love like a bomb – privado
Seúl, Corea del Sur | Invierno, Enero 2019
¡Bienvenido a Seúl! Como puedes ver, estamos en invierno y las temperaturas pueden bajar bastante, ¡abrígate bien y recuerda no resfriarte! Aprovecha durante esta temporada para refugiarte en sitios cálidos, tomarte un buen chocolate y ponerte al día con tus conocidos.
15/01 Mini-anuncio 2.0
08/01 Mini-anuncio 1.0
05/01 Anuncio 1.0
29/12 ¡Un año en línea!
Últimos temas
» My other half (0/1)
por Lee Min Ah Hoy a las 3:59 am

» Oh yes, there will be blood — Sara
por Choi Sa Ra Hoy a las 3:54 am

» It's Me, Mario! — Oh Joo Hyun
por Song Na Ri Hoy a las 3:37 am

» 意地悪ちび — Tramas
por Watanabe Hisa Hoy a las 2:50 am

» くそ (Fuck) — Libre
por Watanabe Hisa Hoy a las 2:48 am

» not in here [Woobin]
por Jang Woo Bin Ayer a las 11:47 pm

» Fame and Glory | Trama
por Ahn Dae Hyun Ayer a las 11:23 pm

» tender love [fb] – jhs
por Jin Hye Sun Ayer a las 10:10 pm

» working with a pad — JHS
por Guo Yixuan Ayer a las 4:06 pm

» I know I'm bad - KMS
por Yang Shui Ayer a las 3:11 pm

» gratitude ㅡ GY
por Guo Yixuan Ayer a las 3:00 pm

» It's not what you wanted? - Minseo
por Yang Shui Ayer a las 2:57 pm

» don’t want to listen my heart — ASG
por Ahn Seung Gi Ayer a las 2:46 pm

» a nice surprise! No. — ASG
por Ahn Seung Gi Ayer a las 2:13 pm

» Juro que fue casualidad - Priv.
por Ahn Seung Gi Ayer a las 2:00 pm

» Sorpresa, sorpresa - UCH
por Kwon Hyun Jae Ayer a las 1:42 pm

» home? {SJ}
por Um Chun Hwa Ayer a las 12:51 pm

» [FB] Go Merry Around | Akira
por Kun Hee Jeong Ayer a las 4:15 am

» the Queendom and the Kingdom | Akira
por Kun Hee Jeong Ayer a las 3:58 am

» ¡Cuidado con el perro! — ZWL
por Min Hong Ki Jue Ene 17, 2019 11:57 pm


love like a bomb – privado

Ir abajo

por Chen Cheng el Sáb Dic 15, 2018 3:56 am
25.12.2018 @1 am

A cada minuto que pasaba, Chen contemplaba su teléfono, absolutamente ajeno a todo lo que su familia charlaba. Disimuladamente intentaba enviarse mensajes con Hyesun, tratando de acordar el horario y el punto de encuentro. El corazón palpitándole ansias y deseo. Una vorágine de sentimientos que lo carcomía y el sabor a transgresión que el simple gesto de contactarla generaba.

Alzó la visa cuando le hablaron, preguntándole si se quedaría a dormir en casa esa noche y entreabrió los labios pues lo habían agarrado con la guardia baja, pero atinó a negar con la cabeza. — Regresaré a los dormitorios, quedé en brindar con los chicos... — Respondio con convicción aunque le daba cierta vergüenza tener que mentir e involucrar a su grupo de por medio para encontrar la excusa de escabullirse y salir al encuentro de Hyesun. — De hecho, debería irme ya— corroboró que era la 1 am y que en treinta minutos se supone debería estar del otro lado de la ciudad. Desde luego que estaba llegando tarde pero había sido incapaz de desligarse de los asuntos familiares de forma más rápida.

Haciendo las debidas despedidas con cada uno, procuró no mirar fijo a los ojos a su padre, porque estaba seguro que podría leer su mente e intenciones. El señor Chen era hasta capaz de retrasarlo a propósito con alguna charla poco interesante y por eso procuró ser veloz e ir a por su auto. Una vez arriba del mismo, antes de salir, le envió el mensaje a su amiga avisándole que ya iba de camino para que lo esperase.

Le tomó exactamente cuarenta minutos llegar a su encuentro, esperando de forma impaciente a que abriera la puerta, agradecido de que la zona no era muy turística, sino más bien residencial. Y en cuanto finalmente lo recibió, tuvo que contener el aliento y elevar un rezo al cielo. Se veía preciosa, incluso más de lo usual. Negó imperceptiblemente con la cabeza, arrancándole una sonrisa debil, avanzando hasta ingresar al interior de la residencia. — Perdón por la demora. Fue algo difícil — cerró la puerta tras de sí y sus brazos fueron directamente a envolverla, pegándola a él como tanto había deseado y necesitado en todo ese mes sin verle.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Chen Cheng

Volver arriba Ir abajo

por Jin Hye Sun el Dom Dic 16, 2018 11:26 am

OUTFIT

La noche estaba siendo una de las más largas de su vida. Cena familiar, con invitados de prestigio, con rostros muy conocidos y otros a los que ni siquiera ponía nombre todavía. Estaba sentada a la vera de Seungho, fingiendo sonrisas, poniendo todo de su parte por prestar atención a lo que sucedía a su alrededor, riendo pero no demasiado y mostrándose como una verdadera dama, tímida en ocasiones y receptiva cuando le tocaba intervenir.

Trataba de intercambiar mensajes con Chen cuando nadie la estaba mirando. Tenían un encuentro programado, uno al fin de verdad después de un par de quedadas furtivas: un abrazo en la parte trasera de la residencia del mayor cuando el mundo se le parecía venir encima con su compañía, y otro más cuando ella veía que no podía más con su familia. Le echaba de menos, lo hacía de una manera indescriptible, le necesitaba, le quería en su vida, pero el mundo era cruel y difícil, y los dos sabían que aquello era algo prohibido.

Le había costado horrores conseguir un lugar en el que verse, uno en el que no pudieran seguirles la pista, donde pudieran ser solo ellos dos por una noche, por unas horas y minutos, donde no hubiera preocupaciones y miedos. Su amiga, que de igual manera debía de reunirse con su familia les había dejado su casa como refugio, y cuando vio el momento oportuno en aquella cena, se levantó— Padre, debo irme, ya te dije que acudiría a la fiesta de Jihyun, te avisaré cuando esté allí —le dijo, dejando un beso en su mejilla y después dedicándole una sonrisa amable a su prometido.

Abandonó el lugar para tomar un taxi, y en ese preciso momento los nervios comenzaron a apoderarse de su cuerpo. Tenían mucho que hablar, mucho que contarse, los mensajes a escondidas no eran suficiente para ponerle al día de todo lo que había sucedido en su vida, y estaba atemorizada de por cómo podría tomarse algunas cosas. Subió al apartamento cuando ya hubo llegado, y esperó al contrario tras quitarse sus zapatos y asegurarse de que no había nadie en la vivienda. Solo cinco minutos después, sonó el timbre. Fue rápida a abrir, con el corazón encogido en un puño, y en cuanto le vio allí delante suya, el mundo entero pareció cobrar sentido— No pasa nada, ya estás aquí —pudo decir antes de sentir cómo la envolvía con sus brazos, rodeando el cuerpo del contrario con los propios y permitiéndose ocultar su rostro contra su pecho. Había sido demasiado, un mes sin verle se sentía como un año entero, y era en esos momentos cuando se daba cuenta de lo mucho que le necesitaba— Te he echado de menos… —tuvo que murmurar, con un pequeño nudo en su garganta, reteniendo todos los sentimientos que estaba teniendo a la vez.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jin Hye Sun

Volver arriba Ir abajo

por Chen Cheng el Dom Dic 16, 2018 4:01 pm


No era necesario recurrir a las palabras para hacerle saber cuanto la había extrañado. Su mano moviéndose por su larga cabellera conforme la otra mano se ceñía más en torno a su cintura, demostraban el anhelo reprimido a lo largo de todo ese tiempo. – Y siento que no será suficiente el tiempo – se quejó, porque sabía que en la mañana cada uno debería despedirse, partir y no verse por solo dios sabe cuanto tiempo. – Pero prometí que haría hasta lo imposible para poder verte – se separó un poco para contemplar su rostro, alzando sus dedos para acomodar su cabello y acariciar su mejilla. – Feliz navidad – no pudo comprarle algo. No tuvo tiempo a hacerlo y repentinamente pensó en todas las pequeñas cosas que no podía darle por el solo hecho de ser él. Como en cada reunión que la veía, le ardían los dedos y el corazón palpitaba angustia al saberse incapaz de alcanzarla pues le era prohibida. Ambas familias, demasiado enojadas y peleadas como para olvidar una traición, habían volcado sus odios y venganzas en sus hijos.

Miró entonces todo a su alrededor, dándose cuenta que no tenía idea de dónde estaban. – ¿De quién es ésta casa? – Preguntó con curiosidad y extrañeza, soltándola sólo para tomar su mano y caminar lentamente al interior con ella a su lado. – ¿Estaremos solos? – jugó con sus dedos, nervioso, esperando una respuesta positiva. Sólo así se sentiría en paz y quizás intentaría olvidar todas sus frustraciones y preocupaciones. Pero qué cruel destino el que le aguardaba, desconocedor de los secretos de Hyesun. Inocente, los ignoraba.

El silencio del lugar respondió a su incógnita antes de que siquiera ella tuviera que hacerlo. Estaban solos. Suspiró aliviado y volvió a voltear una vez más a su amiga. – ¿Cómo has estado? – la buscó con la mirada, con las manos que volvían a sostenerla una vez más. – ¿Todo ha marchado bien? – la voz se le apagó un poco conforme contemplaba su labios y las frentes se chocaban en un gesto familiar, confidente. Respiró su perfume y arrugó su tela, intentando controlar sus pensamientos e instintos.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Chen Cheng

Volver arriba Ir abajo

por Jin Hye Sun el Dom Dic 16, 2018 8:55 pm

No, no sería suficiente tiempo, porque nada recompensaría las horas y los días en los que volverían a estar alejados. El mayor era indispensable en su vida, lo había sabido desde siempre, desde que eran bien pequeños y desde que fue consciente de sus sentimientos, le quería a su lado, para siempre, pasara lo que pasara; pero sus familias estaban de por medio, esa traición que se negaban a olvidar, ese decreto que les habían hecho prometer y jurar pese a todo, el no estar juntos, el no verse el uno al otro, el no volver a formar parte de sus mundos. No obstante, alzó su rostro, perdiéndose en su mirada como siempre, olvidando por un segundo de dónde venía, cuáles eran sus aspiraciones— Feliz Navidad —respondió de vuelta, con el rostro ardiendo por aquella fugaz caricia, con el deseo de que su pelo se soltara de nuevo para que fuera colocado otra vez por el contrario.

Pero no tuvieron tiempo de más, puesto que Chen tenía otros planes, o al menos no tenía el deseo de quedarse plantado justo en la entrada, así que permitió que tomara su mano para adentrarse un poco más en aquel apartamento. Recordó entonces qué hacían allí, todo lo que había luchado para poder estar a solas, todas las mentiras que había tenido que soltar, y por un segundo se quedó en blanco, ¿por dónde empezar? ¿Qué debía de decirle? Y de nueva cuenta, el mayor se le adelantó— Es de una amiga —le dio lugar a decir antes de ser volteada, antes de que sus manos fueran a parar de nuevo a su pecho y de que le contemplara prestando atención a todas y cada una de sus palabras.

¿Debía de mentirle? ¿Debía de mantener la magia del momento un poco más? ¿Debería de callar para siempre? Comenzó a sentirse asustada, casi sintiendo que debía de apartarle, pero no podía, nunca podría. Cerró sus ojos unos segundos después de ser consciente de cómo observaba sus labios y de sentir sus frentes la una contra la otra— Todo se ha vuelto más complicado... —confesó, aferrándose con sus dedos a la camisa ajena, alzando otra vez la vista en busca de la suya— Tengo mucho que contarte, y miedo de saber tu respuesta —admitió en un susurro, casi con la voz temblante, con el cuerpo tenso, no quería perderle, no quería hacerle daño. El deseo de juntar sus labios estaba ahí, lo necesitaba, pero tampoco lo merecía, así que no se movió de su posición.



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jin Hye Sun

Volver arriba Ir abajo

por Chen Cheng el Lun Dic 17, 2018 1:49 am

– Lo sé, se está complicando más – inocentemente pensó que sólo se refería a él y su nuevo debut en DJV. Tontamente creyó que ese era el único problema y sabía de sobra las posibles soluciones, en las cuales implicaba escaparse a todo momento para salir a su encuentro. – Podremos sobrellevarlo – le aseguró, acariciando su espalda conforme iban caminando lentamente, guiándola hacia lo que suponía, era una habitación. – No te preocupes – respiró hondo incapaz de seguir conteniéndose y dejó un beso corto pero suave en sus labios, cerrando un poco sus ojos, volviendo a chocar narices, palpando deseo. – ¿Mmm? ¿Mucho por contarme? Te escucharé, soy todo oídos – la espalda de Sun chocó contra la puerta y Chen abrió sus ojos. La tenía atrapada allí y volvió a besarla una vez más. – ¿Por qué tienes miedo de saber mi respuesta? – Alejó su rostro de ella, algo confundido y su mano se alzó al pomo de la puerta para abrirla, encontrándose con lo que era la habitación principal.

Alzó la mirada hasta la cama y luego regresó a Hyesun. – Ven – tomó su mano y caminó al interior, cerrando la puerta tras ellos. – Cuéntame de qué se trata, luces preocupada – se sentó en el borde de la cama y estiró sus brazos hasta las caderas de la muchacha, acercándola a él y contemplándola desde su posición. Había algo en su mirada y expresión que le inquietaba y le asaltó la duda. ¿Habría sucedido algo malo?
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Chen Cheng

Volver arriba Ir abajo

por Jin Hye Sun el Mar Dic 18, 2018 6:44 pm

¿Lo sabía? ¿Se había enterado del compromiso? ¿Por qué decía aquello? No entendía absolutamente nada, las cosas no podían ser tan sencillas, no podía habérselo tomado tan bien, no cuando era una noticia que dolía tanto, algo demasiado complicado de contar. Estaba sorprendida cuando le dijo que podrían sobrellevarlo, que no se preocupara, y sus palabras solo se clavaron más hondas en su pecho porque el mayor no tenía ni idea de lo que estaba hablando.

No obstante, no se esperó notar los labios ajenos sobre los propios, estaba demasiado distraída con su lucha interna, y aquello le sentó como un balde de agua fría, sobre todo cuando añadió todas aquellas preguntas después de aquel gesto— Yo... —balbuceó, notando la puerta tras de sí, ya que se había estado dejando llevar por el contrario a su antojo. La primera vez no le dio lugar de corresponder a sus labios, a aquel tan esperado beso, puesto que creía que no lo merecía, pero cuando la besó por segunda vez, hizo el esfuerzo, Chen tenía que saber que sus sentimientos seguían ahí antes de que el contara la verdad de todo lo ocurrido en su vida.

Cuando se separaron tenía miedo, estaba temblando al menos por dentro, helada, petrificada y bloqueada, sentía su mundo venirse encima por segundos, y andó casi de manera robótica hacia la cama, quedando de pie frente al otro, dejándose tomar por la cintura y tragando saliva con dificultad cuando le insistió en hablar. No podía mirarle siquiera, así que desvió sus ojos a cualquier punto de la habitación, de hecho, viajaban de un lado para otro de manera inquieta. Notaba su mirada vidriosa, ardiente, sabía que quería llorar pero se aguantaba por no hacerlo— Yo… Mis padres... —y no sabía ni por dónde empezar, porque se lo cargaría todo, rompería el momento por el que habían esperado tanto— He tenido que prometerme con otro hombre… Uno que no amo, uno que nunca amaré... —soltó al final, ahogando un sollozo mientras alzaba una mano para tapar su boca, y al fin, otra vez buscó los ojos ajenos.



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jin Hye Sun

Volver arriba Ir abajo

por Chen Cheng el Miér Dic 19, 2018 5:40 pm
A pesar de haber correspondido a su segundo beso, podía notarla lejana, poco receptiva y preocupada. Fue todo aquello lo que hizo poner sus sentidos en alerta, mirándola con gesto atemorizado. ¿Acaso iba a decirle que no deseaba estar más con él? No. No tenía sentido. Mucho menos cuando el tiempo que compartían era básicamente escueto y no suponía en sí un problema. ¿O quizás simplemente se había cansado de esa dinámica? ¿Por eso evitaba mirarle? Y la respuesta llegó tan veloz y dolorosa como puñales clavándose en él, obligándose a procesar correctamente sus palabras. – ¿Qué? – la mano, aquella que la sostenía, se deslizó de forma vencida a su lado para soltarla. No era una broma. Lo supo en cuanto contempló su rostro y el sollozo ahogado con su mano. – No... – negó con la cabeza y se levantó, parándose frente a ella. – No pueden...Ellos no...No pueden hacerte esto. No pueden destruirme así.¿Con quién? – la voz le tembló. Saber con quién no solucionaría nada, pero su cabeza era un caos.

Sun, ¿por qué? ¿Hace cuanto lo sabes? – Pues esas cosas no se planeaban así sin más y aquello le dolió. ¿Cuanto tiempo llevó ocultándoselo quizás por temor? Ese tiempo, valioso entre sus manos, podría haberle servido para de alguna forma impedirlo. Se sintió como un niño acongojado, con ojos vidriosos, acercándose a tocar su brazo, sabiéndola frágil en ese momento. – No llores, por favor – por más que la noticia fuera devastadora para él y para ella, no quería verla sufrir.

Su mente trabajaba e intentaba ser lógico, buscando soluciones, pero lo único que deseaba hacer en ese momento era gritar de angustia. ¿Por qué les arrebataban la felicidad? ¿Acaso fue por la sospecha de su familia de él estando interesado por ella? – Entonces, ¿lo han notado?que te amo. Te han querido alejar de mi a propósito. ¿Es eso? – odio y culpa lo embargaban, pero también, una promesa. – No dejaré que suceda – dijo, terminantemente, con expresión seria. – No te obligarán – no si podía estar allí para ayudarla y sabotearlo todo. – Aún podremos seguir viéndonos, ¿cierto? –– temió la respuesta, pero lo hizo. – ¿Podemos?
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Chen Cheng

Volver arriba Ir abajo

por Jin Hye Sun el Miér Dic 19, 2018 7:00 pm

Después de confesar aquello se sentía vacía, sumamente vacía; sabía que le iba a costar tener que contárselo al mayor, que no sería algo fácil, pero no se imaginaba de todo lo que supondría, del dolor que invadiría su pecho. Su cuerpo se heló cuando el otro dejó de tocarla, sintiéndose ahora más desprotegida que nunca, comenzando a temblar un poco incluso.

Ante todas las preguntas dejó de mirarle de nuevo, no podía, le había fallado, sus mundos eran odiosos, y parecía que querían separarles a toda costa. Trató de responder, bajando la mano de su boca, pero conforme Chen seguía hablando, queriendo saber, más difícil se le hacía. Las lágrimas se seguían agolpando en sus ojos, y hacía todo lo posible por no echarse a llorar. No obstante, aquel roce en su brazo provocó una descarga eléctrica por todo su cuerpo y acabó por dejar ir el sollozo que antes contenía, así como la lágrima fugaz que se resbalaba por su mejilla, la primera de muchas que amenazaban con ser derramadas.

No quería decirle que había escuchado a sus padres planear aquello desde hacía meses atrás, que habían notado que estaba más ausente, que se habían percatado de las miradas fugaces en los encuentros de sociedad… Pero debía de hacerlo, se pudriría por dentro si no era totalmente sincera con él. Asintió ante su pregunta, sí, lo habían notado, se habían dado cuenta, y aunque creía que ese había sido uno de los motivos para llegar a donde habían llegado, también estaban los otros intereses familiares. Apoyó entonces su frente en su hombro, acercándose de nuevo a él y aferrándose con sus dedos a su camisa igual que antes— Llevamos… Llevamos un mes prometidos... —murmuró con un tono de voz bajo, ahogado entre lágrimas, acercando más su cuerpo al ajeno. No podía haberle dicho aquello por teléfono, ni siquiera por un mensaje, no habría sido justo, aunque tampoco creía que lo fuera ahora— Hace una semana nos mudamos juntos y… Siento tanto no habértelo contado, estaba tan asustada —añadió junto con otro sollozo, cerrando sus ojos con fuerza. Seungho se había comportado hasta el momento, él no tenía culpa de nada, todo había sido invención de sus padres, pero aún así no podía dejar de estar molesta incluso con él— No quiero perderte, no quiero alejarme… Todo esto me da igual, solo te necesito a ti —terminó de confesar, separándose lo justo para buscar otra vez su mirada, para pedir con una súplica que la perdonara— Habrá formas, las encontraremos, podremos vernos, me niego a dejar de amarte —y soltó aquello con toda la sinceridad del mundo, con su corazón bombeando con fuerza contra su pecho y la cara surcada de lágrimas.



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jin Hye Sun

Volver arriba Ir abajo

por Chen Cheng el Miér Dic 19, 2018 7:50 pm

Por más que cada palabra que dijera le sentara tan mal, sabía que Sun no necesitaba reproches o enojos de parte de él. De hecho, no estaba enojado con ella por no contárselo antes pues era empático y comprendía lo dificil que habría sido cargar con algo como eso y el temor de lastimarle. Si a él mismo le sucedía algo similar, probablemente también habría tardado en decírselo, por temor y por querer resolverlo sin siquiera angustiarle de por medio. – No te disculpes. No tienes que hacerlo, no es tu culpa – Suspiró. Que ella se mudara con él, le revolvía su estómago de una mala forma, le causaba desagrado la simple idea de imaginar a aquel intentando besar a Hyesun. Por si fuera poco, haría las cosas aún más complejas para verse. ¿Tendría que dormir con él? ¿Compartirían una misma cama? Todas esas incógnitas remecían su interior pero intentó ignorarlas. Necesitaba estar estable para ella.

No me perderás, ni yo a ti – cuando ella se aferró a él, Chen hizo lo mismo, abrazándola con ganas de no separarse nunca más, de seguir sintiendo su figura, su perfume, su calidez. – No me importa si tu familia decide ir detrás de mi cabeza – intentó de alguna forma bromear, aunque la sonrisa le salió algo quebradiza. – Tampoco puedo dejar de amarte... – confesó en voz baja, cerca de su cuello, dejando un beso allí mientras cerraba sus ojos. – Tendremos tiempo de solucionarlo, hoy sólo quiero estar contigo y saber qué otras cosas has hecho en la semana, además de morir de frustración – la besó una vez más, ésta vez en su mejilla. – buscaremos excusas tontas para que no tengas que besarlo. Como que tienes herpes o has comido ajo – intentó de alguna forma seguir animando el ambiente y la estrechó más a él, separando un poco su rostro para mirarla a los ojos.

He esperado mucho este día – le confesó, dejando escapar un suspiro de cansancio. – Y he imaginado mil y una forma de pasarlo juntos y si bien las noticias no han sido prometedoras, estas aquí y eso es lo que importa – alzó las manos a su cabello, acariciándolo con cariño. –  aunque esté muriendo de sueño, estoy dispuesto a escucharte toda la noche hablar de lo que quieras – la cama le llamaba, el cuerpo de Hyesun también, pero había otras cosas que le importaban más, como escuchar su voz o verla sonreír. – Tampoco he llegado a contarte mucho sobre DJV –recordó, no sabiendo si había llegado a ver lo último que hicieron o el vlive en que salió a principios de mes junto al líder.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Chen Cheng

Volver arriba Ir abajo

por Jin Hye Sun el Miér Dic 19, 2018 10:57 pm

Pero ella sí sentía que tenía que disculparse, muchas veces, y sabía que todas y cada una de ellas nunca serían suficientes. El hecho de que la obligaran a vivir su vida con alguien a quien no amaba le parecía tortura suficiente, y no le parecía justo arrastrar al mayor con ella solo por lo que ambos sentían el uno por el otro. No obsante, sería egoísta con aquello, porque no podía resistirse a sus encantos, a todo cuanto le removía por dentro cuando la pegaba a ella de aquel modo, cuando le susurraba aquellas cosas. Le pertenecía sin necesidad de etiqueta alguna, era suya al igual que él era suyo, los dos sabían eso.

Dejó de llorar poco a poco, suavizando sus agarres sobre las ropas del otro, pero dejando aún sus manos sobre su pecho. Le ayudaba que tratase de bromear, sabía que estaba afectado por la noticia, pero se lo estaba tomando de la mejor manera posible. No lo merecía, Chen era el hombre más increíble sobre la faz de la tierra. Su pecho se llenó de una calidez enorme cuando le dijo que tampoco podía dejar de amarla, y supo que era todo cuanto necesitaba conocer— Yo también quiero estar solo contigo, he soñado tanto con la llegada de este día… y no tienes de qué preocuparte, no le he besado aún, no lo haré, se lo he dicho —tuvo que avisar de todas formas, aunque sabía que lo que le había dicho el contrario era más que nada para quitarle hierro al asunto. Había tenido una conversación con su prometido, le había dicho cómo se sentía, lo que quería y lo que no, aquello era un compromiso concertado, y ambos sabían que era lo mejor para su familia, pero quizás no para ellos; lo mismo Seungho esperaba que sintiera algo por él en algún momento, pero ella sabía que eso no pasaría.

Los besos de antes ya le habían puesto los pelos de punta, pero que le hablara mientras le acariciaba el pelo ya la dejaba con las defensas completamente bajas— Siempre estaré aquí, siempre estaré contigo —murmuró, pasándose una de sus manos de manera rápida por las mejillas para limpiar sus lágrimas y poder dedicarle una sonrisa— Yo quiero que empieces a contarme sobre el grupo, apenas he podido ver nada, en casa no es lugar seguro... —murmuró, haciendo un puchero porque ella había querido seguir la trayectoria de Chan en condiciones, pero el temor a que sus padres la pillaran era demasiado grande, así que lo tenía que hacer muy a escondidas y eso la limitaba bastante.

A regañadientes, se separó tras haberse alzado y dejado un suave beso en sus labios— Vamos a la cama, charlamos y nos damos mimitos, ¿vale? —propuso, poniendo un poco de ojitos al mayor, acabando por sonreír, y sostenerse el vestido para poder subir bien a la cama, acomodándose en la misma y esperando por él. Ahora tocaba disfrutar, lo peor había pasado, y si bien aún tenía miedos, y posiblemente más cosas que tratar sobre aquel tema, prefería apartarlo aunque fuera por unos minutos.



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jin Hye Sun

Volver arriba Ir abajo

por Chen Cheng el Dom Dic 23, 2018 4:02 am

Lo supuse. Sabía que iba a ser complicado para ti ponerte al día con respecto al grupo, pero por suerte todo ha marchado genial – Tenía tanto por contarle. Quería relatarle en detalle sus días en los dormitorios, el trato con los chicos, los nuevos proyectos, los fans y las noticias relacionadas con RCKSTR. Había sido en sí un año extraño para la empresa, pero afortunadamente nuevamente habían repuntado y las ganas de renovarse eran palpables.

Una vez más, los labios de Hyesun se volvieron a encontrar de forma fugaz cuando ella lo besó, antes de invitarlo a finalmente descansar y relajarse en el lecho, quedándose muy quieto en su lugar, contemplando como ella se acomodaba primero antes de imitarla, sólo que a último momento decidió ir directo a atraparla en sus brazos, tumbándola suavemente debajo de él en un gesto imprevisto. Una burla a las prohibiciones de siempre.

La contempló con adoración, sabiéndola hermosa como siempre, arrancándole una sonrisa triunfal pues finalmente había logrado estar a solas con ella. Sin prisas y de forma relajada, la mano derecha rodeó su cintura y la izquierda se apoyó en el colchón. – Eres preciosa – susurró contra su frente, incapaz de retener las ansias por volver a unir sus labios, besándola de forma pausada con tal de disfrutar todo el tiempo que habían perdido, sintiéndose afortunado con el simple hecho de volver a sentir el suave tacto entre ambos, su esencia que embriagaba y el latido de su corazón que correspondía a cada movimiento y caricia sobre su cuerpo.

Se separó sólo cuando se vio en la necesidad de buscar algo de aire, soltando un suave jadeo tras aquello y dejó otro beso corto en la punta de su nariz, entreviendo una sonrisa enternecida. – Me han recibido bien... – prosiguió, con respecto a DJV. – Yeol, el líder, me ha acompañado en el vlive para mi presentación oficial – en parte, agradecía que ella no lo hubiera visto, porque el inicio de aquel había sido un poco cringy para su gusto. En especial desde que RCKSTR había decidido que le sentaba bien ser un exhibicionista gracias a la reacción de las fans. Chen, que siempre había sido bastante serio y recatado, no estaba seguro de poder asumir dicho rol y además se consideraba pésimo para el fanservice. – aún no he decidido con quién dormiré – le relató, soltando una pequeña risa, mientras acomodaba un mechón detrás de su oreja, acariciando varias veces su cabello. – Tienes que oír la última canción. Tal vez te guste – llevó una mano al último botón de su camisa y lo desabrochó para estar un poco más cómodo. – ¿Tú qué me cuentas? ¿En dónde estarás viviendo ahora? ¿El trabaja? ¿Tendremos bloques libres para que pueda huir a verte? …
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Chen Cheng

Volver arriba Ir abajo

por Jin Hye Sun el Dom Dic 23, 2018 2:15 pm

Cuando a medio camino de acomodarse sintió cómo era el mayor quien la ayudaba a terminar de tumbarse, sintió su corazón paralizándose durante unas milésimas de segundo. Se dejó hacer, quedando tumbada sobre la cama y con el contrario sobre ella, en silencio, observándole, devolviéndole la misma sonrisa que le brindaba ¿Familia? ¿Qué importaba la familia en esos momentos? Ni todas las prohibiciones ni amenazas del mundo sería suficientes para parar aquello, para detener el amor desenfrenado que se tenían el uno por el otro, para obviar el hecho de que amaba con cada parte de su ser al hombre que tenía delante, para conseguir que de verdad quisiera alejarle de su vida. Nadie era importante en esos momentos, nada más despertaba su interés, toda su atención y sentidos estaban puestos en Chang, y en ese instante, igual que durante el resto de su vida, sabía que le pertenecía a él.

Se mordió el labio durante un segundo cuando le dijo que era preciosa, no aceptaba que nadie más lo hiciera, no lo creería si vinieran de otros labios, y en cuanto fue a besarla, correspondió al gesto sin dudarlo, despacio, con calma, con sentimientos, todos los que tenía por él, y subió una de sus manos hacia su mejilla. Todo su cuerpo se volcaba en aquellos gestos, le necesitaba, necesitaba de su aroma, de su calor, de su presencia, le necesitaba a él al completo.

En el instante en el que se separaron aprovechó para tomar aire, acariciando con su pulgar su pómulo, su piel suave, y le observó a los ojos mientras le hablaba, sonriendo ante lo que escuchaba. Aquello era lo que él se merecía, sentirse bien, cómodo, y que tuviera unos compañeros que le cuidaran ya que ella no podía hacerlo como le gustaría— Suena todo muy divertido, tengo que verme los vídeos, primero el de la canción, y luego los que ya hayan subido las fans… Seguro que ya tienes muchas más, te adorará todo el mundo —inocente de ella, lo que harían serían desearle, el día que viera el fansevice del otro se moría porque todo el mundo contemplaría lo que ella deseaba para sí sola— Duerme con quien más afín te sientas, ¿hay grupismo entre los chicos? —quiso saber interesada, relajada por las caricias de su pelo, y en el instante en el que le observó quitarse aquel botón, contuvo el aliento.

Se le pasaban muchas cosas por la cabeza, ya había pensado las formas en las que podrían pasar la noche, y aunque bien le valdría hablar sin descanso hasta el amanecer, eso no quitaba que se pudiera aprovechar de la situación. Con ambas manos, las llevó hasta su camisa, al segundo botón, y despacio y poco a poco, comenzó a quitar uno tras otro con calma— Me he tenido que mudar a un piso en el centro, bastante amplio y lujoso, él es de buena familia... —comentó reteniendo un suspiro, le sabía mal contarle aquellas cosas, ella ni siquiera disfrutaba con la idea de que tuviera que casarse con otro— Trabaja para la empresa de publicidad de su padre, y sí, tendremos momentos para vernos, ahora que sé que también lo deseas buscaré huecos donde haga falta, siempre y cuando no se interponga con tus horarios, no quiero meterte en líos... —añadió, quitando el último de los botones y dejando entonces su pecho al descubierto, atreviéndose a contemplarlo y morderse el labio. Jamás se había visto en esa tesitura con nadie, y aunque bien la había imaginado, vivirla era totalmente diferente.

Compartir un momento así con el mayor hacía que su cuerpo temblara, que tuviera algo de miedo por la novedad, pero seguridad porque sabía que estaba en un lugar seguro, con alguien que la protegería de todo mal. Con una de sus manos -ya que la otra había ido a parar al colchón, colocó sus dedos en el centro de su pecho, de manera tímida, suave, y acarició este hacia llegar a su abdomen con muchísima delicadeza, apenas un roce de la yema de sus dedos— Siempre quise hacer esto... —murmuró, volviendo a mirar hacia sus ojos, siendo totalmente sincera. El cuerpo del otro quitaba el aliento, lo había podido contemplar en algunas veladas en piscinas y viajes de negocios donde tenían que coincidir sí o sí, pero sin duda con el tiempo había mejorado muchísimo más.



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jin Hye Sun

Volver arriba Ir abajo

por Chen Cheng el Dom Dic 23, 2018 9:20 pm

De momento no siento que haya grupismo, todos me han recibido igual de bien. Hemos compartido mucho tiempo juntos en la empresa y con muchos de ellos he logrado hacerme amigo en mis años de trainee – le explicó, para intentar darle un mejor panorama acerca de su ingreso al grupo. – Pero creo que hay buena dinámica y he logrado entenderlos en las prácticas y ensayos. Todavía me queda aprenderme bastante...En especial una de las canciones...La coreografía es endemoniadamente difícil – Black on Black tenía un nivel de exigencia, detallismo y sincronización que la hacían simplemente increíble. Era una de las canciones que probablemente les daba más presencia en el escenario y por eso Chen estaba bastante obsesionado con que le saliera perfecta.

¿En el centro? Hmm. Tal vez pueda utilizar de excusa que iré a ver a mi padre a la empresa y luego pasar a verte – notó como Hyesun comenzaba a desabotonar lentamente su camisa y, si bien en ocasiones anteriores lo había visto porque coincidieron en alguna fiesta con piscina, esta vez era diferente, por lo que su corazón palpitó apresuradamente conforme iba avanzando. – Mi padre estaría complacido si le visito. Pensará que me estoy interesando en la empresa – dejó escapar una sonrisa cómplice y volvió a acariciar la punta de la nariz de Hyesun con la suya cuando esta terminó de deshacerse de todos los botones, sintiendo la piel reaccionando ante el simple tacto de la muchacha. ¿Cuantas veces había imaginado algo así? Infinitas y la realidad superaba con creces a su imaginación.

Por lo pronto, creo que la próxima vez que te veré será en la fiesta de fin de año que organiza la familia Hwang – y la vería junto a su prometido. ¿Cómo soportaría semejante tortura? – Lo odiaré – dijo entre medio de un beso, cerrando sus ojos. – Odiaré profundamente verle contigo – su mano se posó en la espalda de Hyesun, ayudándola a reclinarla un poco hacia él para poder bajar con cuidado el cierre de su vestido, dejándolo abierto sin quitárselo aún. – Supongo que inventaré algo. ¿Quizás volcar algo en tu vestido y ofrecerme a limpiarlo? – rió por lo bajo y aventuró tímidamente su mano por la espalda de Sun, repasando su piel con las yemas de sus dedos, conteniendo la respiración por lo maravilloso que le parecía aquel simple gesto que nunca había llegado a poder hacer, hasta ahora.

¿Tienes frío? – sus labios se acercaron a su cuello, dejando un camino de besos allí, corriendo con una de sus manos a penas el vestido para despejar y dejar entrever algo de piel en sus hombros, temblando deseo.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Chen Cheng

Volver arriba Ir abajo

por Jin Hye Sun el Dom Dic 23, 2018 9:43 pm

Le encantaba saber que le estaba yendo bien, era lo que merecía, que se sintiera como en casa, que aquellos chicos fueran buenos con él, y estaba seguro de que tendrían bastante éxito de cara al futuro— Lo harás bien —fue lo único que le dijo con una sonrisa, puesto que todos los gestos y acciones que estaban teniendo en esos momentos, conseguían hacer que su mente se desviara para otros lugares.

Sonrió cuando ya rápidamente el mayor pensó en una excusa para ir a verla, ambos parecían tener el mismo deseo, las mismas ganas y ansias de volver a reunirse, y sintió una sensación agradable y cálida en su pecho con aquella respuesta. Asintió despacio, notando cómo rozaba sus narices y haciendo que su mano bajara un poco más hacia su tonificado abdomen, teniendo que suspirar por ello, notando sus mejillas ponerse más rojas aún por haber alcanzado aquella zona ¿Sobreviviría a aquella noche? No estaba segura, creía que el corazón se le saldría en cualquier momento o que colapsaría porque le faltaría el aire— Claro, la empresa... —murmuró con una sonrisa socarrona, ambos parecían conocer demasiado bien a sus familias y cómo actuar para complacerlas mientras que ellos se salían con la suya.

La fiesta, apenas se acordaba de ella, pero eso quería decir que en menos de una semana volverían a encontrarse ¿Lo malo? Iría acompañada, ella lo sabía, y parecía que el contrario también, mas su respuesta le causó sensaciones contradictorias: complacida, porque se notaba que sus sentimientos eran reales, pero mal porque no quería que pasara un rato desagradable. No obstante, correspondió al beso, demostrándole con el mismo lo importante que era para ella, y dejándose acercar para notar cómo bajaba la cremallera de su vestido. De repente, el calor se fue apoderando de su cuerpo, mucho calor, se sentía arder, y rió por lo bajo en lo que todo su vello se ponía de punta por las caricias— Puedes intentarlo… Pero recuerda, aunque lo odies… Yo solo puedo pensar en ti —murmuró, observándole por un segundo, antes de sonreír y negar por su pregunta. Claro que no tenía frío, su cuerpo debía de calcinar en esos momentos.

Notó entonces cómo se acercaba a su cuello para besarlo, teniendo que morder su labio y ladear su rostro para dejarse hacer, sintiendo un cosquilleo recorrer todo su interior y teniendo que removerse un poco en lo que una de sus manos se aferraba a su hombro por dentro de su camisa abierta, y la otra comenzaba a subir y bajar por todo su torso. Poco a poco hizo intento de quitarle su camisa después de relajar el agarre en su hombro, pero tampoco llevaba prisas, estaba disfrutando por el momento. Aquello era mejor que en sus sueños, infinítamente mejor— Oppa… Quiero ser tuya esta noche... —se atrevió a decirle. Iba a cruzar la línea prohibida, iba a lanzarse a la piscina de cabeza, iba a cometer el mayor delito de todos: dejarse llevar por el deseo, por el amor.



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jin Hye Sun

Volver arriba Ir abajo

por Chen Cheng el Dom Dic 23, 2018 10:35 pm

Una de las cosas que tenía que amar de Hyesun era aquella naturalidad y confianza con la que se daban las cosas. Podían estar desvistiéndose y aún así mantener una conversación, evitando así el nerviosismo mutuo, haciendo que todo fuera mucho más sencillo y simplemente fluyera. – Puede que por primera vez en mi vida realmente agradezca ser hijo de mi padre y fingir interés en la empresa – rió por lo bajo y soltó un suave jadeo al sentir sus dedos sobre su abdomen, provocándole una descarga eléctrica en su cuerpo. Sun causaba en él todo aquello y mucho más, lo cual era difícil poner en palabras. – A veces me pregunto incluso, qué tan gracioso sería planear un complot con mi padre, para molestar al tuyo, diciéndole que quiero estar contigo. Tal vez lo aceptaría solo por ver arder Troya. Mi padre disfruta ver al tuyo retorcerse en odio – hasta en cierto punto, ya toda la pelea era ridícula e infantil. La competencia de quién era más poderoso, terminaba cansando al resto. Repentinamente aquella idea le sedujo bastante. – Aunque tu familia seguramente te desheredaría... – Sin embargo, pasaría inmediatamente al Clan Chen, y estaría a salvo monetariamente de por vida.

¿Mmm? ¿En serio? – inquirió ante su pedido, y se detuvo brevemente para contemplarla y acariciar su rostro, su cabello y sonreír rendido a ella. – Las veces que quieras – el sentido de pertenencia siempre lo veía inclinado a un sentimiento, y ella era dueña de su cariño y atención.

Dejó varios besos en sus labios y su mano acarició su pierna, por debajo del vestido, hasta que finalmente la soltó, sólo para sentarse en el colchón. – Ven – estiró sus brazos para acomodarla encima suyo a horcajadas y sus manos fueron hasta sus hombros, bajando un poco más el vestido azul para ir besando sus hombros de lado a lado, recorriendo sus clavículas sutilmente con la punta de su nariz, embriagándose en su perfume, en la suavidad de su piel, alzando finalmente el rostro a verla.

Una de sus manos volvió a reclamar su espalda, acostumbrándose al tacto, las caricias, sintiéndose poco a poco preparado para continuar con su deseo. Elevaba a penas el vestido, aventurándose por su pierna con cuidado y sin dejar de mirarla. Esbozó una sonrisa quebradiza, entre feliz y amarga, sabiendo que repetir algo así sería difícil pero de momento, lo disfrutaría a cada segundo. Investigándose mutuamente, pues era la primera vez que tanto el uno como el otro tenía el lujo de poder recorrerse con labios y manos. Había mucho por descubrir y hasta incluso se sentía algo tonto por saberse tan abrumado por ella; era preciosa, su piel suave y las curvaturas de su cuerpo delicadas, queriendo curiosear que más había debajo de aquel vestido.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Chen Cheng

Volver arriba Ir abajo

por Jin Hye Sun el Dom Dic 23, 2018 11:26 pm

El hecho de que hablaran de aquel tipo de cosas en un momento como aquel no le cortaba el cómo se estaba sintiendo ni mucho menos, era capaz de poner todos sus sentido en varias cosas a la vez, y más cuando todas giraban en torno al mayor— La disputa entre nuestras familias dejó de tener sentido hace mucho… Quizás podamos planear algo, sí, pero no quiero pensar ahora en eso… Por favor —le pidió, y no era porque fuera a ponerse baja de ánimos o comenzara a preocuparse, sino porque con todas las acciones de ambos prefería aparcar todo aquello y enfocarse en él. No entendía cómo la gente podía guardar rencor por tanto tiempo, los negocios cambiaban constantemente, había altos y bajos, pero enfrentar a dos bandos por tanto tiempo le parecía un verdadero atraso.

La petición había sido sincera, necesitada, y completamente nueva, ya no solo por el hecho de que nunca le hubiera llamado de aquel modo, sino porque era la primera persona a la que le dedicaba aquellas palabras. Asintió a su pregunta, y le dedicó una sonrisa suave, tímida en contraposición a las otras que le había dedicado aquella noche, y algo temerosa porque todo aquello era nuevo para ella. Correspondió a los besos tratando de buscar la calma en ellos, la paz de nuevo, pero en el instante en el que creía que eso sería suficiente, el otro la llamó, haciendo que quedara sentada sobre su regazo.

Contuvo el aliento cuando bajó un poco más su vestido y sintió aquellos besos y roces por su piel, notando cómo ardía allí por donde pasaba, acabando por suspirar y llevar sus propias manos hasta los hombros del contrario, retirando su camisa de ella, bajando un poco a acariciar sus brazos, lo poco que podía. Quería llenarle de besos, quería brindarle de caricias y atenciones por todas partes, pero no dejaba de sentir aquel nudo de nervios en su estómago. Se encogió un poco cuando atendió su muslo, y fue consciente de que necesitaba una pequeña pausa— Oppa... —murmuró, cuando se miraban— ¿Sabes que yo nunca he hecho esto, verdad? —tuvo que preguntar, tragando saliva, sintiéndose ahora perdida en mitad del mar y deseando de que apareciera alguien que pudiera rescatarla, deseando de que Chen tuviera las palabras exactas que la hicieran sentir nuevamente protegida, porque por un segundo, se había salido del mapa.



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jin Hye Sun

Volver arriba Ir abajo

por Chen Cheng el Lun Dic 24, 2018 2:01 am
Se mantuvo en silencio, ayudándola a terminar de quitarse su camisa, dejándola a un costado para volver una vez más a prestarle atención, sólo que aquella vez a sus palabras y esa nueva revelación que lo dejó algo en shock. – Oh... – ¿Sería su primera vez? Sintió una oleada de alivio de que le avisara aquello, porque de lo contrario, podría haberla lastimado. – No lo sabía, nunca me detuve a pensar que... – sonrió y negó con la cabeza, restándole importancia. – No hay nada que temer, lo prometo – le aseguró, acariciando con una de sus manos la piel de su hombro, pues con esa información, procuraría ser lo más cuidadoso posible. Entonces, ¿cómo debería seguir?

¿Me dejas? – elevó un poco más su vestido, aguardando primero su aprobación antes de terminar sacándolo con cuidado, revelando finalmente la pequeña y delicada figura de Hyesun ante sus ojos. No quiso cohibirla demasiado, pero era digna de admirar pues le quitó el aliento, temblando una vez más de deseo al tenerla así ante él. Respiró hondo, demasiado y apretó sus labios, le estaba siendo complicado mantener el control. Quería recorrer cada rincón de ella. – Llevas ocultándome esto por mucho tiempo – bromeó, tumbándola con cuidado una vez más en la cama, fundiéndose en un beso, en caricias, en varios  te amo y arranques de suspiros conforme la frecuencia de su corazón se aceleraba al sentirla contra su cuerpo. Un fragmento milagroso, ser dotado de majestad, adorablemente delicada, hecha para reinar sobre su mundo. Sun era todo eso para él.

Volvió una vez más a sus labios, intentando relajarla, hacerla seguir un ritmo tranquilo mientras su mano iba en dirección al bretel de su sostén, bajándolo poco a poco para que colgara de sus hombros, explorando tímidamente su desnudez que aún era incompleta a sus ojos hasta no desabrochar la pieza que los separaba de estar piel con piel. De ser uno. – Sun... – se separó un poco de ella, dejando su mano sobre la cama, brazo estirado para contemplarla desde su posición. Moría internamente por terminar de despojarla de cualquier tipo de vestimenta que obstruyera, pero a su vez, quería darle lugar a los permisos, a los sí y a los no. Asegurarse de que estuviera completamente lista y de acuerdo a pesar de que ella misma se lo hubiera pedido.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Chen Cheng

Volver arriba Ir abajo

por Jin Hye Sun el Lun Dic 24, 2018 3:14 pm

Parecía mentira que a sus veinticuatro años de edad nunca hubiera conocido hombre, pero entre las prohibiciones de su familia, todo el control que tenían puesto sobre ella, y el hecho de que desde siempre hubiera sabido quién era el amor de su vida, no se había atrevido a dar aquel paso con nadie, excepto ahora.

La camisa del mayor quedó fuera, y ella se había convertido en un manojo de nervios casi incontrolable, casi, porque las palabras del otro, así como su sonrisa, se sintieron como un bálsamo de paz sobre su cuerpo— Confío en ti —fue lo que dijo, porque era verdad, tenía fe ciega en Chen, sabía que él no le haría daño, que sería cuidadoso, que la respetaría, solo que había sido necesario sincerarse con él de aquel modo.

Asintió con algo de timidez cuando pidió despojarla de su vestido, estirando sus brazos para facilitarle la tarea y quedando entonces expuesta en ropa interior frente a él. No sentía vergüenza, estuvo tentada a ocultarse con sus propias manos, pero se contuvo porque quería que la observara, quería que viera que era suya, que estaba dispuesta a dar aquel gran paso. El hecho de que bromear ayudó, rió con el otro, y antes de que pudiera decir nada, la mejor respuesta de todas llegó cuando la fue tumbando poco a poco, dejándose hacer, dejándose vencer por sus manos, y correspondió a aquel beso. Cada caricia, cada roce, cada gesto se sentía el doble solo porque era Chan quien se los estaba brindando. Repitió aquellos te amo cada vez que se los decía, y dejaba ir varios suspiros a medida que se relajaba del todo. Quería que fueran uno, quería que se dejaran llevar, quería sentir su piel, sentir sus manos, sentir su boca recorrer todo su cuerpo. Sus propios dedos habían tanteado su nuca, su cuello, sus hombros, habían bajado por su clavícula y habían repasado todo su torso una y otra vez mientras se dejaba embriagar por todo el cariño que le estaba dando.

Le sobraba ropa, le sobraba todo lo que le impidiera sentirle por completo, así que cuando parecía querer encargarse de sus sostén, soltó otro suspiro más y abrió sus ojos cuando la llamó. Su mano fue hasta su mejilla, acariciando esta, repasando la forma de su nariz, la fina línea de su mandíbula— Chen... —repitió, en un susurro, con una sonrisa sincera, llena de cariño, y la respuesta a todas sus preguntas internas se las dio de nuevo con un beso, alzándose un poco para poder alcanzar bien su boca y poder atraerla hacia él.

Los sucesos ocurrieron a un tiempo justo, no fueron rápidos, pero tampoco lentos, se dejaron llevar por la intensidad que marcaba cada gesto y cada acción. Las prendas desaparecieron, los besos continuaron. Su piel seguía ardiendo y de su boca solo podían salir palabras de amor, suspiros, respuestas a preguntas que apenas necesitaban contestación: ella era suya, él era suyo. Todo el placer se agolpaba en cada rincón de su cuerpo, se sentía llena de una manera que jamás hubiera creído posible, y querida, y amada, y especial. El acto fue digno de ser recordado, sabía que jamás se le iría aquella imagen de la cabeza, y mucho menos de su cuerpo. Creía conocer ahora todos los rincones del mayor, y estaba convencida a volver a recordarlos una y otra vez por el resto de sus días.

Acabaron metidos entre las mantas, con su piel perlada un poco de sudor y su mejilla apoyada contra su pecho. Su respiración se iba relajando y acompasando a la ajena, y su mano había comenzado a trazar suaves caricias sobre su pecho— Siempre esperé por ti… Y sé que ha merecido la pena —murmuró, sus mejillas aún seguían encendidas, habían roto todas las barreras, se habían saltado toda la ley impuesta por sus familias, se sentía rebelde, se sentía viva— Te amo, oppa, lo hago de verdad —admitió, por no sé cuanta vez aquella noche, apoyando finalmente su barbilla contra su torso y así poder observarle desde esa posición.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jin Hye Sun

Volver arriba Ir abajo

por Chen Cheng el Lun Dic 24, 2018 7:58 pm

Los cuerpos fueron uno. Se despojaron de todo y abandonaron los miedos y las prohibiciones. Procuró ser dulce, atento y suave con ella. Sujetó su cuerpo como si se tratara de algo frágil,  recorrió los diferentes rincones de su piel, incapaz de controlar el frenesí y el deseo al deslizar sus manos por su vertiente, las delicadas curvaturas de la mujer que tenía ante él. Le susurró al oído incógnitas, le rió ante la complicidad de los gestos, entrelazó los dedos de sus manos con los de ella cuando creyó que necesitaba aumentar su frecuencia y también la abrazó de la cintura, cuando sintió que necesitaba refugio en él, frenando sólo para besar su cuello y hacerle saber lo mucho que estaba disfrutando el momento y ya no veía momento de volver a repetirlo una y otra vez.

Se tapó con las sábanas y la abrazó, alegre al seguir sintiendo la calidez de su cuerpo contra él, recorriendo en caricias suaves su anatomía, deteniendo una de sus manos en su parte baja y otra en su cintura. No pudo evitar sonreír con su comentario, sintiendo su corazón palpitar aún rápidamente. El también estaba más que feliz de haber sido su primera experiencia y esperaba haber llenado sus expectativas. – Quiero repetirlo de por vida – rió por lo bajo y la acomodó mejor para poder alcanzar a besarla otra vez. – También te amo – ¿era normal ya estar pensando en qué momento podrían volver a encontrarse para repetirlo aunque ni se hubieran despedido? La deseaba tanto, que hasta elegiría vender su alma al diablo por morir en ella, fundiendo sus labios en su piel.

Giró el cuerpo de costado, solo para contemplarla, apoyando su brazo en el colchón, recargando su cabeza en su mano. – Eres de otro mundo – su dedo recorría el perfil de la muchacha, bajando por la curvatura de su cintura, hacia sus caderas. ¿Cómo soportó tanto tiempo? Suspiró y sin aguantarse, volvió a hacerse con su cuerpo, besándola varias veces en los labios, no queriendo soltarla o separarse. – Me costará dormirme si sigo de ésta forma – admitió entre risas, sabiendo que lo mejor sería relajarse e intentar descansar. – Quiero volver a verte antes – confesó, arrimándola más a él, cerrando sus ojos y chocando sus frentes. – ¿Qué tal el viernes?
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Chen Cheng

Volver arriba Ir abajo

por Jin Hye Sun el Lun Dic 24, 2018 8:32 pm

Su cuerpo todavía se resentía a lo ocurrido, aún no lo superaba, aún recodaba cada caricia y cada beso, cada sensación, cada suspiro y todo cuanto se habían dicho con el acto. Aún ardía, y conforme seguía sintiendo dónde habían quedado sus manos, dudaba que aquella sensación se fuera. Rió con él cuando soltó aquel comentario, ¿era una locura si admitía que ella también? Lo dudaba, había esperado demasiado para aquel momento, para vivirlo a su lado— Lo haremos, te lo prometo —porque era suya, ahora lo sabía más que nunca, y se entregaría una y otra vez sin arrepentirse ni un solo segundo. Él la amaba, era real, se lo había dicho, se lo había confirmado y demostrado, y la había esperado por todo aquel tiempo, le creía.

Se dejó mover hasta el que mayor quedó de lado sobre ella, y se dejó seguir acariciando mientras sonreía conmovida por sus palabras— Harás que me vuelva a sonrojar... —murmuró mordiéndose el labio, subiendo su mano hasta su mejilla, y bajándola hasta dejarla reposada contra su pecho; todavía recordaba cómo lo había llenado de besos momento atrás. Correspondió a aquel nuevo beso en cuanto le sintió acercarse, y tomó aire sobre sus labios para retener un suspiro lleno de sentimientos, todos los que volvía a despertar un gesto como ese. Le deseaba, lo hacía con cada poro de su piel, y no creía poder resistirse. Por eso mismo, rió de nuevo ante sus ocurrencias, ella misma sabía que tampoco dormiría si continuaban así, y aunque le encantaría repetir, también se notaba algo cansada al ser su primera vez. No obstante, la posibilidad de volver a encontrarse apareció, y no le quedó otra que asentir y sonreír, parecía leerle el pensamiento— Tenemos que dormir… Los dos… Y lo del viernes suena perfecto, encontraremos la forma, yo también quiero volver a verte, lo necesito —respondió cerrando sus ojos, acomodándose contra él y haciendo que se volviera a tumbar en la cama. Quería terminar de pasar aquella noche a su lado, contra su cuerpo, sintiendo su calor. En aquellos momentos se sentía la mujer más afortunada del mundo, protegida, amada, y como si ninguna preocupación existiera.

Poco a poco el sueño se fue apoderando de ella, reposó su mejilla contra su hombro, y se dejó vencer. Sabía que tendría un sueño conciliador, relajado, y que descansaría como nunca.



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage




avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Jin Hye Sun

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.