama se balanceó bajo el peso del varón, pero Gong siguió con los vicios plácidamente. — Bueno, —convino. Los ojos se hinchaban poco a poco, se volvían vidriosos y enrojecían— dejadme dormir primero, que entre que no se os acaban las ganas y que os dormís en cualquier sitio, yo ya... —tanteando hasta dar con su móvil y enseñándole al mayor la foto que había tomado de él durmiendo en el sofá, cuello torcido, al entrar a casa —prueba que corroboraba lo que estaba diciendo.

(*) hacérsele uña = cuando se tiene sin que nadie lo fume, puede comenzar a apagarse y/o agrietarse un pelín el papel.
y !!! perdón por lo largo, jesúuussss.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Gong Yun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.