the Queendom and the Kingdom | Akira
Seúl, Corea del Sur | Invierno, Enero 2019
¡Bienvenido a Seúl! Como puedes ver, estamos en invierno y las temperaturas pueden bajar bastante, ¡abrígate bien y recuerda no resfriarte! Aprovecha durante esta temporada para refugiarte en sitios cálidos, tomarte un buen chocolate y ponerte al día con tus conocidos.
15/01 Mini-anuncio 2.0
08/01 Mini-anuncio 1.0
05/01 Anuncio 1.0
29/12 ¡Un año en línea!
Últimos temas
» ¡Cuidado con el perro! — ZWL
por Min Hong Ki Ayer a las 11:57 pm

» tender love [fb] – jhs
por Chen Cheng Ayer a las 11:36 pm

» The Hunger Games — YNS
por Yoon Nam Suk Ayer a las 10:56 pm

» "Home" Kei (FB)
por Kirishima Kei Ayer a las 7:05 pm

» マイルドヤンキー [Soft Yankees] • LJS
por Kirishima Kei Ayer a las 7:05 pm

» the need to bleed - KHJ
por Kwon Hyun Jae Ayer a las 3:31 pm

» Try this - Byungsoo.
por Jaisai Bhuvanat Ayer a las 3:00 pm

» a new plan — JB
por Jaisai Bhuvanat Ayer a las 2:48 pm

» Baby don't stop - GBS
por Jaisai Bhuvanat Ayer a las 2:41 pm

» move like i like it — KEY
por Kim Eun Yong Ayer a las 2:22 pm

» A sweet escape — KEY
por Kim Eun Yong Ayer a las 2:17 pm

» thanks you are here — KEY
por Kim Eun Yong Ayer a las 1:31 pm

» a pending conversation - GBS
por Gong Byung Soo Ayer a las 1:15 pm

» give me attention — SSH
por Kimura Shōhei Ayer a las 12:07 pm

» a new member — SSH
por Kimura Shōhei Ayer a las 11:53 am

» keeper ― KS
por Kimura Shōhei Ayer a las 11:37 am

» we win or we die, better know as we fucked up. — SSH.
por Kimura Shōhei Ayer a las 11:22 am

» runway – luke
por Im Seo Joon Ayer a las 10:41 am

» night vision — yjl
por Kim Tae Goo Ayer a las 5:23 am

» It's Me, Mario! — Oh Joo Hyun
por Oh Joo Hyun Ayer a las 4:21 am


the Queendom and the Kingdom | Akira

Ir abajo

por Kun Hee Jeong el Vie Nov 09, 2018 12:24 am
─08.Nov.2018─

¿Cómo pudo convencerse de esa estúpida reunión de estudiantes de secundaria? Era por demás estúpida, toda una generación reunida solo para sobrellevar el morbo de quien había fracasado y cuantos habían engordados hasta parecer cerdos.  ¿Quiénes se casaron y tenían hijos? ¿Cuántos eran fracasados hasta la medula? Al menos el tema le parecía algo de motivante, un baile de máscaras, al más estilo Jane Austin o Cendrillon. Tan desanimado como siempre terminó accediendo de mala gana a que su madre hiciera los arreglos de su traje, así que pasó toda la tarde de dos días antes de la celebración viéndola ir de un lado a otro con telas, tijeras y gises. Al parecer había desarrollado una habilidad en esos años para la costura y no solo para el dibujo.

Se miró en el espejo y no evito reír por lo estúpido que lucia ─Madre, es obvio que soy yo─ resopló, tratando de rendirse una vez más de asistir, pero un golpe en el pecho lo hizo doblarse y borrar su negativa. También borró la sonrisa de labios de su padre y su primo quienes manchados por harina comían a la mesa ─Me siento como una versión estúpida de Clark Kent, con lentes y sin lentes ¿sabías que siempre fue mi superhéroe más odiado?─ su madre asintió contándole una anécdota de cómo se dio cuenta.  Eso le quitó todas las palabras de la boca ¿su madre lo amaba a esa profundidad? Era un verdadero bastardo sintiendo vergüenza de ella todos esos años.

Cuando el traje estuvo listo le abrazó por la espalda, besando su coronilla. Agradeciendo el esfuerzo, era la primera vez que lo hacía en 28 años. Así, llegándose el día siguiente su primo se encargaba de acercarlo a la casa donde se haría la fiesta, obviamente la de uno de sus compañeros con más dinero en su época de estudiante. Al parecer seguía siendo un bastardo. Acomodó su traje y su antifaz entregado la invitación en la puerta de entrada, todo era tan elegante allí dentro. Al menos 100 personas bailaban y hablaban en voz alta. Se acercó rápidamente a una esquina, siempre los odio a todos ¿Qué haría si sus amigos llevaban elaborados antifaces?
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kun Hee Jeong

Volver arriba Ir abajo

por Kouyou Akira el Lun Nov 12, 2018 2:10 am
— No —fue la primera palabra que brotó de sus labios cuando alentada por la curiosidad respondió la llamada de aquel número desconocido. Una antigua amiga del colegio quien tras enterarse del regreso de la Japonesa al país que la vio crecer no dudó en invitarla a la reunión que se llevaría a cabo en unos días, en honor a su generación. No iba a mentir, la curiosidad la atacó por breves segundos, haciéndola dudar, pero tras recordar su breve encuentro con Hee Jeong declinó la oferta, sin embargo, olvidó que la terquedad era el rasgo más sobresaliente de su ex compañera quien logró (con mucho esfuerzo) el tan deseado sí. Acordaron verse con antelación para comprar los vestidos que llevarían esa noche.

El tiempo corrió rápido, cuando menos lo pensó, ya se encontraba frente al espejo de su habitación luciendo un vestido de color azul con bordados delicados que le recordaban a la cola de un pavor real, el concepto de su atuendo era ese “ahora soy un ave”, bufó tras encontrar irónico su comentario y se preguntó en que momento la alegré Akira desapareció para dar paso a esa mujer amargada que sólo deseaba pasar las horas tocando el piano encerrada en su habitación.
Dejó ir los pensamientos negativos y se plantó disfrutar de la fiesta, después de todo ¿qué de malo había reencontrarse con sus compañeros? ¿Acaso no disfrutó con ellos? ¿No habían sido los protagonistas de diversas aventuras juntos? Soltó un largo suspiro y terminó de arreglarse, cuando finalmente estuvo lista y después de asegurarse de que su madre estaría cómoda se despidió de ella con un beso en la mejilla.

No tardó mucho en llegar al lugar marcado en la invitación misma que entregó en la puerta al hombre de traje elegante. Buscó con la mirada a su amiga, la misma que había elegido ese vestido para ella, siempre tuvo un buen gusto, quizá por eso ahora era reconocida como una de las mejores criticas dentro de la industria de la moda. La encontró diez minutos después, rodeada por aquel grupo que en su juventud fueron conocidos como los populares. Akira jamás se llevó mal con ellos, incluso era invitada a sus alocadas fiestas pero la japonesa siempre se inclinó por Hee Jong. Se sentó a la mesa con ellos y mientras devoraba las copas que le ofrecían fingía interés por su monótona vida de casados “oh sí, gran idea el venir”.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kouyou Akira

Volver arriba Ir abajo

por Kun Hee Jeong el Lun Nov 19, 2018 12:02 am
Su grupo de amigos lo encontrarón enseguida, saltaron a su espalda haciéndolo tambalear y gruñir un poco como si fuera un gran oso, mismo apodo que se había ganado en su juventud. Llegaron tras ese trió de insoportable tres chicas, reconoció sin bromas a dos de ellas y abrió los ojos ─¿Lucy? ¿Qué carajos paso aquí?─ Miró a uno de sus amigos quien tomó de la mano a la chica más guapar de la generación ─Hijo la gran... te casaste con Lucy─ se ganó un golpe bien dado en el pecho; su amiga se retiró el antifaz, fue cuando notó su estómago un poco abultado, abrió la boca y soltó una risa divertida ─¿Estás embarazada? ¿Te casaste con Lucy y la embarazaste? ¿A quién diablos le vendiste tu alma monstruo?─ eso se ganó una risa del grupo, misma que aumentó cuando la mujer dijo en voz baja y avergonzada «No es tan malo cuando cierro los ojos»

Se fueron a sentar a una mesa apartada, todos los recuerdos de la adolescencia volvieron a él, a las aventuras que vivió con esos tres tontos y una de las chicas que ahora se colgaba de su brazo pidiéndole que le describiera de manera explícita como era trabajar para Kei Ahn. Su modelo de persona la misma mujer para quien trabajaba. No hacía falta describirles su vida ahora, todos la conocían así que se concentró en ponerse al corriente con la vida de ellos. No habían tenido tanto éxito en la vida como Lucy o Kun Hee ─¿Dónde está Aki-chan?─ dejó la copa de vino en la mesa lanzando una mirada de odio al que preguntó ─No lo sé─ todos notaron su cambio de humor, de ser humanos normales cambiarían de tema, pero ellos eran SUS MEJORES AMIGOS. ─Creo que está con el grupo de Moon Chul, la vi llegar pero no me reconoció.

No le extrañó. Moon Chul y sus amigos tenían un gran poder adquisitivo, en cambio ellos eran “los perdedores” de King región corea. ¿Quién los elegiría sobre los de las vidas perfectas?─ Sintió la mano de Lucy tocar su mano, y encontró una sonrisa cálida pero discreta. ─Te vez bien Hee Jeong─ le respondió con voz llena de aire que ella también, el embarazo la hacía lucir 1000 veces mejor, los otros cuatro discutían sobre cualquier tontería, se notaba que tenían mucho sin verse ─Debes estar sedienta. ¿Quiénes que traiga agua o jugo?─ tras el leve asentimiento se puso de pie, era la oportunidad para desaparecer, pero no esperaba encontrarse con Akira ¿como no reconocerla? ─Lo siento.
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kun Hee Jeong

Volver arriba Ir abajo

por Kouyou Akira el Vie Nov 23, 2018 4:17 am
No supo en que momento sus pensamientos dejaron la realidad para retroceder en el tiempo, ubicandola en su pasado, a su época de juventud, misma que con tanto empeño deseaba olvidar y no por encontrarla desdichada, era todo lo contrario. Fue el momento donde experimento la plena felicidad, encontraba en cada detalle una razón para sonreír, vivió sumergida en esa burbuja rosa que todo pintaba de increíble; sus amigos, su madre pero sobre todo él, podía jurar que no encontraría a un chico que le hiciera sentir tan segura como en su momento lo hizo Hee Jeong, quizá por eso la japonesa buscaba cualquier excusa para pegarse a él, por eso dejaba de lado la invitación de unirse a los populares con tal de pasar más tiempo al lado de su amigo, porque el tiempo que compartían cuando llegaban a casa era poco para ella; siempre fue una necesidad, necesitaba de su presencia, su aroma…., de su sonrisa. Y ese fue el motivo por el cual Akira decidió encerrar en una caja de recuerdos su pasado, le dolía saber, que ahora, en su vida como adulta no era capaz de tener ni la mitad de esos momentos y quizá jamás los recuperaría ¿la razón? Lo había abandonado cuando mas la necesito, debía pagar por su pecado.

Fue justamente la mención de ese nombre que la devolvió a la realidad, recordando de inmediato dónde y con quien estaba─ perdona, no te escuche ─se disculpó usando la voz más fingida que encontró─ Heejeong, estamos hablando de él ¿acaso ya no son amigos? ─una punzada dolorosa y profunda se enterró sobre su pecho al responder mentalmente aquella pregunta “no”, increíble era conocer el poder de una simple palabra─ perdimos el contacto cuando me mudé a América ─intentó no indagar mas en el tema, pero sus excompañeros parecían empeñados en sacarle la información que deseaban ¿motivo? Morbo puro y siniestro─ vaya, que triste, yo pensé que a estas alturas ya estarían casados y con hijos, despedían hormonas cuando estaban juntos ─fingidamente se unió a la risa colectiva que se desató─ ¿eso significa que tengo una oportunidad? ¿lo han visto? Ya no es el rarito del colegio ─dio un necesitado sorbo a su copa de vino, si aquella conversación seguía girando entorno al modelo Akira amanecería tras la rejas, estaba segura de ello─ yo.., necesito un poco de aire, creo que esa ultima copa me afectó ─se disculpó usando su tono cortes y sereno.

Sin esperar una respuesta se levantó y desapareció entre las mesas y música, necesitaba con desesperación un respiro─ estúpida Moon Chul, tú y tu grupito se… ─a segundos estuvo de comenzar a maldecir en japonés pero fue interrumpida por un golpe sobre su hombro, aquel inesperado contacto puso a prueba su equilibro, afortunadamente logró mantener su cuerpo y dignidad de pie─ está bien, fue mi culpa por… ─sus palabras quedaron a mitad de camino, bastó con elevar su mirada para encontrarse con el culpable de su arranque de celos─ no, ahora que lo pienso no me nace disculparte, al menos que me invites una copa, la necesito ─demandó con voz dulce, casi coqueta.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kouyou Akira

Volver arriba Ir abajo

por Kun Hee Jeong el Miér Nov 28, 2018 5:07 am
Alzó una ceja, asegurándose que fuera lo suficientemente alto para que incluso el antifaz no la cubriera. De ser otra persona hubiera soltado con la misma arena la palabra «Piérdete princesa y deja de joder» pero tratándose de Akira le daba curiosidad saber la razón por la que necesitaba “urgentemente” ese trago. Su voz tan suave y diferente a cuando habló con él la última vez, le dolió profundamente, quizá Akira no sabía que detrás de ese bien realizado antifaz estaba Kun Hee Jeong, su Hiroki, que se asomaba entre los escombros de su pasado, dudoso pero inquieto. Ver a los chicos le hizo darse cuenta que nunca recuperaría ese tiempo valioso, cuando no le importaba cuidarse, cuando la música le llenaba inocente y desinteresadamente.

«¿Cuándo eras feliz?» la oleada de escalofríos no tuvo piedad con él. “Quizá”

Lanzó un suspiró señalando con las manos el camino hacia la larga mesa llena de copas ya preparadas para los invitados ─Creo que aquella mesa es basta, sírvete, todas las que quieras, son gratis─ Eso le quitaba toda la elegancia a su reunión. Aún a pesar de sus palabras tomo sin titubear la mano de la pianista, y la guio hasta dicho lugar, a veces repleto, en ese momento vació. Nunca fue un hombre que dudara de sus propias decisiones, incluso en el pasado sostuvo orgulloso cada uno de sus comentarios. Akira quería jugar a coquetear, él se uniría gustoso.

─¿Puedo preguntar por qué la necesitas tanto?─ hecho un vistazo hacia afuera, donde distinguió la mesa de sus compañeros, y miró al otro lado donde Moon Chul miraba en su dirección. Se sintió realmente incómodo y regresó su vista a ella.  ─No me malinterpretes, amaría verte ebria y bailando encima de las mesas, pero no está de mal compartir los males─ Tomo otra copa, olvidándose que debía llevar un jugo a la mesa, aunque de no ser por Akira ya estaría abordando un taxi a casa ─Después de todo, que reunión más aburrida─ se atrevió a decir, bebiendo de una el contenido de su copa. Regreso su vista hacia ella, deleitándose con el talle delgado y elegante, con la forma en que ese pedazo de tela ceñía sus curvas delicadas.

La idea de arrancarle aquel trapo le supo exquisita, pero salvaje; quedó sediento ─Entonces… ¿me has disculpado o necesito hacer más méritos?─ susurró, acercándose a ella, siguiendo con el tira y afloja de egos. Cuanto la extraño, pensó que podría vivir perfectamente sin ella, pero ni bien saber que estaba de nuevo cerca ¿Por qué no podía sacarla de su cabeza?
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kun Hee Jeong

Volver arriba Ir abajo

por Kouyou Akira el Lun Dic 03, 2018 3:34 am

El breve silencio que los envolvió le hizo dudar ¿había sido acertado actuar de esa manera? ¿Acaso se confundió de persona? No, eso era imposible, no importaba cuantos años pasaran, o sí el hombre frente a ella fuera delgado o robusto, si su cabello estuviera teñido o conservara ese color oscuro que tanto le encantaba, incluso detrás de un antifaz como ese era capaz de reconocerlo; su voz, su aroma, pero sobre todo la manera en que la hacía sentir, sólo él era capaz de acelerar su corazón, el único que lograba disipar todos sus miedos y hacerla experimentar lo que era la paz, la seguridad, a su lado siempre se sintió segura, y justo era así como se sentía. Por eso no había lugar para la duda, era él,  el sujeto detrás de ese elegante traje y audaz antifaz era su amado Kun Hee Jeong, su Hiroki.

La verdadera pregunta era ¿él la había reconocido? esperaba que sí, de lo contrario se sentiría profundamente decepcionada.

Bufó al escuchar la respuesta ajena, y sin pensarlo chasqueó la lengua al mismo tiempo que negaba con la cabeza— ¿eres así de atento con todas las damas? ¿o soy un caso especial? porque sí esa es tu reacción a una insinuación, entonces, no debes de tener mucho suerte cuando se trata de mujeres —cuestionó con ese tono juguetón en su voz, sin embargo, se dejó arrastrar por él, disfrutando de ese breve contacto de pieles. Al llegar a la mesa tardó en elegir una bebida, al final se decidió por una de color azul, las bebidas coloridas siempre eran peligrosas pero poco le importó, sí el club de los populares "descerebrados", querían un espectáculo con gusto se los daría.
Por esa razón imitó la acción de su compañero, bebió de un sólo golpe la bebida, esa acción le dejó sabor un sabor amargo— esto es puro alcohol —en definitiva no volvería a tomar esa copa con liquido azul— lamento romper tu fantasía pero, no soy de las que se embriaga y termina bailando sobre una mesa; soy del tipo que se queda dormida en el baño —susurró con toque divertido antes de tomar otra copa y beber con cuidado su misterioso liquido— por eso mismo, está reunión es demasiado aburrida, creo que hemos caído en una trampa —le susurró como si aquello debiera ser un intimo secreto.

— ¿Disculparte? —la pronta cercanía no la intimido, no dejaría que Hiroki saliera victoriosa en esa primera ronda. Es por eso que elevó su mano para posarla sobre la mejilla ajena y lentamente fue bajando hasta apoderarse de la fuerte barbilla masculina— lo siento, pero no soy una mujer fácil, mi perdón no es sencillo de conseguir —dijo con su mirada puesta sobre eso húmedos labios— pero, a veces puedo hacer excepciones —lo besó sobre la mejilla y al mismo tiempo que marcaba distancia soltó su barbilla— aunque, al parecer ya tienes una admiradora —soltó tras notar la mirada que  Moon Chul le estaba dando.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kouyou Akira

Volver arriba Ir abajo

por Kun Hee Jeong el Sáb Dic 08, 2018 3:51 pm
Mientras se encaminaban dio respuesta a su comentario ─Tengo mi historial de conquistas pero no con todas hay que ser el mismo─ no eran las reglas de un caballero, simplemente en el mundo había distintas formas y figuras femeninas ─Punto y aparte no sabía que era una insinuación, ha sido muy suave─ esa era una palabra que le causaba cosquillas en la garganta, porque el Hiroki de  años que amaba profundamente a sus amigos aunque no lo demostrara nunca se imaginó pensar en su mejor amiga como algo más que eso. Apretó las manos para no soltar algo que lo hiciera quedar mal de nuevo, porque le habían advertido que fuera precavido o su carrera se acabaría, no era que le agradara pero tampoco tenía más de que vivir.

Observaba en silencio a Akira, todo lo que hacía era examinado con detenimiento, por eso sonrió cuando reaccionó de aquella forma ante el sabor de la bebida azul que había elegido ─Que aburrido─ fue su respuesta, tomando una de esas copas azules que tanto caos causaron, la bebió lentamente, sintiendo como algo ardía en su garganta y pecho, tenía razón, no era algo que volvería a probar, sus gustos se habían vuelto finos desde que empezó a ganar una gran cantidad de dinero, sonrió contra la copa con el complemento del comentario anterior ─El baño, no me lo esperaba, sabré donde buscarte cuando lo necesite─ él era del tipo que se volvía tranquilo, que dejaba pasar comentarios y acciones, que recordaba y se lamentaba. Sintiéndose desgraciado.

─Me tendré que esforzar más entonces─ El tacto de la mano fría de la pianista le hizo sentir escalofríos, sus miradas nunca se despegaron, porque de lo poco que podía ver de su rostro eran sus ojos, que resplandecían con un brillo de travesura que lo invitaba a olvidarse que estaban en medio de un fiesta rodeados de conocidos y amigos, ponerse a reír frenéticamente, decir comentarios mal intencionados o provocadores, nada de eso salió, se dejó mancillar por ella, entreabrió los labios cuando la presión en su barbilla se desvaneció. Se preguntó ¿Qué diablos había ocurrido?

Resopló a un lado y siguió la mirada hasta donde ella le indicaba, la anfitriona aún estaba mirando en su dirección, curiosa y elegante, se sentía como si alguien importante hubiera encontrado oro en el interior del modelo pero él se giró de nuevo a ese pavorreal que se pavoneaba majestuoso ─Por todo lo que ames no vuelvas a mencionar que esa mujer es una admiradora─ su tono de voz se había vuelto fresco, y se estremeció recordando todas las palabras que  ese grupo les dirigían a sus amigos y él cuando eran jóvenes ─Más bien creo que te están esperando; seguro requieren tu presencia para discutir quien tuvo más ingresos en el año, quien perdió más peso o cuanta plebe ensucia los rincones de su casa.

Él por su parte tomó una botella de jugo de Durazno y una de lo que parecía manzana ─Ya sabes, el tipo de conversaciones vacía que extrañamente calzan tan bien con tu vida.
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kun Hee Jeong

Volver arriba Ir abajo

por Kouyou Akira el Lun Dic 17, 2018 12:39 am

Sonrió ante el atinado comentario de su amigo y meneó la cabeza con suavidad, un gesto cuya verdadera intención era esconder la amargura que esas palabras provocaron en su pecho; nunca visualizó a Hiroki como un chico romántico, del tipo que galán que pintan en las historias del antiguo romanticismo e incluso sabía que al huir había marcado su destino, cerrando así todas las posibilidades para que un día ellos dos pudieran tener un cuento de hadas juntos, pero.., escuchar aquello le hizo sentir decepcionada e incluso celosa "¿con cuántas chicas había estado?" se preguntaba con insistencia y de la nada, la imagen de la mujer con quien lo descubrió la primera vez que se reencontraron acudió a su cabeza golpeando bajamente su autoestima. No, claramente no se podría comparar con ella, podía ser modelo o actriz, no estaba segura pero era obvio que vivía de la fama y su apariencia, en cambio ella no había cambiado demasiado, su cuerpo seguía siendo pequeño y bastante delgado, sus facciones habían madurado un poco pero seguían conservando ese toque aniñado.

Dejó salir un suspiro y tomó otra copa, (esta vez conocía el nombre de la bebida "piña colada"), y le dio un pequeño sorbo mientras escucha la gruesa voz de Hiroki— siendo sincera, no creo que lo hagas —sonrió tras girarse. El tiempo había hecho maravillas con él, ahora era más alto y voluptuoso, su piel bronceada le daba un aspecto completamente diferente, lo hacia lucir deseado, ella lo deseaba— no creo que te esfuerces demasiado para conseguir compañía —ocultó la amargura de sus palabras bajo una sonrisa y sorbió de nuevo su bebida.  

— ¿Por qué no? —fue sorprendida por la reacción del contrario pero lentamente y mientras el hablaba su semblante fue cambiando a uno de irritación pura, irritación que terminó mezclándose con la decepción.
¿Eso era lo que pensaba de ella? ¿En que cabeza cambia la idea de que ella podía simpatizar con ese grupo? Akira nunca fue una niña adinerada, al igual que su madre venía de orígenes humildes, su progenitora fue una mujer trabajadora que siempre se esforzó en darle lo mejor a su única hija ¿cómo lo había olvidado? habían crecido juntos, como si de dos hermanos se trataran, sus padres se apoyaban mutuamente en la adversidad y nadie mejor que Hiroki conoció la tristeza tras ese semblante relajada que usaba en el colegio─ ¿con mi vida? ─soltó con sarcasmo─ vaya, habla como si me conociera, cosa que dudo mucho ─posó su mirada sobre el grupo que estaba siendo el tema principal de su conversación─ y sí, me atrevo a decir que el interés real está sobre ti, no los he escuchado hablar de otra cosa que no sea el chico del antifaz ─terminó de un sólo golpe su bebida y con una sonrisa cortes fijó su atención en él─ creo que deberías ir a saludarlos, estoy segura que no necesitaras de mucho esfuerzo para convencerla de que te muestre su departamento ─¿celosa?¿molesta? no estaba segura de que emoción la embriagaba en ese momento, lo único que podía confirmar era, que su pecho quemaba tan sólo de imaginar a ambos juntos─ me disculpas, creo que esa ultima bebida me causó indigestión.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kouyou Akira

Volver arriba Ir abajo

por Kun Hee Jeong el Miér Dic 19, 2018 2:13 am
Se distrajo profundamente en sus propios pensamientos, por eso se alarmó un poco cuando Akira volvió a hablarle, más sin embargo enseguida supo de lo que iba su comentario ─No, en realidad nunca lo he hecho─ esos ya no tan cortos años de trabajo le habían enseñado a apreciar el modelo de sociedad en la que vivía, en base a apariencias todo era más sencillo, estaba acompañando a los chicos cuando un trabajador de MYP los persiguió para ofrecerle una audición, era como hienas sedientas que buscaban desesperadamente a la más alta gama de humanos, moldeables; solo para explotar esa imagen y hacer que más humanos se sintieran menos favorecidos o incluso un poco desanimados. Nunca le costó encontrar mujeres porque tenía conciencia de su rostro y su cuerpo.

Estaba comenzando a sentirse incomodo, con esa insistencia por resaltar la presencia de la anfitriona ¿Qué quería Akira de él? ¿Tan desesperada por lanzarlo al abismo estaba? ¿Era un tipo de venganza por lo que hizo la última vez de su encuentro? ─Ajá─ la vida de Akira era de envidia, tenía dinero, reconocimiento y la libertad de vivir como quisiera porque sus presentaciones eran prolongadas ─Tienes razón, no te conozco nada─ y no hablaba en sentido metafórico, se había perdido de la mitad de la vida de esa chica, quizá sus gustos habían cambiado, quizá dejo de gustarle ver por horas y horas a los gatos en las tiendas. Allí estaba de nuevo el tema de Moon Chul ─¡¿Y qué?!─ alzó la voz sólo un poco, agradeciendo que estuvieran casi solos en aquel corto espacio, el chico que los acompañaba les dirigió una mirada curiosa pero volvió a su quehacer enseguida; aunque probablemente estuviera más que atento ─¿Quién te dijo a ti que estoy necesitado de compañía esta noche? No, mejor dicho ¿Quién te dijo a ti que estoy tan desesperado por qué me enseñe su departamento? Estoy hablando contigo, no me interesa ella o ninguna otra.

Rodó los ojos, no necesito mucho esfuerzo para notar a otro grupo con la mirada atenta sobre ellos, tomó con fuerza las dos botellas de jugo y camino casi dando tumbos hasta la mesa ─Heejeong, pensé que te habías ido ¿estás bien? ¿Problemas en el paraíso?─ la voz delicada de Lucy lo tranquilizo y negó con la cabeza, inmediatamente las preguntas sobre esa chica empezaron “¿Quién era?” ─Es Akira─ el silencio se hizo sepulcral y todos se miraron entre ellos. No podría explicar con palabras lo que sintió al ver la reacción de los chicos, literalmente lo pusieron de pie y lo empujaron “Habla con ella y tráela aquí, dile que la extrañamos” En sus ojos encontró la determinación que era escalofriante, con paso lento llegó a los baños. Esperó pacientemente a que Akira saliera, se dio cuenta que aunque él vivía su vida ajustado a los horarios excesivos de su trabajo, no le importaba invertir tiempo en ella ─¿Ya terminaste con tu coraje, Akira?─ dijo a penas verla ─Quieres seguir haciendo berrinches o me escuchas como la adulta que eres?─ Tomó su mano, no planeaba dejar que sus dedos se encontraran de nuevo, todo lo hizo naturalmente, como si estuviera programado ─Ven, demos un paseo.
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kun Hee Jeong

Volver arriba Ir abajo

por Kouyou Akira el Vie Dic 21, 2018 3:45 am


Estaba mareada y dudaba que se debiera a la bebida, la sensación de pesadez sobre su estómago y el ardor de su pecho le gritaban que su inesperado cambio de ánimo se debía a la supresión de sus emociones; una habilidad que aprendió a dominar aunque en ocasiones sólo fallar, justo como en esa ocasión donde esa amarga sensación amenazaba con arruinarle la noche. Sonrió con ironía por lo absurdo de su pensamiento, desde que se puso ese vestido y se arregló el cabello intuyó que sería una pésima velada, su instinto le aconsejó que se quedara en casa, en el calor de su hogar y se acostara con su madre para quedarse dormidas mientras veían alguna vieja películas, esas que a ella le gustaban mucho cuando era niña pero el morbo fue mayor, pudo con sus buenas intenciones y terminó arrastrándola hasta esa ruidosa mansión─ eres tan infantil ─se regañó así misma.

Se retiró el antifaz y humedeció un poco su rostro; con cuidado de no correr su maquillaje y sólo hasta que se sintió relajada salió de baño. No avanzó demasiado cuando fue interceptada por aquella voz tan varonil que siempre le había fascinado─ ¿coraje? yo no estoy haciendo corajes ─soltó lo primero que acudió a su cabeza─ no era un berrinche ─murmuró por lo bajo, se avergonzó al aceptar como verdaderas las palabras de Hiroki─ es su culpa ─confesó aún con ese tono bajo de su voz. Moon Chul  y su estúpido grupo de admiradores la habían alterado, podía jurar que esa había sido su intención, molestarla al grado de hacer que la Japonesa huyera de la reunión─ siempre fue un arpía ─había pensado en voz alta sin embargo al descubrir su error poco le importó, no era la primera vez que ella y Hiroki se sentaban a criticar al grupito de los "populares".

Terminó entrelazando de manera inconsciente sus dedos con los ajenos, era asombroso descubrir que aún después de tanto tiempo aquel tacto siguiere teniendo el mismo efecto sedante de sus años de juventud─ ¿A donde vamos? ¿Hee Jeong? ─a esas alturas consideró que sería absurdo fingir que desconocía su identidad, era Hiroki, su Hiroki─ de verdad lamentó haber tocado el tema de Moon Chul ─sabía lo difícil que había sido para su amigo la vida escolar gracias a esa mujer y su grupo de retrasados─ pero deberías verlo como una victoria; tú eres apuesto y ella, se va a casar con un hombre gordo y canoso ─sin darse cuenta terminó apresurando sus pasos para quedar a su lado y caminar con mayor facilidad, hombro a hombro, como siempre le había gustado─ tú, luces muy apuesto con ese traje ─confesó con deje tímido, no quería ser mal interpretada pero la necesidad de expresarse fue mayor ¿estaba mal el querer empezar de nuevo?
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kouyou Akira

Volver arriba Ir abajo

por Kun Hee Jeong el Vie Dic 21, 2018 6:32 am
─Claro que no─ le apoyó, buscando la mezcla de voz perfecta entre el sarcasmo y el “te creo” no sabía de qué otra forma llamarlo entonces, pero solo se quedó allí, sin expresión alguna esperando que siguiera hablado, dándole una señal de que ya estaba fuera de sus muy profundos pensamientos “¿su culpa?” y sus ojos se desviaron enseguida hacia la salida, no era visible la zona de las mesas pero sabía que en algún lugar, en un estratégico lugar de hecho, estaba “la culpable” de los males de la pianista ─Mas tarde te llevaré a su mesa para que le digas todo lo que tienes en la mente─ sonrió apretando los dientes, divertido por ver esa reacción infantil por parte del adulto frente a él, ese quien siempre le había demostrado serenidad y vivía envuelta en buenos deseos para todos los humanos del planeta ─Siempre ha sido una arpía de lo peor─ sentenció dándole su apoyo.

Alzó los hombros con simpleza, no se molestó en fingir sorpresa al escuchar su nombre, sabía que ella lo sabía. Debían ser estúpidos para no reconocerse por acción de un simple antifaz ─No lo sé, dar un paseo─ «lejos, solos» quisiera poder añadir, pero no lo hizo. ─No te preocupes, lo que realmente me molestó es el hecho de que lo hiciste a posta; no sé qué querías que te dijera. Resopló por la observación, no se volvió, tampoco redujo la velocidad de sus pasos, él seguía siendo constante tirando de la delicada mano de la japonesa ─Estas en todos los chismes, sí que sirven estas fiestas─ soltó en su intento de molestarla de nuevo ─Gordo, canoso, calvo; nada de eso importa cuando su matrimonio le dará más poder del que puede manejar.

Miró a su lado, con una sonrisa sincera, quizá la primera del mes, del año o mejor dicho de los últimos 10 años ─Lo sé, me lo has dicho antes ¿recuerdas? Cuando te insinuaste a mí─ ¿Por qué se sentía tan tranquilo tras ese breve encuentro? Incluso la primera vez que se encontraron en aquella otra fiesta privada, la noche se dividió en el antes y después de Akira, su estado anímico cambio drásticamente. Extrañamente  siempre había tenido ese sentimiento a su lado ─Creo que esta es una puerta al patio─ la empujo pero no abrió ─O quizá no lo sea─ Ahora tiró de ella y torció su expresión cuando se abrió con facilidad. ¿Cómo podría decirle que ella también lucia hermosa? No era palabras que dijera seguido . cuando lograron salir la miró de nuevo ─No tuve el privilegio de verte ebria sobre las mesas pero cumplí el de buscarte en el baño después de un ataque de pánico. Poco a poco, supongo─ levantó poco a poco el antifaz que cubría su rostro. Se acercó a su rostro lo suficiente para sentir su respiración en la mejilla, pero solo lanzó el antifaz lejos entre los arbustos ─Como lo suponía, te vez increíble sin él, nunca te cubras de nuevo. susurraba.


Ahora solo debía disculparse por todo lo que dijo la ultima vez, quería recuperarla. A todo precio.
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kun Hee Jeong

Volver arriba Ir abajo

por Kouyou Akira el Vie Dic 28, 2018 5:58 am

─ Eso me encantaría ─incluso sabía que no dudaría en lanzarse sobre ella y arrancar de un solo estirón sus preciadas extensiones de cabello, tan falsas como su voluminoso busto o su radiante sonrisa─ hay muchas que le quiero echar en cara ─gruñó. De repente sintió el impulso de girar sobre sus talones y regresar a la mesa donde se encontraba la chica y su grupo de seguidores; nunca se había molestado en dejar las cosas claras, Akira era de las que prefería ignorar y callar pero en ese momento sentía un terrible impulso de ser agresiva, no segura sí ese impulso se debía al mal rato que le hicieron pasar minutos atrás o era un claro indicio de que el alcohol comenzaba a afectarle─ le arrancaré ese cabello falso y pestañas ─susurró. Si no fuera porque en ese momento se encontraba segura en la calidez de la mano ajena, se hubiera encaminado hasta la mesa y montando un inolvidable espectáculo “¿cómo se atreve a verlo de esa manera?”, podía tolerar lo que fuera, menos ese gesto de deseo que le lanzaba a su Hiroki.

Lentamente la voz masculina la tranquilizo, dejando de lado el odio para dar paso a la culpabilidad ¿acaso ese era su objetivo, hacerla sentir mal? Observó con real curiosidad el rostro masculino “te lo mereces”, sentenció para ella misma, comprendía que de los dos, ella fue quien más daño causo y no conforme con eso ahora se ocupaba de hacerla pasar un mal momento ¿tan egoísta se había vuelto?
─ No lo sé ─confesó con la mirada baja─ al parecer sigo siendo impulsiva cuando algo me molesta ─no, cuando se trataba de él era cuando Akira perdía el control, le era imposible actuar con raciocinio cuando se trataba del hombre a su lado. Hee Jeong siempre encontró la manera de llevar sus sentidos al límite, y aun después de tanto tiempo lo seguía haciendo, él siempre sería su debilidad, su punto más flojo─ no lo hago por interés, después de ti, hablar de su futuro esposo fue lo único que hizo ─y echarle en cara a Akira que no había logrado su sueño de adolescente; vivir al lado del chico que le gustaba─ qué se puede esperar de una persona como ella, siempre fue interesada. Pero no hablemos más de ella, al menos que quieras verme arrancándole todo lo falso que se carga ─bromeó, ocultando su sonrisa con la ayuda de su otra mano.

Agradeció cuando el tema de conversación cambio o quizá no; sus mejillas se tiñeron de rojo y un leve temblor en su voz apareció ¿cómo era posible que recordara ese momento? Negó, en un intento de despejarse de la calidez que se acunaba en su rostro─ no cierto, jamás hice tal cosa ─rodó los ojos en un intentó disimulado de desviar la mirada─ fue una alucinación tuya ─susurró antes de prestar su atención en la puerta─ tal vez debas jalar ─sugirió en el momento exacto que su compañero jalaba la puerta, la cual abrió con facilidad─ te lo dije ─sus palabras fueron acompañadas por una  sonrisa burlona sus labios, tenía la intención de molestarlo un poco─ gracias por eso ─apretó involuntariamente su mano contra la ajena─ siempre llegas en el momento adecuado, gra… ─pero sus palabras acalló cuando sintió la repentina cercanía; el cálido aliento de Hiroki provocó que su corazón se precipitara, su aroma hizo que sus manos temblaran y no por frío ¿por qué era tan peligros tenerlo cerca?

Fue su momento de despojarlo de ese antifaz, necesitaba con urgencia apreciar su rostro, sin máscara; ser aquellos niños que jugaban juntos─ tienen razón, podrías ser un pecado ─hizo referencia a los comentarios de revistas que leyó sobre el atractivo del modelo─ aunque, me pregunto sí seguirían pensando lo mismo cuando vean tus fotos de preescolar ─soltó en un desesperado intento de disipar el impulso de estrecharlo contra su pecho.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kouyou Akira

Volver arriba Ir abajo

por Kun Hee Jeong el Sáb Ene 05, 2019 6:51 am
Trató, y vaya que le estaba costando, de no echarle en cara el hecho de que se veía cómodamente sentada junto a la mujer de la que ahora despotricaba tan afanosamente, alzó una ceja y levemente la comisura de sus labios, solo para no encender más la llama del odio que la japonesa pudiera sentir y, sobre todo, que dicha oleada de sentimientos negativos recayera sobre él. Iniciarían una nueva discusión y se sentía como estar en probation con la presidenta Kei Ahn, que vigilaba cada movimiento dado. Solo logró hacer una mueca de disgusto ante tales afirmaciones violentas, él era modelo, sabía lo que era usar cabello falso y sobre todo que se arrancara aunque fuera una sola sección. No preguntaría que pasaba por la mente de la pianista, ni siquiera en que se basaba para tener tanto odio, él y sus amigos fueron el centro de sus burlas por muchos años y ni siquiera ellos le tomaban tanta importancia.

─Uhm─ soltó como respuesta, aquel sonido nasal tenía tantos significados «Sé que eres impulsiva» «claro que no lo sabes» «Esa es tu respuesta siempre que te hago una pregunta» porque era la verdad, pero discutir no estaba en sus planes. ─No hablemos más de ella entonces, por favor dilo a ti misma─ porque ella había empezado y seguía empeñada en sacarla a tema principal. ─No me importa lo que sea de su vida, posiblemente de no ser por estas reuniones ni siquiera me acordaría que existía esa mujer, a ti tampoco debería importante. Al menos estás cumpliendo tu sueño y ella se quedó allí, siendo una muñeca a la que visten y desvisten a conciencia─ apretó los labios y gruño, de nuevo lo había hecho. ¿Es que nunca iba a prender a cerrar la boca?

─Prácticamente has dicho que tirara, justo en el momento en el que tiré, así que no lo cuentes como victoria─ rodó los ojos, siempre se jacto de ser una sabelotodo. Le gustaba la voz de Akira, era la mezcla perfecta entre una voz femenina pero no aguda, tenía ese tonó que le recordaba el otoño, quizá de la mano con su nombre. ─De nada─ sonrió, cuando la vio sin palabras, eso le gustaba aún más. Siempre sabía en qué momento debía entrar en acción, siempre estuvo cuando lo necesitaban, solo pedía un poco de aquello pero, nunca lo obtuvo. Y eso le amargó. Cerró los ojos, por el imple hecho de que, si ella le imitará significaba poder sentir sus manos en la piel de su rostro. Cuando no sintió la presión abrió los ojos de nuevo, atraído por la mirada de su amiga de infancia.

Era ten diferente a la primer vez que le encontró, su comentario le quitó toda la intensidad al momento, y tratando de aguantarse la risa hizo una trompetilla con los labios, cubriéndose para no salpicar saliva sobre ella, estando tan cerca ─Soy un pecado, eso es nuevo─ alzó una ceja y después las manos ─Soy lindo desde pequeño, mi madre me lo ha dicho─ se dedicó entonces tratar de entender por qué se sentía como aquel pequeño “Hiroki” de 5 años ─Nuestra última conversación fue tan intensa que no pude decirte lo mucho que me alegro  de que estés bien, independientemente de todo lo que pueda sentir.

Y se refería, precisamente a la sensación de abandono que le provocó su partida.
avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kun Hee Jeong

Volver arriba Ir abajo

por Kouyou Akira el Lun Ene 14, 2019 12:45 am

─ Bien prometo que no hablare más de ella, lo juro ─fue incapaz de contener ese gesto infantil. Y es que, en ese instante, cuando Hiroki le reprochaba por ser ella quien sacaba el tema a relucir la pequeña Japonesa se perdió en un flashback de su infancia. Siempre fue él quien ponía el alto, quien la sujetaba con firmeza de los brazos y le pedía con ese tono tranquilo pero firme que se calmara, pues era ella misma quien se estaba provocando todo el daño; Akira prefería alejarse de los problemas, concentrase en su meta de volverse una pianista famosa pero cuando alguien osaba tocar la puerta de su monotonía la japonesa no dudaba en saltar y pelear con uñas, dientes y demás objetos que encontrara al alcance. Su aspecto inocente y débil solo era una disfraz que escondida a la mujer de carácter fuerte, capaz de devorar al mundo─ después de todo es mi culpa por haber aceptado la invitación ─tuvo sus dudas, se sintió tentada en cancelar su asistencia pero una pizca de esperanza la terminó arrastrándola hasta ese lugar,  el deseo de encontrase con su amigo fue mayor; valía la pena, él merecía el sacrificio─ siendo sincera, no recuerdo que ella tuviera un sueño más grande que; casarse con un hombre rico ─susurró inmersa en el pasado─ ya, olvidemos el tema ─no quería desperdiciar la oportunidad en temas tan banales como ese.

Rodó los ojos ante la conclusión de su amigo, entendía que discutir con él por una cosa tan simple podría convertirse en todo un argumento que duraría horas e incluso días─ de acuerdo, de acuerdo, fuiste más rápido ─soltó con ironía plasmada en su voz─ pero a la próxima, asegúrate que la puerta no abra hacia dentro antes de sacar conclusiones precipitadas.

─ No lo digo yo, lo dice la opinión popular ─desvió la mirada nerviosa, estaba segura que sí sus ojos volvían a conectarse, ella junto a su razón terminarían  perdiendo─ al parecer la mayoría de las mujeres te consideran un hombre apuesto ─había leído ciento de comentarios respecto al físico de su amigo, los cuales iban desde lo mas dulce como "es mi primer amor" hasta sentimientos más profundos y depravados─ por favor, es tu madre. Un hijo siempre será la luz de los ojos de su madre ─mentía, porque Akira era una de las personas que creía que el hombre frente a él había sido encantador desde pequeño─ ¿Te acuerdas de Woo Ni, el niño gordito y con espinillas que vivía frente al colegio? Su madre juraba que era el niño más hermoso del mundo ─y definitivamente ese pobre ser era todo menos atractivo.

Pero la platica que comenzaba a tornarse amena fue interrumpida por una ola de sentimientos culposos ¿había olvidado lo ocurrido entre ellos? ¿De verdad creía que podía actuar como si nada se hubiera roto entre ellos? Intentó sonreír pero el gesto fue tan débil y doloroso que prefirió a silenciar sus labios y agachar la mirada, no tenía derecho de verlo a los ojos─ lamento haberte dejado ─su voz titubeó─ nunca debí irme, eso lo sé. Tal vez te sea difícil creerme pero, durante todo ese tiempo jamás dejé de pensar en ti y en lo cruel que fui contigo, se suponía que era tu amiga. Mi deber era quedarme y apoyarte ─pero era joven, estaba confundida y aterrada que su única salida fue escapar y ahora, después de diez años entendía que aquel error jamás podría ser enmendado.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Kouyou Akira

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.