crushin' —kkw.
NOTICIAS
26.11 RCKSTR Entertainment sigue sin aceptar nuevos empleados o idols en sus filas hasta nuevo aviso. ¡Salimos del hiatus!
22.11 Solamente se podrá acceder a METEOR, VYR, KSJ y MYP Entertainment comprando el item “Cuenta especial” ya que permanecen cerradas hasta nuevo aviso.
29.12 ¡Llevamos contigo once meses! Muchas gracias por hacerlo posible y seguir con nosotros día a día. ¡Por muchos meses más!
ADMINISTRATIVAS
APOYO Y PNJ
DICIEMBRE DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
¡HAPPY CHERRY CHRISTMAS EVERYONE!

crushin' —kkw.

Ir abajo

por Chae Eun Bi el Mar 06 Nov 2018, 00:36
( 27.10 @ 21h )


— ¿Se te ha asentado ya el corazón? —preguntó la abuela. Sus manos rugosas pasaban con gentileza sobre las hebras, cabeza echada sobre el cómodo cojín —el del anticuado estampado de flores— en su regazo. Los ojos de Eunbi habían estado fijos en la pantalla, concurso de preguntas, pero no había prestado atención realmente y la mujer la había dejado estar, calmándola sin hacer preguntas, mimándola como cuando era tan menuda que cabía echada en el sofá sin doblar las rodillas.  Se habían desinflado las mejillas y en estas solo quedaba un muy leve tono rosáceo. — Mm. —asintió, aún no muy segura de si podría contener las lágrimas de verse en la obligación de hablar.

Se reclinó poco a poco, y la abuela le sonrió al propiciarle una última caricia a su cabello lacio. Mirándola era cuando Eunbi la añoraba más; los momentos de completa lucidez, como aquél, se iban haciendo más escasos. — Entonces, dime, ¿qué te apetece cenar? —Negó con la cabeza e incluso abrió la boca para protestar, pues era capaz de hacerlo, pero la abuela se puso en pie, remangándose con determinación, y comenzó a farfullar los mil y un platos que era capaz de hacer. Desde el sofá, siguió con incredulidad el recorrido veloz y se preguntó, con cierta tristeza, si recordaría su plato favorito.

( @ 23h )


Por fin había terminado las labores y, tras lavarse, se puso el pijama y se sentó en el borde de la cama, cepillándose el cabello para desenredarlo. Dejaba el cepillo en la mesilla cuando oyó el tintineo, su tintineo. Eran las campanitas atadas a la cuerda que, de ventana a ventana, había resistido lluvias y vientos; aquellas que hacían sonar al sostener la taza al otro extremo, advirtiendo al contrario de su necesidad por comunicar un mensaje. En la cama, aún, Eunbi contempló la ventana y la taza —pintada por ella misma— en su alféizar, y el corazón se le hundió pesado en el pecho, como nunca antes lo había sentido.

Metió los pies descalzos bajo las sábanas y tiró de estas, cubriéndose hasta la barbilla. Apagó la lamparita de un tirón y su habitación quedó a oscuras. En la cristalera, se reflejaba la luz de la habitación de Kiki. Le dio la espalda, cubriéndose el rostro con las mantas y cerrando los ojos con fuerza.


( 29.10 @ 7h )


Frotaba sus dientes con rapidez y, contemplándose en el espejo, se infundaba valor y ánimos para encarar al muchacho que, bien sabía, más temprano que tarde encontraría. Habían pasado ya dos días y tampoco había sucedido nada tan malo, ¿o sí? De hecho, no había sucedido nada: solo siete minutos en un armario, un tonto juego, ¡ya está! Pero, ¿qué era lo que la ponía tan nerviosa? Era cierto lo que le había dicho a una de las chicas, por kakao —que no se habían besado—, pero era lo que no le había contado lo que la había estado inquietando, haciéndola sonrojarse a cada instante en el que lo recordaba. Escupiendo la pasta de dientes en la pica, enjuagándose los restos con el agua helada, secó la boca con la toalla y se miró una última vez en el espejo, reafirmándose al alzar un puño a la altura de su barbilla y susurrar, para sí:— Fighting.

La mochila daba brincos en su espalda (pues llevaba varias horas despierta —arreglando todo lo de la casa— y no quedaba en ella ya morriña), saliendo de la casa con tanta energía como de costumbre. Como si no hubiera transcurrido un día y algo más de completo silencio. Kiwoon estaba en la puerta, una posibilidad que había previsto y, aunque el corazón se le aceleró por el recuerdo, cerró la verja blanca tras ella con una sonrisa de fingida normalidad. — ¡Buenos días! —lo saludó con un respingo.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



Am I the sun inside me?

avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Chae Eun Bi

Volver arriba Ir abajo

por Kim Ki Woon el Sáb 10 Nov 2018, 02:50
( 27.10 @ 23h )

Contempló por última vez la ventana de su amiga, la luz apagándose y la clara respuesta: vete. Olvídalo. Eunbi no quería hablarle y se lo hacía saber con poca delicadeza. Más no insistió aunque se moría de ganas por coger el teléfono y enviarle mensajes. Se preguntaba entonces si los leería, si sonreiría y finalmente saldría a su encuentro en la ventana, o simplemente lo volvería a ignorar. Preso de los temores, incertidumbres e inseguridades propias de un chiquillo de diecisiete años, prefirió no actuar y quedarse quieto en su cama, abrazando sus piernas. Apoyó el mentón sobre las rodillas y contempló las cortinas de su habitación moverse con el viento.

No fue hasta que escuchó los pasos de alguien entrando a su habitación, encontrándose con la figura menuda de su hermano menor con el pijama mojado. Key le miró y respiró hondo. Sin decir nada, se levantó y lo cogió de la mano, siendo sumamente silencioso para no despertar a sus padres. – está sucediendo con menos frecuencia, tranquilo – apretó su mano con suavidad y le dedicó una sonrisa, enfocando ahora su atención y pensamientos únicamente al más pequeño de la familia.

( 29.10 @ 7h )

Tostada en la boca, libros bajo el brazo, mochila en la mano. Salió algo apresurado y tras cerrar el portón principal, se encontró con Eunbi, quedándose unos segundos tildado. ¿Alo? ¿Alguien ahí? Te está saludando. Terminó de meter sus libros con prisa, colgar la mochila al hombro y cogió finalmente la tostada en su mano. – Buen día – saludó finalmente, con las mejillas algo rojas. – ¿vas a clases?duh. Uniforme, mochilas, ¿a dónde más? – quiero decir, ¿vamos juntos? – tragó saliva, sintiéndose demasiado tonto al querer actuar de forma normal y casual, pues le estaba saliendo pésimo.

Caminaron juntos en silencio hasta la parada del autobús y se subieron al ya abarrotado transporte, haciéndose lugar entre las personas que iban a trabajar o estudiar. Evitó mirarla, porque nuevamente compartían un espacio reducido y el vaivén del autobús no ayudaba en lo más mínimo cuando sus cuerpos chocaban suavemente sin querer.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kim Ki Woon

Volver arriba Ir abajo

por Chae Eun Bi el Mar 04 Dic 2018, 09:05
¡Buenos días! —repitió de nuevo, sin pensarlo, en el tono exacto al de su pareja de periquitos. Despegó de él los ojos, demasiado nerviosa como para sostenerle la mirada y balanceando su peso de las puntas de los pies a los talones, en un vaivén inquieto. La pregunta era obvia, pero Eunbi asintió con ganas de todas formas, tan desesperada por volver a su relación normal como el propio Kiki. — Sí. —y después otra vez:— Sí. —Echaron a andar hacia la parada, un camino que habían trazado en infinidad de veces y en ninguna lo habían hecho en absoluto silencio, como entonces. En tantas ocasiones pensó en desearle buen provecho con su tostada, que para cuando se atrevió, se dio cuenta de que ya era totalmente absurdo. El conductor detuvo el autobús al verlos y les dedicó una sonrisa, bajo su espeso bigote, que Eunbi le correspondió para proseguir con la rutina.

Guardaba su tarjeta cuando se percató de lo atestado que estaba el vehículo, viéndose obligada a permanecer de pie entre los empresarios altos, los trabajadores corpulentos y las madres que, de la mano, acompañaban a sus hijos a los colegios. Eunbi no halló nada a lo que agarrarse, así que abrió los pies en paralelo —para mantener mejor el equilibrio— y resistió al vaivén del autobús, conteniendo la respiración ante la cercanía y fijando los ojos en las zapatillas, como si fueran la cosa más interesante del mundo. — No aprendí a atarme los cordones hasta los diez. —confesó de pronto, en un arrebato de pánico, para hundirse otra vez en el mutismo. Al final, cuando ella dio un paso para avanzar hacia las puertas y el autobús frenó en la parada, su cuerpo se chocó con el de Kiwoon y, en los brazos del muchacho, Eunbi no tardó en dar un salto hacia atrás como un gato bufado. Se sacudió su uniforme amarillo, alisándoselo. — Ahhh, p-perdón... —estaba colorada como un tomate— ¿Permiso? —esto lo dirigió hacia los adultos, que hicieron lo que buenamente pudieron para abrirles el paso. La chica tanteó con los dedos tras ella, alcanzando a la manga de Kiki para aferrarlo por esta y no dejarlo atrás —no se atrevía a sujetar su mano.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



Am I the sun inside me?

avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Chae Eun Bi

Volver arriba Ir abajo

por Kim Ki Woon el Sáb 08 Dic 2018, 15:29
Llegó a sujetarla con su mano, sosteniendo su brazo para que no cayera y luego asintió en silencio con la cabeza ante sus disculpas, sin darle real importancia, siguiéndola cuando ella tiró de la manga de su uniforme para avanzar más atrás, donde había más espacio para ambos y aprovechó a sacar un libro de inglés. Con una mano lo sostuvo, y la otra la alzó para sostenerse de uno de los barrales del autobús para equilibrarse. Su estrategia consistía en concentrarse en el texto y repasar para su último examen de esa semana y lo logró de forma bastante digna.

Dio vuelta una de las páginas con su dedo y alzó la vista de vez en cuando para asegurarse de no pasarse de parada, aunque Eunbi probablemente iba mucho más atenta que él. Es decir, ella genuinamente no tenía nada por qué distraerse, y él si. Muchas.

Los minutos corrieron y finalmente llegaron a destino, bajando juntos en la estación próxima a su escuela. Como todas las mañanas, un grupo de fans de varios grupos se acumulaba en la entrada, aguardando a por sus idols, debido a que era de conocimiento público que muchos integrantes de grupos estudiaban allí. A Kiki nadie lo aguardaba, al menos aún nunca le sucedió por lo que pasó nuevamente el umbral con total normalidad y sin interrupciones. – ¿Quieres que nos juntemos luego del almuerzo en la biblioteca a estudiar para inglés? – le preguntó repentinamente, para intentar romper el hielo de alguna forma y hacerle saber que todo estaba bien entre ellos a pesar de...
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kim Ki Woon

Volver arriba Ir abajo

por Chae Eun Bi el Dom 09 Dic 2018, 01:15
Eunbi, a diferencia de Kiki, se sintió incapaz de sacar ningún libro para repasar. Aún se sentía nerviosa y torpe, y su cabeza funcionaba a toda velocidad, acumulándose decenas de preguntas y posibilidades. Entretuvo los dedos en los flecos que salían de su bufanda, y puso la vista —a medias la atención— en los ventanales, deseando llegar rápidamente a SOPA. Cuando la escuela finalmente se divisó, Eunbi se tensó y buscó a Kiki con la mirada. — ¡Es esta! —anunció, una octava más alto de lo habitual, para hacerse oír sobre el motor. Bajó de un salto cuando las puertas se abrieron, ambos muchachos los únicos que bajaron allí, encontrándose con una multitud de fans entre el ir y venir de estudiantes y profesores.

Eunbi miró a aquellos con curiosidad, pancartas y cantos, y se preguntó a quién estarían esperando. Miró a su amigo, aunque este pasó sin interrupción y ella profirió un tonto suspiro de alivio —a sabiendas de que algún día sí lo aguardarían, y si tenía suerte, también habría quién esperara por ella. Se había quedado algo rezagada, así que se apresuró hasta caminar junto a Kiki. — ¿Ah? Ahh, sí, por mí está bien. —coincidió, sonriéndole con ojos de media luna. En realidad, Eunbi era muy buena estudiante y no necesitaba en demasía repasos (todo estudiado desde casa), pero siempre se unía al estudio de los demás; aquella vez, no podía decir que no, sabiendo que era un encuentro casi decisivo para asegurarse de que su amistad seguía estando bien, que lo que había ocurrido en aquella fiesta había sido algo aislado y tonto que no se repetiría más...

Cuando lo miró, se aseguró de hacerlo con ojos de amiga, pues eso era para él. Sacó la bufanda de su cuello, innecesaria en el interior del edificio. — ¡Nos vemos luego! —lo despidió, uniéndose a otras dos chicas de su edad, con las que entró al aula.


( almuerzo )

Pulcro su alfabeto occidental, esmerándose en escribir correctamente el vocabulario de inglés. La biblioteca estaba tan silenciosa, que podía oír el sonido de los bolígrafos sobre las libretas. Tomó el envase de banana milk que descansaba a su izquierda y dio un sorbito, dulce, antes de volver a llevar la vista al libro. Los orbes oscuros se movieron de sus manos a las del varón, y después al rostro concentrado. Aún se pregunta el motivo (por el que no la había besado / por el que ella había querido que la besara). El corazón se le aceleró cuando, a su izquierda, oyó a dos chicas chismorreando "¿están saliendo?" "dicen que empezaron después de lo de la fiesta" "¿en serio? no creo que queden bien juntos, ¿sabes? ella ni si quiera es guapa y él" "es un idol. ¿verdad? yo pienso lo mismo". Eunbi agachó la cabeza, más impotente que ruborizada, la tinta quedando más espesa sobre su cuaderno.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



Am I the sun inside me?

avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Chae Eun Bi

Volver arriba Ir abajo

por Kim Ki Woon Ayer a las 05:11
Los ojos de Key iban de su cuaderno al teléfono, buscando de vez en cuando algo de vocabulario que desconocía, pero en líneas generales, estaba resolviendo el cuadernillo de ejercicios sin mayor dificultad. Intuía que le iría bien en el examen y de nada serviría seguir repasando para absorber algo más y por dicho motivo, terminó haciendo a un lado los libros de inglés, intercambiándolos por unos de historia del arte, que es donde se podría decir que quizás estaba un poco más atrasado y con algunos problemas ya que no había llegado con las entregas que debería haber hecho la semana anterior. Por suerte, el profesor (sabiendo de sus actividades extra) le dio una semana más, junto a otros compañeros en mismas condiciones que él.

Observó de reojo a Eunbi que seguía sumida en sus cosas y regresó a lo suyo. Sin embargo, le fue difícil ignorar los susurros de sus compañeras de clase. Estaban hablando de ellos dos, con total obviedad y sin escrúpulos. Dio una bocanada de aire y fingió no escucharlas, aunque se sintiera terriblemente incómodo con toda esa situación. No sólo por el simple hecho de escucharlo, sino porque le generó preocupación. ¿Qué tan problemático podría ser para él y su grupo si rumores como aquellos comenzaban a esparcir?

Trató de restarle importancia, de serenarse y hacer el tonto, como si nada hubiera pasado hasta que escuchó el "click" del sonido de una cámara de algún teléfono, haciéndole levantar la vista con expresión seria hacia ellas. Y aparentemente lo notaron, porque lo contemplaron y se hizo un silencio sepulcral. Una de ellas agachó la vista y la otra la tomó del brazo, instándola a irse. Key las contempló fijamente con la mirada, no sabiendo si detenerlas o no, preguntarles por qué habían tomado esa foto y repentinamente la culpa lo embargó. ¿Y si hacía quedar mal a todo el grupo? No. No tiene sentido, ella es...Mi amiga. Siempre lo fue.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kim Ki Woon

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.