[FB] Every Snowflake that Has Fallen — RDB
NOTICIAS
26.11 RCKSTR Entertainment sigue sin aceptar nuevos empleados o idols en sus filas hasta nuevo aviso. ¡Salimos del hiatus!
22.11 Solamente se podrá acceder a METEOR, VYR, KSJ y MYP Entertainment comprando el item “Cuenta especial” ya que permanecen cerradas hasta nuevo aviso.
29.12 ¡Llevamos contigo once meses! Muchas gracias por hacerlo posible y seguir con nosotros día a día. ¡Por muchos meses más!
ADMINISTRATIVAS
APOYO Y PNJ
DICIEMBRE DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
¡HAPPY CHERRY CHRISTMAS EVERYONE!
X
comeback stages diciembre
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS
NOMBRE CANCIÓN/SERIE/ÁLBUM DEBUT/SINGLE/MINI-ÁLBUM/ÁLBUM NOMBRE DEL PERSONAJE XXXX ENTERTAINMENT XXXX PUNTOS CONSEGUIDOS

[FB] Every Snowflake that Has Fallen — RDB

Ir abajo

por Byun Chan Mi el Sáb 29 Sep 2018, 05:26

25.01.2015

Chan Mi ya había logrado adaptarse, con bastante facilidad, a la dinámica vida en Seúl. Resultaba que, en contra de la creencia de su madre, no era tan diferente a la vida en la granja. Solo se debía cambiar un gallo molesto por unos cuantos cláxones de conductores furiosos, sumarle algo de polución y muchísima más gente. E n la escuela había entablado nuevas amistades y, aunque no le hacía especial ilusión aceptarlo, cada vez hablaba menos con sus amigas de Hwaseong. Pero, no era su culpa (o eso se repetía, como un mantra para evitar el indigesto sentimiento), la distancia siempre enfriaba las viejas relaciones.

Pensó que lo mejor para distraerse, y no dejase arrastrar por aquella espiral de melancolía, sería salir (quizá dar una vuelta con alguien y regresar ya para la hora de cenar). No le apetecía tener que aguantar los gritos histéricos de sus compañeras en la residencia de trainees durante toda la tarde. O peor, ser arrastrada a ver algún programa que poco le interesaba para formar parte de lo que una de sus compañeras (extranjera) había denominado bonding experience (o en los ojos de Chan Mi: como aburrirse con personas a las que no tienes el más mínimo interés por conocer).

Rebuscó entre su lista de contactos un buen rato. ¿Quién podía estar dispuesto a pasar un buen rato con su pequeña y caprichosa persona? Era obvio que Ki Seop debería haber sido la opción más adecuada, incluso hasta el punto de ser socorrida, sin embargo aquel día deseaba testear los límites –más de lo usual en ella.

[ chat with: Da Binnie ]

¡Hola oppa! Soy Chan Mi, la hermana de Ki Seopie… Nos conocimos el otro día, en las recreativas. Le pedí a oppa tu número porque no conozco a demasiadas personas por aquí… ¿Estás ocupado esta tarde? Podríamos quedar y montar un plan para molestar a oppa, será divertido.

[ Chan Mi ha enviado un sticker ]

Dejó el móvil a un lado, esperando que en caso de descubrirse el pastel (que no le había dado el número, lo había visto en el móvil de su hermano en un descuido) Ki Seop se apiadase de su maquiavélica alma y decidiese seguirle el juego. El campaneo de la notificación la sacó de su pequeño mundo, devolviéndola con una sonrisa a la realidad. Le mandó la ubicación de un parque cercano a la residencia de trainees; todavía se hacía oscuro pronto y no le apetecía pasearse sola por las calles de Seúl cuando anochecía –sus hermanos mayores ya se habían encargado de infundirle suficiente miedo cuando era pequeña.

¡Oppa! Me alegro que hayas llegado bien. —Saludó con una pequeña reverencia cuando ya vio al mayor acercarse. Ella, por su parte, estaba envuelta en varias capas de ropa, tiritando de vez en cuando por culpa de la humedad y pesadez del frío de enero –la nieve deshaciéndose lentamente bajo sus pies—. Tenía miedo de que no encontraras el lugar, y espero que no te sintieses apurado. Ki Seopie me comentó que últimamente estaba teniendo lecciones extra de canto y baile. —Aunque estas últimas, a criterio de la menor, eran totalmente innecesarias.  
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Byun Chan Mi

Volver arriba Ir abajo

por Roh Da Bin el Mar 02 Oct 2018, 05:25
Terminaban sus clases de canto y Da Bin solo quería salir de ahí y agradecerles a los dioses que no tuviese más obligaciones ese día. Claro, mañana tendría una extenuante clase de baile, pero se metalizaría en la noche para poder soportarlo. Tenía que hacerlo si quería que su futuro grupo tuviese un buen comienzo.

Se alistaba para salir de la empresa, comprar algo en cualquier tienda que se encontrara de camino a los dormitorios y tirarse a dormir. No obstante la notificación de mensaje le hizo pararse al pie de la puerta y revisar. Frunció el ceño ante el contenido, ¿Chanmi? ¿La hermana de Kiseop quería verlo y pasar tiempo con él? Aunque una parte de él quería ignorarle, suponía que no sería nada cortés ignorar a la hermana de su compañero de grupo. A lo mejor y necesitaba algo, pero ¿De él? Negó levemente, debía dejar de ser tan prejuicioso y antisocial, quizá debía aprovechar y empezar a cambiar su actitud como muchos le habían aconsejado. Dejó de hacerla esperar y mandó un simple “Ok” sin molestarse en guardar su número y a los pocos segundos comenzó a moverse hacia la ubicación que la otra le enviaba.

Le fue sencillo hallarla, era la única figura en medio del parque con ese clima tan poco apetitoso. Soltando un suspiro y relajando su postura, se acercó a saludarle. —Hey. — Hizo una pequeña reverencia, haciendo caso omiso a la naturalidad con la que le había llamado. Era hermana de Kiseop, no podía esperarse menos. Negó, mientras dejaba de mirarla para observar su alrededor. —No es muy difícil de encontrar. He venido aquí con algunos chicos. —Recordaba haber ido por allí con algunos otros trainees que actualmente habían desertado o bien cambiado de agencias. Cuando antes había hecho ciertas amistades y era ingenuo creyendo que quizá debutaría con ellos o tendría una amistad duradera. —Ah…sí, con el debut cerca tenemos que practicar más. — Pero para Da Bin aún era un poco difícil seguir el hilo de los ensayos de baile, sin embargo ya se había propuesto mejorar y también aceptado las consecuencias de un debut grupal. Por su sueño y el de los demás, ya no podía echarse para atrás.

—¿Y bien? ¿Qué quieres? — Rompió el hielo tras un corto silencio, pero luego se arrepintió de lo tajante de sus palabras. Se suponía que aprovecharía ese encuentro para mejorar su carácter y no tenía por qué ser tan brusco con ella. —¿Qué quieres hacer? ¿O para qué me necesitas? Creo recordar que tu hermano me presentó como el aburrido…— Intentó bromear y permitir que una charla más amena diera paso. Sin embargo, no negaría que estaba un poco curioso por saber exactamente la razón por la que le había llamado; si bien se conocían y Kiseop era una medio entre los dos, realmente tenían muy poco entre los dos.
 
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Roh Da Bin

Volver arriba Ir abajo

por Byun Chan Mi el Dom 07 Oct 2018, 14:16
Chan Mi asintió con fervor. Había logrado sonsacarle algo de información a su hermano durante su viaje a casa por Chuseok. Y aunque, para aquel entonces, todavía no había fecha confirmada para el debut, estaba realmente alegre por su hermano. Siempre había sido su sueño y, al fin, era capaz de lograrlo. Se sentía como una especie de hermana mayor orgullosa pese a ser la pequeña—. Oppa me comentó sobre el debut. Tengo muchas ganas de ver con que nos sorprendéis. ¡Fighting! —Cerró los puños y los sacudió ligeramente, a modo de ánimos—. La idea de un grupo mixto seguro que causará bastante impresión entre los netizens. —Aunque si esta iba a ser buena o mala, ya no lo tenía tan claro.

Definitivamente no te pareces en nada a Ki Seopie. —Ki Seop era el más extrovertido de la casa. Su mente siempre maquinando algún maquiavélico plan que ejecutar junto a su hermana (en especial contra los gemelos). O en su defecto, tratando de evitar cualquier castigo por los planes previamente mencionados. Eran el quebradero de cabeza de, ya no solo sus padres, si no de Chan y Ki No también. Siendo de los mayores de la casa, una vez la primogénita se marchó, debían encargarse de mantener a los cuatro menores a raya. Una tarea no demasiado fácil—. Pero estoy segura que en el fondo estás encantado de escapar de la monotonía… Además, si eres capa de estar con oppa todo un día sin querer asesinarlo, de seguro estás preparado para cualquier cosa que venga. —Recuerdos de aquella vez que casi incendian la casa tratando de cocinar un desayuno para el aniversario de bodas de sus padres.

No tenía mucho pensado… me gusta improvisar. —Se balanceaba de un lado a otro, meditando alguna posibilidad de lograr que el chico ‘socialmente adepto’ (como Ki Seop lo había descrito en la intimidad de su hogar la primera vez que regresó por Chuseok) socializara algo más—. ¡Hay miles de cosas por aquí! Tenemos recreativas, cines, teatros, todo tipo de tiendas… Seúl es tan grande comparado con Hwaseong. Me acuerdo que no sabía llegar a la empresa la primera vez que llegué aquí. Tuve que pedirle indicaciones a un ahjussi que encontré por la calle. Al final, una unnie del staff me tuvo que llevar a la residencia de trainees por miedo a que me perdiera otra vez. —No tenía problemas en admitir sus aventuras de chica de pueblo en la gran urbe. Vivía en la zona rural de Hwaseong (donde las granjas, como solía coloquialmente explicar a sus amigas), un pueblo que era casi quince veces más pequeño que Seúl. Además, siempre podía pensar como, de seguro, Ki Seop había estado mucho más perdido que ella.

¿Tú eres de aquí, oppa? —Recordaba que había estado muy callado cuando se conocieron, la conversación básicamente monopolizada por los dos hermanos. Callarse parecía no estar dentro del vocabulario de los Byun—. ¡Muéstrame que hacer en la gran ciudad! —Comentó, señalando hacia delante mientras comenzaba a caminar sin un destino fijo. Quizá si era ella quien tiraba de la conversación, lograría sonsacarle algo más que monosílabos (al contrario que la última vez). 
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Byun Chan Mi

Volver arriba Ir abajo

por Roh Da Bin el Miér 10 Oct 2018, 07:35
En eso tenía razón, se esperaba que el concepto del grupo creara revuelo. ─Sí, no es algo muy común por lo que tendremos que esforzarnos mucho por llamar buena atención y mantenerla. Gracias. ─ En verdad apreciaba sus buenos deseos, pues si bien había esperanzas de que recibieran atención y una buena crítica, también cabía la posibilidad de recibir algo negativo. Definitivamente no era bueno que a poco tiempo del debut y en ese momento se pusiera a pensar en esas cosas. No, no tenía que empezar con su aura negativa.

Arqueó una ceja, mordiéndose la lengua para no decir algún comentario sarcástico. Por supuesto era muy diferente a Ki Seop, y no tenía por qué avergonzarse ni ofenderse así como tampoco sentirse orgulloso. Cada quien tenía su personalidad y así estaban bien, lo que la menor le había dicho era un simple comentario. Bien, Da Bin, sigue así. La observó y luego se encogió de hombros.─…pues, hasta ahorita no nos hemos intentado ahorcar así que creo que todo va bien. Por algo nos reunieron a nosotros cinco así que ya veremos. ─ La verdad es que de todos, él era el que menos conocía de los otros y aunque los había estado tratando los meses anteriores por obvias razones, así que aún le faltaba conocerlos a fondo. No podía prometer nada a pesar de que se estuviera esforzando en mantener una fachada tranquila.

Hablaba demasiado y Da Bin agradecía su buen oído por los años en las batallas de rap que le permitían seguirle el paso. Admitía que admiraba la personalidad tan extrovertida de Chanmi, aunque sabía también que le causaría muchos dolores de cabeza. Era, quizá sin querer, un imán de problemas. ─Ajá, bueno, si aún no estás muy segura por donde ir mejor llama a tu hermano o alguien que conozcas mejor. No le preguntes a cualquiera en la calle…debes ser más desconfiada. ─ le advirtió, pues le gustaba ser cuidadoso y de pensar que ella se aventuraba a hablarle a cualquier extraño le provocaba cierta preocupación. Una chica como ella no se merecía encontrarse con un patán o algo peor.

Le siguió, rascándose la mejilla pensando a dónde demonios llevarle. ─Ah. ¿Algo así? Nunca salí mucho. ─ su vida común se basaba en ir a la escuela, encerrarse y luego salir de contrabando a los lugares donde se llevaban a cabo los raps callejeros, luego cuando entró a la empresa se expandió un poco más. A lo mucho, salía con otros a los karaokes o bien a lugares de comida rápida y donde vendieran un poco de alcohol. Por supuesto no iba a llevar a la menor a esos lugares. ─Supongo que podemos ir a ver las tiendas ambulantes y los puestos de comida. Últimamente hay mucho por aquí y es precio accesible. ─ después de todo, ambos como trainees aún no tenían el lujo de gastar tanto. ─No sé, también hay un arcade cerca que es bastante grande y tiene una cafetería. ─ Prefería darle opciones y que ella decidiera, porque si por el fuera simplemente preferiría quedarse ahí y ya. Pero claro, no podía ser grosero. Comenzaron a integrarse a las calles donde la gente comenzaba a transitar más y las luces eran mucho más brillantes; con la gente y el brillo de las lámparas, dejó de sentir tanto frío. ─De igual, es el mismo rumbo así que no podemos perdernos. Lo bueno de Seúl, es que la vida nocturna es muy activa. ─ sino, ya que ella gustaba de improvisar, algo podrían hacer por ahí.
 
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Roh Da Bin

Volver arriba Ir abajo

por Byun Chan Mi el Sáb 13 Oct 2018, 17:41
No pudo evitar reírse ante la broma del mayor. A veces, era cierto que Ki Seop podía llegar a meterse en los nervios de los demás. No todo el mundo entendía su personalidad algo extraña (aunque ella no la veía extraña para nada) y otros simplemente tampoco tenían la paciencia para hacerlo—. Oppa no es una mala persona, estoy segura que llegarán a ser grandes amigos. —Eso esperaba. Porque, aun siendo la menor, esperaba que su hermano pudiese ser feliz cumpliendo su sueño –y para eso era necesario llevarse bien con sus compañeros de grupo.

Dejarse llevar por las calles (sin una idea fija de lo que buscar) inspirándose por aquellos establecimientos a los lados de la calle con carteles luminosos que trataban de atraer clientes utilizando frases llamativas como ‘best restaurant o ‘arcade impact’. Usando el inglés para una falsa sensación de globalización y de que, si los extranjeros lo preferían, obviamente debía ser mejor. Para ella, era la mejor manera de recorrer una gran ciudad como Seúl y sus amigos parecían coincidir con ella—. Pero a ya conozco a Ki Seop, si solo salgo con personas con las que hablo regularmente no seré capaz de hacer nuevos amigos. —Explicó como si se tratara de la cosa más obvia del mundo. Que para ella, lo era—. Sí, aprendí rápido que esto no es Hwaseong cuando tuve que aguantar una reprimenda de más de veinte minutos… —Pero que podía decir, se había pasado mucho tiempo viendo siempre las mismas caras en un pueblo demasiado pequeño, ahora quería conocer a cuantos más posibles.

¡Sí! Los puestecitos de comida suenan bien, —hacía mucho, incluso demasiado, desde la última vez que había acudido a aquellos puestos de comida ambulante para saciar el pequeño gremlin que vivía en su estómago y que no paraba de demandar sacrificios de comida rápida y poco sana—. No estaba demasiado lejos de aquí, ¿cierto? —No recordaba todavía demasiado bien el recorrido pero recordaba que no debían estar colocados muy lejos si sus compañeras habían ido ya varias veces.

Pese a ser ya finales de enero, todavía se podían ver algunos balcones decorados con alegres lucecitas de Navidad, que se encendían y apagan a un ritmo concreto. Y aunque todavía no era excesivamente tarde, el Sol ya empezaba a esconderse y los colores anaranjados contrastaban con el azul marino que empezaba a teñirse poco a poco. Muchos decían que los atardeceres del otoño era la mejor de las vistas, otros preferían la Luna llena de agosto pero Chan Mi siempre había estado enamorada de los anocheceres de invierno—. El cielo está precioso así… Un segundo. —Se paró en seco. Rebuscó su móvil en el gran bolsillo de la chaqueta y tomó una foto del cielo.

El ambiente de las calles se iba animando conforme llegaban a dónde, suponía, las paradetas se encontraban—. ¡Oh, mira! Ya llegamos. —Exclamó, acelerando el paso para llegar pronto a las paradetas. Las parejas y grupos de amigos tratando de saciar sus apetitos –como Chan Mi esperaba hacer también—. Un Boong Uh Bbang, por favor… —Pidió al señor que atendía el puesto, haciendo señas para hacerse entender mejor. El grupo de jóvenes estudiantes que había justo al lado, haciendo demasiado ruido como para que se pudiera entender el pedido—. ¿Vas a querer algo de aquí o buscamos en otro puesto? —Preguntó, rebuscando en el monedero algo con que pagar su comida. Sonrió triunfal cuando, por fin, logró encontrar los billetes, dándoselos al señor de amable sonrisa.
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Byun Chan Mi

Volver arriba Ir abajo

por Roh Da Bin el Vie 19 Oct 2018, 03:02
No quería prometerle nada a la menor porque, no tenía por qué hacerlo y tampoco estaba seguro si era algo que podría cumplir. Lo estaba intentando y aunque era algo difícil, sentía que estaba ciertos avances con los otros cuatro, aunque si tenía que ser honesto quizá Ki Seop era con quien más había estado tratando últimamente y no solo por ser compañeros de cuarto. Era ruidoso y demasiado energético para él pero, también reconocía que le ayudaba mucho en el baile y era agradable tener con quien hablar sobre rap. Además, el menor era tremendamente amistoso, claramente su hermana era igual a él. A lo mejor, por eso mismo estaba recorriendo las calles de Seul tan tranquilamente con ella en ese momento. Le miró, sin poder evitar pensar que era la viva imagen de Ki Seop pero con cabello largo y facciones más finas…inmediatamente le dio un escalofrío y negó.

Sí, la menor era muy amistosa y demasiado ingenua para su gusto. ─Escucha, no digo que no hagas amigos…solo no le hables a cualquiera en la calle y menos pidiendo direcciones. Sé más cuidadosa.─ Le sorprendía que no pudiese pensar en que alguien podría darle malas indicaciones y llevársela o hacerle algo; por supuesto no todas las personas tenían malas intenciones pero era muchísimo mejor ser precavido. O bueno, también Da Bin podía ser muy exagerado y dramático. Continuó escuchando y caminando, asintiendo la cabeza de vez en cuando como única señal de que le estaba prestando atención. Podría estar mirando al frente, sin una expresión en el rostro, pero en realidad no sabía que decirle. Nunca fue una persona muy habladora. Finalmente, arrugó la nariz, pensando en los puestos que él solía frecuentar. ─No, es muy cerca. Por aquí siempre hay qué hacer y donde comer. ─ Las calles se llenaban de diversos puestos de comida y artículos, para toda clase de gustos. Si bien él ya tenía decidido a donde ir con exactitud, no le negaría visitar otros a la menor.

─¿Salió bien? Normalmente los celulares no tienen buena cámara para esas fotos. ─ le preguntó con curiosidad tras haberse detenido tan repentinamente solo para tomar una foto del cielo. Honestamente iba más pendiente de la calle, del frente, que no había parado a ver lo que había arriba de ellos hasta que Chan Mi lo había detenido. Era un escenario que sí merecía ser recordado. Se preguntó cuántas veces había ignorado el cielo por otras preocupaciones banales. Chasqueó la lengua, a lo mejor era un buen recordatorio para admirar el cielo de vez en cuando, como cuando era más pequeño. La siguió y en su garganta murió un “espera” para salir corriendo tras ella, claramente no le haría caso. El olor a comida le inundó al tiempo que lo hicieron los recuerdos, ¿Hace cuánto que no se pasaba por ahí? Todavía cuando había entrado a SIK, visitó un par de veces el lugar con oros trainees pero una vez enfocó su atención en entrenar y después cuando se le informó el proyecto del grupo, ese lugar quedó en el olvido. De alguna forma, era bueno volver ahí. Negó ante la pregunta de la joven, haciendo también una mueca ante el ruido. ─Si no te molesta, prefiero un Hotteok. ─ terminó, buscando con la mirada el lugar donde antes siempre compraba.

Continuó caminando, echándole un par de miradas a la joven para no perderla de vista hasta que se toparon con el puesto que él buscaba. Un par de ancianos le recibieron con una sonrisa que él devolvió. ─Un par, por favor. ─ pagó y recibió su comida, dándole un mordisco de inmediato. Sabían tan buenos como antes. ─Antes solía venir por aquí solo a comer esto, además de los botes de pollo. Pero ahora debemos cuidar lo que comemos.─ Aunque podría sonar molesto o amargado, realmente no lo estaba. Entendía que tenía que hacer ciertos sacrificios por esa vida de Idol que estaba buscando y a esas alturas no le quedaba más que aceptarlos, aunque es no evitaba que sintiera cierta melancolía. ─¿Cómo van tus entrenamientos? Eres Trainee ¿no? ─ cambió el tema, aunque era porque también estaba un poco interesado en lo que estaba haciendo la menor.
 
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Roh Da Bin

Volver arriba Ir abajo

por Byun Chan Mi el Mar 23 Oct 2018, 20:40
Estaba demasiado acostumbrada a hablar con las personas; especialmente viniendo de un pequeño pueblo donde, prácticamente, todos se conocían entre todos (o si no, había un amigo mutuo que hacía las presentaciones). Eso sin contar, por supuesto, en la burbuja que había vivido tantos años por ser la ‘princesa de casa’; y aún ya haber pasado sus aventuras y desventuras por la gran ciudad, no parecía asimilar del todo los problemas y peligros que venían con la gran ciudad a la que se había mudado. Para ella era solo un lugar con gente completamente diferente a la que llevaba toda la vida acostumbrada –quince veces más grande significaba quince veces más diversión.

Suficiente para Instagram. —Trató de simular una sonrisa malvada, pero tan solo acabó saliendo aquella extraña sonrisa de conejo que parecía tener. Desde su llegada a Seúl se había dado cuenta de lo oscuro, triste y gris que era el cielo. Siempre lleno de contaminación lumínica o polución, eran pocas las veces que este dejaba entrever algo de su verdadera belleza –y Chan Mi se sentía agradecida de haber sido capaz de dormir bajo el cielo estrellado que proporcionaba el campo. Los grillos tocaban una pequeña sonata para acompañar sus dulces sueños y ella dibujaba, en su mente, nuevas constelaciones en el firmamento. Pero en Seúl, las estrellas no eran grandes bolas de fuego en el firmamento, si no, grandes paneles lumínicos de aquellos puestecitos que olían a comida recién hecha (y a problemas de colesterol si uno abusaba demasiado de sus productos)—.  Eso es genial… Nosotros teníamos que trasladarnos hasta la ciudad si queríamos comer algo más glamuroso, —como si los puestecillos fuesen algún tipo de especialidad gourmet—, allí en el pueblo había dos o tres paradas con lo mismo, y la mitad de los días estaban cerradas. —Agregó, con una ligera risa recordando cómo, los tenderos, eran un par de olvidadizos ancianos y su nieto con pocas ganas de trabajar.

Inconscientemente se miró la panza (o lo intentó, envuelta en abrigos y una bufanda para no encatarrarse demasiado). Comía bien para una joven de su edad, y las prácticas de baile le habían tonificado el cuerpo ya desde pequeña por lo que, normalmente, siempre se permitía un capricho o dos a la semana. Sabía perfectamente como las dietas de los debutados eran bastante más estrictas que la de los trainees (aunque nunca restringiendo en comidas). No había cabida para dulces o bollería industrial y eso la entristecía—. Bastante bien… al principio se me hizo algo raro tener que adaptarme, ya sabes, el popping no era algo a lo que estuviese realmente acostumbrada… pero ahora ya he podido cambiar algunas lecciones de baile por las de canto. —Gracias a los años previos de entrenamiento en la disciplina había logrado convencer a sus entrenadores que, un par de sesiones de baile, se centraran en el canto y las respiraciones—. Creo que podré debutar en el próximo grupo, hay varias trainees buenas pero… confío en mis habilidades como futura bailarina principal. —Ese era su sueño, poder liderar la dance line de un grupo femenino con poderosas coreografías, coronarse como las reinas de las coreografías femeninas—. Y con un poco de suerte, también podré ser parte de la línea vocal del grupo… —suspiró— creo que el rap se lo dejaré a las demás chicas, no me gustaría acaparar toda la atención. —O simplemente que se le trabara la lengua como cada vez que trataba de seguir los poderosos raps de Olympians.
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Byun Chan Mi

Volver arriba Ir abajo

por Roh Da Bin el Lun 05 Nov 2018, 00:31
Adorable, fue el primer pensamiento que cruzó su mente al ver la sonrisa de la menor. Se arrepintió de haber creído por un momento que salir con ella sería un error, algo exhaustivo y que no le agradaría, pues realmente no se la estaba pasando tan mal. Era como estar con Ki Seop, pero la joven era un poco más alegre y tenía algo que le provocaba sonreír de manera natural y hasta espontánea… algo así como ternura. Quizá Da Bin tenía cierta debilidad por esa clase de personas o también era un profundo deseo por tener un hermano menor. A lo mejor.

Arqueó las cejas, pensando en esas curiosas diferencias entre sus vidas y hogares. Nunca antes había salido de Seúl, así que no podría imaginarse con exactitud el pueblo en el que ella vivía.—Ah, eso es un poco problemático. Pero me supongo que disfrutaban más tiempo de la comida casera, ¿no? Aquí las comidas rápidas abundan y es muy raro probar algo casero…incluso con buen sabor. — él por ejemplo, con un par de padres trabajadores –y su madre, en especial, que no gustaba entrar a la cocina-, podía contar con sus manos las veces que había tenido comidas familiares y caseras. —La vida es muy rápida y a veces no hay tiempo para ello…— Supuso que debía ser bueno donde ella vivía, además de convivir con su familia numerosa.

Le dio un par de mordidas a su hotteok, degustando la dulzura que sin darse cuenta realmente había extrañado. ¿Hace cuánto no comía uno de esos? ¿Un par de meses quizá? Probablemente más considerando que le sabían a gloria. Mientras comía, escuchaba atento lo que Chanmi le contaba sobre su vida de trainee y una tenue sonrisa comenzó a aparecer en su rostro. Comenzó a recordar sus propios inicios en la empresa, y aunque no estaba orgulloso de su actitud, sí lo estaba de su crecimiento y evolución. —Cool, que bueno que tus esfuerzos den frutos. Y espero que puedas debutar pronto. — Era sincero, pero se guardó sus palabras de desaliento. No quería arruinar el ambiente con decirle que la vida de trainee era incierta y que no importaba que tan bueno creyera que fueras, a veces te llevabas unas cuantas sorpresas. Prefirió aconsejarle en otros aspectos, aunque él no fuese tan experimentado... —Es bueno que tengas una base en todo, a fin de cuentas de eso se trata ser un Idol, pero también es muy bueno destacarse en algo. Si tienes talento en el baile debes aprovecharlo, igual que Ki Seop. — si se ganaba algo de fama con ello, entonces podría tener buenas probabilidades a futuro, si de verdad debutaba, de ser reconocida por su talento y solicitada en programas. Después de todo, la vida de Idol también se basaba en los programas en donde actuaba. —Entonces, ¿todos son bailarines en tu familia o algo así? — al menos ya sabía de ellos dos pero, por lo que había escuchado había más miembros en su familia y ahora estaba muy curioso por saber que hacían los demás. Sería bastante interesante si todos tenían un don para el baile.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Roh Da Bin

Volver arriba Ir abajo

por Byun Chan Mi el Jue 08 Nov 2018, 17:30
Sí, —asintió rápidamente—, la mayoría de veces era nuestra madre, u oppa, quién nos hacía la comida. Nos sentábamos todos en la mesa y hablábamos de cómo había ido el día, —su madre siempre los obligó a seguir aquel pequeño ritual— era como nuestro ‘gran momento familiar’ o algo así. —Entonces le había parecido algo fastidioso, tener que compartir mesa con todos los hermanos mientras cenaban; pero ahora que se había mudado a Seúl estaba empezando a echar de menos aquellos momentos familiares. El mayor tenía más razón de la que creía, la ciudad no tenía tiempo para sentarse en la mesa y hablar de trivialidades o asuntos más serios –no podían pararse a degustar la comida casera.

¡Muchas gracias, oppa! Espero que ambos grupos lleguen a la cima. —Por supuesto en algún momento, si las cosas iban bien para los dos, llegarían a tener que batirse por premios en las distintas galas; pero quería que el grupo donde su hermano iba a debutar se llevara todos los premios posibles—. Será divertido enfrentarnos en batallas de popularidad al final del año… en especial con oppa, aunque sé que él preferiría perder todas las competiciones con tal de que yo pudiese ganarlas. —Adoraba a su hermano, y él a ella; de eso no había duda alguna. Pero a veces, sentía que Ki Seop era demasiado bueno para su propio bien –que le faltaba algo de convicción en sí mismo (algo que parecía sobrarle a Chan Mi, que no tenía nunca reparos en alagarse a ella misma cuando así fuese necesario). Estaba segura que si, en algún momento, ambos optaban por el mimo premio y Ki Seop se lo acababa arrebatando a su hermana, lo primero que saldría por aquella boca sería un gran ‘lo siento’.

Quizá porque Ki Seop siempre había tratado en bandeja de plata a su hermana, o quizá porque está siempre había estado pegada a su hermano y era incapaz de realmente frustrarse con él (aunque sí que había dejado salir su ira de hermana pequeña); que nunca se habían llegado a pelear o enfadar por cosas tan triviales como que alguien fuese mejor que el otro—. No realmente, tan solo somos yo y oppa los que bailamos de la familia… bueno, y nuestro padre cuando durante el año nuevo bebe de más, —ni siquiera con el baile, donde llegaban a ser más pasionales, habían tenido realmente problemas—; bueno, Chan-oppa también gusta mucho de la música… pero diría que los demás no están muy interesados en el espectáculo. En especial Ki No-oppa… él se enfadó bastante con Ki Seop-oppa cuando entró a la agencia. —Aquella había sido una gran pelea, no había visto a ninguno de los dos tan enfadado como aquella vez—. Incluso tardaron días en pedirse perdón. —Más por la cabezonería y el orgullo que ambos que por cualquier otra cosa y, si le preguntaban a Chan Mi, no estaba segura si todavía se habían calmado las aguas del todo –Ki No era muy respetado por todos sus hermanos, alguien muy centrado y algo estricto, pero jamás aprobó que sus hermanos se metieran de cabeza en la industria del entretenimiento.

Somos una familia bastante grande, —con demasiadas anécdotas que contar. Pero eso era lo que hacía especial a su familia (o eso le gustaba pensar), algo que no todo el mundo podía tener. En especial cuando llamaba a ‘oppa’ y le respondían tres voces masculinas—, ¿tú tienes hermanos o eres hijo único? —Siempre se había imaginado la vida de los hijos únicos como solitaria y triste; pero quizá era porque lo comparaba con una casa donde siempre había alguien haciendo ruido o con quien hablar.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Byun Chan Mi

Volver arriba Ir abajo

por Roh Da Bin el Lun 19 Nov 2018, 04:17
Si bien sentía algo de envidia escuchar sus historias familiares, era también bastante interesante imaginarse como convivía la familia Byun. Se sintió un poco mal por los hermanos, viviendo ahora lejos de su hogar y se prometió hacer algo agradable para Ki Seop en algún momento. Miró a la menor y sonrió, quizá también para ella. Ahora entendía por qué era tan amistosa y dulce, pues haber crecido con tanto amor y calidez había sido una parte fundamental en su crecimiento. Arqueó las cejas, sorprendido, —¿Ki Seop? ¿El mismo competitivo Ki Seop? — era difícil pensar que el joven bailarín no pusiera mucho esfuerzo en una competencia o dejara ganar a alguien más. Quizá de eso se trataba tener un hermano menor. —Supongo que debes ser su debilidad. ¿Sabes? Votaré por ti si algún día te enfrentas contra él. — obviamente apoyaría a su compañero y que en parte lo haría para molestarle, pero admitía que Chan Mi se estaba ganando su aprecio rápidamente. Quién lo diría.

—Ah, ya veo. Demonios, sí que son una familia bastante numerosa. — Por un momento se había perdido entre los nombres, y seguramente si algún día los conocía sería un horror tener que aprenderse los nombres y edades pero, esperaba que no pasara pronto. No se sorprendió escuchar que alguien se había opuesto al sueño de Idol, pues ya les había comentado, más o menos, ese detalle, solo que no les había dicho quién. La verdad es que siempre había alguien en la familia que se oponía a un sueño poco común o que no entraba en su panorama.   — ¿Y contigo? ¿Cómo lidiaron con tu decisión de ser Idol? — estaba curioso, pues supuso que había sido complicado para ella siendo una chica entre tanto hombre y la menor.

¿Debería contarle cosas personales? Da Bin le miró de reojo, honestamente, a pesar de que era bastante habladora y todo, no se veía como alguien que contaría cosas de otras personas. Además, no tenía que decirle demasiado. —Hijo único. Mis padres al darse cuenta de lo tedioso que era tener un bebé no quisieron tener más. Tampoco tengo primos cercanos, mi madre fue hija única y sí tengo un tío paterno pero vive en Canadá. Así que, estuve mucho tiempo solo.— No quería decirle que en serio sus padres siempre priorizaron más el trabajo que él, que sus comidas familiares podían contarse con los dedos de las manos en el lapso de un año y que sus cumpleaños eran un desastre. Tampoco quería hablar de sus pocas amistades, o de cómo había arruinado sus buenas relaciones con sus deseos de ser Idol y mucho menos de su taciturna actitud en la empresa. Era demasiado. Sonrió, haciendo caso a la melancolía que se apoderaba de él. —Pero, gracias ello encontré la música y creo que eso me ayudó.— de alguna manera en cada etapa de su vida se fue involucrando con diferentes aspectos de la música que le habían ayudado a descubrir cuan apasionado y feliz se sentía con ella. Había encontrado otras familias y una calidez que nunca antes había experimentado y necesitaba seguir teniendo.

Fue extraño, de alguna forma quería seguir hablando. Caminó hasta terminar con la acera de los puestos de comida, y las luces del arcade y otros centros de entretenimiento empezaban. —Siempre he elegido la música, y sí, me ha traído problemas y a muchas personas no les ha agradado pero, a fin de cuentas es lo único que tengo. — rió de inmediato, porque estaba siendo un tanto melodramático. Recordó a los demás trainees, a Sa Ra y Ki Seop…—Bueno, en cierta forma. Igual esta decisión me ha traído cosas buenas…no me arrepiento. — sintió como un peso se liberaba de él al aceptar sus decisiones y que era algo bueno, que el grupo en el que pronto estaría no era un error y todo saldría bien.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Roh Da Bin

Volver arriba Ir abajo

por Byun Chan Mi el Jue 22 Nov 2018, 23:28
Asintió mientras se reía. Sabía que, de enfrentarse a su hermano, no la votaría –eran compañeros de empresa e iban a ser compañeros de grupo. Pero, aun así, agradecía sus palabras de ánimo. Ya llevaba un par de años siendo trainee, y por lo que se conocía de la empresa, todavía le quedarían unos cuantos más antes de debutar; todas buenas palabras eran bienvenidas—. Oppa… supongo que ya se lo esperaba, —ella llevaba en un escenario desde que prácticamente había aprendido a andar; entrando a lecciones de ballet de muy pequeña—, yo ya estaba en una academia de baile antes de entrar aquí, había hecho algunos recitales y, no creo que fuese una gran sorpresa cuando anuncié que también quería probar esta vida. —Supuso que, después de la experiencia con Ki Seop y a sabiendas de que Chan Mi iba a dedicarse al espectáculo de una manera u otra, su hermano fue bastante más flexible—. Oppa rompió el hielo y se sacrificó para que yo pudiera anunciarlo sin problemas. —Bromeó. En cierta medida, no era muy lejano a lo que en verdad había ocurrido.

Asentía poco a poco, escuchando lo que tenía que decirle y pensando cómo era muy diferente a ella. Se preguntaba si era por haber estado tanto tiempo solo que se había vuelto una persona tan distante y gruñón (en palabras de Ki Seop, quién parecía considerarlo un buen amigo). Seguramente haber estado rodeada de personas la había hecho alguien mucho más expresiva; sin indagar en como la constante atención de sus hermanos la había transformado en una pequeña tirana. Pero aquello eran defectos, y a Chan Mi le gustaba mucho camuflar los suyos—. Es bueno que al final lograras encontrar algo que te apasione; debe ser triste vivir sin un sueño, —una motivación, un algo para continuar. Chan Mi siempre había tenido el baile, la ambición de conseguir estar en la cima y llevarse todos los aplausos del público—, además, ahora nos tienes a Ki Seop y a mí, y los demás compañeros de grupo seguro que también quieren ser tus amigos. —Ya se había comido su postre en forma de pescado, así que solo entrelazó sus dedos mientras caminaba junto a él.

Dejaron el calor de los puestos de comida para llegar a las luces de neón de las salas recreativas y los karaokes. La noche llegaba pronto con el invierno, y ya no se podía ver ni rastro de aquel cielo carmesí. Solo un azul marino, casi negro los cubría. La luna menguante orgullosa en el firmamento—. Tenemos seguir los sueños de uno mismo, no me podría imaginar viviendo una vida que otra persona ha pensado para mí. —Chan Mi había decidido a la tierna edad de ocho años que sería una bailarina, después de ver una película de cuyo argumento se acordaba más allá de que era una versión del Lago de los Cisnes. Ya habían pasado nueve años desde entonces, y sabía que no le importaría perderlo todo a cambio de seguir viviendo su sueño.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Byun Chan Mi

Volver arriba Ir abajo

por Roh Da Bin el Dom 25 Nov 2018, 02:04
Era bueno saber que ella no había tenido que pasar tantos problemas con su hermano al elegir su camino. Era difícil elegir entre los sueños y la familia, y realmente no le deseaba a nadie ninguna clase de disputa familiar porque era un completo fiasco no tener el apoyo de aquellos que se supone deben apoyarte. Él aun lidiaba con esa clase de problemas y no era nada agradable. Sonrió, pues aunque parecía broma realmente sonaba a algo que Ki Seop haría. Tener hermanos sonaba bastante bien. —Pero, al final ambos están aquí cumpliendo sus sueños y su familia está mucho mejor. — al menos ellos si habían logrado solucionar las cosas y ellos podían seguir avanzando en el mundo del espectáculo con toda tranquilidad.

No sabía por qué le estaba contando todo aquello, algo que había tardado en decirles a los miembros del grupo a pesar de haber convivido con ellos. Aunque, si se ponía a comparar, quizá se debía a que ella le recordaba a Ki Seop, y de todos los demás en la empresa, era con quien más cómodo se sentía. A lo mejor era un efecto que los hermanos Byun tenían. Asintió, sonriendo, agradecido por sus palabras y porque no hiciera más preguntas. —Sí, es muy triste no tener un sueño. — se imaginó que de no haber encontrado la música, sería un chico bastante aburrido o quizá estuviese metido en otra clase de problemas que sí deberían preocupar a sus padres. Parpadeó, mirando a la menor con algo de sorpresa y curiosidad…entonces una suave sonrisa se apoderó de su rostro. —Supongo que tienes mucha razón, los tengo a ustedes. — siempre tendría a los chicos y supuso que Chan Mi no dejaría de aparecer en su vida, pero realmente la idea no le molestaba.

—Sería bastante triste y gris. — no quería pensar en otra clase de vida, mucho menos una que sus padres hubiesen elegido por él. —Pero ya es suficiente de historias para llorar. ¿Lista para perder? — le había prometido salir y divertirse, y aún les quedaba pasar un rato en el arcade. Le palmeó la espalda y con un movimiento de cabeza le indicó que le siguiera, sonriendo ampliamente mientras se adentraba al enorme local. Después de todo, sí había sido una muy buena idea haber aceptado la invitación de Chan Mi y ahora entendía que se trataba de una decisión que de la que nunca se iba a arrepentir.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Roh Da Bin

Volver arriba Ir abajo

123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.