fallen angels —ghy.
NOTICIAS
26.11 RCKSTR Entertainment sigue sin aceptar nuevos empleados o idols en sus filas hasta nuevo aviso. ¡Salimos del hiatus!
22.11 Solamente se podrá acceder a METEOR, VYR, KSJ y MYP Entertainment comprando el item “Cuenta especial” ya que permanecen cerradas hasta nuevo aviso.
29.12 ¡Llevamos contigo once meses! Muchas gracias por hacerlo posible y seguir con nosotros día a día. ¡Por muchos meses más!
ADMINISTRATIVAS
APOYO Y PNJ
DICIEMBRE DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
¡HAPPY CHERRY CHRISTMAS EVERYONE!

fallen angels —ghy.

Ir abajo

por Gong Yun Ho el Lun 15 Oct 2018, 21:39
14 de octubre,
fachada de meteor


¿Dónde se había dejado a Hyunjin? Buscaba en los bolsillos de la cazadora, en los tejanos de rodillas rasgadas, pero ¿dónde? De lado a lado, no le aparecía en ninguna parte, y en lugar de aquél, halló en una de sus manos un puñado de panfletos —el nombre de la banda impresos. Estos no eran tan buenos como el mejor amigo, pero de alguna forma se resignó, moviéndose en base a aquellos como si los tomara de la mano y les permitiera dictar dirección. No recordaba el cómo ni el por qué, demasiado borracho como para hacer algo más que no fuera sostenerse el tabique nasal, cuando deseaba mantener el equilibrio, o proferir —sin quererlo— una de aquellas risas entre lo moribundo y lo exuberantemente vivo; pero el cuerpo sí le recordaba —el propósito— y grapaba los pósters a las farolas frente al imponente edificio de Meteor.

Cuando sus pies se rindieron a pisar las líneas de los adoquines, los ojos le hicieron el vertiginoso viaje de la altura y contempló aquella fachada, elegante y seria, y un crac en él —como algo encajando / como algo partiéndose— se preguntó si aquello era todo lo ancho que podía llegar a ser su revolución: un cartel barato frente a su puerta. Las pocas ventanas que restaban alumbradas le devolvieron la mirada y, en los huesos, Yunho sintió el reverberar del juicio: perdedor. No podía provenir de él, no, porque él estaba contento con su pequeña banda, su pequeña casa, sus pequeños logros en su vida pequeña (¿contento? ¿o contentado?). Las comisuras del tonto borracho se habían caído, y es que los ojos —hinchados y rojos, culpa de la índica— se le habían llenado de luces intermitentes y ciudades dormidas y, en la soledad de la calle, había quedado abandonado con el puñado de papeles —y su corazón, como una ruina.

Hizo rodar la pistola de grapas en sus dedos ágiles, pero esta trastabilló tan ebria como él y, cuando echó a andar, lo hizo sin saber a dónde se dirigía —sólo para no caer hacia atrás (al suelo, o a la devastadora tristeza que le caía al final de la madrugada); fue entonces cuando se le apareció, así como un ángel. Los pasos cruzaban el puente imaginario, exhalando la niebla del no saber ni querer (saber), del frío que, a tientas. Se detuvo a pocos de la fémina —que también había detenido los suyos— y el rostro, tan hermoso como si de veras fuera (ángel —o muerte) lo contempló en un indigerible. Yunho le sonrió, porque eso era lo que los borrachos hacían. — ¿Qué estás haciendo aquí? —la pastosa inquisición no atentaba contra ella, en realidad; los ojos le daban una vuelta blanca y suspiraba boca seca. — Agua —pidió, tendiéndole un póster arrugado— o soju.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Gong Yun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Gong Hyo Yeon el Lun 15 Oct 2018, 22:36

Sentada en el pequeño escritorio que le habían asignado, terminaba unos informes para la cúpula de Meteor. Se encontraban trabajando en el concepto de CTRL+, presionada por el mes de promociones que los esperaba. El debut del grupo había dado buenos resultados a la empresa, pero debían seguir trabajando para asegurarse de que la nueva alineación tuviese una acogida sólida en el público. ¿Y no era aquella una apuesta arriesgada? Dos ex-idols en sus miembros. No quería ni imaginarse el tipo de discusiones que habrían tenido entre inversores.  

Suspiró, dando un sorbo a la taza de café, fría, y sostuvo el lapicero con el que trazaba diseños sobre el papel. Las fotos recortadas de los distintos idols la observaban de vuelta, y tras varios intentos frustrados de terminar de definir los conjuntos que llevarían en el próximo plató, cerró el cuaderno, rindiéndose. El reloj marcaba horas demasiado tardías, y por ello se obligó a recoger, deseosa de volver a casa, desnudarse y consentirse con un baño largo. Con gabardina y bolso rojo pendiendo de uno de los hombros, se dispuso a abandonar el edificio, sus pasos elegantes tildándola de mujer y no niña.

La noche cerrada que comenzaba a cernirse sobre la ciudad la puso sobre alerta. Su cabeza se inclinó para despedirse del recepcionista, que le dedicó una sonrisa amable y cansada que parecía pedir a gritos: cierren ya el edificio. En el exterior, buscó en la chaqueta la cajetilla de cigarrillos, y posó el susodicho sobre sus labios para encenderlo prontamente. Sopesó pedir un taxi, reacia a la idea de subir al transporte público, y hubiese seguido caminando de no ser por la figura tambaleante, ebria, que cerca de ella, parecía hallarse en plena misión.

¿Qué estás haciendo aquí?

Le desconcertó la pregunta, dudosa de si debía o no responder —No puedes pegar carteles aquí, esto es una empresa privada —finalizó, una de sus manos rebuscando en el bolso, por si lo necesitase, la navaja y el spray de pimienta.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Gong Hyo Yeon

Volver arriba Ir abajo

por Gong Yun Ho el Jue 25 Oct 2018, 14:25
La manó quedó tendida, sosteniendo el impreso arrugado, y los ojos bajaron con tardanza —como si tomaran las escaleras, en lugar del ascensor— hacia aquél bolso, aquél gesto y aquellos ojos de gata (callejera, le apuntillaba el subconsciente; no cabiendo en él duda de que fuera a propinarle un arañazo). Retrajo el póster, lengua duna en boca desierto, y viró en dirección contraria. Quizás no había oído bien, quizás lo había olvidado ya; o quizás había oído y no había olvidado, y por ese  motivo —el de la rebelión frustrada— apoyaba papel y peso en la misma farola, en intención de colgarlo allá mismo, sobre el que hacía apenas unos minutos había conseguido colocar.

Sostuvo el objeto bajo la barbilla, apretándolo contra el pecho en incómoda postura, así para que la recién liberada mano pudiera rebuscar en uno de sus bolsillos y sacar de allí celo. Enfrascado en su tarea, varios papeles cayeron de su agarre y la endemoniada grapadora se le clavaba en la piel bajo la camiseta, aún los dedos —normalmente diligentes— tanteando, sacudiéndose recortes de celo que se habían adherido a él en lugar de a la superficie. Con mucha frustración, terminó dejando que todo cayera al suelo, dando una patada al aire —en primera instancia dirigida a la grapadora— y sintiendo la simbiosis cuerpo-gravedad jugarle una muy mala pasada.

La espalda aterrizó en caliente y blando: pechos de la rubia, percatándose solo entonces de que aún seguía allí. Su subconsciente permaneció callado aquella vez. Alzó los ojos hacia a ella y le sonrió. — Hey, otra vez nos vemos. —al torcer el torso, cayó al suelo. La barbilla se rasguñó pavimento, llevando la mano allá por el golpe en seco, moviendo la mandíbula de lado a lado para cerciorarse de que aún pudiera hacerlo; se elevó un quejido lastimero, como el de un animalillo, y tristemente hizo el intento de ponerse en pie.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Gong Yun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Gong Hyo Yeon el Lun 05 Nov 2018, 17:22

Sentía que ya había visto todo aquel día. No se molestó ni en preguntar al chico de qué eran aquellos posters, sintiendo ahora su responsabilidad el impedir que, si saliera alguna de las idols de la empresa, aquel borracho no intentaría nada extraño. No se fió de él, percatándose del millar de tatuajes, de la manera en la que se balanceaba y trataba de no perder pie.

Cuando este se alejó de la fachada del edificio, respiró aliviada, soltando ambos navaja y spray de pimienta en el bolso, retomando su camino al coche que la recogería. Pensó en pedir comida a domicilio, demasiado cansada como para ponerse a cocinar al llegar, y mantuvo cierta distancia con el chico, que había comenzado ahora a colocar uno de los posters sobre otro que debía de haber puesto previamente en la misma farola. Ante ello, negó con la cabeza, incapaz de contener el rechazo, sin comprender como alguien podía terminar de manera tan patética en plena calle. ¿Era quizá una mala noche? ¿Una excepción? Si el chico tenía esperanzas de que lo contratasen en Meteor, con aquella actuación solo estaba disminuyéndose las oportunidades de entrar. Maldijo. —Eh —lo llamó, planteándose el llamar a la policía para que lo llevase a casa, a bien de que parase de hacer el ridículo. — Vas a conseguir que te echen y te prohiban la entrada.

Cometió el error de acercarse, sintiendo que le sonaba de algo pero sin lograr ubicar el porqué. ¿En qué momento se había cruzado ella con semejante personaje? Chasqueó la lengua, más molesta por no poder recordar que por el acto de los carteles en sí. —¿No te espera nadie en casa? —inquirió, pero entonces se tambaleó el muchacho, cayendo sobre ella y arrastrándola al suelo en el proceso. ¿Era todo un acto acaso? ¿Había tratado de hacer que se confiase...? La saludó el pavimento frío, magullándose una de las manos. El peso del cuerpo ajeno hizo que se tensase, buscando a toda velocidad el spray que guardaba en el bolso. Se apartó, brusca, apretando la parte superior de la lata, y se zafó del cuerpo ajeno, alejándose de ahí, a traspiés, corriendo sobre la acera lo que le permitieron los tacones. El conductor salía del taxi donde esperaba, visiblemente alarmado por la situación, pero ella negó rápidamente. —Entre dentro, entre, ya. —sin atreverse a volver o dar voz de alarma. No quería ser una de aquellas damiselas en apuros que necesitaban de la intervención de nadie. Sentada en el coche, respiró, guardando el spray, alcanzando a ver al otro frotándose los ojos. ¿Acaso...? Recordó a aquel primo suyo, Yunho, antes de desechar la posibilidad. Ni en un millón de años.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Gong Hyo Yeon

Volver arriba Ir abajo

por Gong Yun Ho el Lun 10 Dic 2018, 20:09
Lo último que esperaba aquél ebrio y patético Yunho, al alzar la mirada, era que la vista de la rubia tirada a su lado lo rociara con spray pimienta. Mierda, ni que fuera un puto oso. El escozor era tal que no pudo evitar chillar, dejándose caer sin fuerza en el suelo y refregándose los ojos con los puños; el campo de visión, oscuro al tenerlos cerrados, estaba lleno de ondas y puntos rojos, que se hicieron más intensos al abrir los párpados.

Voy a quedarme ciego, pensó, preso del pánico. Se incorporó a tientas, pestañeando con los ojos bien abiertos, queriendo recuperar la vista y averiguar qué era el bulto a su derecha, pero seguía sin ser capaz de distinguir nada. Las manos se le habían llenado del color pesadillesco del spray y la borrachera, parecía, se le había cortado de un simple tajo. Cuando todo dejó de darle vueltas al fin, divisó a Hyunjin caminando en diagonal, bajando la calle, y más allá un taxi que marchaba. — Zorra loca. —escupió, palpándose con más cuidado los ojos llorosos.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Gong Yun Ho

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.