double trouble | park yunsik
Seúl, Corea del Sur | Invierno, Enero 2019
¡Bienvenido a Seúl! Como puedes ver, estamos en invierno y las temperaturas pueden bajar bastante, ¡abrígate bien y recuerda no resfriarte! Aprovecha durante esta temporada para refugiarte en sitios cálidos, tomarte un buen chocolate y ponerte al día con tus conocidos.
15/01 Mini-anuncio 2.0
08/01 Mini-anuncio 1.0
05/01 Anuncio 1.0
29/12 ¡Un año en línea!
Últimos temas
» ¡Cuidado con el perro! — ZWL
por Min Hong Ki Ayer a las 11:57 pm

» tender love [fb] – jhs
por Chen Cheng Ayer a las 11:36 pm

» The Hunger Games — YNS
por Yoon Nam Suk Ayer a las 10:56 pm

» "Home" Kei (FB)
por Kirishima Kei Ayer a las 7:05 pm

» マイルドヤンキー [Soft Yankees] • LJS
por Kirishima Kei Ayer a las 7:05 pm

» the need to bleed - KHJ
por Kwon Hyun Jae Ayer a las 3:31 pm

» Try this - Byungsoo.
por Jaisai Bhuvanat Ayer a las 3:00 pm

» a new plan — JB
por Jaisai Bhuvanat Ayer a las 2:48 pm

» Baby don't stop - GBS
por Jaisai Bhuvanat Ayer a las 2:41 pm

» move like i like it — KEY
por Kim Eun Yong Ayer a las 2:22 pm

» A sweet escape — KEY
por Kim Eun Yong Ayer a las 2:17 pm

» thanks you are here — KEY
por Kim Eun Yong Ayer a las 1:31 pm

» a pending conversation - GBS
por Gong Byung Soo Ayer a las 1:15 pm

» give me attention — SSH
por Kimura Shōhei Ayer a las 12:07 pm

» a new member — SSH
por Kimura Shōhei Ayer a las 11:53 am

» keeper ― KS
por Kimura Shōhei Ayer a las 11:37 am

» we win or we die, better know as we fucked up. — SSH.
por Kimura Shōhei Ayer a las 11:22 am

» runway – luke
por Im Seo Joon Ayer a las 10:41 am

» night vision — yjl
por Kim Tae Goo Ayer a las 5:23 am

» It's Me, Mario! — Oh Joo Hyun
por Oh Joo Hyun Ayer a las 4:21 am


double trouble | park yunsik

Ir abajo

por Park Nae Ri el Lun Oct 15, 2018 3:29 am


Octubre 12 del 2018 | 18:30 pm

Con una sonrisa y un inglés fluido explicaba a los turistas la historia del Palacio Changdeokgung, este atractivo sería el ultimo destino antes de regresar con el pequeño grupo de cinco personas a las instalaciones de la empresa para la cual trabaja desde hace varios años.
Cuando terminó y resolvió unas cuantas dudas regresó junto al grupo que le tocó guiar hasta el punto de inicio, lo hicieron a pie, por sugerencia de uno de los extranjeros quien desea disfrutar un poco más del atractivo de la ciudad coreana— bueno, sí lo desea puede visitar el mercado de Dongdaemun, estoy segura que encontrará lo que busca —platicaba animadamente con una mujer de unos treinta años quien se dio aquel lujo de viajar tras ganar su divorcio— ¿y si no lo encuentro? —soltó alarmada— bueno, sí no lo encuentra es porque no existe —finalizó con una sonrisa amplia— le puedo asegurar que Dongdaemum es el mejor mercado de Corea.

— Yo me despido, espero disfrutaran del tour y recuerden, sí desean volver ya saben donde encontrarnos, solemos hacer descuentos a nuestros clientes frecuentes —dicho esto se despidió y entró a las oficinas para tomar sus cosas. Una vez dentro, se dirigió con su superior a quien le dio una reseña de lo acontecido y tras recibir su paga del día se despidió. Ese día en particular tenía algo de prisa pues había acordado ir a comer con su hermano mayor.

“No lo olvides”, le mandó un rápido mensaje de texto “sí me dejas plantada como la vez pasada no te lo perdonaré”, envió de nuevo, tras recordar ese pequeño incidente.

Llegó veinte minutos después de enviar sus amenazantes mensajes, la relación con su hermano no se encontraba en su mejor momento; años atrás, cuando ambos eran unos niños Naeri podía jurar que el mayor era su ejemplo a seguir; lo protegía y celaba, aún recordaba esos momentos en los cuales ella se colgaba de su espalda o brazo para exigir su atención y tras varios segundos de insistencia lograba su cometido. Pero aquellos momentos formaban ya parte de su pasado, las circunstancias habían cambiado y con ellas su relación, ese fuerte lazo se debilitó sin embargo, aun quedaba la esperanza de regresar, de ser esos hermanos que se protegían y adoraban.
Lo quería, eso jamás lo negaría pero tampoco podía cegarse ante el rencor que hacía él sentía por haberlos abandonado— será mejor que llegues, Park Yun Sik
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Park Nae Ri

Volver arriba Ir abajo

por Park Yun Sik el Lun Oct 15, 2018 7:26 am

Su celular vibró, sin embargo Yun Sik hizo caso omiso del insistente tintineó. Estaba ocupado haciendo una importante entrega de papeles, y justo en ese instante el socio de su jefe se encontraba firmándolos. No podía revisar su celular en ese instante, sería descortés o incluso podría levantar sospechas. En su mundo, era muy fácil desconfiar. Una vez todo estuvo listo, tomó los papeles, dio una reverencia y agradeció el tiempo del mayor para finalmente salir de ahí. Solo en el auto se dio tiempo de revisar los mensajes, haciendo un mueca al ver que provenían de  su hermana. No se había olvidado de su encuentro, pero esperaba que ella sí…sin embargo se trataba de Nae Ri, y ella nunca se olvidaba de nada.

¿Hace cuánto no veía a su hermana? ¿Cuatro, cinco meses? Podrían ser menos, pero como ella había dicho él la había dejado plantada los meses anteriores. No es que no quisiera verla, todo lo contrario, solo que no sabía cómo tratarla. Desde que dejó el hogar, toda relación se había reducido a mensajes y llamadas, y solo un encuentro corto muy de vez en cuando. Su trabajo le exigía tiempo y discreción, por supuesto que no iba a exponer lo que tanto se había esforzado por proteger. Sin embargo, su hermana quería verlo y pensando en todas las cancelaciones anteriores se sintió mal por ella; a pesar de todo, seguía siendo un débil por ella. “Llegaré 15 minutos tarde” Mandó el mensaje, pues aún tenía que hacer entrega a JunTae.

Finalizó sus deberes y se excusó para partir con la menor. Estaba al borde del tiempo acordado y cuando llegó al restaurante que ella había elegido, le vio esperando. Se acercó hasta ella y colocó una mano en su hombro para llamar su atención. ─Nae Ri. ─ faltaba la dulzura de años anteriores, pero Yun Sik la seguía queriendo igual. ─Veo que te has dejado crecer el cabello desde la última vez que nos vimos. Te queda bien. ─ halagó, mientras una sonrisa incómoda se asomaba en sus labios.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Park Yun Sik

Volver arriba Ir abajo

por Park Nae Ri el Lun Oct 22, 2018 2:00 am
Un gruñido sutil emanó de sus labios al leer el mensaje que su hermano tan amablemente le mandó aunque segundos después se arrepintió de su reacción, al menos su hermano estaba siendo considerado con ella, en otras ocasiones, el mayor solía avisar de su inasistencia después de hacerla esperar por más de quince minutos, “tienes que llegar”, se repitió con insistencia, sus ganas por verlo era demasiado fuertes, al grado de aceptar que su el mayor le cancelaba se iría a su casa a llorar, lloraría de la misma manera en que una adolescente enamorada lo haría al descubrir que su novio la engaña o a su crush con alguien más— vendrá —creyó que sí lo decía en voz alta se volvería realidad.

Mientras esperaba por Yun Sik y gracias a la insistencia del mesero por acercarse a ella y atenderla, se atrevió a pedir algo para picar; una taza de café con una empanada de fresa, la cual comió con gusto al descubrir que el sabor de la mermelada era dulce pero no empalagoso.

Se giró cuando escuchó su nombre, por un momento se asustó al no reconocer la voz pero tras descubrir de quien se trataba se sintió ligeramente decepcionada al aceptar que no era capaz de reconocer la voz de su propio hermano— Yun Sik —susurró con una sonrisa a medias— lo notaste —dejó que el asombro asomara en su expresión e inconscientemente llevó su mano hasta su cabello— gracias, tú también te ves bien —no era por presumir pero Naeri siempre había catalogado a su hermano como un hombre atractivo, lo era. Durante su infancia más de una amiga le juró tener un estilo de amor platónico por el mayor de los Park; se preguntó que pensarían al verlo ahora, más alta y fuerte— creo que deberías sentarte —señaló la silla vacía con cierto nerviosismo que fue incapaz de ocultar— tuve que pedir para picar mientras llegabas ¿gustas? —terminó ofreciéndole la empanada la cual ya llevaba a la mitad— ¿o prefieres pedir algo más saludable?
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Park Nae Ri

Volver arriba Ir abajo

por Park Yun Sik el Sáb Oct 27, 2018 7:03 am

Ahí estaba, esa extraña incomodidad que normalmente evitaba con la cancelación de sus encuentros. Esa sensación era un recordatorio de sus decisiones y lo que había dejado atrás, y si bien no estaba arrepentido de lo que había hecho y hasta donde había llegado, si le dolía haber puesto una muralla entre él y la menor. Sin embargo, Nae Ri demostraba, como siempre, ser una mejor persona y una mejor hermana que él intentando llevar una relación normal. —Es inevitable no hacerlo. Gracias. — Quizá tampoco ayudaba su limitado sentido de conversación. Pero, ¿podían culparlo? Los años en la militar y después en su trabajo le había vuelto un hombre de muy pocas palabras.

Se sentó y se deshizo del nudo de la corbata porque le sofocaba. —Discúlpame, tenía unos asuntos que atender antes de venir aquí. — Asuntos que se entendía eran de trabajo, y que esperaba ella no preguntara ya que odiaba darle la misma respuesta de siempre. Una tenue sonrisa apareció en su rostro ante el gesto y negó, dejando que la otra terminara su pedido. —No es eso, pero será mejor que pidamos. Comencemos a comer para que puedas calmar bien el hambre. Yo también necesito comer. — con un simple movimiento llamó al mesero y al entregarles la carta, le pidió que no se moviera de su lugar. Un rápido vistazo sería suficiente para saber lo que pediría. Jugo, una entrada simple y el plato fuerte de la casa, cuando terminó de ordenar, revisó por un instante su celular mientras esperaba que la menor hiciera su propio pedido.

Después que el mesero les dejó solos, procedió a observar con más detalle a su hermana. Era imposible no recordar el pasado cuando se topaba con esa mirada que a pesar de los años no había cambiado en lo absoluto. —¿Cómo has estado? — era una pregunta genérica y común, pero si Yun Sik se la hacía a su hermana era porque en verdad quería saber lo que había sido de su vida en todo ese tiempo. Al menos seguía manteniendo ese lado protector en él y quizá siempre lo haría.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Park Yun Sik

Volver arriba Ir abajo

por Park Nae Ri el Mar Nov 06, 2018 3:12 am
Respondió con una pequeña sonrisa, un gesto que según sus conocidos heredó de su madre; los hermanos Park caían en el típico cliché de parecerse aterradoramente a sus progenitores, la menor de los dos, según decían, era la encarnación de su madre, la juventud y los gestos eran propios de la ahora enfermiza mujer. En un inicio se creyó bendecida pero con el pasar del tiempo comprendió que llevar el apellido de su padre y la apariencia de su madre era más una maldición de la cual no se podía librar, quizá por eso había decidido dejar su cabello largo, necesitaba una pizca de individualidad.

¿Esa podría ser una de las razones por las cuales vivía resentida con el mayor? Porqué a diferencia de ella, Yunsik había logrado diferenciarse de los otros miembros de su familia, mientras que ella quedó atorada en esa absurda comparación entre ella y su progenitora.

— No tienes porque disculparte, entiendo que tienes un trabajo y una vida personal —inevitablemente su voz sonó amarga, carente de calidez; aquel cuadro estaba lejos de ser la tipa escena de hermanos expresivos y amorosos— papá dice que eres un misterio, incluso para él —confesó con su mirada posada sobre el semblante grueso y maduro de Yunsik, no lo iba a negar, se había convertido en un hombre bastante apuesto— para mi un Sundubu jjigae y agua mineral —sonrió de manera involuntaria al joven mesero a quien siguió con la mirada— es lindo —soltó inconscientemente hasta que la gruesa voz masculina le recordó con quien se encontraba— bien —creyó que lo mejor sería alargar un poco más su respuesta tras reconsiderarla— digo, no me va mal, tengo dos trabajos, los cuales me han ayudado a sobrevivir, incluso en ocasiones me puedo permitir algunos caprichos, claro que nada lujoso…., nunca fui de malgastar —susurró la ultima frase al tiempo que la imagen de su progenitor acudió a su cabeza, pero la desterró con un simple movimiento de cabeza— ¿y tú? ¿alguna novia de la que deba estar celosa?
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Park Nae Ri

Volver arriba Ir abajo

por Park Yun Sik el Miér Nov 14, 2018 8:04 am

No agregó nada con respecto a su trabajo, era mejor que siguieran confiando a ciegas en él y supieran prácticamente nada de cómo conseguía el dinero suficiente. Yun Sik suponía que su padre sospechaba, ya que no había otra manera de pagar semejante deuda más que involucrarse en el mundo criminal, pero su progenitor nunca lo delataría ni le reclamaría. Ni siquiera tenía el derecho de hacerlo…pero si su hermana se enteraba entonces ella si tenía todas las armas para atacarle y reclamarle. No obstante era cuidadoso y hasta ahora el secreto estaba bien guardado de ella.

Arrugó el ceño, incapaz de no contener su desagrado al saber que ella continuaba teniendo dos trabajos. No solo eso, recordó el lugar donde laboraba la última vez que la vio y su ceño se acentuó más. —¿Sigues trabajando de mesera? — Estaba orgulloso que fuese guía turística y por supuesto que prefería que tuviese un trabajo decente a que estuviese en las calles como otras jovencitas lo hacían pero el trabajo de mesera no le agradaba. Claro, solo se debía a que era un lugar en una zona peligrosa y no le gustaba cuando ella le decía que salía tarde. —Sabes que cualquier cosa que necesites puedes pedírmelo, Nae Ri, no tienes por qué trabajar demás. — Así como enviaba dinero a sus padres podía enviarle a ella si lo necesitaba. Siempre le hacía esa clase de ofrecimientos pero, como siempre, seguramente la menor se negaría.

—Nada de eso. El trabajo no me deja tiempo para esa clase de relaciones. — y era cierto, no le daba tiempo y tampoco quería involucrarse demasiado con alguien. Una relación requería confianza y seguridad Yun Sik simplemente no podía otorgar eso a la ecuación. El mesero volvió de manera oportuna y bastante rápida con ambos pedidos y el mayor le envió una simple mirada y otra de advertencia a su hermana. —Espero que no hayas sacado el tema porque tú si tienes alguna relación secreta con algún cretino y esperas que la apoye. — Nae Ri no era ninguna niña, pero seguía siendo su hermana y aunque sonase bastante hipócrita de su parte siempre iba a estar al pendiente de ella.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Park Yun Sik

Volver arriba Ir abajo

por Park Nae Ri el Dom Nov 25, 2018 3:37 am

Soltó un suspiro al ver su reacción, Naeri tenía una lista larga, demasiado larga de las razones por las cuales su hermano no debía enojarse por poseer dos trabajos, los cuales en ocasiones resultaban igual de demandantes pero claro, el amor y respeto que sentía por él hacían de esa lista un secreto, no podía ni creía tener el valor de echarle en cara el abandono, los oscuros días que pasó en casa, mucho menos el dolor de su cuerpo tras llegar de trabajar y tener que cuidar de su enfermiza madre mientras su padre perdida el tiempo en actividades desconocidas, o eso era lo que su progenitor creía. Estaba lejos de ser una niña ingenua, jamás lo fue gracias a las circunstancias que envolvieron a su familia.

— Sigo trabajando como mesera —confirmó con voz firme y sin despegar su mirada de la ajena— es un trabajo que me gusta mucho, los dueños de los bares me dan la oportunidad de cantar —quería creer que Yunsik recordaba el amor que desde niña profesó a la música, que a pesar de todo seguía recordando a esa pequeña niña que saltaba y fingía ser famosa ¿realmente lo recordaría? ¿recordaría que su verdadero sueño siempre fue se cantante? Tristemente no había logrado alcanzarlo y tuvo que conformarse con esos espectáculos callejeros que junto a otro grupo de artistas montaban todos los sábados por la tarde— así que.., nunca dejaré el trabajo como mesera —afirmó con la esperanza de que el mayor dejara el tema por la paz, lo que menos deseaba era iniciar una discusión. Después de tanto tiempo sin verse eso era lo que menos necesitaban— lo sé, y te lo agradezco mucho Yunsik, de verdad, pero…, estoy acostumbrada a trabajar, me aburro si tengo demasiado tiempo libre; es por mi salud —podía sonar raro que alguien disfrutara del trabajo excesivo, de sentir su cuerpo agotado al grado de dormir hasta tarde pero Naeri lo amaba, disfrutaba mucho de esa sensación.  

Agradeció al mesero por su pronto atención y mientras escuchaba a su hermano dio un sorbo a su bebida, para dejar salir una suave risa, provocada por la reacción del mayor ante su pregunta— claro que no —sonrió, encontraba encantadora la faceta de hermano celoso— basta con mostrarles una foto tuya a los chicos que se acercan a mi para que estos salgan corriendo. Incluso en una foto resultas aterrador.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Park Nae Ri

Volver arriba Ir abajo

por Park Yun Sik el Sáb Dic 08, 2018 4:15 am

Al ver la reacción de su hermana ante su pregunta, se lamentó de haber sacado el tema, pero no había podido evitarlo. —Podrías cantar en mejores lugares, si quisieras. — susurró, cuando ella mencionó lo de cantar; su hermanita tenía una voz preciosa y seguramente hubiese podido convertirse en una cantante profesional pero por cosas del destino no se había dado el caso. Y sí, sabía que personas sin fama y dinero no la tenían tan sencillo para presentarse en buenos lugares, pero su talento era suficiente para darle algunas mejores oportunidades.—Perdón, solo no me agrada que tengas horarios nocturnos o que estés cerca de ebrios. — Se masajeó la sien, asintiendo, porque esa era la respuesta de siempre y ya estaba acostumbrado. —Entiendo…pero no dudes en llamar en verdad si necesitas algo. — aunque sabía que tampoco le llamaría.

—Pues así está bien, sigue mostrando esas fotos. — para él era mejor saber que su hermana no tenía ningún idiota tras ella. En algún momento la menor tendría que hacer su propia vida, con alguna persona, y Yun Sik no podría hacer nada más que desearle el bien. Pero por el momento, mientras ella se lo permitiese, estaría ahí para cuidarle aunque fuese a su manera. —Es más, diles que ya cumplí mi servicio militar y que fui un cabo e instructor asistente muy respetado. — bromeó, aunque no del todo. Una parte de él gustaba que su hermana presumiera de sus habilidades y logros en la militar, más con hombres que intentaban cortejarla.

Comenzó con su entrada, tomando la sopa con calma y degustando el buen sabor. —¿Cómo está mamá? — dijo, mientras tomaba su vaso de agua y daba un par de sorbos.  —¿Ha mejorado? No me dice mucho en los mensajes.— sabía que era porque la mujer no quería preocuparlo y tampoco que enviara más dinero de lo necesario, pero a Yun Sik nada le costaba. Pero entendía que ella era una madre que se preocupaba, más considerando su anterior situación, y estaba seguro de que ella sospechaba que su trabajo no era tan limpio como él decía.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Park Yun Sik

Volver arriba Ir abajo

por Park Nae Ri el Dom Dic 16, 2018 11:38 pm


Una pequeña mueca se delineó sobre sus labios y se cuestionó ¿qué tan cierto era? Nae Ri lo había intentado en repetidas ocasiones, se empeñó en encontrar un lugar decente para trabajar como cantante pero..., con la demanda que actualmente sufría el medio musical muy pocos eran los que aceptaban darle una oportunidad a esa chica de aspecto delicado pero rebelde, sí, bastaba con expresar su historia para recibir el tipo, "le hablamos luego", llamada que claro, jamás llegaba— me gusta cantar en los bares —soltó con decidía— no es tan malo como te lo imaginas —además, Naeri era una chica que sabía cuidarse sola, desde niña aprendió a lidiar con ebrios, muchos de ellos "amigos" de su padre, aunque claro, ese era otro secreto que debía esconder a su hermano mayor— lo haré, puedes quedarte tranquilo —ambos sabían que no lo haría, ninguno de los estaba acostumbrado a correr a los brazos del otro cuando las dificultades tocaban a su puerta.

— Me ofendes, no es lo único que hablo de ti —fingió sentirse herida por las palabras del mayor— cada vez que un chico se acerca a mi con intenciones poco, puras, le digo que tengo un hermano militar el cual ha ganado muchos reconocimientos por su ferocidad y valentía —aunque parte de sus palabras eran mentiras, debía aceptar que estaba orgullosa de él, por todo lo que había logrado aunque para eso hubiera sacrificado ese laso de hermandad que de niños forjaron— con eso basta para que los pobres salgan corriendo —finalizó con una media sonrisa, al menos de momento no estaba interesada en tener un lío amoroso.

Imitó la acción del mayor y comenzó a disfrutar de cada bocado que llevaba a su boca, no se detuvo hasta aquella pregunta— se ha sentido mejor en los últimos días, al menos ya puedo levantarse sola de la cama pero.., los resultados de los estudios son los mismos, no hay mejoría —confesó amargamente— no estoy segura que, bueno que ella se recupere, no mientras siga viviendo con nuestro padre —no lo odiaba jamás lo haría pero era difícil ignorar ese sentimiento de recelo hacia él,  habían sufrido y todo por culpa de su progenitor.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Park Nae Ri

Volver arriba Ir abajo

por Park Yun Sik el Dom Ene 06, 2019 8:07 am

La sonrisa en su rostro en su rostro fue forzada, pues a pesar de la promesa, conocía bien a su hermana y solo solicitaría su ayuda de ser un caso urgente. Lo malo es que ella solo consideraba algo urgente cuando estaba hasta el fondo del problema. No podía quejarse de ese defecto de la contraria, no cuando él era exactamente igual en ese aspecto. No por nada eran familia.

Pensar que chicos con malas intenciones se acercaban a la menor lograba que una vena saltara en su frente. Él no era el mejor hombre, pero sabía respetar a una mujer y eso lo ponía sobre otras escorias. Estaba aliviado de que al menos ella usaba su nombre y sus cargos en el servicio militar para ahuyentar a esas ratas. —Diles y amenázalos más, no me molesta quedar como el malo si eso te saca de problemas. — era una pena que no podía decir lo que se dedicaba actualmente, porque así seguro dejaban de molestarla en un instante. Lo malo es que otras personas le buscarían para hacerle daño y ni siquiera quería pensar en la decepción de la menor al saber en lo que se dedicaba. —¿Recuerdas cuando golpee a aquel niño que se burló de tus coletas? Así siempre será. — recordar los buenos tiempos le hacía sentirse mejor, a pesar de que con ello se acordaba del hecho de que realmente nada volvería a ser igual.

Escuchar lo mal que su madre seguía provocaba un malestar en su estómago. Se detuvo, dejó la comida de lado y dio un largo trago a su bebida, esperando que la amargura desapareciera…pero no lo hizo. —Le envío dinero para que él y mamá vivan bien…y ¿Él sigue bebiendo? — El dinero que mandaba era suficiente para que ellos vivieran bien, más ahora que su madre estaba algo enferma. No podía creer que el hombre siguiera en ese estado de víctima, ahogando sus penas en alcohol cuando su madre estaba tan mal. Lo peor es que él no podía visitarlos, aunque también sabía que de nada serviría pues el otro quizá ni le escucharía. —Naeri, no quiero tomar medidas drásticas pero, si no mejora…la voy a sacar de ahí. No quería abandonar a nuestro padre así pero, tampoco puedo permitir que mamá empeore. — Era una decisión drástica, y se la comentaba a la menor para saber si estaba de acuerdo o si tenía que buscar alguna otra solución…a fin de cuentas ambos eran la única familia que su madre tenía.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Park Yun Sik

Volver arriba Ir abajo

por Park Nae Ri el Dom Ene 13, 2019 11:16 pm

— Tranquilo, Yunsik —soltó con voz melosa y divertida— soy una chica fuerte que sabe cuidarse sola, siempre fui así de niña —no era un reproche aunque sonara tal cual. Ambos, desde muy niños aprendieron a cuidarse por si solos, aprendieron lo que era el trabajo duro y a cuidar de su enfermiza madre, fue quizá esa imagen de una mujer débil lo que la orilló a convertirse en la contra parte de su progenitora. Naeri era descrita por sus allegados como una chica de carácter fuerte y que jamás daba su brazo a torcer, ahora al estar sentada frente a su hermano entendía un poco más esa personalidad tan poco afeminada que tenía; los genes Park no se podían negar—¿cómo olvidarlo? —expresó con una gran sonrisa sobre sus labios— fue tan divertido verlo sangrar por la nariz, aunque después de eso su madre corrió a culpar a la nuestra de estar educando a unos salvajes —porque mientras el mayor golpeaba al bravucón, ella lo sujetaba para que no escapara.  

Se encogió de hombros ante la pegunta, la respuesta era tan obvia que no había necesidad de responderla— nunca enseñas trucos nuevos a un perro viejo —gruñó entre dientes al recordar lo mal que ellas lo pasaron tras la salida de Yunsik— ¿nunca te lo dijo? Después de que empezaste a mandar dinero él comenzó a invitar a sus amigos a la casa ¿de dónde crees que aprendí a lidiar con hombres ebrios? —no todos eran de buenas intenciones pero eso, era algo que el mayor no debía conocer, por bien suyo y el de su padre— es lo mejor —sus ojos ascendieron hasta encontrarse con los ajenos— olvida a nuestro padre, no deberíamos tenerle consideración, hemos sufrido mucho por su culpa; mamá, tú, yo.., lo mejor para nuestra madre será sacarla de esa casa. Podía llevarla a vivir a mi departamento —aunque eso significaba mas trabajo para ella— porque, dudo que tú puedas atenderla —desconocida cual era el trabajo del mayor pero intuía que lo ocupaba las veinticuatro horas del día.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Park Nae Ri

Volver arriba Ir abajo

por Park Yun Sik el Miér Ene 16, 2019 7:06 am

Sí, Nae Ri ya era una mujer que podía cuidarse sola, pero como hermano mayor él siempre estaría velando por su bienestar, quisiera o no. Al final tendría que hacerlo en silencio y a escondidas, como siempre. Imitó su sonrisa, recordando el caos que se había armado por esa pelea infantil y el escándalo que la madre del bravucón había hecho. —Pero mamá sabía la verdad y por eso no nos metimos en problemas. La señora era quien realmente no sabía cómo educar a sus hijos. — se preguntó que habría sido de esa familia, si el otro se había enderezado o había terminado peor. Claro, Yun Sik no tenía nada que juzgar.

La noticia le cayó como un balde de agua fría y el pesar fue notorio en su mirada. —Madre nunca me dice nada en las cartas. ¿Por qué no me lo dijiste antes? — no era un reclamo, era una simple pregunta. Pero, si Nae Ri no le había dicho nada entonces debía ser por alguna razón, y al final de cuentas eso ya había pasado y no tenía caso explicar. Se pasó la mano por el cabello, analizando la frustrante situación que comprendía su vida familiar. Su hermana tenía razón, tenían que sacarla de ahí y su padre no se merecía ninguna consideración…él los había metido a todos en grandes líos. —El problema aquí es convencerla, no quiero obligarla a dejar la casa. —porque a pesar de todo, seguía respetando sus decisiones aunque fuesen cuestionables. Su madre, junto con la menor, eran su mayor debilidad y Yun no podía luchar contra ellas. —Otra opción es sacar a nuestro padre, pero no creo que ella lo apruebe. Siempre ha tenido un corazón tremendamente blando, y sea como sea, sigue amándolo. —y realmente no entendía cómo y porqué.

—Si quieres llevártela no me opongo, no tendrías que preocuparte por el dinero ni tampoco por cuidarla. Enviaría a alguien para que lo hiciera. — No le dejaría todo el cargo a su hermana, trataría de hacer de esa estancia lo más placentera y ligera para ambas. Porque como Naeri había dicho, Yun Sik no podía llevarla consigo por mucho que así lo quisiera. No podía arriesgarla, no podía sacarla de un infierno para meterla a otro. Juntó las manos frente a sí y siguió observando a la menor con la misma seriedad. —Había pensado en llevarla a una pensión, sé que aún no tiene la edad pero podrían hacerse unos arreglos por su salud. — y claro, con un poco de dinero de por medio dudaba que se negaran a recibirle. Cualquier opción era mucho mejor que dejarla en esa maldita casa, pero ambos tenían que decidir cuál sería la adecuada para convencer a su madre.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Park Yun Sik

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.