cherry boom!
DOCUMENTACIÓN REGISTROSBÚSQUEDASREDES SOCIALESTIENDAS Y MEJORASBOLETOS DE LOTERÍARECLAMO DE FAMAPETICIÓN DE ROL
» a good afternoon — BGR {+18}
por Baek Go Ro Hoy a las 8:04 pm

» not all heroes wear capes — csj
por Nam Ji Seok Hoy a las 7:50 pm

» enjoy the little things · msh
por Nam Ji Seok Hoy a las 7:37 pm

» we are crowned | fanmeeting
por Nakai Kenta Hoy a las 7:35 pm

» nothing worth having comes easy; jsh
por Nam Ji Seok Hoy a las 7:02 pm

» you can count on me - [KSH]
por Kwak Shi-hwan Hoy a las 5:02 pm

» Good friends — [KSH]
por Kwak Shi-hwan Hoy a las 4:28 pm

» the truth comes to light - KYR
por Han Da Woo Hoy a las 4:21 pm

» filming day {PGH}
por Kwak Shi-hwan Hoy a las 4:04 pm

» humanity — PDS
por Park Dong Suk Hoy a las 3:59 pm

» III. ¿Cuánto pujarás?
por Bae Sung Yeol Hoy a las 2:50 pm

» Overthinking | Hajoon
por Han Mi Cha Hoy a las 2:25 pm


Drunktards | Ae ra

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

 por Han Mi Cha el Dom Mar 18, 2018 10:40 pm
Viernes 17 de Marzo de 2018, 21 hs

El apartamento era ahora mismo un torbellino femenino; bolsas de compras tiradas en un rincón del recibidor, una mezcla de perfumes de Saint Laurent de Misha, junto al perfume de Ae Ra y carcajadas que inundaban el lugar. Llevaban ya al menos una hora allí, bebiendo un poco de vino para ahogar el mal trago que había pasado la pequeña Misha al intentar postularse para escribir en un periódico en el cual fue rechazada sólo por ser muy joven. Aunque a decir verdad, las burbujas ya se le habían subido a la cabeza y comenzaba a sentirse un poco más mareada y risueña de lo usual. Nunca había sido exactamente la persona con más aguante del universo cuando se trataba de alcohol.

¿Y quieres saber lo que me dijo el muy cretino? – Misha se levantó del piso, con su copa de vino en mano y adoptó teatralmente la misma actitud que el Editor en Jefe del periódico. – No estamos interesados en contratar personal tan joven – le imitó, siendo exageradamente seria. – ¡¡Ni siquiera miró mi material!! Llevo escribiendo años Aera, A-ÑOS – Sin darse cuenta, movía su copa de un lado a otro, manchando un poco el piso, que por suerte, no era alfombrado. – ¡Me han discriminado por ser joven! ¿Entiendes? ¡Yo no lo he discriminado a él por ser viejo, panzón y calvo! – Estaba indignada y por eso actuaba como una infante...Y también algo ebria. – ¿Cómo se supone que les demuestre que soy buena, si ni siquiera leen mi material? – volvió a sentarse, dejando su copa de vino a un lado y ocultó su rostro en sus manos. – No quiero pasar el resto de mi vida en Vogue, que por cierto, ni siquiera me dejan escribir aún, sólo corregir artículos y asistir en el estilismo – Lo cual era frustrante y agobiante. – si las cosas no funcionan como quiero, mi padre me obligará a estudiar otra cosa y no quiero – Su padre era el alcalde de Incheon, un hombre muy serio y que se vivía preocupando por su hija, quién había decidido valérselas por si misma. En parte consideraba que aquello solo se trataba de un tonto juego de su hija, pero Misha realmente iba en serio y quería ganarse la vida sin que sea a cuestas de un apellido o status social heredado.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
Mensajes : 73
Wons : 760
Han Mi Cha
en línea o no

Volver arriba Ir abajo

 por Byun Ae Ra el Lun Mar 19, 2018 8:55 pm


Frente a ella estaba su copa de vino a medio acabar, en sus dedos aferraba un lápiz labial que había comprado esa mañana y se estaba pintando los labios mientras hablaba y asentía efusivamente a lo que Mi Cha decía—. ¿Qué, qué? —preguntó, dejando sobre la mesa los artículos y mirando a su amiga con ojos inquisidores. La notaba un poquito rayando en la ebriedad, pero Aera tampoco era la más fuerte en cuanto a alcohol, aunque sí que podía asegurar que tenía más arranque que su amiga, a quien no podía evitarle lanzar una mirada divertida de tanto a tanto—. ¿Quéeeeeeeeeeeeeeeeeeeee? —alargó tanto la palabra, más que indignada con lo que le estaban contando. ¿Cómo se atrevía ese tipo a decirle eso? Ella misma le hubiera respondido con sus cuatro verdades y flipón de pelo que daba miedo, dejándole en claro que no le llegaba ni a la suela de los tacones—. ¿Ese viejo verde te dijo eso? Es que no me lo puedo creer, acepto que pueda decirte que no te contrata porque el material que publicas no es adecuado para su medio, ¿pero por qué eres demasiado joven? Venga acá —comenzó a arremangarse la camisa versace que había comprado hacía dos semanas, mostrando claras señales de querer meterse a una pelea—. ¡Son todos una porquería! —blandió su mano cual espada de un lado a otro, agarrando furiosamente la copa de vino y tomando un trago largo y profundo. Cuando terminó, hizo un sonido fuerte de satisfacción y miró a Micha a los ojos—. Esos idiotas no te merecen, de verdad, tus artículos son increíbles, es que todavía no comprendo como osan rechazarte, es que... arhjfkdsa —la última palabra fue incomprensible hasta en sus propios oídos, pero era una de sus tantas demostraciones de que no podía creerse lo que escuchaba.

Vaya mierda de gente.

¡Eso no va a pasar! —gritó cuando Micha le dijo lo de su padre, levántadose de un tirón de su asiento y dirigiéndose hacia su amiga. También se le había subido el licor a la cabeza, aunque cualquiera que la conociera, no podría distinguir dado que Aera siempre había sido así de explosiva—. Tenemos... tenemos que hacer algo —empezó, agarrando el rostro de su amiga con ambas manos y dedicándole una mirada fija, escrutadora, como si en sus irises estuviera la respuesta a todos sus interrogantes—, tenemos que... que encontrar un trabajo donde te dejen escribir... y... y... —se quedó en silencio por varios minutos, mirando de un lado a otro a Micha, frunciendo con tanta fuerza el ceño que comenzaba a dolerle. Aera se relamió los labios, buscando algo en su mente.

Cuando llegó, la sonrisa que ocupó su rostro fue maldad pura—. Y vamos a vengarnos del panzón —a la sonrisilla, le siguió una risita que fue en aumento hasta que se convirtió en la de una bruja malvada habiendo encontrado la pócima para matar a su enemigo.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



she was made of bones and citadels

avatar
Mensajes : 51
Wons : 940
Byun Ae Ra
en línea o no

Volver arriba Ir abajo

 por Han Mi Cha el Mar Mar 20, 2018 6:09 pm
Las reacciones de Ae Ra eran una de sus cosas favoritas en el mundo; desde sus expresiones o gestos, los cuales le hacían pegar carcajadas llenas de jolgorio. — Lo que oyes — Bebió otro trago más de su vino, el cual había dejado abandonado unos muy breves segundos y luego saltó del piso, para ir corriendo a subir un poco el volumen a la música. De fondo sonaba Killer Queen, que era algo así como una oda a Aera o al menos Misha la recordaba inmediatamente en cuanto la oía. — ¿En verdad crees eso? ¿No lo dices sólo para animarme? — Hizo un pequeño mohin, sintiéndose repentinamente muy sentimental, llevando una mano a su pecho, notablemente conmovida. — ¿Sabes lo mucho que me gustan tus artículos? — Incluso aunque Aera pecara de cruda en ocasiones, Misha era muy fan de su trabajo. — Eres la mejor — Sentenció, apoyando una de sus manos en el hombro de su amiga, asintiendo enérgicamente con la cabeza, con los ojos brillando con orgullo y...¿Al borde del llanto? Aquella situación era una montaña rusa de emociones muy extraña y graciosa.

Se sentó en el sofá, algo indignada y echó la cabeza hacia atrás, mirando al techo, sobresaltándose un poco ante el grito de Aera. — ¿Y...cómo lo evitaremos? — preguntó, soltando un resoplido. — Es inutil... — sus labios formaron una "o" cuando Aera tomó su rostro y contempló sus ojos, sabiendo entonces que en definitiva se le había ocurrido algo y su sonrisa maligna lo confirmó. Orquestalmente, Queen sonaba de fondo; She's a Killer Queen, gunpowder, gelatin, Dynamite with a laser beam. Guaranteed to blow your mind anytime.Tu sonrisa me asusta — confesó, librándose de su agarre y masajeándose un poco el rostro. — Suéltalo, ya. ¿Qué has pensado?
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
Mensajes : 73
Wons : 760
Han Mi Cha
en línea o no

Volver arriba Ir abajo

 por Byun Ae Ra el Sáb Mar 24, 2018 2:17 am


Hizo un ruidito sonoro al tragar una vez más de su copa de vino, moviendo sus manos de un lado para otro en un gesto negativo—. ¿Cómo crees que lo dije solo para alegrarte? —espetó, frunciéndole el ceño a su amiga y negando rápidamente con la cabeza—, ¡tienes potencial! ¡eres grandiosa! —enumeró con sus dedos, pensando en cómo su amiga dudaba de sí misma. Es que, si fuera mala, Aera se lo dejaría muy en claro, ¿por quién la tomaba? Ella no se guardaba absolutamente nada y su lengua viperina no podía ser silenciada—, ¿acaso no confías en mí? —le preguntó cuando le puso las manos sobre los hombros, soltando una enorme carcajada cuando le dijo que era la mejor y le guiñó un ojo—. Sé que lo soy —su autoestima no tenía límites y comentarios como esos, eran los que obtenían de Aera a diario. Echando su cabello para atrás en gesto dramático, esbozó una sonrisa confianzuda.

No te atrevas a decir que es inútil —sentenció, mirándola fijamente a los ojos, con ese brillo malicioso en las pupilas. En su cabeza, los engranajes comenzaban a unirse, a moverse en congruencia con sus intenciones maquiavélicas y ya todo cobraba fuerza—. Vamos a hacer que se arrepienta de no escogerte y de rechazarte de esa manera tan vulgar y poco fina —le dijo, apretó los labios como quien hace un ligero puchero, soltándola brevemente y comenzando a deambular a través de la habitación. De vez en cuando, parecía que estuviera a punto de caerse de lado—. Todo el mundo reconocerá tu talento, ya verás —le dijo, guiñándole un ojo antes de volverse dramáticamente hacia ella, extendiendo los brazos como si estuviera a punto de lanzarse hacia Mi Cha con un abrazo—. ¡Vamos a hackear su página web! —estalló en una carcajada malvada, sus acciones eran dignas de un drama, teniéndola a ella como la antagonista que está dispuesta a hacer vivir un infierno a la protagonista—. Tengo los conocimientos y un amigo que seguro nos echa una mano. No es muy difícil, solo vamos a hacer que la página de ese gordo idiota redirija a tu blog, ¡y pum! —volvió a hacer otro gesto exagerado—, serás increíblemente famosa —colocando sus manos a ambos lados de su cadera, Aera sonrió triunfalmente, esperando la reacción hiper mega fabulosa de Micha ante su increíble propuesta.

Por supuesto, omitió que eso era un delito informático. Nada que el dinero de sus padres no pudiera arreglar.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



she was made of bones and citadels

avatar
Mensajes : 51
Wons : 940
Byun Ae Ra
en línea o no

Volver arriba Ir abajo

 por Han Mi Cha el Dom Abr 01, 2018 10:43 pm
Aera le contagiaba un espíritu similar al de un guerrero que iba a moler a sus contrincantes. La escuchó hablar y la contempló como si observara al mismísimo Napoleón Bonaparte relatando su plan de conquista. Sus manos se cerraron, la cabeza asintió con firmeza y luego llevó el puño a su corazón. La escena era particularmente ridícula y graciosa, pero al no estar expuestas a la mirada ajena, poco le importaba cómo podía verse. – ¡Si Capitana! – Exclamó de forma enérgica y luego rompió en risas. ¿Qué como lo harían? No tenía idea. Pero si había algo que aprendió, es que no importaban los medios, Aera cumplía todo lo que se proponía.

¡¿Vamos a qué!? – Exclamó luego de forma atropellada. ¿Cómo se supone iban a hacer algo así a uno de los medios más reconocidos? No se detuvo a pensar en lo que le diría su padre. Sinceramente a esa altura le estaban importando pocas cosas y con dos copas de vino y su enojo, cualquier solución para arruinar al viejo gordo y calvo, le parecían buenas. – Aera, eres mi villana favorita, ¿lo sabes? ¿Cómo puedes pensar cosas tan, pero tan alucinantes? – Se mordió los labios, y fingió limpiarse una lágrima. – Es el plan más magnífico y osado. Hasta incluso podría llamar la atención de su competencia y lograr que ellos si me llamen – razonó rápidamente, chasqueando sus dedos.

Soltó un gritillo emocionado y corrió por la habitación, saltando las bolsas de Gucci y Versace como una maratonista olímpica y fue en busca de su ordenador portatil, el cual trajo ante ellas. – ¿Podremos llamar por teléfono a tu amigo ahora? Podemos seguir sus instrucciones o ayudarlo en lo que necesite – se relamió sus labios como si se tratase de un animal a punto de cazar a su presa, y en sus ojos, brilló la maldad. Y ese, señoras y señores, es el momento en que Misha pisó el delicioso lado del antagonista. – Por cierto, luego tienes que contarme como haces para obtener reportajes tan osados, me he leído algunos y por poco logras que sufra una combustión espontánea. Moriría de vergüenza en hacer alguna de esas preguntas – Claramente, Aera tenía un estilo muy distinto al suyo.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
Mensajes : 73
Wons : 760
Han Mi Cha
en línea o no

Volver arriba Ir abajo

 por Byun Ae Ra el Dom Abr 08, 2018 2:03 am


No tenía límites. Nunca los había tenido. Cualquier cosa que pudiera suponer una limitación o desventaja para ella, lo convertía inmediatamente en algo que pudiera utilizar. Así era ella, esa clase de personas que se aprovechaba de todo y de todos. Excepto de Misha, por supuesto. De las poquitas personas que se salvaban de su terrorífica personalidad y su ambición de ser, total y exclusivamente, la reina—. Vengo manufacturada para ser la Reina Malvada, así que mi querida Blanca Nieves —colocó un brazo alrededor de los hombros de su amiga, haciendo una mueca de pura maldad y señaló con una uña debidamente cuidada, pintada, con brillantinas y demás accesorios fancy, a la computadora—, pongámonos manos a la obra, no podemos dejar para mañana, la prenda de ropa nueva que nos podemos poner hoy—asintió a todo lo que Misha decía, una sonrisa en la boca, los ojos brillantes y la canción de Fancy de Iggy Azalea sonándole en la mente cual soundtrack de su propia película—. Le enviaré un mensaje para que me devuelva la llamada, espera —sacó su teléfono, escribiéndole a su amigo y pidiéndole —ordenándole, en realidad—, que le ayudara a hackear una página. No pasó más de dos minutos cuando tenía una respuesta—. Espera, espera —le dijo al teléfono, contestando la llamada mientras agarraba el pc de su amiga, encendiéndolo—. ¿Reportajes osados? —preguntó ligeramente confundida, siguiendo las instrucciones de descargar un programa para hacer lo correspondiente.

Mientras el programa se descarga, según la lista solo eran cinco minutos, se giró hacia Misha—. Solo tienes que ser osada, sí no haces preguntas que hagan que la gente se sonroje, se enoje o se quede en silencio, acertando siempre con los documentos idóneos; nadie te va a tener en cuenta. ¿Para qué repetir lo que todos los demás dicen? —le hizo la pregunta con un ceño fruncido, viéndola con algo más de calma. Era un interrogante que muchos de sus compañeros en el periódico le hacían—. No quiero decir lo mismo, quiero saber la verdad y para ello, hay que hurgar en la mierda, hacerlos reconocer que el mundo no es bonito y brillante como se los pintan, sino también sacar su lado de porquería. Nadie es perfecto, pero algunos medios se enfrascan en mostrarlo así, encubrirlo o endulzarlo —le sonrió una vez más, antes de volverse hacia la pantalla cuando descargó el programa, introduciendo los códigos y la dirección web de la página, como le indicaron—. Ugh, Misha, esto se va a poner salvaje —soltó una carcajada maliciosa al entrar a la configuración oculta de la página a través de un panel que generó el programa—. ¿Lista? —inquirió, mirándola antes de levantarse y darle a ella el puesto. No iba a hacer los honores, tenía que hacerlo la mismísima Han Mi Cha—. Venga, tú puedes —la animó, su sonrisa malévola una vez más cruzando su rostro.



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



she was made of bones and citadels

avatar
Mensajes : 51
Wons : 940
Byun Ae Ra
en línea o no

Volver arriba Ir abajo

 por Han Mi Cha el Dom Abr 08, 2018 8:51 am
Cuando las burbujas del alcohol se le subían a la cabeza, Misha se transformaba en la antitesis de ella misma; irreverente, bélica, chispeante. Había amigos que aseguraban que adoraban a la versión pasada de copas de Misha, mientras que ella, a veces, prefería olvidarla y enterrarla en lo más recóndito de su ser. Pero con Aera, podría decirse que era distinto y más cuando estaba en la comodidad de su casa, en donde sabía que estaban absolutamente resguardadas de hacer trastadas...Sin embargo, olvidaba el detalle de la existencia de Internet y que allí se podrían hacer grandes cosas, pero terribles.

De acuerdo, ¡podemos hacer esto! – Se auto convenció y se hizo a un lado, para darle todos los honores a Aera para iniciar la operación sabotaje al viejo calvo. Mientras tanto, fue a servir para ambas un poco más de vino, dejando la copa al lado de Aera y ella sostuvo la suya. Tan sólo le faltaba una chimenea encendida, un gatito el cual acariciar y ahí iba la escena perfecta de las dos villanas planeando la gran caída de un imperio.

Mientras Aera seguía las instrucciones del amigo con el que hablaba por teléfono, le relataba cómo lograr ese tipo de reportajes que le había hecho pegar una carcajada nerviosa más de una vez. En ocasiones, se compadecía por los pobres entrevistados. Pero más allá de lo venenosa que Aera podía llegar a ser, desde el punto de vista periodístico, su forma de redactar y hacer una puesta de escena, eran únicas. – ¿Mm? ¿Salvaje? – se le escapó una risilla nerviosa y miró en dirección a la pantalla, sabiendo que aquello ya no se podría frenar. Por momentos, titubeo, pero terminó asintiendo con la cabeza y bebió de golpe parte del contenido de su copa de vino. – Préstame eso – le robó el teléfono entre risillas y lo llevó a su oido, mientras se posicionaba frente al ordenador. – ¿Hola, hola? Sí, habla con la heredera al trono de la maldad. Aera es quién reina ahora – soltó una risa ahogada y carraspeó, intentando concentrarse frente a la pantalla, asintiendo y mordiéndose ligeramente el labio inferior de puros nervios. – no le he dicho esto nunca a nadie, pero creo que lo amo¿qué? ¿Acababa de decirle a un desconocido que lo amaba? – Le amamos - se corrigió, mirando de reojo a Aera y alzó ambos pulgares. – Le haré llegar mediante Aera un obsequio, ¿sí? – y ante sus ojos, dio refrescar al portal de noticias y voilá, la página se redireccionó automáticamente al blog de Misha. – ¡Sí, sí, SÍ! – Gritó, de forma teatral y exagerada, alzando sus brazos y chocó los cinco con Aera, soltando luego una carcajada digna de una película de terror.

¡ESTÁ ACABADO! – finalizó la conversación con el amigo de Aera y le devolvió el teléfono, danzando con alegría de un lado a otro por la habitación. – Aigo, tienes que ayudarme a pensar qué podemos obsequiarle a tu amigo por éste favor. ¿Cómo conoces a gente así? ¿Cómo es que accedió con tanta rapidez? ¡Aera! – soltó una carcajada y la contempló como quién intuye algo más. – ¿Es uno de tus pretendientes? – la molestó, dándole un pequeño empujoncito. Misha sabía que su amiga era lo que, los hombres en general consideraban, una chica muy atractiva, por lo que no le sorprendía que aquel chico fuera algún admirador de Aera.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
Mensajes : 73
Wons : 760
Han Mi Cha
en línea o no

Volver arriba Ir abajo

 por Byun Ae Ra el Miér Abr 11, 2018 3:34 am


Los ojos de Aera no se movían de la pantalla, no, estaban adheridas al monitor, observando cada acción de Misha con avidez, la sonrisa maléfica en los labios y la mirada brillándole con las fechorías que estaban haciendo—. Venga, chica, toma lo que es tuyo —susurró a su amiga, riéndose al escucharla hablar con su amigo por teléfono y al segundo en que Misha hizo los honores, el grito de emoción, una mezcla de diversión y satisfacción fue una de las pocas cosas que alguien la vería a hacer salvo en esos instantes. Cuando el licor comenzaba a nublarle el juicio y volverla más atrevida de lo que ya era. Celebró junto con su amiga, chocando las palmas mientras exclamaba un conjunto difuso de oraciones entre «eres la mejor», «sabía que lo harías», «toma eso calvo de mierda» y otras más que eran menos entendibles con el pasar de los segundos—. ¿Él? —se echó a reír incontrolablemente ante las palabras de su amiga, echando la cabeza hacia atrás con ganas.

No supo cuántos minutos duró riéndose, pero probablemente fueron varios, pues el alcohol ya estaba haciendo su efecto—. ¡Fácil! —exclamó, alzando las manos al aire antes de pasárselas por el pelo en un gesto de diva—, una cara bonita —enmarcó su rostro, la sonrisa brillante de niña buena surcándole las facciones—. Todos los hombres caen por una cara bonita, luego solo tienes que incitarlos un poco. Ser… dudosamente dispuesta de una manera que les dé falsas esperanzas, ya sabes —se bajó un poquito la blusa, enseñándole el hombro, luego un poco de escote y volvió a estallar en carcajadas ruidosas—. Entonces empiezan a creer que se pueden meter en tus bragas y es ahí cuando los tienes a tu disposición —suspiró dramáticamente. Había una cosa que nunca le había dicho nadie, pero jamás, y era que, pese a sus actitudes y coquetería, Aera nunca había estado con nadie. En ninguna de sus relaciones llegó hasta esa «base»—. Tienes que hacer eso, Misha —comenzó a instigar a su amiga, su expresión cambiando rápidamente—. Los beneficios son infinitos, solo debes saber hacerlo —se la quedó mirando con un brillo en los ojos, ese mismo que tenía cuando su mente comenzaba a esquematizar planes malévolos—. Oh, pero espera… —frunció rápidamente el ceño, sujetando a Misha de los hombros para sentarla nuevamente en la silla—. Tú… ¿nunca lo... has hecho? —dijo con cierto tono cómico, no porque estuviera burlándose de ella, sino que le salió de una manera rara —todo culpa del alcohol—. No habían podido tener esa conversación, tan típica entre amigas, por estar ocupadas pensando en otras cosas, pero ahora que tenía la lengua más suelta y las intenciones más vivas, definitivamente iba a darle rienda a todo lo que se le cruzaba por la cabeza.

Una vez más, el brillo malvado de sus ojos se incrementó—. ¿O sí lo has hecho recientemente? —hizo una pausa—, porque si la respuesta es «no» a ambas preguntas, haremos algo al respecto —el por qué le encantaba meterse en la vida amorosa de los demás, no tenía respuesta. En su estado de ebriedad, solo tenía en mente divertirse un poco.


cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



she was made of bones and citadels

avatar
Mensajes : 51
Wons : 940
Byun Ae Ra
en línea o no

Volver arriba Ir abajo

 por Han Mi Cha el Jue Abr 12, 2018 1:57 am
A esa altura de la noche, Misha reía y se limpiaba lágrimas. Las descripciones casi teatrales de Aera la iban a terminar ahogando en risas, por lo que tuvo que alejar su copa de vino y dejarla en una superficie estable para no terminar volcando todo encima del sillón francés que su madre se había empeñado en conseguirle. – No tienes piedad, ¡Aera, qué cruel! ¿Por qué harías sufrir así a un chico? – En su mente, Aera era la clase de femme fatale que hacía lo que quería con el sexo opuesto y no dejaba que tocaran ni el mínimo centímetro de su piel. – ¿Es así? – Movió exageradamente su cabello hacia atrás, dejando entrever algo de su cuello y hombros, rompiendo una vez más en risas por lo ridícula que probablemente se veía. – no, no, no. No podría hacer algo así jamás. ¿Has visto la película As If? Cuando Cher se cae de la cama intentando seducir a un chico...Esa, ¡esa soy yo! – gritó de forma entusiasta, no teniendo idea si sabía de lo que hablaba.

Pero entonces, las cosas tomaron un giro inesperado. Aera la increpó de tal forma, que sus mejillas enrojecieron y se auto obligó a beber incluso más vino, tragando con cierta dificultad. Evitó observarla por unos cuantos segundos y enroscó su dedo en su cabello, con un dejo de nerviosismo. Volvió a hacerle frente y sus mejillas rojas la delataban. – Más o menos – ¿Cómo se podía ser más o menos virgen? ¿Acaso era Regina George? En su mente, vinieron una seguidilla de escenas en donde los cachetazos y empujones eran la moneda frecuente por cada vez que un chico se le declaraba o intentaba besarla. Sí, era algo bruta para lidiar con esas cosas.

Sip. Más o menos – Volvió a decir, mientras movía un poco su copa, fijándose en el líquido. – He rechazado más hombres en mi vida, de lo que me gustaría admitir. Pero...¿Recuerdas a ese chico que conocí en clases y salimos unos pocos meses el año pasado? – El sólo recordar lo sucedido, hacía que su rostro se acalorara más. – Era agradable, pero no respetaba mis tiempos. De hecho...Una noche, cuando regresabamos de una cena, estuvo a punto de pasar algo. Habíamos llegado a esa instancia, pero antes de que siquiera intentara algo más, me acobardé, le empujé y lo eché de mi casa – sus ojos pasaron de la copa a Aera y su rostro se mostró serio, monótono. No sabía si reír o llorar. – nunca más me llamó ni lo llamé – Reconoció, y ésta vez si dejó escapar una sonrisa cobarde. – Y lo agradezco. No sentía que fuera él la persona con quién daría ese gran paso – Se encogió de hombros y luego la señaló. – tu ya lo has hecho, ¿cierto? ¿qué se siente? ¿duele mucho? ¿con cuantos has estado? – preguntó de un tirón, porque por algún motivo, daba por sentado que Aera era más experimentada.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
Mensajes : 73
Wons : 760
Han Mi Cha
en línea o no

Volver arriba Ir abajo

 por Byun Ae Ra el Lun Abr 16, 2018 2:41 am


La descripción fue extraña, no era una cinéfila y pocas veces era capaz de recordar las escenas de alguna película, excepto sus favoritas—. No sé de qué me estás hablando —le dijo entre risas a su amiga, mirándola con una cara de tonta, porque la reacción de Misha era infinitamente adorable, pese a que todo lo que le decía le sonaba a mandarín—. Te dije, a penas tenías cara de que a penas llegaste a la adolescencia, los hombres caían de rodillas a tus pies —comentó, riéndose del comentario de haber rechazado más hombres de los que le gustaría admitir. Para ella no era un secreto que la chica frente a ella era considerada hermosa, un tipo ideal dentro de la sociedad coreana. Un rostro angelical, figura delicada, piel extremadamente pálida. Calzaba con todo el estereotipo de mujer perfecta. Inclusive, Aera no dudaba de que, en algún otro momento, una empresa absurda, dispuesta a alimentarse de la imagen de su amiga, intentaría persuadirla de convertirse en otra muñeca de trapo más. Menos mal que sabía que Misha no entraría a ese mundo macabro del entretenimiento, además, para eso la tenía a ella.

¿Hizo eso? —literalmente pegó el grito en el cielo. ¿Cómo se atrevía ese muchacho a intentar forzar a su niña? El rostro de Aera mutó rápidamente a una expresión de completo odio, irguiéndose de un momento a otro con las manos empuñadas a ambos lados—. Voy a ir personalmente a su casa con una tijera y cortaré sus joyas preciosas —declaró solemnemente, pensando en la mejor forma de vengarse porque no podía quedarse, así como si nada. Sin embargo, antes de que pudiera seguir con sus escrupulosas planeaciones, la pregunta de Misha la dejó fría. Pero fría no, lo siguiente. Con una actuación digna de un premio Oscar, Aera se volvió hacia Misha, esbozando una sonrisa ladina al mejor estilo femme fatale —que le salían bastante bien, pero ahora se podía notar un leve nerviosismo en sus comisuras—, y sopesó la pregunta. Nunca lo había hecho, pero todo el mundo, incluyendo los que no la conocían, tenían la tendencia de darlo por hecho. Pensaba que se debía a su tan abierta personalidad—. Calma, calma —levantó las manos en un gesto de «pare», intentando recopilar toda la información mental que sabía de eso, lo cual era bastante porque era una ávida lectora—. Puede dolerle a unas y a otras no, depende de la mujer y su cuerpo, realmente. No todas sangran como lo muestran las películas —trató de que su voz sonara superhipermega confianzuda, haciendo gestos incluso con la cabeza—. Se siente… bien, muy bien, si la otra persona sabe, ehm… bueno, como estimularsi antes había estado ruborizada por el alcohol, ahora estaba hecha un tomate.

Literalmente, su rostro era una bola de fuego y tuvo que apartarse de Misha, yendo directamente a una de las ventanas por un poco de aire fresco—. Solo con cuatro personas —mintió descaradamente, sintiendo como nunca antes en su vida, el remordimiento. Era la primera mentira que le dolía—. Y bueno, en fin, es algo que todo el mundo experimenta a su paso. Tampoco es que hay que glorificarlo como dicen las mamás, es una ocasión de tantas, gratificante si se hace bien —concluyó finalmente, queriendo desviar esa conversación de su parte, porque sentía que se le iba a estallar la cara a causa de la mentira—. Pero… uhm, ¿hay alguien con quien… te gustaría? —levantó las cejas de manera seductora, quitándose las preguntas de encima.



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



she was made of bones and citadels

avatar
Mensajes : 51
Wons : 940
Byun Ae Ra
en línea o no

Volver arriba Ir abajo

 por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado
en línea o no

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
NUESTROS DATOSCONFIRMACIONESAF. HERMANASAF. ELITEAF. NORMALTUMBLR PROMOCIONALESAFILIADOS NORMALES
CHERRY BOOM! es un foro ambientado en el mundo idol de Corea, pero con personajes totalmente originales. Toda la información que hay en el foro pertenece a la administración (grupos, información, etc), por lo que se pide que eviten el tomarla. Los personajes pertenecen a sus creadores, así como sus historias; eviten el sacar ideas completas o parciales de este foro sin pedir permiso previo. El skin del foro ha sido cedido por MAHOUTOKORO RP, por lo que todos los códigos aquí expuestos, salvo los creados por esta administración, pertenece a dicha administración (y a terceros) y no nos pertenecen; algunos de esos códigos han sido editados para ajustarse a las necesidades del foro. La tablilla de instagram pertenece a Wonho y la tablilla de twitter pertenece a b. whishaw, muchas gracias por compartirlas. Las imágenes han sido sacadas de google y editadas por la administración. No se permite la copia o inspiración entera o parcial del diseño, respeta el trabajo ajeno. Todo plagio será denunciado.
Siguenos en nuestras REDES SOCIALES para más información sobre el foro o cualquier otra duda que te asalte:

Solo aceptamos a 24 AFILIADOS ELITE.