thank you for everything | Sungyeol
NOTICIAS
26.11 RCKSTR Entertainment sigue sin aceptar nuevos empleados o idols en sus filas hasta nuevo aviso. ¡Salimos del hiatus!
22.11 Solamente se podrá acceder a METEOR, VYR, KSJ y MYP Entertainment comprando el item “Cuenta especial” ya que permanecen cerradas hasta nuevo aviso.
29.12 ¡Llevamos contigo once meses! Muchas gracias por hacerlo posible y seguir con nosotros día a día. ¡Por muchos meses más!
ADMINISTRATIVAS
APOYO Y PNJ
DICIEMBRE DE 2018 La hora y tiempo del mes actual en Seúl, Corea. Usa esta información para hacer tus temas mucho más realistas.
¡HAPPY CHERRY CHRISTMAS EVERYONE!

thank you for everything | Sungyeol

Ir abajo

por Choi Sa Ra el Jue 29 Mar 2018, 01:04
30 de marzo - 10:00 pm.


Entró corriendo al departamento, dejado detrás a una inconforme Eunbi quien durante todo el camino se quejó sobre la agenda de la próxima semana. Esa misma tarde les habían anunciado que 5IN lanzaría un single a manera de comeback por lo cual sus días de libertad terminarían pronto, eso no alegró a todos los integrantes del grupo pero fue la menor quien más a disgusto se mostró por esa noticia. Claro que agradecían a su empresa por mantenerlos activos, y un regreso jamás era mal visto pero, a esas alturas los chicos se habían acostumbrado a tener una agenda “ligera”,  la idea de volver a pasar horas ensayando se pintó aterradora— ¿A dónde vas? —preguntó la menor tan pronto el coraje se le esfumó— saldré a caminar, quiero aprovechar mis últimos días de descanso —mintió a medias, sin embargo, al ver cómo iba vestida su compañera le creyó.  Sara se había despojado de sus tacones y el vestido azul para sustituirlos por unos jeans, una sudadera ligera y sus tenis; sujeto su cabello en una descuidada cola de caballo y tras removerse el maquillaje para verse más natural salió de su departamento.

Desde hace dos días, quizá tres, había quedado de verse con Sung Yeol, un viejo amigo a quien atesoraba demasiado, tanto así que, la simple idea de pensar en que lo vería de nuevo bastaba para arrancarle una sonrisa que le era imposible de borrar.  No lo iba a negar, lo extrañaba, aunque, era demasiado orgullosa para admitir ese hecho frente a él, había pensamientos y sentimientos que prefería guardar para sí misma, porque aprendió que las cosas funcionaban mejor de esa manera.

Tardó aproximadamente veinte minutos en llegar al punto de reunión, un viejo parque que ambos frecuentaron mucho en su época de trainee, pidió que Sungyeol no hubiese olvidado como llegar.
Se sentó en la primera banca que encontró y tras dejar su bolsa sobre su regazo mandó un corto mensaje— "te estoy esperando, será mejor que llegues" —adjuntó un emoticono enfurecido antes de enviar su recado. Al terminó y para matar el tiempo recargó su cabeza en el respaldo y cerró los ojos, creyendo firmemente en su voluntad de no dormir a pesar de sentirse ligeramente exhausta.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Choi Sa Ra

Volver arriba Ir abajo

por Bae Sung Yeol el Jue 29 Mar 2018, 05:00

Se preguntaba por qué cuando Sa Ra se veía involucrada, él se veía en la obligación de mentir o escabullirse en alguna parte. ¿No se suponía que los amigos sacaban lo mejor de uno mismo? Allí estaba, un hombre de un metro ochenta y siete, agazapado y rezándole al Dios al que los ateos se encomendaban, para que su líder no lo atrapara saliendo cuando se suponía debía descansar. Apenas faltaba para abril, mes en el que estrenaban su nuevo mini-álbum, y la situación no estaba lo suficiente tranquila como para pedir por las buenas una noche libre; incluso descansar entraba dentro de la agenda, teniendo en cuenta los intensos ensayos que tenían. Pero no le quedaba de otra. Varios días atrás, habían acordado finalmente una fecha, así que no podía ser él quién fallara; la última vez que la dejó plantada, tuvo que suplicarle sin descanso que le permitiera ir a verla otro día, como si aquella Choi Sa Ra suya se hubiera renovado y convertido en la reina de surcorea —ese carácter calzaba. Y en el fondo, ni podía culparla por su enojo, ni quería pasar más tiempo sin verla.

Tras cruzar el camino de peligro a cuclillas, se puso en pie y caminó a paso ligero, encajando más baja la gorra y empezando el segundo rezo, por tal de que nadie en la calle lo reconociera; con suerte, la oscuridad estaría a su favor. Doblando una esquina, le vibró el móvil en el bolsillo trasero y supo que Sa Ra se le habría adelantado y ya estaría esperándolo en el parque. Lo desbloqueó con la huella y digital y sonrió ante el emoji enfurecido. Tecleando con rapidez, respondió: al final no puedo ir :( y pulsó enviar, guardando el móvil en su lugar. Apenas le quedaban unos minutos para llegar y desvelar que se había tratado de una broma. Dos cruces después, vislumbró la figura femenina en el banco desgastado de siempre. Recordó haberla visto en aquella misma postura muchos años atrás, cuando ambos eran trainees; mucho había transcurrido desde entonces, pero ella seguía siendo la misma. Se detuvo por un instante, mareado por la añoranza y, finalmente, se sentó a su lado. — Aigoo... este chico. —se sacaba la gorra y la echaba a un lado, mirándola con cierto desafío burlón— ¿Cómo se atreve a darte plantón otra vez?

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Bae Sung Yeol

Volver arriba Ir abajo

por Choi Sa Ra el Jue 29 Mar 2018, 22:01
Esperar era uno de las cualidades menos trabajadas de Sara quien después de cinco minutos comenzaba a desesperarse, la desesperación la encaminaba al enojo y de éste era difícil que se librara, por eso el viajar era una de las cosas que más odiaba en el mundo, su pequeño infierno, así lo llamaba. Sus compañeros y manager lo sabían por eso procuraban estar lejos de ella cuando notaban que su entrecejo comenzaba a arrugarse, esa misma expresión era la que lentamente iba apareciendo, se intensificó, tras leer ese breve y para nada alentador mensaje. Mantuvo la mirada sobre el texto, intentando descifrar sí era verdad o se trataba de una mala broma del chico, después de todo a Sungyeol le fascinaba hacer bromas de ese estilo— idiota —susurró irritada a la pantalla de su móvil, tomó con firmeza su artefacto y comenzó a escribir una maldición para el idol, haría que se arrepintiera de jugar con ella.  Mientras texteaba una macabra sonrisa; pequeña e imperceptible pero malvada, se delineó sobre sus labios, ella también podía hacer bromas pesadas, ya lo vería.  

Sin embargo, cuando estaba a nada de oprimir la opción de “enviar” una voz masculina, la cual reconoció a la perfección la hizo saltar de su lugar. Se giró dejando en descubierto su molestia por aquel mensaje y sin pensarlo dos veces lanzó un golpe al brazo masculino con el puño cerrado— es un idiota, eso es lo que pasa —soltó fingiendo indignación— pero ya verá, aprenderá por las malas que no se debe meter con las brujas, menos sí son mitad Japonesas —sin pensarlo envió la maldición que escribió para él , con gesto dulce casi angelical espero a que la leyera para satisfacer así su lado sádico— es una maldición, dentro de poco comenzará a caerse todo tu cabello y no habrá formar de repararlo, te volverás la versión coreana del tío Lucas, al menos que, por ésta noche, complazcas todos mis caprichos, sólo así quedarás libre de ella —soltó con voz sería más no pudo sostener esa fachada, era imposible no querer abalanzarse sobre él para regalarle un fuerte abrazo y decirle, a manera de capricho, lo mucho que lo extrañaba, pero se contuvo y en lugar de una muestra de cariño llevó su mano hasta la mejilla masculina para apretarla con rudeza— eres un idiota, pensé que me dejarías plantada.  
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Choi Sa Ra

Volver arriba Ir abajo

por Bae Sung Yeol el Vie 30 Mar 2018, 01:43

Le había parecido ver el atisbo de un huracán tras el castaño de sus ojos. Recibió el golpe a la protesta de un ¡au! y dio un brinco, frotándose donde había propinado el puñetazo. Pero Sungyeol sabía que aquél sólo era un enojo a medias, el que surge sólo cuando se ha tenido miedo primeramente. Levantaba las manos a la altura del rostro como una súplica no-verbal de que le tuviera piedad, aunque estaba sonriéndole —los colmillos de zorro astuto brillando. Desbloqueó el móvil, pellizcándole la indignación con:— ¿Ahora la brujería funciona también por kakao? —Y leyó de carrerilla la retahíla de infortunios que le había dedicado a bocajarro, al mismo tiempo que lo seguía maldiciendo en voz alta.

Aquello era puro talento. Nadie le había deseado con tantas ganas el mal o, al menos, no con él ahí mismo.  — Qué horror. —concluyó, exagerando el tono de voz aunque con el mismo rostro calmado— Cuánto rencor reprimido.—chasqueó la lengua y, casi de inmediato, se atragantó con una carcajada sonora. Su cuerpo se echó hacia atrás, cubriéndose con los brazos el pecho. — ¿Complacer todos tus caprichos? —repitió, con incredulidad, haciendo énfasis en cada palabra. — Se te ha ido la pinza, ¿quién sabe qué clase de caprichos serían esos?

Del mismo modo en que todo había llegado, todo se fue. Un instante estaban en alerta roja y, al siguiente, habían vuelto a latir con normalidad. Todo se apaciguó cuando los finos dedos de Sa Ra dieron un apretón a su mejilla. Bajó las manos, que había mantenido alzadas como escudo de defensa, y le sonrió de aquella forma reconfortante que, a su vez, la señalaba como la verdadera idiota en toda aquella escena. — ¿Y arriesgarme a acabar como la versión coreana del tío Lucas? —se alzaron su voz y sus cejas.

Contemplándole aquella expresión, se preguntó cómo debió sentirse la vez en la que, realmente, tuvo que dejarla plantada. Aflojaron sus comisuras a la vez que profería un suspiro. Ellos ya nunca volverían a ser los niños, de la misma forma en que las circunstancias de entonces —donde la libertad, aunque limitada, era prácticamente el triple a la que les quedaba— no volverían a repetírseles. Echó un vistazo al parque vacío a su alrededor. — ¿Por qué me has hecho venir aquí? —quiso saber, preguntándole también, más bajito, si aún estaban persiguiendo un recuerdo.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Bae Sung Yeol

Volver arriba Ir abajo

por Choi Sa Ra el Sáb 31 Mar 2018, 00:43
— Claro, nosotras las brujas también estamos actualizadas —soltó como si fuera lo más obvio del mundo— se le llama evolución ¿crees que aún usamos sombreros puntiagudos y viajamos en escobas? No, usamos ropa de diseñador y viajamos en vehículos de lujo, la brujería no escatima en gastos —chasqueó la boca al mismo tiempo que le dedicaba un guiño juguetón, el cual estaba lejos de denotar coquetería, fue una acción involuntaria a la que se había acostumbrado a usar, especialmente con sus fans para verse linda. Claro que, desvió la mirada tan pronto descubrió lo que había hecho y se preguntó sí la confianza que tenía depositada en Sungyeol era tan grande como para romper la barrera de la cordialidad. Lo comparó con Sam, su ahora mejor amigo con quien no sentía pudor de nada, podía pasar de ser la persona más reservada del mundo a la mujer más varonil que pudiese existir, se sentía cómoda a su lado, sin embargo, con el integrante de STROM las cosas pintaban diferente, no podía acercarse demasiado por más que lo deseara, existía entre ambos una puerta que no debía ser abierta al igual que una caja de pandora.  

Sonrió al final y tras un esfuerzo alejó esa nube negra de sus pensamientos, observó de reojo a su compañero y negó tres veces seguidas con un movimiento de su cabeza— no está bien burlarse de la maldición de una bruja ¿lo sabías?  —torció de manera sutil sus labios adoptando en seguida una posición filosófica, había dado en el blanco ¿qué tipos de caprichos podría tener Choi Sa Ra? Conocía los caprichos de Sara, la vocalista de  5IN pero, cuando estaba junto a él esa chica desaparecía dejando lugar a su verdadero yo— me conformo con un café —se mostró simple, porque lo era.

—¿Eh? —la pregunta le sorprendió y tras entrecerrar los ojos le preguntó— ¿no te gusta? —por segundos se sintió confundida y nerviosa ¿había errado en elegir ese lugar para verse? Atrapada en esa cuestión mordisqueó su labio inferior con insistencia, un tic que denotaba nerviosismo puro— me gusta éste lugar —soltó después de vagar en la nada— me hace sentir de nuevo “libre” —encomilló la última palabra. Jamás se quejaría de elegir el camino de la fama, ese había sido su sueño desde niña y vaya que lo disfrutaba más aceptaba que en ocasiones podía ser agobiante— además, tengo bellos recuerdos de este parque —susurró al final con gesto melancólico— pero sí prefieres otro lugar, podemos ir a la tienda por tomates y lanzarlos a las casas vecinas.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Choi Sa Ra

Volver arriba Ir abajo

por Bae Sung Yeol el Dom 01 Abr 2018, 12:34

— Pues las brujas habéis pegado un bajón, —apuntilló, siguiendo el juego, desafiando a aquél guiño— porque si ahora la eficacia de los conjuros depende de la velocidad del internet... —bajó el tono de voz de forma escalada y sacudió la cabeza, a ojos cerrados, como si se sintiera realmente decepcionado por la situación actualizada en la que vivían las brujas modernas. Con o sin sombrero, estaba claro que Sa Ra era igual de peligrosa; él, el gato negro sobre la escoba. Echó el cuerpo hacia atrás, apoyando la espalda en la madera y frunciendo los labios, reteniendo la risa floja que la situación le había estado provocando. Estaba tan contento de poder pasar nuevamente un rato con ella que incluso pellizcó cariñosamente su mejilla, encontrando adorable la postura meditabunda en la que se había sumido durante un breve lapso de tiempo. — Una bruja buena. —indicaba, soltándole la piel.

De todas las cosas que podías pedirme, me pides un café. —se sentía tan agradecido como sorprendido. Era demasiado fácil. Sacó la mitad del teléfono de su bolsillo, encendiendo la pantalla mientras hablaba para comprobar la hora. — Pero, ¿no es tarde para un café? —preguntó, con cierto interés y ligera preocupación, guardando el aparato en seguida. Si tomara cafeína a aquellas horas, Sungyeol no podría pegar ojo por más que lo intentara. Sa Ra era tan excéntrica, sin embargo, que Yeol se preguntaba si quizás en ella tenía un efecto invertido y la inducía al sueño. La teoría no se sostenía mucho por sí misma, de acuerdo, pero tuvo aquella ocurrencia.

Bajó la mirada hasta su boca, duramente mordida; podía oír los engranajes dando vueltas y encajando dentro de los pensamientos de Sa Ra y lamentaba que lo hubiera malentendido. — El parque me gusta. —le explicó, esperando que fuera a tranquilizarla. — La idea de los tomates no es mala del todo, pero... —se distrajo en sus memorias. La sonrisa titilaba en su boca, pendía de la misma y poco a poco se suavizaba, escondía los dientes, relajaba las mejillas y quedaba en un gesto suave, con un matiz parecido al que había expresado la propia Sa Ra hacía apenas un instante: la remembranza. — Hacía mucho que no veníamos aquí. —no recordaba exactamente cuándo había sido la última vez, aunque sí recordaba charlar sentados, acabándose las latas de refrescos, justo donde estaban ahora.

Cuando volvió a mirarla, lo hizo con cierta ternura. — Me siento como un viejo. —le confesó, bajito, soltando una carcajada y alzando la voz, emulando la vibración de un anciano:— ¡Cuando yo era joven...! —y la carcajada se convertía en risa, envolviéndolos en el espacio-tiempo, superponiéndolos a quiénes habían sido (y, en el fondo, seguían siendo). Alargó los brazos hacia arriba para desperezarse, relajando el cuerpo en el asiento y reclinando un codo en el respaldo, apoyando su mejilla en su propia mano. — Ponme al día, ¿me he perdido de mucho? —preguntaba por sus quehaceres de profesión y vida privada, queriendo oír que todo había estado bien.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Bae Sung Yeol

Volver arriba Ir abajo

por Choi Sa Ra el Mar 03 Abr 2018, 00:17
Chasqueó su lengua y tras soltar un resoplido de indignación rodó los ojos en claro sinónimo de sarcasmo. Al final decidió propinar al brazo masculino otro golpe; un golpe suave pero doloroso, al menos esa fue su intención— estamos en Corea ¿lo sabes? Nuestro Internet es uno de los más rápidos que pueden existir, quizá el más rápido del mundo. Creo que convivir con puro hombre te está haciendo daño —para expresar sus condolencias llevó su mano hasta la cabeza masculina y alborotó frenéticamente el cabello azabache del chico, esta acción pronto perdió su fuerza para convertirse en una sutil caricia que expresaba ternura y cariño. Se mantuvo congelada en esa posición por cinco o diez minutos, no estaba segura; cuando se trataba de Sung Yeol el tiempo se congelaba, volviéndose aún más relativo de lo que ya era ¿por qué? Seguía sin encontrar respuesta a esa interrogante, sospechaba que jamás lo haría, aquel chico poseía un encanto mágico sobre ella que sospechaba, nunca desaparecería, no importaba el trascurrir de los años ni que caminos tomaran, bastaría con escuchar su nombre o ver su rostro para viajar a esa época donde solamente eran ellos dos. Podría sonar muy cursi y menos Sara, pero juraba que nunca olvidaría esas noches en las que, el ahora ídol, la llevaba sobre su espalda robándole así, una tímida sonrisa que jamás sería capaz de mostrarle.

— ¡Oye! —abandonó sus pensamientos para concentrarse en el ahora— sólo te estoy pidiendo un café y me pones peros; eres peor que mi representante, lo juro —se cruzó de brazos y volteó la mirada, fingiendo con esta pose sentirse ofendida por los pretextos del chico— podemos tomar café con leche, está comprobado, no de manera científica —aclaró antes de continuar— que no afecta el sueño. Ahora, sí lo que menos deseas es parecer zombie a las tres de la mañana podemos ir por un té o un chocolate, creo que cerca hay una tienda donde podemos llegar a comprarlos —observó a su alrededor, dada la hora sería una suerte encontrar una cafetería abierta.

No pudo evitarlo y se echó a reír al escuchar su mala representación de un anciano, tenía razón, llevaban mucho sin frecuentar ese lugar. En más de una ocasión la idea cruzó por la mente de Sara, no iba a mentir, se sintió tentada sin embargo, era frenada por esos viejos sentimientos; el pasado. Sabía que ese hermoso sitio perdería valor sí iba sola o sí le pedía a alguien más que no fuera Sung Yeol, que le acompañara, no deseaba verse posesiva pero, creía que aquel parque era exclusivo de ellos dos, lo habían hecho suyo hace mucho tiempo atrás y aunque dejaron de frecuentarlo siguió bajo su poder, el parque se quedó quieto, esperando el día en que ambos volvieran para reencontrarse con una parte importante y valiosa de su vida— no tengo mucho que decir —soltó con pesar e inmediatamente cambió su expresión a una más sombría— nuestro último mini-album fue el año pasado, hemos esperado un año y meses para nuestro regreso pero nada, no hay nada para nosotros. Además, está la situación de Eunbi…,, ¿sabes? Tengo miedo —confesó con su mirada fija en el suelo— ¿y si este es el inicio de nuestro descenso?

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Choi Sa Ra

Volver arriba Ir abajo

por Bae Sung Yeol el Mar 03 Abr 2018, 03:42

Se llevó de inmediato la mano al lugar del impacto, como si poniéndola allí fuera a aliviar el entumecimiento que sentía y la miró incrédulo, pues el golpe lo había tomado totalmente desprevenido. Por si su tortura no había sido bastante, aún hacía de su cabello un desastre. ¡Oye, eh! —pero eventualmente ella misma se detuvo— ¿Es que sólo sabes quererme a golpes? —inquirió, resoplando hacia arriba para mover los mechones oscuros que se le habían quedado en los ojos. — ¡Te llamo bruja buena y así me pag —cortó el discurso ante el gesto de su amiga. Sintió que Sa Ra lo había tomado por un cachorro cuando, para compensar la rudeza, se dispuso a acariciarlo. Hizo una mueca de desgana y abrió la boca para protestar, pero contempló en sus ojos rasgados un deje de algo —tan frágil como invencible— y le permitió a aquellos dedos enredar su cabello. — Así me pagas. —terminó, en un tono de voz más bajo y también más relajado, con los ojos a medio cerrar, manso ante sus caricias (sí, de veras parecía un cachorro).

Rememoró años atrás, adivinando cuánto se le hubiera desbocado el corazón, un iluso que miraba su boca antes que sus ojos —recordaba, sí, aquél deseo insoportable de besarla. Cuán dura había sido con él, también lo recordaba, y sonreía al mirar a la niña de antaño que lo seguía siendo entonces, camino a hacerse mujer. — Estará cerrada. —seguía oponiéndose al plan del café, no por terquedad, sino por lo evidente. — Como mucho podemos comprar un preparado en la tienda de conveniencia 24h. —sugirió, pues la verdad es que sí necesitaban tomar algo que los mantuviera despiertos. No porque se aburrieran en compañía del otro o, por lo menos, no era así para Sungyeol, pero a aquellas horas su cuerpo rogaba por un buen descanso y, en lugar de eso, había accedido voluntariamente a ser golpeado por Choi Sa Ra. —Por mucha leche que pongas, sigue siendo café. —mencionó de forma tardía. Verla reír lo contagiaba, deleitándose con aquél sonido que aún le pellizcaba el corazón. Cuando estaba así, simplemente riéndose, le parecía tan bonita como la primera vez que la vio.

Y, escuchándola, se le hundió un pliegue entre ambas cejas, prueba allí de la preocupación que lo llevaba a inclinarse ligeramente hacia adelante para tomarle la mano y darle un apretón, no sabiendo muy bien qué palabras de consuelo darle. Había leído en internet lo que le había sucedido a la maknae de su grupo y no se sintió tan mal por la chica, como lo hizo pensando en sus compañeros; él llevaría peor la baja de uno de sus hyungs que la suya propia. — Lee Eun Bi, —pronunció su nombre, esperando un instante, sosteniendo la mano de Sa Ra entre las suyas, cubriéndola por completo con ambas— debe de estar siendo duro. —su voz era suave y ligera, no queriendo pisar sobre las heridas. Respiró hondo, sacando una voz cargada de imposición y seriedad:— No puedes parar ahora, Sa Ra. —no iba a dejarla rendirse— Sabíamos que esto podría pasar, corrigió a continuación:— no, que pasaríamos por esto. —no habían sido pocos los obstáculos que habían debido sortear durante sus años como trainees hasta llegar a dónde se encontraban, y aún así, uno nunca estaba seguro en la industria. Era y sería siempre así.

—Pero vuestros fans están con vosotros, ¿de qué tienes miedo? Estoy convencido de que volveréis y lo haréis siendo aún mejores, más geniales. Nos vais a robar todos los premios. —llevó la vista a sus manos unidas y sonrió con cierta tristeza, pues lo encontraba injusto. — Cuando era un trainee, conocí a una chica. —ah, entonaba la historia del nosotros No había visto a nadie más persistente en la vida, ¿sabes? Llegaba a la sala de ensayo la primera y se iba la última, me gritaba si ponía en pausa la música para darle algo de agua. Sí, era una antipática. —no podía evitar sonreír, añadiendo aquello último a modo de broma, mirándola nuevamente. — Trabajaba tan duro durante el día, que luego no podía regresar a casa por su propio pie, tenía que cargármela a la espalda. Hasta ese punto llegaba. Y yo era el único que sabía cuán desesperada estaba en realidad por cumplir su sueño. —pellizcaba cariñosamente su barbilla—: Lo cumplió. —soltó su mano, volviendo la vista al parque, al columpio mecido por la brisa, sumido en el silencio.

ooc: fuckin largo.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Bae Sung Yeol

Volver arriba Ir abajo

por Choi Sa Ra el Jue 05 Abr 2018, 21:44
Al término de su acción mostró una sonrisa amplia y sincera, el simple roce bastaba para hacerla sentir de esa manera, obvio no con cualquiera, hasta la fecha sólo él, el joven sentado a su lado, lograba hacerla sentir de aquel modo, su mirada, su voz, su aroma, bastaba cualquier movimiento masculino para trasmitirle un poco de paz, no se quejaba, en esa etapa de su vida era lo que más necesitaba; algo de tranquilidad.
Alzó sin pudor su mano para acomodar los mechones de cabello que quedaron esparcidos sobre el rostro de su amigo, logrando un peinado poco original y cool, aquel aspecto hizo reír a Sara— te has puesto muy guapo —soltó sin detenerse a pensar sus palabras— has cambiado, tus facciones han madurado bastante, ya no tienes ese aire de niño rebelde del cual me gustaba burlarme ¿te soy sincera? Creo que de STORM tú eres el más guapo —en un acto impulsivo tomó ambas mejillas masculinas y como si de masa se trataran las moldeo entre sus manos, no las soltó hasta que se sintió satisfecha o mejor dicho, hasta que sus instintos le ordenaron soltarlo, no era bueno mostrarse tan cariñosa, al menos no con él “¿por qué?” se preguntó ella misma, sin embargo, la respuesta no llegó, supuso que era mejor así. Sus pensamientos en ocasiones podían ser muy sabios.

Y creyendo fielmente ese argumento decidió concentrarse en el tema del café ¿no lo obtendría? Soltó un elevado bufido, dejaría en claro que estaba molesta por tanta evasiva— bien, olvidaré el tema del café —se cruzó de brazos e incluso se permitió inflar las mejillas, un sinónimo claro de molestia— pero debes saber que estoy decepcionada. Tenemos meses sin vernos, cuando te veo lo único que te pido es un café y me lo niegas, para la próxima te pediré joyas o un móvil nuevo. Qué mezquino eres —susurró por lo bajo.

Era  claro que no estaba molesta, a Sara le importaba poco sí bebía café o agua, ya que, el tema de la comida no era el foco central de sus pensamientos, era feliz con el simple hecho de estar sentada al lado de Sung Yeol, de escuchar su voz, de presenciar su sentido del humor, de sentir la calidez de su tacto… ¿tacto?  Observó asombrada, sólo un poco, como el chico había aprisionado su mano contra las de él. Escuchó atenta cada palabra y esbozó una sonrisa carente de fuerza, era débil y un poco deprimente— ¿pasaríamos? No puedes hablar en plural, les ha ido bien desde que debutaron —refirió al grupo del chico— supongo que es normal, el público ve con buenos ojos a los grupos masculinos, los femeninos les parecen lindos…, los mixtos, bueno, es complicado —no quería deprimirse, tampoco deseaba seguir hablando de cosas triste pero, había perdido el control de sus palabras, estas emanaban sin ser censuradas— hay que ser sinceros, nuestra compañía sólo se están enfocando en sus solistas. No me mal intérpretes, me alegro por ellos, sin embargo, es duro ver a los fans y decir “pronto regresáremos” porque desde hace un año venimos diciendo lo mismo —quería agregar mi razones más pero prefirió callar y escuchar Sung Yeol hablar. Lentamente una mueca fue iluminando sus labios, aquel gesto se convirtió en una sonrisa al recordar el cómo se sentía cuando descansaba sobre la espalda masculina, por un largo tiempo ese fue su refugio, su lugar seguro, la fuente de sus fuerzas. Las palabras ajenas terminaron por conmoverla y dejando detrás la formalidad se abalanzó sobre la silueta masculina para envolverlo en un fuerte abrazo— lo extraño —soltó bajo un susurro— extraño los días en que me llevabas sobre tu espalda.



** No te preocupes, no le temo a las respuestas largas.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Choi Sa Ra

Volver arriba Ir abajo

por Bae Sung Yeol el Vie 06 Abr 2018, 20:50

— Pero qué dices. —farfullaba, apretujado entre las manos de Sa Ra— Siempre he sido guapo. —y le apartaba las manos con determinación, pero sin demasiada fuerza. Se masajeaba las mejillas, entonces rojas por el brusco juego y no por sus palabras. Estas —las palabras— lo colocaban en una postura incómoda, ya que nunca habían sido de su gusto los piropos, especialmente porque no sabía muy bien cómo reaccionar a los mismos. Era consciente de que aquello era extraño viniendo de un idol, pero no había podido corregirlo aún con un alboroto de fans a su alrededor alabándole cada línea del rostro —si un caso, quizás este fenómeno aún lo había agravado. Le pareció curioso lo último que mencionó, sin embargo, pues a él Gun-hyung le resultaba más atractivo; aunque quizás tenía que ver con su buen gusto a la hora de vestir.

Con el dedo índice, presionó una de las mejillas infladas de su amiga, forzando a que el aire retenido saliera de entre sus labios, apretados en unos morritos. — Es más fácil conseguirte el móvil que el café. —reprochó, pensando en que tenía uno relativamente nuevo en el bolsillo y que siempre llevaba consigo. Aquello que siempre llevaba con él, era la inercia de ver a Sa Ra feliz; sentía que había pocas cosas que pudiera negarse a hacer por ella. La debilidad que había supuesto durante su adolescencia había cambiado de forma, pero la esencia de la misma perduraba, llegando a estar a la misma altura de lo que lo ataba a su hermana, aunque a esta la viera apenas un par de veces en todo el año.

Pudo haber comentado algo en aquél tono desenfadado que había tenido durante toda la conversación, pero se contuvo porque ella le estaba hablando en serio, destapándose los miedos. Y Sungyeol, en realidad, sabía que llevaba la razón: había tenido la suerte de que S.T.O.R.M. había sido del agrado del público, también de hallarse cómodo en su grupo y compañía. A veces, realmente olvidaba cuán agradecido debía sentirse por aquello, que pasaba por alto durante su rutina. Nunca había entendido el problema de los grupos mixtos, el por qué iban de la mano con la ruina. Querría poder hacer algo por ella, aunque en aquél ámbito —el laboral— era poco lo que estaba en su mano. Por eso, en lugar de un consuelo vacío, le hiló un alivio bien pegado a unos recuerdos, mismos que fueron arrojándose sobre ellos, haciéndoles sonreír a ambos.

Estos no fueron los únicos en arrojarse, siendo que Sa Ra lo envolvió entre sus finos brazos, tomándolo por sorpresa. Sungyeol no correspondió al afecto, se quedó parado un momento, con los ojos abiertos y la boca en una menuda O, y la cogió de los antebrazos para tirar de ella hacia atrás. Pareciera que lo obligaba a soltarlo, pero en su lugar, se puso en pie, dándole la espalda y echándola sobre la misma, colocándole los brazos por debajo de su nuez —para que no lo estrangulara— y buscando la parte trasera de sus rodillas, que agarró para colocarla cómodamente tras él. El peso de ella hizo que su maldita rodilla protestara, pero resistió el tirón de los tendones cuadrando la mandíbula, no pudiendo negar su deseo si lucía tan decepcionada. Atajó la gorra que se había quitado al llegar y se la puso como pudo a Sa Ra, a tientas. Echando un último vistazo al banco para cerciorarse de que no dejaban nada, echó a andar. — Vayamos a por ese café.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Bae Sung Yeol

Volver arriba Ir abajo

por Choi Sa Ra el Lun 09 Abr 2018, 23:38
Soltó un resoplido fingido tras escucharlo y acto seguido negó con su cabeza, para enfatizar su gesto movió las manos, también de manera negativa, fue hasta que se sintió ligeramente mareada por ese brusco gesto que se detuvo más no borró su sonrisa, una sonrisa que delataba su farsa— yo no recuerdo que fueras guapo, eras un muchacho amargado y con barros. Creo que guardo una foto tuya —durante una fracción de segundos rebuscó en su galería de fotos pero desistió al recodar que, había cambiado de móvil dos veces desde que debutó; la primer vez fue porque simplemente perdió el aparato y la segunda, porque sus fans habían conseguido su número y a su manager se le hizo más fácil comprarle uno nuevo que cambiar de número simplemente, jamás entendería la logia de ese hombre— mentira, ya no tengo fotos tuyas, todas las perdí, lo que es una lástima, pude haberte extorsionado con ellas —hizo una pequeña pausa antes de continuar— qué hubieran pensando tus fans? —y para agregar un toque sombrío a su reacción echó a reír de manera macabra.

Su gestó no duró, tan pronto sintió el dedo masculino sobre su mejilla lo apartó; no con violencia ni por incomodidad, simplemente lo apartó como acto involuntario— he cambiado de móvil demasiadas veces, ya no quiero otro —era cierto, Sara se prometió a si misma que cuidaría bien de su nuevo teléfono, quería demostrarse que podía conservar algo por largo tiempo, no importaba que tan banal fuera ese objeto, deseaba creer que era capaz de cuidar las cosas o personas que quería. Suspiró sin darse cuenta, era toda una osadía.

— ¿esas fueron tus rodillas? —se alarmó un poco,  más no estaba segura sí era por la salud de Sungyeol o porque ella había subido de peso; deseaba que fuera la primera opción, no, no soportaría una de esas dietas tan exageradas— sí, fueron tus rodillas, me decepcionas Sungyeol, te has vuelto un debilucho —claro, era mejor creer en eso que aceptar, que era ella quien había subido algunos kilos de más, aunque no le sorprendía mucho, estar tanto tiempo sin mucho movimiento podía arrasar a un idol hacía el descuido “ya habrá tiempo para pensar en eso”, se regañó a si misma por perder el tiempo en ese tema “primero mi café” soltó segura— vamos por ese café, y de pasada podemos comprar algo de comer ¿sí?  Resulta que caminar me dio hambre —se aferró con fuerza, pero cuidando de no lastimarlo, de él, como en los viejos tiempos. Aquella situación era una clara recreación de lo que años atrás fueron, sin embargo, había un vacío notable, una sensación que dejaba en claro que ya no eran ese par de jóvenes soñadores; ir sobre la espalda del joven ya no causaba el mismo efecto en ella, ya no era cálida ni acogedora, no la hacía sentir totalmente segura; había perdido su magia.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Choi Sa Ra

Volver arriba Ir abajo

por Bae Sung Yeol el Miér 11 Abr 2018, 06:16

Impostó una carcajada, pegajosa en su garganta. — Sí, claro... —No había forma de que Sa Ra tuviera aún una foto suya; no es como si fuera su madre, ¿no? O, por lo menos, eso era lo que Sungyeol quería creer. Se asomaba a la pantalla con inherente curiosidad, con una gota de pánico que tragaba junto a la saliva, consciente de su aspecto en aquella época y la vergüenza ajena que lo sacudía cada vez que cruzaba con imágenes o vídeos pre-debut. Sus fans adoraban hacer todo tipo de memes y montajes valiéndose de aquél contenido, a sabiendas de lo mal que Sungyeol lo pasaba cuando lo veía. Suspirando, el frenesí de su corazón aminoró. — Ya te he dicho que siempre he sido guapo, ¿qué otra cosa pensarían mis fans? —quería presentar batalla, pero aquél tono desafiante no se sostenía por sí mismo. — Pero, ¿de verdad tenías fotos mías? —preguntó.

Acomodándola sobre su espalda, enarcó las cejas, ligeramente crispadas por su comentario. — ¡Choi Sa Ra! —amenazaba, inclinando el cuerpo hacia un lado para que sintiera el vértigo de la caída, que no llegó. Decir rodillas, en plural, era erróneo; se trataba de su lesión, llamando su atención, recordándole que seguía allí y no estaba para aquellos jueguecitos y, aún así, Yeol no la bajó, cruzando el parque con una imperceptible cojera. Había el mismo número de estrellas en el cielo, el parque igual de silente, sus manos aferrando la parte trasera de sus rodillas, los brazos finos abrazándole el cuello... y a su vez, era totalmente distinto a como lo había sido. No había esperado nada diferente a aquello, la familiaridad acompañada por ese retortijón nostálgico —triste. Era a eso a lo que había querido referirse anteriormente, cuando preguntó por el parque, cuando mencionó cuán anciano se sentía; era como si hubieran pasado siglos y no años.

— Yo también tengo hambre. —por primera vez en toda la noche, de acuerdo con Sara. De memoria, cruzaba las calles, dirección a la única tienda abierta a aquellas horas. Alzó el rostro ladino para contemplarla, las farolas creando formas en su rostro —tan vivaz como cansado— y volvía a mirar al frente, a la maraña de coches aparcados y adoquinadas calles vacías. — ¿Me dejarás estar en vuestro comeback? —inquirió— En el backstage y luego, en primera fila. —era como si ya lo hubiera planeado todo— Llevaré a mis hyungs y levantaremos un cartel enorme, ¡cantaremos más alto que todos vuestros fans! —por Dios, quería verla llena de lucha y ganas; quería verla valiente, y no sabía cómo. En su espalda, siempre sería aquella niña, y sosteniéndola, Sungyeol no podía permitir que nada le causara malestar o daño. Porque incluso si el niño ya no la amaba; la querría allá a dónde fuera, como algo infinito —una reverberación sagrada.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Bae Sung Yeol

Volver arriba Ir abajo

por Choi Sa Ra el Sáb 14 Abr 2018, 21:49
— Claro que sí —confesó algo apenada al final. Podrían haber transcurrido los días, meses e incluso años, podían los dos haber cambiado, mutado para sobrevivir en ese complicado mundo en el que eligieron vivir, habían crecido juntos, luchado y llorado también, muchas cosas ocurrieron cuando sólo eran dos soñadores y aunque creyeron que esos momentos serían eternos tuvieron que separarse, seguir sus caminos para olvidarse y pasar a ser sólo una memoria que generaba melancolía, sin embargo, y a pesar de su evidente rotura, para Sara aquel chico seguía conservando su lugar, era su persona favorita, ese ser que le hacía sentir especial, es por eso y más razones que había guardado una serie de fotografías del chico, imágenes a las que recorría cuando sentía su voluntad mermar, de alguna forma que aún no lograba entender, el ver aquellos recuerdos le impregnaban de fuerza, alegría, recordaba el esfuerzo invertido; su más grande sacrificio. Había renunciado a él, a su primer amor para alcanzar su sueño de volverse famosa, no se arrepentía de su decisión, después de todo fue Sung Yeol el primero en desaparecer, aun así se preguntaba qué hubiera pasado sí en un arranque de valor provocado por el alcohol hubiese confesado sus sentimientos ¿algo habría cambiado? Era demasiado tarde para mortificarse por la respuesta, las cosas estaban hechas, y así debían quedarse ¿para qué indagar en el pasado?

Terminó de acomodarse sobre la espalda ajena, pasó con suavidad sus brazos por el cuello de su amigo e incluso recargó su barbilla sobre el hombro ajeno pero no encontró nada más que un sutil toque de fragancia que la devolvió al pasado, provocando un fugaz hormigueo sobre su vientre, pero la sensación era mínima apenas imperceptible que la asoció con el hambre que en ese momento cargaba consigo— claro que sí —soltó animada— será genial tener a los chicos de STROM apoyándonos, eso nos convertiría en la envida de los demás grupos aunque.., debo confesarte algo —hizo una pausa larga antes de soltar un suspiro— ¿cómo decirte esto? —alargó su confesión para darle al comentario un poco de relevancia— ¿podrías llevar a los chicos de 7 days? Es que, son 7 days, me encantan —había algo de verdad en sus palabras, Sara se declaraba fan de ellos, no era que desprestigiara al grupo de su amigo, su música y bailes le gustaban por igual, además de apoyarlos por el simple hecho de que Sung Yeol era miembro del grupo, pero..,— no me hagas mucho caso, me basta con verte en primera fila para dar todo de mí, tendremos un regreso deslumbrante y entonces sí, la gente sabrá de que es capaz 5IN —llevó su mano hasta la cabellera ajena y sin pensarlo dos veces alborotó los cabellos azabaches del chico.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Choi Sa Ra

Volver arriba Ir abajo

por Bae Sung Yeol el Dom 22 Abr 2018, 01:20

Aquello debía ser otra de tantas promesas vacías, sin embargo, Sungyeol hablaba con sinceridad. De veras con intención de acercarse, pancarta en mano, a dónde fuera que 5in se presentara en su comeback —aquello era, sentía, lo único que podía hacer por su amiga y su grupo en apuros. Y aún así, no podía vislumbrar claramente la imagen de sus palabras, consciente de que quizás aquello no ocurriría. — ¿El qué? —preguntó, curioso por la repentina confesión. La pausa se prolongaba, a lo que Sungyeol repetía con más ahínco:— ¿El qué? —ladeando el rostro, aunque incapaz de verle el suyo. Tan pronto escuchó la petición, soltó una risotada hueca. — ¿Todavía te gusta 7Days más que S.T.O.R.M.? —inquiría, evidentemente nada más que fingiendo una gran ofensa— ¿Más que yo? —recalcó la última palabra, echando la vista al frente de nuevo. — Eeeish, cría cuervos y te sacarán los ojos. —mascullaba, dándose cuenta de que había heredado algo del Drama King de Gunsoo.

Con el cabello como un nido de pájaros, Sungyeol continuó sin inmutarse, acostumbrado a aquellos gestos continuados de parte de la fémina, a la que afianzó otra vez tras su espalda, sintiéndola resbalar un instante. — No puedo prometerte eso. —le dijo, con voz suave— Con mis hyungs es otra cosa, puedo hablar con ellos y nuestro mánager, es más fácil. Pero los sunbaes... —se detuvo un instante— da igual que también sean mis hyungs y que siempre estén pendientes de nosotros, pero siguen siendo mis sunbaes. —terminó. No se atrevería a hacer tal proposición, aunque Sara fuera su amiga y aquél fuera su deseo. — Pero puedo presentártelos. —le aseguró, aquello era otra historia, una en la que no necesitaba de varitas mágicas. — Le escribo a Saeyoung-hyung y te llevo a KSJ cuando estén en la empresa, le propuso, añadiendo con una sonrisa de luna creciente:— ¿quieres? —anticipando su respuesta.



cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Bae Sung Yeol

Volver arriba Ir abajo

por Choi Sa Ra el Mar 01 Mayo 2018, 16:07
— Sí —soltó con tono simple a la pregunta de su amigo— Sí, bueno no, no hay nadie que me guste más que tú —confesó con la intención de seguir el juego, había mentido y se apenaba un poco por eso; en ese momento existía un chico que le gustaba más de lo que Sungyeol le llegó a gustar, sin embargo, ese era un secreto que aún no debía de confesar, por más confianza que le tuviera no se sentía lista de aceptar sus sentimientos por el rapero de su grupo— oh, no seas dramático ni envidioso, estamos hablando de 7 Days, siempre he creído que son un grupo genial, ustedes también lo son —incluso creía que la KSJ tenía bajo su mando buenos grupos y solistas, la mayoría eran conocidos, populares. No lo iba a negar, en ocasiones se sentía un poco recelosa de aquello, tampoco era que odiara a su propia compañía, simplemente se sentía recelosa por el bajo nivel que actualmente mantenía su grupo, y es que, era del conocimiento de muchos que la SYK se enfocaba más en sus solistas, y estaba bien, Yoomi, su amiga, era uno de esos AS en la manga que la compañía tenía, le iba bien, y Sara se sentía feliz por ella, aunque su lealtad siempre pertenecería a 5IN.

Apretó sus labios tras escuchar al chico, su confesión la desanimó. Se consideraba una gran seguidora de 7 days, tenía varias de sus canciones descargadas e incluso las usaba como tono de llamada, hecho que en ocasiones le causaba conflicto con sus compañeros aunque no pasaba a mayores, sólo lo hacían por molestarla. Soltó un suspiro y dejo caer todo su peso sobre la espalda masculina, fue su pequeña venganza por haberla desilusionado tan rápido, pero, tan pronto llegó la sugerencia el rostro de Sara se iluminó— ¿de verdad lo harías? —no pudo ocultar su emoción— claro que quiero —lo abrazo con fuerza por el cuello e incluso depositó un beso en la cabellera ajena, la cual ahora lucía demasiado descuidada— acepto, aunque, me conformo con conocer a uno o dos de los integrantes, tampoco pienso ponerme estricta en ese aspecto —bastaba eso para sentir que uno de sus sueños se había hecho realidad. El rostro iluminado le duró hasta que recordó porque iba sobre la espalda masculina, con la mirada buscó una tienda abierta y tan pronto la detectó la señaló con su dedo “eso es de mala educación” le hubiera dicho Robin, por suerte no estaba con él— una tienda, mira, una tienda abierta.

Ahora soy yo quien pide disculpas por la tardanza, pero es que, ahora mi tiempo es limitado que sólo puedo responder fines de semana y bueno, se atravesó el cambio de Skin del foro. Y tranquilo, no me molestan las respuestas cortas, creo que es mejor así.  
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Choi Sa Ra

Volver arriba Ir abajo

por Bae Sung Yeol el Miér 02 Mayo 2018, 15:19

Rodó los ojos, aunque incapaz de mantener la farsa, pues le estaba causando gracia. — Yo también prefiero 7Days a S.T.O.R.M. —le reconoció, con gran parte de verdad bajo el tono bromista. Durante su época trainee, había sido el mayor fan y aún en aquellas fechas seguía considerándose de esa forma, especialmente tras conocerlos personalmente —sus sunbaes eran realmente admirables (en especial, Saeyoung, a quién había idolatrado desde el inicio y que no era más que una madre para 7Days, una tía para STORM). Abrazado, sonrió satisfecho por su reacción, complacido de su renovado entusiasmo, echándose a reír con ligereza por el continuo afecto de gratitud. — ¿Ah sí? —inquirió con curiosidad— ¿y cuál de ellos sería? Tu bias. —señaló. Nunca había preguntado por aquello, a decir verdad, y Sara tendía a hablar en general al referirse a los integrantes del grupo.

Buscó la tienda señalada, hallando el letrero casi de inmediato. El neón tintineaba de forma intermitente, la luz saliendo hacia el exterior por las rendijas de posters y anuncios pegados en la cristalera. Se apresuró, alargando las piernas hasta alcanzar la puerta, que abrió a la par que saludaba:— Buenas noches. —sin embargo, no había nadie allí. Echó la espalda hacia atrás y dobló las rodillas, facilitándole el descenso de la espalda a la fémina y, una vez se bajó, miró con curiosidad y cautela a su alrededor. — ¿Hola? —inquirió nuevamente. La silla del dependiente estaba vacía y, tras la caja registradora, una puerta abierta que debía conducir a alguna salita donde este se hallara. Miró a su amiga. — ¿Qué hacemos? —siseó, señalando con la barbilla la situación. Si no los estaba ignorando adrede, debía de tratarse de alguien duro de oídos.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Bae Sung Yeol

Volver arriba Ir abajo

por Choi Sa Ra el Sáb 05 Mayo 2018, 20:11
— Qué traidor —negó con un movimiento tosco de su cabeza y para remarcar su descontento ante esa confesión de deslealtad golpeó sin fuerza la nuca masculina en repetidas ocasiones, cesó cuando descubrió un poco aterrada que había dejado una pequeña marca rojiza sobre ella ¿por qué tenía la piel tan sensible? lo culpó por ser tan delicado,— espero que tu grupo jamás se entere de eso o podrías ser castigado —soltó con una voz tenebrosa. Fue su propio comentario el que generó una espontánea duda ¿cómo era la relación entre los chicos de S.T.O. R. M? buena, mala, decente o profesional.  5IN era un grupo que jugaba demasiado entre ellos, se hacían bromas algo pesadas aunque nunca se sobrepasaban pues conocían los limites, sin embargo, lo disfrutaban, disfrutaban de burlarse del otro, podía decirse que mantenían una relación sana; unida— veamos…, —reflexiono un poco su respuesta— de 7 days sería, Gil Sang Hyuk; de STORM, Park Gun-Soo, ambos son los vocales principales de sus grupos y al ser yo la principal del mío es obvio que los admire y quiera aprender de ellos, pero no te sientas mal, tú estás en segundo lugar —lo abrazó de manera cariñosa. Aquel extraño sentimiento había regresado ¿hasta cuándo dejaría ir su pasado? No podía, simplemente no lo haría.

Bajó de un salto y comenzó a analizar el lugar— podemos tomar provisiones y salir corriendo —bromeó, claro que no lo harían— ¡HOLA! —fue su intento de llamar la atención, incluso se colgó sobre la mesa registradora pero nada, no logró visualizar a nadie en ese lugar— es raro ¿no crees? —observó con cierta preocupación a su amigo— ¿quién deja sola su tienda sin cerrar la puerta? —se aferró del brazo masculino y tras pensarlo un poco lo jaló fuera del local, a veces era mejor ser precavido— busquemos otro lugar abierto, había algo raro en ese ¿no crees?
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Choi Sa Ra

Volver arriba Ir abajo

por Bae Sung Yeol el Sáb 12 Mayo 2018, 21:50

— ¡Para, para! —pedía, risueño, buscando a tientas sus manos con la diestra —echando el peso de la chica hacia la izquierda— para que detuviera los incordiosos golpes en su nuca, que tendía a enrojecer en seguida. — Todos mis hyungs opinan lo mismo. —aventuró, liberando las manos de la muchacha y afianzándola nuevamente de sus rodillas— De verdad, todos los admiramos muchísimo y ellos son muy cercanos a nosotros. STORM es mi familia, —afirmó con inmediatez, pues aquello era algo que llevaba asumido, un sentimiento recíproco e inquebrantable— precisamente por eso puedo decir estas cosas, tonta. —No le extrañó su respuesta. Gunsoo no sólo era talentoso, también era apuesto, tenía estilo y un carisma desbordante, ¿a quién podía disgustarle? Sa Ra volvió a pasar los brazos entorno a él, corto abrazo que pretendía servirle de consuelo. — El segundo es el primero en perder, tsk. —mas no se sentía celoso en lo absoluto; una cosa era la amistad, otra la admiración.

— Buena idea. —asintió, siguiéndole la broma, pero contemplando aquella extraña situación. Condujo la mirada por el mostrador y se atrevió a mirar más allá, a lo que se entreveía en la trastienda, apartando los ojos después y posándolos en el rostro de Sara, en una mueca que decía —alto y claro— que aquello no le estaba dando buena espina. Él, por su parte, añadió:— ¿Será sordo? —aludiendo al dueño, pretendiendo aliviar aquella incipiente preocupación de la fémina pero, al final, fue arrastrado por la misma al exterior. — A veces, también haces cosas raras y yo no salgo corriendo. —la molestó, tirándole suavemente de un mechón oscuro. Detenido allí, frente a la tienda, exhaló un suspiro al percatarse del resto de locales —cerrados y apagados— y sintió que tendrían que buscar hasta en el fin del mundo para hallar una tienda abierta. — ¿Y si cogemos lo que queramos y dejamos el dinero en el mostrador? —sugirió. De acuerdo, no era la mejor de las ideas, pero era lo mejor que se le ocurría en aquél momento.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Bae Sung Yeol

Volver arriba Ir abajo

por Choi Sa Ra el Lun 14 Mayo 2018, 22:08
— No son los únicos que admiran a 7 days, pero estamos en acuerdo de que, se trata de 7 days, es casi un grupo leyenda, uno de los mejores; aunque claro, hay varios grupos que son buenos como…,  —hizo una pausa en la cual fingió se esforzaba por recordar— ¿cómo se llama ese grupo? Uno donde hay un rapero llamado Bae Sung Yeol —al finalizar su comentario mostró un poco su lengua al chico; un acto bastante infantil sin embargo, se sentía en confianza para comportarse de esa manera frente a él, estaba escrito que SungYeol siempre sería especial para ella, ocuparía hasta la eternidad ese apreciado espacio en su corazón.
Negó suavemente con su cabeza tras escucharlo— no deberías pensar así —lo regañó elevando su dedo índice el cual agitó al aire para dar mayor énfasis a sus palabras— aunque eso me hace pensar, según tu perspectiva cual sería el ranking de popularidad de STORM, sé sincero, recuerda que soy mitad bruja y puedo detectar si me mienten o no —estaba algo curiosa por obtener esa información, ella venía de un grupo mixto por lo cual ese tipo de cosas eran vistas como un tabú, no se podía tener una clasificación sí el grupo contaba con dos chicas y tres hombres ¿qué de interesante había en eso?

Chasqueó la lengua y sin pensarlo golpeó el brazo masculino ¿cuántas veces lo había hecho? A esas alturas había perdido la cuenta, lo único seguro era que…, el rapero llegaría con varios hematomas sobre su nívea piel ¿tan agresiva era? — yo no hago cosas raras…, bueno, sí ignoramos los rituales a las tres de la mañana y los sacrificios de palomas vírgenes —sonrió fingiendo inocencia. Más su sonrisa se borró tras escuchar la indecorosa propuesta; abrió sus labios formando una O, la cual ocultó en el instante en que sus manos se posaron sobre su boca— esa es una propuesta indirecta de cometer un delito, el robo puede ser castigado de manera severa ¿lo sabías? —fijó su mirada en él antes de echarse a reír— olvídalo, puedo devorarte a ti sí el hambre llega a ser insoportable, mejor caminemos, quiero aprovechar el tiempo que tengo contigo.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Choi Sa Ra

Volver arriba Ir abajo

por Bae Sung Yeol el Lun 21 Mayo 2018, 22:14

— Pero por aquí no hay Wi-Fi —respondió, mirando hacia los lados como si buscara un router por allí— ¿sigue funcionando tu brujería? —burló, elevando el rostro para mirarla, pero meditando después sobre aquello. ¿Un ranking de popularidad? Era difícil, pues no consideraba estar por encima o por debajo de nadie, aunque sí era cierto que Gunsoo-hyung era más popular, debido también a su debut como actor y algunos programas a los que había acudido individualmente —como el Scare Cam!— aunque, de por sí, Gunsoo ya era lo suficientemente carismático como para ser del gusto de, si no todos, la gran mayoría. — Gun encabeza el top. —le aseguró— Después... ¿Hajoon? —había leído un sinfín de fanfics con aquél por protagonista. No eran pocas las bromas que le hacían al muchacho y todas se las debían a aquella XxxhajoonwifeyxxX.Con Jaehyun. —aventuró. Aquél siempre había despertado admiración por parte de Yeol, ya que era bueno en todos los ámbitos. Añadió, con sencillez:— Después estaríamos Minhyuk y yo. ¿Acerté?

La hebra obscura rebotó ante el suave tirón de sus dedos, frunciendo el ceño al imaginarse tal bizarra escena, pero riéndose sin poder evitarlo. — ¿Cómo compruebas la virginidad de una paloma? —inquirió, con tan genuina curiosidad que daba la sensación de que se había creído las palabras de Sa Ra; claro que eso no era cierto. — ¿Te castiga Satán si la paloma no es virgen? —el planteamiento daba para película. No le dio más importancia, pensando nuevamente en la tienda de conveniencia, por la que tanto habían caminado, y alzando los hombros ante la reacción sorprendida de la muchacha. — ¡No sería robo! —se defendía, ya que había especificado claramente que dejarían el dinero exacto de lo que se llevaran en el mostrador; aunque sus hombros cayeron y echó a andar sin hacer mayor intento, echando un brazo sobre los hombros menudos de Sa Ra, apretándola contra él para resguardarla del frío que la noche comenzaba a levantar. — Me parece bien, pero avísame cuando vayas a morderme. —la miró de soslayo— Así me preparo emocionalmente.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Bae Sung Yeol

Volver arriba Ir abajo

por Choi Sa Ra el Dom 27 Mayo 2018, 22:00
— Me ofendes, me ofendes y eso no te lo perdonaré —dramatizó unos segundos antes de retomar la palabra— mi brujería sirve hasta en el temible triangulo de las bermudas —soltó con las mejillas inflamadas y la espalda estirada, orgullosa se sentía de imaginaria sangre wicca. Pero tan pronto el chico tomó las palabras devolvió su atención a él, reflexionando a profundidad lo que acababa de decir, asintió con un movimiento suave de su cabeza—  tu ranking me agrada, aunque creo que Hajoon es más apuesto que Gunsoo —habló como si se trataran de viejos amigos para ella—  Gunsoo tiene una voz hermosa y es carismático, eso le da algunos puntos extra pero…, aunque no me lo creas, tú eres mi favorito —lo señaló con el dedo y después de eso formó un corazón con sus manos el cual le mandó de manera juguetona. Se sentía orgullosa de su amigo, el saber que había caído en buenas manos y que ahora era uno de los chicos más famosos le enorgullecía, demasiado, sin embargo, le era difícil sacar de su cabeza esa pregunta ¿qué hubiera pasado? Sí ella se hubiera animado a confesarle sus sentimientos ¿qué hubiera ocurrido? Qué pensaría sí se enteraba que, tiempo atrás cuando la cargaba en su espalda ella se sentía dichosa, era la mejor sensación. Sin saberlo le regaló sus mejores memorias— gracias —susurró al contrario y acompañó su comentario con una suave caricia a la mejilla ajena— eres el mejor, no cambies —agregó para romper la atmósfera que amenazaba con tensar un poco las cosas.

Al final cruzó sus brazos y ladeó un poco su cabeza— es sencillo —soltó como si fuera lo más obvio del mundo— sacrificas una paloma bebé —chasqueó la legua para después negar con suavidad— pero dejemos el tema de las palomas para otra ocasión ¿te parece? —se animó a caminar aferrada de ese fuerte brazo— no, no te avisaré, —se indignó por la petición—  eso es lo interesante, que no sabrás cuando atacaré, debes estar alerta —bromeó— vaya, hace años que no caminábamos juntos, y pensar que antes lo hacíamos seguido ¿lo recuerdas? Me esperabas para poder regresar juntos, debo confesar que me ponía triste cuando no te encontraba en el mismo lugar de siempre, de alguna forma me acostumbre a estar contigo —no mentía, el debut del chico fue doloroso para Sara, ya no lo veía más, debía caminar sola hasta su hogar, ya no pasaba la noche en vela mandando menajes y audios ridículos que la hacían estallar a carcajadas a las tres de la mañana.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Choi Sa Ra

Volver arriba Ir abajo

por Bae Sung Yeol el Mar 05 Jun 2018, 04:19

Se rió abiertamente. — Temible... tú si que eres temible. —por muchos años que pasara, nunca podría adivinar las intenciones de Sara o sus comentarios próximos. Siempre había sido así, incluso en la época de trainees aunque, por aquél entonces, la muchacha estaba o concentrada en el ensayo o demasiado cansada para desbordar toda la energía que tenía entonces —así como las veces que podían verse. Le gustaba aquello de ella, era una de las razones por las que gustaba de seguir viéndola, como si aún tuviera mucho más por conocer de ella y con la certeza de que, por muy viejos, no caerían en la monotonía. Allí estaban, paseando de madrugada, hablando de brujas y palomas vírgenes. El susurro del gracias, la caricia que le bajó por la mejilla; era uno de los tantos actos que no pudo prever. Se le erizó el vello por tal sutil gesto. — ¿Por qué? —preguntó con voz suave. ¿Por qué le daba las gracias? ¿qué era aquello tan especial que había hecho, por lo que no deseaba que cambiara? Sungyeol, creía, estaba lejos de ser una persona extraordinaria.

Con la fémina agarrada a su brazo, avanzaron por las calles, iluminadas con la escasa luz de las farolas y los letreros intermitentes; no se sentía preocupado y ella tampoco debía estarlo —a su vera, Yeol no permitiría que le ocurriera nunca nada malo. — Mierda, no se me había ocurrido. —reconoció, refiriéndose a las palomas bebés— Cuando volvamos a vernos, habré estudiado Satanismo y su rama más oscura, el Palomismo; así que seré yo el que te enseñe. —hablaba pura estupidez, así eran ellos. Asentía, dejando correr el tema, sonriente por la réplica. — ¿Es eso diferente a como eres siempre? —inquirió, por el placer de molestarla. Quedó en silencio, el sonido de sus pasos haciéndose eco en los adoquines y calles silentes. — Claro que me acuerdo. —respondía de inmediato, ¿cómo iba a olvidarlo? Atesoraba aquellos recuerdos de su adolescencia con infinito mimo, sabiendo cuán frágiles eran. Se sorprendió al escucharla confesarle aquello, pues siempre había sido Sungyeol —en aquél entonces— el que había dejado al descubierto sus sentimientos y Sa Ra nunca había delatado si quiera algo tan simple, que solía echarlo de menos, cuando hallaba la ausencia en su lugar.

— No sabes la de líos que me buscaba por ir a recogerte... —rememoraba, andar apaciguado, sin prisa; como su voz— Hasta me persiguieron, ¿sabes? Pero no podía dejar de volver, porque cuando no estaba contigo, no dejaba de pensar en ti. Era insoportable. —lo contaba con sencillez, sin vergüenza o reparo, con una sonrisa menuda y cuidada en las comisuras— ¿Te he dicho ya que fuiste mi primer amor? Bueno, creo que fuiste el único. No recuerdo estar enamorado de nadie antes de ti. —y la había querido inmensamente, la había querido durante tanto tiempo... Debutar también fue doloroso para él, sin embargo, nunca había ocurrido nada más allá de una amistad entre ellos y, aprovechando la separación, Sungyeol se aferró a la apretada agenda para olvidarla —dejarla ir. — La cosa es que ahora vivimos de esto los dos y seguimos siendo amigos, y me alegro. De conocerte, de los regaños y las persecuciones, de cargarte cada noche. —la miró y chasqueó la lengua— Tampoco te lo creas mucho... —con vergüenza, le sacó hierro a sus palabras. Se había vuelto repentinamente cheesy.

cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage



avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Bae Sung Yeol

Volver arriba Ir abajo

por Choi Sa Ra el Mar 12 Jun 2018, 21:08
— ¿Por qué? —repitió con indignación la pregunta de su amigo, pero antes de responder buscó dentro de sus pensamientos y sentimientos las palabras adecuadas— por todo —soltó al aceptar que no había una razón especifica, él era una parte importante en su vida, una de las personas que más atesoraba y quería, a quien deseaba cuidar de todas las formas posibles; sí él estaba triste ella lo estaría, sí se alegraba Sara lo haría con él, si su grupo salía victorioso ella festejaría como sí el propio hubiera ganado ¿por qué? Porque se lo merecía, así de simple— por ser tú, por haber estado a mi lado para apoyarme, por llevarme en tu espalda a pesar de estar agotado por seguir siendo tú pese a que los años han pasado —mordió en un acto inconsciente su labio inferior,  la necesidad de abrazarlo la había asaltado, de repente se imaginó a ella misma envuelta entre esos largos brazos, siendo protegida por esa larga silueta masculina sin embargo, aquella imagen desapareció tan pronto el nombre de Robin apareció. Tuvo que aceptar que el rapero de su grupo era quien ahora ocupaba su corazón, por quien suspiraba a escondidas, su nuevo platónico pues dada la situación lejos estaban de lograr una relación que no fuera meramente profesional “así son las cosas”, se mentalizó al aceptar que no podía tener todo lo que deseaba y que, para llegar lejos en el mundo de la música debía sacrificar cosas igual de importantes.

Más olvidó los temas relacionados con su corazón cuando las palabras de su amigo fueron asimiladas, fue gracias a éstas que Sara soltó una suave carcajada— ¿palomismo? —repitió divertida— me parece una idea estupenda, la próxima vez yo me sentaré y escucharé del experto —finalizó con un guiño de complicidad y siguió caminando a su lado, disfrutando de la paz nocturna— ¿de verdad? —se sorprendió por la repentina confesión— así que no podías dejar de pensar en mi ¿eh? Sé que soy fabulosa pero no creí que fuera para tanto —no estaba lista para lo que aconteció. Frenó de golpe, tan pronto Sungyeol le confesó sus antiguos sentimientos, y aunque el tiempo se había encargado de cicatrizar sus heridas, algo retumbo dentro de sí ¿había estado enamorado de ella? ¿por qué, por qué hasta ahora lo confesaba? Lo observó con los ojos formando una perfecta O y con las mejillas suavemente sonrojadas— qué curioso —soltó al final— en esa época, cuando éramos trainee yo, yo también me sentía atraída por alguien…, estaba enamorada de ti —tras su confesión sintió como el pasado era liberado,  lo dejo fluir— fuiste mi primer amor,  esperaba con ansias a que oscureciera porque sabía que, cuando el sol se ocultaba era nuestro momentos. Al parecer la noche siempre fue nuestra aliada —una sonrisa melancólica se delineó sobre sus labios para después negar con la cabeza— es curioso ¿no crees? Siempre me pregunté que se sentiría ser besada por ti, sonará algo pervertido pero en más de una ocasión imaginé como sería nuestro primer beso —una sonrisa nerviosa apareció después de ese comentario; quizá había hablado de más.
cherry boom!
I’m the biggest hit on this stage


avatar
123

Hoja de personaje
Compras
:

Logros
:
Choi Sa Ra

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
123
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.